Novelas ligeras en español

viernes, 7 de octubre de 2016

Magicraft capitulo 6

“Bien, entonces, vamos a regresar en dos meses”

“Cuídate”

“Definitivamente volverán de nuevo no es así ¿Eric?”

“Sí, y voy a traer otro recuerdo para ti”

Dos días después, Roland y Eric estaban saliendo de la aldea Kaina. Eric y Barbara estaban ansiosos por tener que separarse.

Jin comenzó a pensar mientras distraídamente miraba el carro desvaneciéndose en la distancia.

(Se tarda 2 días para viajar a la siguiente aldea, otros 2 días para llegar a un pueblo, y otros 3 días para llegar a la capital del Reino Cline. La velocidad de un vagón parece ser de unos 4 a 6 kilómetros por hora. Suponiendo que viaje 8 horas al día y la capital es a unos 200 kilómetros a 300 kilómetros de distancia, sería una distancia considerable. Pero si voy a la capital, voy a ser capaz de obtener un mapa de este continente. De esa manera yo podría ser capaz de averiguar la ubicación del laboratorio)

Mientras pensaba en eso, algo agarró su puño. Lo que vio fue Hanna.

“¿Qué es Hanna?”

Recientemente ha dejado de utilizar honoríficos.

“Jin-oniichan …vas a dejar la aldea?”

Las lágrimas comenzaron a caer de sus ojos.

Niñas pequeñas Seguro que tienen una visión aguda, Jin extrañamente admiraba mientras dice,

“Hmm, me pregunto. Por lo menos, no me iré antes de que finalice el año”

Al escuchar Hanna,

“Yo … voy a ser la novia de Onii-chan,¡así que no me dejes!”

diciendo. Jin,

“Ah … gracias. Bueno, una vez Hanna se convierte en un adulto, si usted todavía tiene ese pensamiento, entonces en ese momento voy a aceptar”

respuestas. En realidad, esta no es la primera vez que le han dicho ese tipo de palabras.

La primera vez fue cuando Jin estaba en su 3er año de la escuela secundaria.

Le dijeron de repente esas palabras cuando él estaba cuidando de una niña que acaba de llegar al orfanato.

En ese momento ella tenía 6 años. Pero en la época en que ella tenía 9 años, le dijo a uno de los chicos de el mismo orfanato que ella sería su futura esposa.

La siguiente vez fue cuando Jin estaba en su primer año de secundaria a tiempo parcial.

Una niña 4 años menor que él se le confesó.

Pero él trabajaba en su trabajo a tiempo parcial durante el día e hizo escuela a tiempo parcial en la noche y antes de que Jin lo notó, la chica estaba saliendo con otro chico.

Con esas experiencias, volvieron en su confesión que pasó dos veces, así que eran, después de todo sólo palabras temporales.

Jin ya no podía confiar en esas palabras de una niña pequeña.

Ahora volvamos a la historia principal …

Al tiempo que recuerda sobre el orfanato en el que fue recogido y criado, Jin decidió que iba a devolver el favor a Marta y el pueblo por recogerlo y permanecer en este pueblo durante un año.

Se estaba acercando el verano, los campos de trigo de la aldea estaban madurando.

La cosecha de los campos de trigo de la aldea fue un esfuerzo conjunto que continuó día tras día.

Jin también ayudó, pero pronto le dio dolor de espalda y se retiró.

“Maldita sea, no tengo fuerza física …”

Esto se debió a que la mayor parte del cuerpo de Jin se complementó con poder mágico, así que no importa cuánto entrenamiento había hecho, él no ganó ningún músculo.

Por el contrario, si se fortaleció con el poder mágico tendría una cantidad impensable de fuerza, pero falta un largo tiempo antes de Jin se entere de eso.

“Tiene que haber algo en lo que pueda ayudar…”

La carretilla que Jin hizo fue útil con el transporte del trigo cosechado, pero Jin pensó que todavía había algo más en lo que puede ayudar.

“Ahora que lo pienso, había veces que usé trigo en el orfanato… en ese momento lo que hice fue molerlo”

Tratando de desenterrar sus recuerdos,

“¡Está bien!,¡Era un tamiz!"

La harina que comían en este pueblo era harina de trigo, pero no toda la harina de trigo, no era trigo completamente molido.

No era la harina común moderna del hogar de color blanco puro, sino un polvo marrón.

