Novelas ligeras en español

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Goblin Kingdom capitulo 91

Chisme

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Estado

Nombre: Gi Za

Raza: Goblin; Sub Líder

Nivel: 23

Rango: Médico Brujo (Chamán)

Habilidades: <<Manipulación Mágica>>  <<Canto De Tres Versículos>>  <<Anulación De Canto>>  <<Guía Del Dios De La Sabiduría>>  <<Protección De Viento>>  <<Control Del Viento>>  <<Movimiento De Éter>>

Protección Divina: Dios Del Viento

Atributos: Viento

La lección de hoy:

[Éter y Rango] [Uso del Éter] [La Historia del Éter] [Éter y Rango]

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El cielo estaba despejado cuando di una clase sobre Éter y Rangos. Mi audiencia no se limitaba sólo a mis subordinados druidas, sino que también incluía a otros goblins de clase noble y rara. Hubiera estado bien que el rey también hubiera podido venir, pero desafortunadamente estaba ocupado.

Cuando empecé la clase, comencé preguntando a Gi Do qué pensaba de los rangos y del éter.

"Cuanto más alto es el rango, más éter se puede usar." 

Dijo Gi Do.

No fue una respuesta completa, pero sin embargo correcta. Como esperaba de uno de mis druidas. Yo alabando a Gi Do parecía haber provocado a Gi Gi sin embargo.

"Lord Gi Gi, ¿Qué pasa?"

"Tengo hambre."

"Como un viento fuerte. ¡Como un viento rápido! (Wind Cutter)"

Un viento envuelto en éter desgarró el aire de enfrente para levantar el polvo alrededor del necio no iluminado.

"Come polvo, ¿Por qué no?" 

Miré fijamente a Gi Gi para silenciarlo, y entonces empecé a explicar.

"De vez en cuando, nace un goblin que puede controlar el éter. Estos goblins son conocidos como practicantes. Y así como los goblins evolucionan en raros y nobles, los practicantes evolucionan en druidas y chamanes. Esto se probó hace unos días cuando evolucioné."

Cuando uno evoluciona, el éter que puede usar parece aumentar. ¿Pero esto se debe realmente a un aumento del éter? ¿O quizás debido a un aumento en los tipos de éter?

La respuesta puede variar de un practicante a otro, pero es probable que los tipos de éter que uno puede usar aumenten.

"¿No puedes terminar en dos palabras o algo así?" 

Preguntó Gi Gi.

"Guarda silencio." 

Le dije mientras le golpeaba la cabeza con mi bastón.

"Guarda silencio… Son dos palabras en efecto. Iluminador…" 

Asintió Gi Gi como si entendiera algo, pero lo ignoré y continué la lección.  

"Para empezar, el éter es algo que todos los goblins tienen, sin importar si uno es un practicante o no. De hecho, incluso el aire está cargado de éter. Por cierto, eso es algo que descubrí hace unos días cuando estaba luchando contra el lord ogro y llegué a sentir el éter de las nubes de polvo que se agitaban."

"¡Ahora sólo estás presumiendo!" 

Se quejó Gi Gu.

Cuando dijo eso, accidentalmente lancé un pequeño torbellino hacia él, enviándolo a volar hacia el cielo azul, pero… Más adelante.

[Uso del Éter]

"Una manera de distinguir entre el éter dentro del cuerpo y el éter fuera del cuerpo es con colores. Podemos decir que el éter dentro del cuerpo es coloreado, mientras que el éter fuera es incoloro. Cuando el éter de uno hace contacto con el aire exterior, el color del éter de ese goblin se filtra en los alrededores. Por supuesto, el color es más fuerte cerca de la fuente, y se debilita cuanto más lejos va. Lo que también significa que el efecto es más débil."

"Maestro, ¿No significaría eso que el éter lanzado a quemarropa es realmente fuerte?" 

Preguntó Gi Do.

Asentí con la cabeza. 

"Exactamente. Pero es importante notar que cada practicante tiene su propio rango ideal, el cual podemos clasificar en tres tipos: de largo alcance, mediano y corto alcance. Entonces también está la división del éter dentro del cuerpo. Gi Do, es extremadamente importante conocer tu rango. Es una cuestión de vida o muerte."

"De hecho." 

Coincidió solemnemente Gi Go. 

"No puedes pelear sin conocer tu rango."

Los otros goblins raros y nobles también asintieron a sus palabras. ¿Por qué están de acuerdo tan fácilmente cuando él es el que habla?

"Hablando de largo alcance, puedes imaginarlo como la distancia desde aquí hasta otro pueblo."

Ahora mismo, estábamos frente a la Fortaleza del Abismo. Haría falta un día de carrera para llegar a otro pueblo desde aquí.

"Rango medio es el rango que puedes ver con tus ojos, y rango corto es el área alrededor de tu cuerpo."

"Maestro, ¿Puede hacer un ataque de largo alcance?" 

Preguntó Gi Gu.

"Bueno, eventualmente…" 

Dije.

"¿No puedes? Y te llamas a ti mismo maestro." 

Dijo Gi Gu antes de ser enviado a volar al espacio exterior. ¿Por qué no acabo con esto y te convierto en un pájaro? No es que quiera degustarte ni nada.

"¿Qué sentido tiene tener una categoría que nadie pueda usar?" 

Preguntó el mayor de los jefes, Aluhaliha. Hal y Alashd asintieron cuando habló.

"Para diferenciar lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer. Por ejemplo, Lord Aluhaliha, su lanza podría no ser capaz de matar a un pájaro volando en el aire, pero los arqueros de Ganra ciertamente podrían. Inversamente, los arqueros de Ganra podrían fallar en matar a una bestia feroz, pero las lanzas de Paradua seguramente tendrían éxito. Ser capaz de entender lo que es posible y lo que no es esencial para entender el campo de batalla."

"…Por supuesto." 

Dijo Aluhaliha. Hal y Alashd miraron hacia abajo cuando dijo eso. ¿Ustedes dos sólo buscaban una discusión?

"Antes mencioné que el éter se hace más fuerte cuanto más cerca está cuando es lanzado. Esto a su vez significa que la manera óptima de usar la magia de rango es primero formando el hechizo en algún lugar fuera del cuerpo antes de dejarlo disparar. Cuanto mejor seas capaz de captar la sensación de controlar el éter fuera de tu cuerpo, más lejos serás capaz de formar el hechizo, y en consecuencia, más posibilidades tendrás de tener éxito en la lucha dentro del rango medio."

Los ojos de Gi Do brillaron, mientras el cabeza de músculo, Rashka, roncaba.

"¡Por ejemplo, así!" 

En el instante siguiente, un impotente cortavientos se formó justo delante de Rashka, disparándole y despertándole.

"¿Hmm? Huh? ¿Es hora de comer? Oh, ¿Estás cazando? ¡Llévame contigo!"

¿Qué demonios estaba soñando este cabeza de músculo?

"Erm, músculo… Quiero decir, Lord Rashka, por favor venga aquí."

"Oh."

No es como si me quedara dignidad por proteger.

"Por último, está el uso del éter dentro del cuerpo."

Desempolvé el brazo musculoso del goblin.

"Habría sido genial si el rey estuviera con nosotros, pero… Músculo, quiero decir, Lord Rashka, ¿Puedes mostrarnos tu Ra Gilion?"

"¿Oh? ¿Quieres ver mi técnica?"

"Sí, mucho."

Rashka asintió felizmente antes de invocar Ra Gilion. Luz negra se comprimió en las manos de Rashka. Esperé hasta que llegó a su límite para continuar. Lo que Lord Rashka está haciendo ahora es invocar el éter directamente dentro de su cuerpo. Esto es algo muy peligroso de hacer… ¿Lo sabes, verdad?”

"S-Sí…" 

Dijo Rashka mientras apretaba los dientes. Sabía que ahora sentía dolor, pero lo ignoré.

"Dejar el éter invocado en tu cuerpo es lo mismo que dejar una espada dentro de tu cuerpo. Tal acto requiere un control exquisito. Nuestro rey usó algo similar cuando luchó contra el lord ogro, pero incluso él, a pesar de ser nuestro rey, terminó perdiendo su brazo derecho. En la medida de lo posible, este método debe ser evitado."

Las venas empezaron a abultarse en la cabeza de Rashka. Él puede parar ahora sin embargo.

"Oh, es suficiente."

"¡Bien!"

La luz negra penetró en los cielos.

[La Historia del Éter]

"Muchos consideran el éter como algo que puede influir en el mundo interno, el cuerpo, o el mundo externo, el mundo fuera del cuerpo. ¿Pero qué es exactamente el éter? Muchos ensalzan la magia como obra de Dios. Y no estarían equivocados, ya que la magia es la manifestación de los milagros. El poder de curar heridas, de llamar a las llamas, o en mi caso, de llamar a los vientos para hacer pedazos al enemigo. La magia requiere sólo dos cosas: Éter y un canto."

Luego explicaré la historia del éter. Los humanos parecen referirse al éter como maná, pero eso no es una nota particular.

"Aunque según las leyendas, los dioses no necesitan cánticos. Es sólo un pequeño rumor que escuché del viejo goblin, así que no sé cuán verdadero, pero supuestamente, hace 400 años, durante la gran guerra, los dioses podían… con un movimiento de sus brazos llamar a los relámpagos para quemar la tierra o vientos para quebrar fisuras."

Aunque es algo que escuché del viejo goblin, debería estar bien.

"Y supuestamente, humanos, demihumanos, goblins y toda clase de razas aprendieron esas técnicas. En cuanto a quién recuerda tales técnicas hasta el día de hoy… Bueno, no debería haber nadie. Pero si los hay, entonces probablemente serían los mismos dioses o peones de los dioses. También están aquellas razas que pueden usar la magia como si no fuera diferente a la respiración. Y entonces, siempre existe la posibilidad de que alguna reliquia de antaño todavía viva entre nosotros hoy en día a través del uso de alguna magia que preserva la vida. En cuanto a los cantos mismos, creo que son una especie de ritual que le permite a uno tomar prestado una pequeña cantidad de poder de los dioses. Recibiendo la protección divina de un dios y usando magia, es casi como ser convertido en una marioneta para jugar en la casa de muñecas de los dioses."

Cuando lo piensas de esa manera, los practicantes ciertamente son pecaminosos. Especialmente, en mi caso donde continuamente investigo el éter para hacerlo mío. Parece como si los practicantes estuviéramos robando el poder de los dioses.

"En conclusión, la investigación sobre el éter acaba de empezar, así que si alguna vez atrapan a un humano o a un elfo, tráiganmelos. Retírense. La próxima vez estudiaremos el orden de los cantos y el proceso más básico del éter."

Cuando los exhaustos goblins gritaron, terminé la clase.

Esto sí que fue divertido.


Fin De Chisme

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo 91

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Estado

Raza: Goblin

Nivel: 21

Rango: Rey; Gobernante

Habilidades: <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>

Protección Divina: Diosa Del Inframundo (Altesia)

Atributos Oscuridad: Muerte

Bestias Subordinadas: Kobold Superior Hasu (Lv1); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv40)

Estado Anormal: Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
En cierta habitación, donde estatuas de demonios se alinearon, había una hermosa mujer mirando a través de un espejo gigante.
 
"Ese niño se ve muy animado." 

Dijo la hermosa mujer.
 
"En efecto." 

Dijo la serpiente roja de un ojo.
 
Él había hecho su cuerpo más pequeño para hacerse presentable ante su amo y miraba a través del espejo junto a ella. Reflejado en ese espejo estaba el bosque y el camino donde se estaba llevando a cabo una despiadada batalla.
 
El espejo reflejaba el campo de batalla desde arriba, haciendo fácil ver toda la situación. El único camino que se extendía a través del bosque era la línea de vida de los humanos. Se conectaba con el mundo de los humanos más allá del bosque, donde las planicies, los bosques y las tierras de cultivo estaban escasamente dispersas. Luego, aproximadamente 40 kilómetros más allá de esa ruptura había un asentamiento humano, uno de los incontables que había cerca del bosque.
 
"…Hmm."
 
El bosque no siempre fue tan pequeño. Pero con el tiempo, los humanos talaron gradualmente el bosque y persiguieron a los monstruos para crear más tierras aptas para ellos mismos. Los dispersos bosques más allá del Bosque de las Tinieblas era prueba de ello.
 
Altesia resopló infelizmente antes de volver su mirada al campo de batalla.
 
Sobre el espejo estaban los que habían recibido la protección divina de los dioses. Bendiciones del dios loco, el dios espada, un miembro de la familia del dios del fuego, el dios llama, el dios viento y…
 
"El Dios del Fuego (Rodo), huh."
 
Altesia contempló el mundo a través de los ojos del Ave Cadáver (Haien).
 
El dios del fuego que ha dado mucho a los humanos. El dios que creó el sol, dio a luz a los espíritus, y enseñó a los humanos cómo forjar armas y cocinar comida. El condenado dios que desgarró al dios Kutiarga y al dios madre Deetna. El viejo dios que dio a luz a Ativ y Hera.
 
Su cabeza se convirtió en Ativ, su mano izquierda en Hera, y sus dos piernas se convirtieron en los dioses gemelos de las lunas, Ervi y Navi.
 
Altesia murmuró esas cosas con una mirada dolorida en su cara a pesar de que el dios del que hablaba era su antepasado.
 
"Nunca fui buena tratando con él."
 
Él era una de las pocas personas con las que la Diosa de la Venganza, gobernante del inframundo, tenía dificultades.
 
Frunciendo sus hermosas cejas, miró al mundo donde una gran cantidad de poder provenía de los dioses.
 
El Dios del Viento, Castor, que creó a los demihumanos con el Dios de la Tierra, Nmaro, estaba por alguna razón, particularmente apegado a una cierta doncella elfo.
 
Una sonrisa traviesa apareció en los labios de la diosa del inframundo.
 
A mitad del camino que conducía a la salida del bosque había una batalla entre los habitantes del bosque y los humanos. Los que luchaban más cerca de la aldea trataron de huir, y los goblins les persiguieron, convirtiendo su batalla en un juego de pillarse. Pero a pesar de todo, la batalla había pasado el punto en el que los humanos aún podían esperar darle la vuelta. De hecho, los goblins bendecidos por los dioses incluso lucharon en las partes del bosque cerca de la ruptura, donde la caballería estaba esperando.
 
El Dios del Viento, Castor, parecía haber empezado a usar su poder. Entonces, de entre los humanos que esperaban en las afueras del bosque, hubo una vibración familiar que hizo que Altesia estrechara los ojos. Era el poder de la Diosa de la Sanación, Zenobia.
 
"A pesar de que le advertí, la perdió… Parece que no tiene el poder de luchar contra la Diosa del Destino, Liuryuna, todavía. Pobre niño." 

Se rió Altesia al pensar en su desesperación.
 
"¿Ha hablado el Dios del Viento (Castor) con el Dios del Bosque (Chenzhen)? Si el bosque cambia tanto sin permiso, se convertirá en una pelea."
 
Sin embargo, eso también sería divertido, murmuró la diosa mientras volvía su mirada al suelo. Sus pestañas eran tan largas que casi parecía que sonaban cuando se cerraban. La ponderante diosa del inframundo se veía igual que la Diosa de la Sabiduría (Hera).
 
"Verid, ¿Crees que Chenzhen está interesado en el bosque?" 

Ella le preguntó a la leal serpiente.
 
"…Pero, por supuesto, a menos que los dioses lo hayan olvidado después de 400 años."

Respondió Verid. Él tenía tanta confianza como uno de los que se enfrentaron al mundo entero hace 400 años. Sus llamas negras aparecieron cuando recordó aquellos tiempos.
 
"Muy bien." 

La Diosa del Inframundo parecía complacida por su respuesta.
 
Ella señaló a una de las cientos de serpientes postradas por sus pies. 

"Apóstol de lo que es más rápido que el viento (Gawyn), extiende tus alas, y envía la palabra a Chenzhen. ¡Traigan miedo y juicio a los hijos del dios del fuego!"
 
Una serpiente gris se retorció mientras se enrollaba.
 
"He recibido sus órdenes." 

Dijo la serpiente antes de convertirse en una ráfaga de viento. 

La diosa volvió su mirada hacia el espejo.
 
"Considera esto un regalo, pequeño. Ahora, mata a los humanos tanto como quieras."
 
Destrocé enemigo tras enemigo con la espada larga en mis manos, y antes de que me diera cuenta, quedaba menos de la mitad de los soldados humanos. Ni siquiera necesitaba usar el Alma del Rey Berserk. Este monstruoso cuerpo era lo suficientemente fuerte como para lidiar con el soldado humano promedio sin ninguna habilidad especial.
 
Encanté mi espada larga con llamas negras.
 
El comandante fue ejecutado hace un rato, haciendo que la formación humana se derrumbara. Algunos corrieron a luchar, mientras que otros huyeron. Sin orden, los humanos no eran ninguna amenaza. Fácilmente podría pelear con ellos uno a la vez de esta manera.
 
La Protección de la Serpiente de Cabeza Gemela me dio una energía y vida aparentemente ilimitada. No importaba cuántas veces mi cuerpo estuviera herido. No importaba si era una gran espada o un estoque lo que me hería. El poder de esa protección me curaría tan pronto como fuera herido. De hecho, el poder que brotaba ahora era mayor que antes. ¿Qué está pasando?
 
¿Es este el poder de los dioses?
 
(Pero con esto puedo hacerlo. ¡Puedo acabar con los humanos!)
 
En el momento en que levanté la mirada, el bosque explotó.
 
Para ser más preciso, una parte del bosque creció con un vigor explosivo para bloquear el camino. Las vides y las raíces se juntaron y entraron en la carretera.
 
Los humanos gritaron desesperados mientras corrían. En realidad, yo también estoy sorprendido. Y estoy seguro que todos los demás también lo están después de un cambio tan repentino en el bosque.
 
"¡Maldita sea! ¡Ni siquiera podemos acercarnos!"
 
"¡Hermana, cálmate!"
 
Cuando dos humanos salieron del bosque, aparentemente inconscientes de lo que estaba pasando, agudicé mis oídos para escuchar su conversación.
 
"¡Oh, hey! Este es el ejército del señor feudal. Buen momento. ¡Hey! ¿Pueden ayudarnos un poco?"
 
Cuando la mujer de los dos humanos decía eso, era como si los soldados humanos se dieran cuenta de algo, y cuando se daban la vuelta por un momento, lo que veían era…
 
"¡UuuU… u, Uuu!"
 
Un cuerpo enredado en un gran número de vides.
 