“Voy a empezar inmediatamente a hacer un tamiz entonces”

Jin se disculpo de Marta y fue a su casa para hacer rápidamente un tamiz.

Hizo el marco, a continuación, la red y los combinó juntos para completarlo.

Había dos tipos de redes, una detallada y una un poco gruesa ..

“¡Con esto he terminado! Pero un tamiz a mano será agotador de utilizar”

Por lo tanto,ato el tamiz a una altura, haciendo un marco así que no había necesidad de utilizar ambas manos.

Recordó ver un drain-boyard colgado del techo en el papel antes.

“Esto se ve muy bien”

El marco atado el tamiz que se agita con la mano, y se acumularía en el recipiente a continuación.

Todo lo que quedaba era traer trigo para usar en ella.

“Muy bien, ¡esta completa!”

Justo a tiempo, Marta y Hanna regresaron llevando el trigo y vieron el tamiz.

“¿¡Qué es esto!? has hecho otra cosa peculiar”

“Onii-chan, ¿qué es esto?”

Se sorprendieron, como se esperaba.

Jin explicó entonces.

“Fuu-n, esto puede mejorar la calidad de la harina ¿cierto?”

“Está bien. Esto hará la harina de mejor calidad, aunque la Roland-san es de mejor calidad.”

“¿Sera deliciosa?”

“Ya veo. Una porción para comer , una porción para vender, vale la pena intentarlo de varias maneras”.

Luego, sin demora, muele la cosecha de trigo del año pasado, resultando en harina, y lo coloca en el tamiz.

‘Por que el trigo que se acaba de cosechar no se secó, no puede ser molido’

“Funfun, así es como tienes que hacer, lo pones, y luego lo agitas”.

“¡Esto parece interesante! ¡Quiero intentar también!”.

Viendo eso, Hanna utilizo su mano para y así Hanna hizo el tamizado, Marta muele el trigo, y Jin se hizo cargo de la división de la harina tamizada.

“Waaa, ¡se ve bastante!”

La harina de trigo de color marrón claro se había convertido en harina bastante blanca. Con esta cantidad ahora, Jin estaba satisfecho.

“Esta resultó muy bonita. Está bien, entonces voy a utilizar esta harina para hornear pan hoy”.

Esa noche.

“Esta deliciosa, ¡Oba-chan!”

Hanna estaba encantada.

“Es realmente delicioso …”

“Después de todo, el pan blanco es sin duda delicioso”.

Él decidió no ser exigente con lo que le gusta y no le gusta, y él estaba bien con comer mala comida, sin embargo, el pan hasta ahora eran completamente diferentes en sabor a el que él estaba comiendo ahora.

“Tengo que decirle a todos”.

Al día siguiente los aldeanos estaban encantados de saber que tan deliciosa la harina tamizada era, y una vez más, se decidió que Jin haría un tamiz para cada casa.

“Sería fantástico si pudiéramos hacer esta harina la especialidad de la aldea Kaina”.

Después se entregaron los tamices, el jefe de la aldea hizo esa propuesta, y él estuvo de acuerdo con el jefe de la aldea.

“Eso seria bueno. Con esto vamos a ser capaces de adquirir un poco de dinero extranjero”.

Era por lo que Jin estaba satisfecho.

Roland llego después de febrero y fue una grata sorpresa al ver la harina.

“Esta harina blanca, ¡incluso en la capital hay muy poca! Los aristócratas que comen harina blanca pura es hecha por sus siervos que pelan y muelen con sus manos. Tal cosa un plebeyo ni siquiera puede comer sin una razón. Y tan cerca, ¡hay un montón de ella!”.

Aunque no era de color blanco puro, el color estaba bastante cerca de blanco, además, el precio era razonable. El comerciante no dejó pasar la oportunidad. Y aunque él no tenía dinero preparado en esta ocasión, le había prometido que iba a comprarlo a un precio alto en su próxima visita.

“Sin embargo, cada vez seguro me sorprende Jin-san”.

Roland murmuró mientras se come el pan blanco.

"También me gustaría ser capaz de ver la ciudad natal de Jin-san. Cuando llegues a la capital y necesita una mano, por todos los medios con mucho gusto voy a ayudar”.

“En aquel entonces, por favor hágalo”.

Aunque su casa fue Japón, que nunca más podría volver a casa. Por ahora decidió aceptar educadamente.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                                                   Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Busqueda por fecha