Parecía estar sufriendo mientras agachaba la cabeza, luego intentó acercarse a la mujer de los dos humanos que acababan de caer, y la llamó.
 
"¿Selena…?" 

Preguntó la mujer humana.
 
"¡UuUGAa!" 

Pero la respuesta de esa cosa no podría llamarse una respuesta. Entonces, como si respondiera al dolor de esa cosa, el tronco de un árbol se estrelló contra el suelo, como si una persona hiciera lo mismo con su propio brazo.
 
Cuando la tierra tembló al impactar, los humanos finalmente despertaron de su aturdimiento y salieron gritando.
 
De repente, ya no estaba seguro de qué hacer. Aparentemente, esa cosa no era un arma secreta que los humanos estaban escondiendo.
 
Sin embargo, a pesar de todo, eso no cambió el hecho de que estaba moviendo esas vides desbordadas como un látigo contra los humanos en su camino mientras se dirigía hacia mi dirección.
 
Me di vuelta para cortarlo. Cuando ese monstruo y yo nos acercamos el uno al otro, cortamos a los humanos en nuestro camino.
 
Entre nosotros estaban aquellos dos humanos, que eran probablemente un par de hermanos.
 
"Parece que tampoco es su aliado."
 
Qué dolor, en serio… Traer algo así a mi batalla.
 
"Hey, ¿Cómo paras esa cosa?"
 
En un retorcido sentido de la ironía, las fuerzas humanas estaban ahora verdaderamente en ruinas. Su comandante se había ido y un monstruo desconocido ha aparecido. Todo lo que queda es atraparlos más tarde, pero eso no será un problema. De repente, se siente como si toda esa ira que se había condensado en una bruma dentro de mi mente, nublando mi juicio, hubiera sido arrasada.
 
La hermana mayor de los dos siguió mirando al monstruo mientras hablaba. 

"¿De verdad nos vas a ayudar? ¡Grandioso! Y yo que pensaba que los soldados del señor feudal eran unos sinvergüenzas." 

"…Basta de charla. Dime cómo lidiar con esto."
 
"Selena… Si puedes abrirme un camino a esa chica que sufre allí, yo me ocuparé del resto."

"Lo tengo."
 
Maldición, esta situación se está volviendo cada vez más rara por segundo.
 
"Mi nombre es Shumea. Ese de allí es mi hermano menor, Yoshu. Ambos somos ex esclavos de batalla. Gracias por ayudarnos, Sr… Oh…"
 
Cuando finalmente se dio la vuelta, se congeló. Una reacción comprensible, pero considerando el lío en el que estamos ahora mismo, preferiría que no reaccionara normalmente.
 
"Mi… Qué músculos tan grandes tienes."
 
Retiro la declaración anterior. Parece que tiene más agallas de las que yo le atribuí.
 
"Mantén tu palabra… ¡Enchant!" 

Balanceando mi espada para sacudir la sangre, invoqué Enchant y cubrí mi espada en llamas.
 
"¡Después de mí! ¡Shumea!"
 
"¡Ahh! Maldición, ¡Ya no me importa lo que pase! ¡Vamos! ¡Yoshu, sígueme!"
 
"¿Eh? ¡Espera! ¡Hermana! ¡Esperaaaa!"
 
Mientras tanto, decidí ignorar las voces confundidas.
 
Pisadas me siguieron por detrás mientras corría hacia esa mujer llamada Selena. En respuesta, como para proteger a esa mujer, las vides, las ramas y el tronco de los árboles se juntaron para formar una cuchilla, pero la talé.
 
"¡Wow! ¡Movimientos suaves!" 

Dijo Shumea.
 
"Sabes que eso es un goblin, ¿¡No!?" 

Yoshu se quejó.
 
"¡No seas quisquilloso! Ese jefe está haciendo todo lo posible por salvarnos. Y además, ¡Los goblins no son tan diferentes de los demihumanos!"
 
Si tienes tiempo para discutir, ¿Qué tal si me das una mano por aquí?
 
"¡Yoshu, escudo! Si puede llevarnos a Selena, ¡Intentaré traerla de vuelta! ¡Asegúrate de protegerme entonces!"
 
"Bueno, claro, ¿¡Pero cómo vas a despertarla!?"
 
"¡Cuando una mujer tiene agallas, no hay nada que no pueda hacer!" 

 
Actué como si no oyera nada y abrí un camino como lo planeamos. Si empeora, solo tendré que cortar a esa chica llamada Selena.
 
Sólo un poco más.
 
Luego las vides se juntaron desde las cuatro direcciones para formar una pared. Una última posición, ¿Huh? Un poco débil contra mí.
 
Invocé el Tercer Canto (Tercer Impacto), y las llamas negras envueltas alrededor de mi espada ardieron con más fuerza.
 
"¡GURUuuuAAaAa!"
 
Un corte para derribar la pared de vides y un golpe para abrir el camino. Las vides alcanzaron mis pies inmediatamente después.
 
"¡Jefe!" 

Gritó Shumea. ¡Silencio! Reuniendo éter en mis pies, me liberé con fuerza de las garras de las vides con fuerza bruta.
 
"Ha ha, eso sí es algo, eh…"
 
"Date prisa y ve."
 
El camino está despejado. No hay razón para que siga jugando con ellos por más tiempo. Si fallan, tendré que matar a esa chica, Selena.
 
"¡Te debo una!" 

Shumea arrancó las vides alrededor de Selena, y luego la abrazó, mientras que Yoshu la protegió de los azotes de las vides con su escudo.
 
Por mi parte, seguí cortando las vides alrededor. Resistencia casi ilimitada, heridas que sanan casi instantáneamente y un poder inhumano, y sin embargo…
 
Con la ira del secuestro de Reshia ausente, podía volver a pensar lógicamente. ¿Podría gobernar a los humanos sólo con esta fuerza?
 
Si sigo así y conquisto un pueblo, ¿Los humanos realmente se sentarán y lo aceptarán? ¿Seremos capaces de adquirir bienes básicos negociando con un comerciante?
 
Cuidar a los humanos individualmente no es posible, por lo tanto es imperativo que encuentre algo para atar sus corazones.
 
Ese algo podría ser el miedo o también la admiración y la devoción. ¿Pero los humanos respetarían a un goblin?
 
Imposible.
 
Eso sólo deja el miedo.
 
Tendría que matar incontables humanos a plena luz del día para sembrar el miedo en sus corazones, pero… ¿Qué hay de los desertores? En el momento en que salgamos del bosque, la ventaja numérica caerá fuertemente sobre los humanos. Aunque los goblins intenten vigilarlos, será difícil. Especialmente, con todas las bajas.
 
Los goblins pueden reproducirse rápidamente, pero aún llevará algún tiempo antes de que un goblin pueda convertirse en un guerrero completo.
 
Eso es imposible. Ahora mismo, los goblins no tienen suficiente fuerza para dominar a los humanos.
 
A pesar de lo fuerte que soy, sin importar cuán fuertes sean mis subordinados, si salimos del bosque ahora y atacamos a los humanos, sólo nos espera la destrucción.
 
¿Cómo se supone que voy a terminar esta batalla entonces? ¿Dónde se supone que voy a terminar esta batalla? ¿Cuándo se supone que voy a envainar mi espada?
 
"Umm… ¿Jefe Goblin?" 

Cuando Shumea me llamó, finalmente noté que las raíces habían dejado de atacar. Selena parecía extremadamente demacrada sobre la espalda de Shumea, pero estaba respirando claramente.
 
Sus largas orejas habían sido cortadas por la mitad… Un esclavo.
 
"Déjame expresar mi agradecimiento de nuevo. Nos ayudaste mucho." 

Dijo Shumea mientras me daba las gracias. Por un momento, me pregunté cómo esta mujer podía ser tan temeraria, pero rápidamente dejé de preocuparme.
 
Seguro que mujeres como ella vienen de vez en cuando.
 
"¿A dónde irás después de esto?" 

Pregunté.
 
"A ningún lugar en particular." 

Respondió Shumea.
 
"Ya veo. Bueno, en cualquier caso, no te acerques a la salida del bosque."
 
Shumea tenía los ojos muy abiertos, claramente confundida, mientras su hermano menor me miraba significativamente, comprendiendo claramente el significado de mis palabras.
 
"Aunque involuntariamente, salvé vuestras vidas. No lo desperdicies."
 
Dándoles la espalda, corrí. ¿Cómo y dónde debo terminar esta batalla? Pensé mucho mientras hacía mi camino por el bosque.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                    

lunes, 9 de noviembre de 2020

Goblin Kingdom capitulo 90

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Estado

Raza: Goblin

Nivel: 21

Rango: Rey; Gobernante

Habilidades: <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>

Protección Divina: Diosa Del Inframundo (Altesia)

Atributos Oscuridad: Muerte

Bestias Subordinadas: Kobold Superior Hasu (Lv1); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv40)

Estado Anormal: Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Los sonidos del hierro chocando resonaron por todo el bosque.

"¡Vengad a Gi De!"

Aunque cubierto de llamas, un bastón es un bastón, y el guerrero bestia ancestral, Gi Gi, encontró sus manos entumecidas después de un intento fallido de cortarlo.

Chispas centelleaban mientras el hacha de Gi Gi chocaba con la vara de hierro de Bellan. En su lucha, Bellan consiguió hacer retroceder el ataque de Gi Gi sobre su cabeza.

"Un digno oponente. Doy gracias a Dios por esta oportunidad." 

La Vara de Destrucción, Bellan, sonrió, eufórico por haber encontrado un digno oponente.

"¡GUuRUuRUUGAAaa!" 

Rugió Gi Gi mientras enviaba una oleada de ataques a Bellan.

La Vara de Destrucción, Bellan, era un aventurero de primera clase, y soportó los ataques de Gi Gi. Pero la batalla alrededor de ellos había empezado a evitarlos. Los druidas que trajo Gi Za habían cambiado completamente el campo de batalla.

No había muchos humanos entrenados para luchar contra magos. Los magos de batalla requerían entrenamiento extensivo o un equipo de grado antiguo o una bendición de un dios. Tales cosas estaban naturalmente fuera del alcance del soldado común.

Sobre todo cuando los soldados que Gowen dirigía eran en su mayoría soldados jóvenes entre los 10 y 20 años, recogidos de familias campesinas. El poder de luchar contra la magia era algo que ni siquiera podrían soñar.

Para empeorar las cosas, era actualmente el tiempo del dios de la noche, el mismo tiempo en que los druidas podían exhibir su mayor poder. Mientras la hoja de viento de Gi Za aullaba alocadamente, matando todo a su paso, Gi Do lanzó su propio hechizo de viento para bloquear el camino de los humanos.

A medida que los druidas exterminaban a los humanos circundantes, los goblins que habían cargado hacia delante competían sobre cuál era más atrevido.

"¿Qué te ocurre? ¡Te estás haciendo más lento!" 

Yugil recibió la espada de un goblin que llegó arremetiendo desde los pies con su escudo, pero el gran poder hizo que éste volara. Los goblins dirigidos por Gi Gu Verbena sólo eran normales, pero se movían con perfecta coordinación, hasta el punto de que eran casi como las extremidades de Gi Gu. Uno se ocupó del escudo de Yugil, mientras que los otros dos atacaron al Vitz desde ambos lados.

Vitz puede ser un aventurero con experiencia, pero incluso él no podía simplemente deslizarse a través de un ataque de pinza. Para cuando Yugil se recuperó, vio a Vitz ser golpeado con otro impacto.

Asaltar sin cuidado podría matar a uno.

"¡Maldita sea! Yugil, ¿¡Estás vivo!?"

Pero a este paso, acabarán siendo asesinados por Gi Gu de todos modos.

"Ku…"

Mientras Yugil se levantaba de nuevo, esta vez los goblins volvieron su atención hacia Vitz. Fueron hacia él con un ataque de pinza como antes, el cual esquivó, pero esperándolo después de rodar era un hacha hacia su cuello. Un sonido metálico resonó, cuando el escudo de Yugil llegó a tiempo. Si no fuera por eso, Vitz seguramente habría muerto.

"Desde arriba." 

Dijo Gi Gu, incitando a uno de los goblins a saltar.

Los ojos de Yugil siguieron al goblin mientras se elevaba, pero el hacha de Gi Gu ya se dirigía hacia sus piernas. Vitz logró cubrirle y bloquear el hacha con su espada, manteniéndolo vivo. Pero, ¿Quién sabía por cuánto tiempo? Con la batalla así de difícil, era sólo cuestión de tiempo antes de que se rompieran.

"Maldita sea, ¿Está Dios dormido? Si sobrevivo a esto, juro que me convertiré en una secta apóstata." 

Maldijo Vitz mientras dejaba que Yugil cuidara su espalda.

"Oh Dios, ten piedad. (God Bless)"

¿Fueron esas palabras pronunciadas por un dios o un demonio?

"Vayan." 

Señaló la Mano Blanca de la Vida cuando apareció mientras los soldados que la seguían agarraban sus lanzas y luchaban contra los goblins.

"¡Soldados insignificantes!" 

Mientras Gi Gu balanceaba sus brazos, los tres goblins debajo de él hicieron un baño de sangre con los soldados. Pero como si no tuvieran ninguna consideración por sí mismos, los soldados se lanzaron contra los goblins a pesar de sus heridas. Uno de ellos incluso se las arregló para golpear su lanza contra Gi Gu.

Aunque sorprendido, Gi Gu detuvo esa lanza antes de cortar rápidamente la cabeza del soldado.

"…¿Qué hiciste?" 

Gi Gu miró hacia abajo al ahora inmóvil soldado, y luego giró sus ojos para mirar a la Mano Blanca de la Vida.

"Parece que te odiaban tanto que no podían soportar vivir bajo el mismo cielo que tú… Aunque eso significara morir ellos mismos."

La Mano Blanca de la Vida sonrió como un dios o un demonio.

"¡O-Oi!" 

Gritó Vitz al ver cuán extraños actuaban los soldados. Pero la Mano Blanca de la Vida le sonrió como siempre. 

"Deberíamos retirarnos ahora. Creo que esto también es la voluntad de Dios."

"Sólo qué hiciste…"

"Los propios soldados deseaban esto: convertirse en la vanguardia de Dios."

Los soldados fueron heridos y sus piernas incluso estaban rotas, pero se levantaron fácilmente como si todo estuviera bien con el mundo. Entonces en el instante siguiente, lanzaron un grito de batalla ensangrentado y corrieron hacia los goblins. Uno de esos soldados era el mismo soldado al que Vitz había prestado hombro anoche.

"¡Oi!" 

Gritó Vitz, pero el soldado ni siquiera se volvió hacia él mientras se lanzaba a los goblins.

"¿¡Qué demonios hiciste!?" 

Preguntó Vitz con voz de pánico. A lo que la chica sonrió a pesar del infernal trasfondo que era la guerra. 

"Es simplemente la voluntad de Dios. ¿No crees que es demasiado hermoso cuando lo piensas de esa manera?"

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

El Líder Scout Yuan estaba liderando el camino cuando escuchó la voz del rey goblin, incitándolo a acelerar el paso.

"…Sir, los heridos no podrán seguir así." 

Dijo uno de sus hombres. Pero no se detuvo ni por un momento. De hecho, se apresuró aún más. La verdad es que simplemente seguía las órdenes de Gowen de abandonar el bosque, pero los hombres no lo veían así. Para ellos era simplemente un cobarde.

"¡Líder Scout Yuan!" 

Un soldado agarró su hombro, forzando a Yuan a darse la vuelta. 

"¿¡Estás planeando abandonar a nuestros camaradas!?"

"¡No! Pero a este ritmo…"

Los dos estaban a punto de empezar a discutir cuando una voz resonó, silenciando a los dos.

"¡Esta voz!" 

Dijo Yuan.

"¡Está cerca!" 

Dijo el soldado.

"¡Nos vamos ahora! ¡Tenemos que irnos lo más lejos posible!" 

Dijo Yuan. Los soldados se movieron ante las palabras de Yuan. No importaba si estaban heridos o no, la voz del rey era como un estimulante que los obligaba a arrastrar sus cuerpos.

"Sólo un poco más y podremos contactar con los demás afuera. Si podemos llegar a ellos, seremos capaces de luchar contra los goblins." 

Dijo Yuan para animar a los soldados.

Pero entonces el bosque tembló, las hojas secas se movieron, y de repente, la esperanza parecía desaparecer, incluso cuando la mañana estaba a punto de saludar a la oscuridad, incluso cuando el final parecía más cercano que nunca.

"¡¡GURUuuuAAaa!!"

Para el momento en que Yuan se volvió cuando un aullido y un grito resonaron juntos, ya era demasiado tarde. Con llamas negras en la mano, el rey goblin destrozó a los soldados.

"Tch… ¡Protejan a los heridos! ¡Los que pueden luchar, formen un muro! ¡Es sólo un goblin! Si ponemos todo en juego, ¡Podremos matarlo!"

El rey goblin danzaba en el centro de la formación de los soldados, blandiendo las llamas del infierno para rasgar fácilmente y sin esfuerzo las armaduras de hierro, mientras que enviaba soldados volando con sus puños duros como la roca.

Entonces tomó con una mano a uno de los lanceros, y lo arrojó a la línea de lanzas que habían formado los soldados. Sin embargo, a pesar de esa apabullante destreza física suya que podía fácilmente levantar a un hombre y lanzarlo, lo que realmente aterrorizaba a los soldados era su ingeniosa mente que le impulsaba a romper su línea en ese preciso momento.

"¡GURUuuuUAaaAAa!"

Cada vez que el rey goblin aullaba, la presión se hacía más fuerte. El aire se sentía como plomo, ya que mover las extremidades se hacía casi tan difícil como en el agua. Uno de los soldados intentó golpear al rey por detrás, pero la fuerte cola del rey le azotó, aplastando sin esfuerzo su armadura y noqueándole.

"¡Arreglen la formación! Esos heridos… ¡Sólo huyan!" 

Dijo Yuan precipitadamente, pensando que era necesario hacer algo, pero sus órdenes sólo hicieron que el grupo que luchaba en primera línea se desmoronara.

Los soldados consiguieron recuperar su formación, pero la multitud de soldados que corrían bloqueaban su camino, haciendo que murieran sin esfuerzo bajo la mano del rey goblin.

Yuan era impotente mientras veía que todo esto pasaba.

"¡Mierda! ¡Mierda! ¡¡Mierda!!" 

Maldijo Yuan mientras apretaba los dientes y sacaba su espada. 

"¡Si no fuera por ti!"

Cuando el rey goblin derribó a los dos soldados junto a Yuan, él se deslizó bajo sus cadáveres para alcanzar el pecho del rey. Girando las caderas, atacó al rey goblin. Su espada rozó el costado del rey, hiriéndole, pero en el momento siguiente, la cola del rey goblin se movió, y Yuan se encontró chocando contra un árbol.

"¡Líder Scout Yuan!"

Eso fue lo último que escuchó Yuan.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

"¡Ga Ga GAaRUGUaaGAAa!"

La lanza se balanceó, y con ella vino otra cabeza. La lanza de hierro que Gi Zu había tomado como premio estaba tan desgastada que era doloroso de mirar, pero la habilidad del Perro Loco llevó a Gi Zu a seguir luchando a pesar de eso. Aplastó, empujó, pateó a todos los que se interpusieron en su camino.

Luchó con un fervor que sugería que no se refrenaría ni siquiera contra un aliado, y atacó temerariamente a los humanos como si fuese un perro loco.

La visión de Gi Zu matando todo en su camino, los heridos y los soldados que luchaban por igual, forzó finalmente a un jefe de pelotón a bloquear personalmente su camino.

"¡Atacadlo desde ambos lados! ¡Yo lo tomaré por delante!"

No importaba que tuviera que posponer el dar órdenes al resto del ejército, lo que importaba ahora era tratar con Gi Zu.

Dos espadachines sanos tomaron posición en los flancos de Gi Zu.

Gi Zu fue derecho hacia arriba con su lanza, ignorando a los dos, pero su lanza fue derribada, y luego sellada cuando el jefe de pelotón se puso sobre ella, y finalmente, los dos soldados de los flancos golpearon sus espadas contra Gi Zu.

"¿¡Nu!?"

Pero la fuerza de Gi Zu fue multiplicada varias veces por la habilidad. Perro Loco, permitiéndole recuperar su lanza deformada para atacar a los soldados que se acercaban. Cuando se volvió hacia el líder del pelotón...

"¡No nos mires con desprecio!" 

Dijo el líder del pelotón mientras balanceaba para cortarle el brazo a Gi Zu.

"¿¡GUuuaaAaa!?"

La sangre corrió, pero el líder del pelotón no se detuvo. Cortó de nuevo desde el hombro hasta el muslo, y otro desde el brazo hasta la espinilla. Pero incluso mientras el vapor se elevaba del cuerpo de Gi Zu, se mantuvo de pie.

Gi Zu golpeó su lanza con furia, pero esa lanza era fácil de esquivar con habilidad, permitiendo al líder del pelotón quitarle su lanza.

"¡Muere!"

El pelotón atacó para cortar a Gi Zu del hombro, cuando...

"¡GURURURUuuAaGAGAAa!"

"¿¡—!?"

Gi Zu saltó hacia el líder del pelotón, permitiendo que su hombro recibiera el golpe para detener el ataque.

"¡Impudente!"

No podía cortar a Gi Zu estando tan cerca. Necesitaba separarse primero, pero Gi Zu se agarró firmemente a su armadura. Por un momento, la visión del líder de pelotón se estremeció. Para cuando su visión estaba clara de nuevo, la boca de Gi Zu estaba abierta de par en par, mostrando sus afilados dientes caninos.

El sonido de la armadura que estaba siendo removida resonó mientras la coraza se deformaba y los colmillos de Gi Zu se enterraban profundamente en el cuello del líder del pelotón, luego usando sus manos, Gi Zu arrancó la cabeza del líder del pelotón.

El líder del pelotón ni siquiera podía gritar antes de morir. Mientras Gi Zu pasaba por encima de su cadáver, miró a un hombre que manejaba llamas.

"¡GURUuuGAGAGAaa!"

El odio llenó a Gi Zu mientras atacaba a su próxima presa.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

El fuego quemó sus heridas. Mientras sonaba el sonido del asado de carne, la Vara de Destrucción, la vara de hierro de Bellan se apartó del hacha de Gi Gi.

Pero entonces una de las bestias de los domadores de bestias vino por sus piernas.

"Hmph." 

La vara ardiente de Bellan se balanceó desde la parte superior de su cabeza hacia abajo para aplastar el cerebro de la bestia, matándola instantáneamente.

"¡Vamos! (Toto)" 

Dijo Gi Gi mientras montaba su triple cabeza, pareciéndose a un caballero que cabalgaba sobre una bestia en lugar de un caballo.

"¡Ridículo! ¡Pensar que lucharías contra mí montando!" 

Bellan corrió hacia Gi Gi mientras mantenía su cuerpo cerca del suelo. Estaba tan cerca de él que parecía que se iba a caer, pero en vez de eso, cogió una pequeña piedra para tirarle a Gi Gi.

"¿¡Ku!?"

Gi Gi vaciló un momento, pero eso fue suficiente para Bellan.

"¡Gue!"

Bellan parecía que chocaría contra la triple cabeza cuando repentinamente esquivó hacia un lado y cortó las piernas de la triple cabeza. Gi Gi intentó balancear su hacha, pero para entonces, Bellan se había retirado hacía mucho tiempo detrás de él. La triple cabeza cayó al suelo, y Bellan se acercó tranquilamente a Gi Gi.

Para la fortuna de Gi Gi, se las arregló para salir arrastrándose de debajo de la Triple Cabeza a tiempo para recibir el ataque de Bellan.

"…Fue divertido, ¡Pero este es el final!"

Sus armas se trabaron mientras la vara y el hacha chocaban entre sí, pero de repente las llamas de Bellan comenzaron a arder aún más fuerte. Esas llamas alcanzaron gradualmente a Gi Gi para quemar su piel.

"¡GUuRUGAGAAagaa!"

Gi Gi rugió ferozmente, pero justo cuando parecía que toda esperanza se había perdido, Gi Zu vino saltando hacia la aparentemente indefensa espalda de Bellan. Sin embargo, Bellan era un aventurero de primera clase, así que era sólo un hecho que él sería capaz de percibir esa densa intención de matar que le venía por detrás.

Bellan golpeó sus labios mientras se giraba, saltando hacia atrás para hacer algo de distancia entre él y los dos goblins. Entonces, cuando fijó su mano en su vara, la tocó para hacer que el fuego fuera más pequeño, recogiéndolo únicamente alrededor de la joya roja en la punta de su vara.

"El segundo es un perro rabioso… Maldición, estos tipos saben cómo entretenerte." 

Una sonrisa demasiado feroz apareció en la cara del ex caballero Bellan. El temerario Gi Zu corrió hacia él. Al mismo tiempo, Gi Gi también lo hizo.

"¡GAGAGAaaAa!"

La fuerza detrás de ese brazo era mucho mayor de la que normalmente podía reunir Gi Zu, pero Bellan vio tranquilamente a través de todo. Sin embargo, mientras intentaba mover su vara, llegó el hacha de Gi Gi.

"Lucharé contigo." 

Gi Gi hizo uso de los salvajes ataques de Gi Zu para encerrar a Bellan. Gi Gi siempre trabajaba junto a las bestias, por lo que era fácil para él igualar sus movimientos con el violento Gi Zu.

Su hacha bloqueó nuevamente la vara de Bellan, pero el que tenía la ventaja esta vez era él. Si sólo pudiera mantener a Bellan bloqueado así, Gi Zu podría acabar con Bellan.

Con una configuración como esta, ni siquiera Bellan tendría otra opción que luchar defensivamente… O al menos no debería haber tenido otra opción, pero…

Después de que Bellan se distanció de ellos, evitó los golpes mientras seguía retrocediendo. La habilidad de Gi Zu era realmente pobre en suprimir a la gente. Sin embargo, incluso sin saberlo, Bellan tranquilamente inutilizó la loca carga de Gi Zu y se defendió del hacha de Gi Gi.

"¡Vamos (Toto)! ¡Gi Zu!" 

Dijo Gi Gi.

"¿¡A esto llamas trabajo en equipo!? ¡Hasta los niños son mejores!"

Escupió Bellan. Bellan apartó a un lado la furiosa carga de Gi Zu, y luego sacudió su vara contra el hacha de Gi Gi.

"¿¡Qué sucede, goblin!? ¿¡Crees que puedes vengar a tu amigo así!?" 

Dijo Bellan mientras volvían a bloquear sus armas.

"¡No me menosprecies, humano!"

Gi Gi empujó con fuerza a Bellan, pero Bellan golpeó con su puño antes de que se separaran, haciendo que el hacha de Gi Gi cayera.

Pero a pesar de eso, el que estaba sorprendido era Bellan.

Porque el lugar al que fue empujado no era otro que el lugar donde estaba la triple cabeza. Las tres cabezas de la triple cabeza mordieron las dos piernas de Bellan, sellándolas eficazmente.

"Tú planeaste esto…"

La orden de Gi Gi de “¡Vamos (Toto)!” no fue dirigida a Gi Zu, sino a la triple cabeza.

Mientras Gi Gi recogía su hacha, la movió lateralmente hacia Bellan para infligir una herida fatal, pero Bellan utilizó el retroceso de ese ataque para liberarse de la triple cabeza.

"Espectacular, pero…"

Incluso las tripas de Bellan comenzaron a derramarse mientras la sangre de dentro fluía violentamente. Pero a pesar de eso, continuó sosteniendo su vara y permaneció intrépido en medio del camino.

"¡Váyanse, jóvenes! ¡¡La Vara de Destrucción Bellan del Juramento de Sangre de la Golondrina Voladora, mantendrá esta línea!!"

Eso fue dirigido a los jóvenes soldados que quedaban de Gowen en el campo de batalla.

"¡El pecado de invadir el bosque está en todos! ¿¡Crees que los dejaremos escapar!?" 

Dijo Gi Gi mientras ordenaba a sus subordinados que enviaran los perros salvajes. Cuando los perros salvajes pasaron por Bellan, su vara se balanceó y sus cabezas fueron aplastadas.

Aunque fatalmente herido, el valiente espíritu del hombre ardía con valentía como siempre.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                       Capitulo siguiente

Goblin Kingdom capitulo 89

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Estado

Raza: Goblin

Nivel: 21

Rango: Rey; Gobernante

Habilidades: <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>

Protección Divina: Diosa Del Inframundo (Altesia)

Atributos Oscuridad: Muerte

Bestias Subordinadas: Kobold Superior Hasu (Lv1); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv40)

Estado Anormal: Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

De vez en cuando, las bestias aullaban, y los soldados saltaban despertando. La atmósfera era tan tensa que los humanos no podían dormir tranquilamente. Sin embargo, con el paso del tiempo, la luz de la mañana les alcanzó, incluso mientras los brazos del dios de la noche los sostenían firmemente.

Sombras oscuras pesaban bajo los ojos de los soldados. Cada uno de ellos estaba alerta, ni siquiera un ratón podría pasarlos inadvertido. Sabían que los diabólicos monstruos acechaban a las afueras del pueblo.

Esos mismos monstruos atacaron anoche. Afortunadamente, pudieron ahuyentarlos, pero su maldad era tal que les recordaba a los demonios del inframundo. Todos los soldados que venían con Gowen pensaban lo mismo.

Los soldados que podían luchar ahora sólo sumaban 250. Si se incluyera a los heridos, ese número aumentaría, pero sigue siendo una cifra preocupante.

"Si nos retiramos ahora, las pérdidas aumentarán…" 

Reflexionó Gowen para sí mismo.

Antes del amanecer, en ese momento en que la oscuridad de la noche se hacía aún más negra, Gowen se volvió hacia el Bosque de las Tinieblas. Los soldados se acobardaban y horrorizaban, todo por el ataque de aquel rey goblin.

Gowen no sabía esto, pero de las fuerzas que estaban luchando contra ellos, los orcos eran 40, los goblins 50 y los kobolds 20.

"Pero…"

A pesar de que los diversos pelotones sufrían tanto, no se les podía dar la oportunidad de descansar. La opción de “esperar” para permitir que la moral se recupere simplemente no era factible. Cuanto más tiempo esperaran, mayores serían sus pérdidas. E incluso si atacaban, el bosque no era algo que pudieran aprovechar. Los soldados temían demasiado a los escasos poderosos entre las filas de los goblins.

"Parece… Que no hay otra opción que retirarse por la fuerza."

No hubo muchas opciones desde el principio, pero ahora no tienen otra opción que retirarse. Tendrían que correr a toda velocidad hacia la caballería esperando fuera del bosque.

"Con ese fin…"

Si eligen correr, los goblins seguramente les darían caza. Si es así, entonces podrían tomar la iniciativa. El que lidera la persecución… Ese no sería otro que el mismísimo rey goblin. Si pudieran devolverles la lucha para frenar su impulso, podrían retirarse rápidamente.

Gowen apretó los dientes y endureció su determinación.

Cuando el reinado del dios de la noche finalmente llegó a su fin, la brillante luz del sol regresó al bosque. Soldados por todas partes suspiraron aliviados, y Gowen se fue para decidir las formaciones. No fue hasta cuando el sol estaba en su punto más alto que Gowen terminó. Yuan lideraría la retirada, mientras que Gowen cuidaría la espalda.

Soldados en buen estado fueron colocados delante para despejar el camino de los monstruos, mientras que los heridos fueron colocados detrás de ellos. Protegiendo a los últimos estaban Gowen y un grupo de soldados que había escogido específicamente. 

Después de forzar sus comidas, salieron apresuradamente. A ambos lados del camino había soldados con espadas largas que servían como exploradores y escoltas para los heridos. En el medio había soldados con lanzas, listos para atacar de inmediato.

A pie con los heridos, les llevaría un día o dos hasta su destino. Dependería también de qué tan feroz ataquen los goblins, pero a pesar de todo, por el camino, no tenían excusas para no traer a los heridos.

Sin embargo, las carreteras seguían estando indefensas y no tenían intención de pasar la noche en ellas. Así, caminarían de noche o de día hasta llegar a su destino.

"¡Kobolds detrás de nosotros!" 

Gritó un soldado, casi chillando.

Gowen miró hacia arriba. Un grupo de kobolds dirigidos por un kobold más grande que los demás los miraban desde atrás. No parecía que tuvieran ninguna intención de atacar, pero tampoco parecían tener ninguna intención de irse.

"…Ignórenlos. Procedan." 

Dijo Gowen. Al mismo tiempo, pensó en lo detestable que era este movimiento. Lo suficiente para casi hacerle empezar a preguntarse si un humano astuto estaba tirando de las cuerdas detrás de estos monstruos.

Los kobolds no eran un problema. Podían tratar fácilmente con ellos en cualquier momento, pero el problema era que el rey goblin era probablemente el que los enviaba. Si persiguieran a los kobolds sin cuidado, podrían simplemente correr y conducirlos hasta las profundidades del bosque, permitiendo que la fuerza principal cargada con los heridos fuera atacada.

Pero tampoco necesitaban perseguir a los kobolds para que tuvieran un efecto. Su sola presencia fue suficiente para presionarlos. Era una presión simple, pero con el tiempo, incluso las presiones más simples podían acumularse para convertirse en algo pesado. Y una vez que el sol se ponga, esa presión disminuirá lentamente su fuerza.

Gowen sabía todas estas cosas, pero no le quedaban cartas con las que responder. De hecho, las gotas de sudor se empezaron a ver incluso en su rostro sin expresión alguna. Aún así, mantuvo su mente calmada.

Si él se rompiera ahora, los soldados caerían en el caos. En ese caso, los soldados podrían simplemente dispersarse y huir, lo que los haría más fáciles de coger para los monstruos.

(Aniquilación Total.)

Podría suceder.

El enemigo era así de fuerte como un adversario.

"¡Líderes de pelotón no bajen la guardia! Estoy vigilando la parte de atrás. ¡Aquellos en los flancos, estén alerta!"

No sabía cuánto efecto tendría eso, pero no le quedaban más cartas por jugar. Todo lo que quedaba ahora era confiar en su fuerza y proceder.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Cuando los humanos partieron, ordené a Hasu de los kobolds que los vigilase. No los dejaré descansar ni por un momento. Los humanos no deberían ser capaces de soportar esta presión para siempre. Eventualmente se romperán. Y cuando lo hagan, nuestro ataque tendrá mucho más efecto.

"No hagan ruido. Estaremos en problemas si nos ven."

También estábamos desesperados. Puede que no hayan habido muchas bajas de nuestro lado anoche, pero las continuas batallas han sido extremadamente agotadoras. Especialmente, ya que tuvimos que viajar muy lejos de la fortaleza para llegar aquí. Sin mencionar a los goblins de la Aldea Gi.

Muchos de los goblins están resoplando y jadeando siguiendo a los humanos. Incluso las piernas que usan regularmente para atravesar el bosque libremente son pesadas ahora. Y aunque los heridos están en la espalda, todos los arqueros de Ganra tuvieron que trabajar para tratarlos.

La princesa Narsa tuvo que quedarse con el grupo de retaguardia para liderarlos, dejando sólo un puñado de arqueros con Ra Gilmi como nuestros tiradores.

Los goblins de clase rara y noble todavía están sanos, pero todos los demás sufren. Parece que tendré que dar un paso adelante.

"Rey, ¿Cuándo atacaremos? La fatiga se está acumulando… ¿No sería mejor atacar ahora?" 

Preguntó Gi Za mientras estaba a mi lado.

Agité la cabeza. 

"Todavía no. Primero tenemos que cansar a los humanos. Tomará un poco más de tiempo antes de que empiece la cacería."

Gi Za debe pensar que soy demasiado cauteloso, como en una rara muestra de desacuerdo, dijo: 

"Si no nos apuramos, llegarán a la entrada del bosque."

Eso es verdad. Por eso, tendremos que elegir cuidadosamente el momento oportuno.

"Lo sé." 

Dije.

"…Si te preocupan las pérdidas, sólo usa a los orcos." 

Dijo Gi Za en voz baja.

Sacudí la cabeza otra vez. No usaré sólo nuestra fuerza, también usaré las otras. Parece que Gi Za ha adquirido la habilidad de leer mis pensamientos hasta cierto punto desde que se convirtió en un chamán.

"Todavía tengo muchos usos para los orcos. No hay razón para tirarlos aquí."

Parece que aún hay una diferencia considerable, incluso en la guerra, entre cuánto confían los goblins en sus compañeros y cuánto confían en los orcos.

"¿Estaremos persiguiéndolos por tiempo entonces?"

"Sí."

Gi Za asintió y luego regresó a sus subordinados para animarlos. ¿Creen que podrán vengar a Gi Zo así? Le oí decir.

Cierto… Tengo que enseñarles… Que los conquistadores no necesitan compasión e indecisión, sólo destrucción.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Mientras la marcha avanzaba, la mañana se volvió mediodía y el mediodía al anochecer. Los soldados llevaban a los heridos a lo largo de la carretera, descansando en silencio durante una hora de vez en cuando. Todos caminaron en silencio.

Estaban tan cansados, tan cansados que incluso con los kobolds siguiéndolos, la mayoría de los soldados parecían a punto de dormirse. La única razón por la que el ejército aún no se había derrumbado fue por su fe en la fuerza de Gowen. Mientras Gowen estuviera aquí, seguramente podrían volver a casa. Esos eran los pensamientos de los soldados. Es por eso que pudieron salvar a sus camaradas a pesar de la dureza de todo este viaje.

De alguna manera, todavía podían actuar con humanidad.

"¡Nos estamos moviendo!" 

Dijo un líder de pelotón. A sus palabras, los soldados se pusieron de pie. Todos parecían preparados para ser aplastados por la fatiga y la ansiedad, pero lograron mantener sus mentes tranquilas y reunirse como un ejército.

"¡Sólo un poco más! ¡Cuatro horas más y la entrada llegará a la vista!" 

Dijo un líder de pelotón.

Los soldados levantaron la cabeza. Ya era pasada la medianoche, y después de unas pocas horas, la luz del sol regresaría. Los monstruos tampoco han atacado. Tal vez ya se han rendido y no perseguirán más. Tales pensamientos se arraigaron gradualmente en los corazones de los soldados.

Por eso no se dieron cuenta de que los kobolds se acercaban lentamente. Ni siquiera el mismo Gowen se dio cuenta. Para él, los kobolds estaban ahí para presionarlos. Aquellos a los que deberían prestar atención eran los goblins del rey goblin, y luego los orcos.

Para cuando se dio cuenta de lo que estaba pasando, ya era demasiado tarde. Los kobolds habían desaparecido en la oscuridad y ahora les mordían los talones.

"Ku…"

"¡Uoon!"

"¿¡Gyaa!?"

Mientras los soldados eran derribados, sus gritos resonaban bajo el abrazo del dios de la noche.

"¡¡GURUuuuAaAAa!!"

Al mismo tiempo, un aullido bramó. Y en un instante, la figura del diablo iluminada por la luz del fuego resplandecía en la mente de todos.

"¡O-O-ORCOS DETRÁS DE NOSOTROS!" 

Gritó un soldado. Gowen frunció las cejas. Los han tomado. Ese era el aullido del rey goblin, pero no se le encontraba por ningún lado.

¿¡De dónde va a venir!? Es inteligente, así que seguramente apuntará a su punto débil. Y en cuanto a los puntos débiles…

(¡Los flancos van a ser aplastados!)

"¡¡Pelotones, protejan a los heridos y procedan!! ¡No dejen que los monstruos se acerquen!" 

Dijo Gowen con una voz casi enfadada mientras blandía su espada larga y se colocaba en la retaguardia para  defender contra los orcos.

Los distintos jefes de pelotón gritaron a las órdenes de Gowen para calmar a los asustados soldados. 

"¡Saquen sus armas! ¡No vacilen!"

Mantuvieron un ojo atento a sus flancos mientras avanzaban hacia delante. Todos los sentimientos de querer correr fueron reprimidos por el coraje.

"¡¡Mátenlos!!"

Pero la fuerza que golpeó los flancos fue abrumadora. La clase noble, Gi Gu Verbena, el feroz Rashka de Gaidga, y el adherente del dios loco, Gi Zu.

En nada de tiempo, se hizo un agujero en la línea defensiva de los humanos. Los heridos recogieron sus armas para luchar, pero los goblins fácilmente los exterminaron. Eran sólo tres goblins, pero su poder de combate era devastador.

Gi Gu trabajó excesivamente bien con sus subordinados para eliminar a los humanos. Rashka pisoteó a todos con su abrumador poder negro. Y Gi Zu luchó salvajemente con la habilidad Perro Loco que recibió del Dios Loco. Bajo su feroz ataque, las líneas defensivas de los humanos fueron rápidamente quebradas.

"¡Maldita sea, a este paso!"

Cuando los líderes del pelotón se dieron cuenta de que las líneas defensivas no se recuperarían, decidieron dar prioridad a los que no habían resultado heridos. Al menos, los heridos deberían escapar.

Cuando los líderes del pelotón llegaron a esa decisión, imploraron a los soldados que siguieran adelante. Empezó a parecer que tendrían que separarse de la retaguardia, pero si no se apresuraban a calmar la confusión, sufrirían aún más pérdidas. Los líderes del pelotón apretaron el puño ante la insensibilidad de su decisión, y fueron a luchar ellos mismos contra los goblins en la retaguardia.

Fue una decisión elogiable. Pero los soldados que huyeron fueron recibidos únicamente por un infierno aún peor.

"¡¡Adelante!!"

"¡¡Vinieron de nuevo!!"

Atacando a los soldados que salieron de la retaguardia estaban Alashd de Paradua y su caballería de bestias jinete, Gi Gi y los domadores de bestias, y Gi Za y los druidas.

"¡Venganza por nuestros hermanos!" 

Gritó Gi Gi cuando rompió la línea defensiva con su triple cabeza. La persona que él y sus subordinados buscaban no era otra que Bellan. Mientras cortaban a los humanos, sus ojos corrían de un lado a otro, buscando a un hombre blandiendo una espada de fuego.

"¡Pongan a descansar los remordimientos de Gi Zo aquí!" 

Ordenó Gi Za a sus druidas subordinados antes de mirar a su alrededor. 

"Y así, la tabla está lista."

En el campo de batalla, en el centro de la arremetida de cabezas voladoras y sangre derramada, donde la sangre teñía de rojo la tierra, Gi Za se rió. Todo lo que quedaba era que el rey añadiera los toques finales.

La estimulación provocada por la batalla que surgía de su pecho hizo sonreír a Gi Za. La noche aún no había terminado.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                           Capitulo siguiente

Goblin Kingdom capitulo 88

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Estado

Raza: Goblin

Nivel: 20

Rango: Rey; Gobernante

Habilidades: <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>

Protección Divina: Diosa Del Inframundo (Altesia)

Atributos Oscuridad: Muerte

Bestias Subordinadas: Kobold Superior Hasu (Lv1); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv40)

Estado Anormal: Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Las parpadeantes hogueras revelaron la gran estatura del monstruo. Era mucho más grande que los otros goblins, casi dos cabezas más grande, de hecho. 

Tenía una espada larga en su mano. Era la misma espada larga que usaban los soldados, pero la forma en que el monstruo la usaba hacía que pareciera más pequeña y ligera. Las llamas negras del inframundo cubrían la larga espada. Ellas ardían más oscuras que la oscuridad circundante, casi como si estuvieran llamando a los vivos a la muerte.

Cuando el monstruo miró a su alrededor, parecía un dios de la muerte que había venido del abismo en busca de un trofeo para llevar a casa.

(¿Qué está haciendo esa cosa?)

Yuan miró en blanco al monstruo a los ojos, e inmediatamente se arrepintió. La mirada del monstruo rebosaba de odio hacia los humanos. hacia él mismo, y esa ferocidad le hizo congelarse.

"A-A-A..."

Tenía que dar órdenes, pero estaba nervioso, lo único que podía emitir era una lista de sonidos incomprensibles. Ni siquiera se dio cuenta del charco de agua que se había acumulado bajo sus temblorosas piernas. Los ojos color rojo sangre del rey goblin lo habían dejado completamente congelado.

Mientras un estruendoso sonido bramaba, la muerte venía balanceándose.

Las cabezas de los soldados cercanos volaban con sus cascos todavía atados. Una de esas cabezas volteó hacia Yuan y le miró en silencio.

¿Por qué te asustas tanto? ¿No ibas a salvarnos? Morimos por tu culpa.

"A, ahh, AHH..."

¡Pelea, cobarde! ¡Pelea contra esa cosa y muere! ¡Muere! ¡Muere! ¡¡Muere!! La envidiosa voz de los muertos hacia los vivos resonaba claramente en sus oídos.

(Voy a ser asesinado. Voy a morir.)

Yuan sacudió su cabeza ante el rey goblin que se acercaba, pero esa cosa era la encarnación de la muerte. No se detendría sólo por eso. La ‘Muerte’ se le acercó. Paso a paso, se le acercó, pero Yuan ya se había olvidado de la espada en su mano, sólo continuaba moviendo la cabeza mientras observaba cómo se acercaba la ‘Muerte’.

"¡¡GURUuuuAAaaAA!!"

La ‘Muerte’ aullaba.

Era como si dijera que enviaría a todos al infierno. Aulló, enfadada, mientras cortaba a los soldados uno tras otro, incluso aplastando la cabeza de un soldado con su casco todavía unido con su otro brazo. Fue entonces cuando a Yuan recordó una historia de la que había oído hablar antes. Una leyenda sobre la mismísima sombra que estaba viendo ante él. Seres nacidos del abismo, fueron llamados: demonio.

(Un monstruo, un verdadero monstruo se ha arrastrado fuera del abismo. Los humanos no pueden ganar. No contra eso.)

La ‘Muerte’ arrojó la cabeza aplastada de un soldado a un lado. Y antes de que Yuan lo supiera, la ‘Muerte’ estaba justo delante de él. Las llamas negras centelleaban alrededor de la espada de la ‘Muerte’ mientras se alzaba, pero Yuan sólo observó...

"¡¡Yuan, retrocede!!"

Fue la primera vez que escuchó esa heroica voz tan enfadada, e inmediatamente, Yuan despertó de su estupor, permitiéndole saltar hacia atrás.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Usando uno de los efectos del Ojo Malvado de la Serpiente de un Ojo, pude ver el estado de aquellos cuyas clases eran más bajas que las mías. Analicé a todos los humanos que encontré, haciendo que mi cabeza me doliera con toda la información precipitándose, pero apreté los dientes y aguanté.

Lo mejor sería que yo consiga la cabeza del comandante.

"¡Rey!"

Detrás de mí había dos goblins raros. Les ordené romper la formación enemiga.

"¡Vayan! ¡Alashd, Gi Zu! No miren a la izquierda o a la derecha, ¡Simplemente corran hacia el oeste!"

Los vi mientras corrían hacia el oeste. He enviado la fuerza principal. Si van por la parte de atrás, podremos destruir al enemigo al mismo tiempo.

El objetivo principal del ataque es infundir miedo en el enemigo. Para eso vale la pena incluso quemar el pueblo. Así que hice que la princesa de Ganra, Narsa, usara el Arco de Byunei para disparar una flecha y prender fuego a mi casa, la casa del rey.

Para asustar aún más al enemigo, también decidí hacer un pequeño acto como un demonio del abismo, haciendo pleno uso de mi aspecto naturalmente intimidante.

Ahora, ¿Dónde está el comandante?

Asesiné de forma ostentosa a los humanos que encontré. A veces les aplastaba la cabeza y a veces los golpeaba. Maté a todos con los que me encontré mientras mantenía la calma. Pero es diferente comparado a cuando luché contra Gol Gol y el lord ogro. Una presión diferente me pesaba desde dentro mientras mi alma gritaba.

"¡GURUuuuOOAOAAa!"

¡Temedme, humanos! Me revolqué en el odio por aquellos que han matado a mis hermanos para suprimir el grito de mi alma. Si los dejo ir, sólo matarán más.

(¿Es esto realmente lo correcto?)

Fue sólo por un momento, pero esa vacilación hizo que una lanza rozara mis mejillas.

(No, no dudes. Es demasiado tarde para eso. ¿Intentas hacer reír a los humanos? Yo soy yo. Gobernaré este mundo como el rey de los monstruos. ¡Y luego salvaré a esa mujer, Reshia! ¡Esta vez protegeré nuestra promesa!)

Por un momento, los recuerdos del otro lado que había olvidado hace mucho tiempo me agitaron, y la imagen de alguien que me sonreía tristemente se superponía a la de Reshia. 

Agarré la lanza que me rozó, y luego pateé al aterrorizado soldado.

(¡Sí, temedme! ¡Témanme, humanos! ¡Han tocado lo que no debieron haber tocado!)

Arrojé la lanza que acababa de recoger, dejándola volar hacia un soldado para atravesarlo hasta la muerte.

(¿¡Dónde está el comandante!?)

Miré alrededor del campo de batalla.

(Incorrecto.) 

Derribé a otro soldado, y luego a otro.

(¡Tch, incorrecto otra vez!)

Con mis músculos fortalecidos, mi espada encantada, y la habilidad, Esgrima A-, compensando mis habilidades de espada, fácilmente derribo enemigos tras enemigos, dejando que sangre roja oscura brote y tiña el campo.

(¡¡Lo encontré!!)

Cuando mis ojos cayeron sobre una persona que estaba a cierta distancia, el título de ‘Sub Líder’ apareció en mi mente. Inmediatamente corrí hacia ese hombre, matando a todos los soldados en el camino.

"¡GURUuuoOOAaaAa!"

Levanté mi espada. Si puedo tomar la cabeza de este humano, habremos logrado lo suficiente. El miedo dominaría al enemigo, y perseguirlo sería mucho más fácil.

Pero justo cuando estaba a punto de derribar al comandante enemigo, otro soldado saltó de la nada, gritando furiosamente.

Intenté leer su estado pero fallé.

(¡La misma clase!)

Balanceé mi espada contra la del soldado. ¡Así que este es el verdadero comandante!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

"Esto es bueno."

El goblin gigante, Rashka, sonrió.

"¡Maldición, es ese goblin de esta mañana!" 

Wyatt maldijo.

Rashka atacó el oeste con su horda, y la persona que lo recibió no era otra que el Hercúleo Wyatt con el que había luchado esta mañana. Los principales poderes de su horda aparte de él eran Gi Gu Verbena, que sobresalía en liderazgo, y Gi Gi, el guerrero de bestias ancestrales. Gi Gu siempre estaba liderando desde atrás, por lo que era natural que no sufriera lesiones, pero el hecho de que Gi Gi no sufriera lesiones se debió principalmente a la suerte.

"¿¡No era la defensa en el oeste la más fuerte!?" 

Dijo Vitz mientras que rápidamente dejó de atender a los heridos y empuñó su espada.

"Yo tomaré la delantera." 

Dijo Gi Gu al pasar a Rashka, que estaba luchando contra Wyatt, y atacó a Vitz. Gi Gu se rió de la fuerza de la oposición. 

"Es nuestro hogar, así que desde luego sabríamos todos los detalles. Incluso la misma ubicación de las trampas y los agujeros en las cercas."

"¡Maldita sea! ¿¡De verdad son goblins!?" 

Maldijo Vitz. Poco a poco, Vitz comenzó a retroceder ante la implacable carga de Gi Gu. Si Yugil no hubiera saltado para ayudarlo, seguramente habría muerto.

"¡Ten cuidado, Yugil! ¡Este goblin es fuerte!" 

Advirtió Vitz mientras Yugil caminaba tácitamente después de asentir. Los dos aventureros trabajaron mano a mano contra Gi Gu. Yugil bloquearía los ataques de Gi Gu con su escudo e intentaría romper la postura de Gi Gu con un parry, tras lo cual, Vitz atacaría.

Cuando Gi Gu vio lo bien que trabajaban juntos, se rió. 

"¡Me estás desafiando a una batalla de trabajo en equipo!"

Mientras Gi Gu luchaba contra Vitz y Yugil, y Rashka contra Wyatt, Gi Gi cabalgaba su triple cabeza, ignorando a los humanos heridos que le rodeaban, mientras entraba en la aldea.

Siguiéndolo estaban los domadores de bestias bajo el difunto Gi De. Gi Gi había oído de ellos cómo murió Gi De.

(La venganza debe ser tomada.)

Gi Gi y los goblins que él dirigía tenían ese pensamiento corriendo por sus mentes. Los domadores de bestias como ellos amaban grandemente a sus bestias y a sus camaradas. Los goblins se reproducen rápidamente y son generalmente numerosos, por lo que tal cualidad entre los goblins es particularmente sorprendente.

Ellos pisotearon a los humanos que se acercaban a ellos mientras se adentraban más profundamente en el territorio humano, cuando un hombre blandiendo una espada en llamas apareció.

"¡Jefe, ése es!" 

Uno de los domadores de bestias superviviente señaló al hombre que no era otro que Bellan, la Vara de Destrucción.

Cuando Gi Gi lo miró, le dio una ligera patada en la barriga a su triple cabeza. En poco tiempo, la distancia entre ellos se redujo. Cuando Gi Gi sacó su hacha, chocó contra la vara de Bellan.

"¡Así que fuiste tú! ¡Muere!"

"Del fuego nacerá una espada (Fire Sword)"

La gema roja de la vara de Bellan resplandeció brillantemente mientras las llamas brotaban de ella. La batalla en el oeste se agitó aún más.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

La espada enemiga repelió mi espada. El enemigo manejó bien su espada, haciendo difícil exhibir el verdadero poder de enchant. Era difícil aterrizar un golpe limpio, ya que el enemigo se las arreglaba para detener mis ataques.

Por un momento, el enemigo se volvió para mirar los alrededores.

El pánico del ataque sorpresa está a punto de desaparecer. Probablemente se reagruparán después de esto. Hubiera sido bueno matar al comandante enemigo antes de irse, pero eso no parece probable. Especialmente, ya que parece especializarse en defensa.

Es una pena, pero parece que tendremos que retirarnos. Yo corté hacia arriba con mi espada, y el enemigo esquivó deslizándose por debajo de ella. Inmediatamente después, la dejé caer, y el enemigo retrocedió aún más para esquivar.

Después de ver que se había hecho una distancia considerable entre nosotros, llamé a mi éter.

"Mi vida es como una nube de polvo (Accel)"

Me moví tan rápido que el mismo aire se rompió, pero el enemigo esquivó de nuevo. No me volteé para enfrentarme con el comandante enemigo por segunda vez.

Todavía tenemos tiempo. No hay razón para apresurarse. El verdadero asunto empieza cuando amanece. Ya hemos cumplido nuestra meta principal, así que está bien retirarse ahora incluso sin la cabeza del comandante.

Corté a todos los humanos en mi camino mientras abría un camino hacia el oeste. Esta espada es demasiado ligera. Puedo usarla bien, pero no tiene el peso necesario para dividir al enemigo.

Mientras pensaba eso, grité el aullido que señalaba nuestro retiro. Ahora bien, humanos. ¿Qué van a hacer? ¿Tendrán demasiado miedo de moverse? ¿O se retirarán de todos modos?

De cualquier manera, sólo el infierno les está esperando.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

El nivel ha subido.

20 => 21

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                      Capitulo siguiente

Goblin Kingdom capitulo 87

 Entreacto Retorno Del Podero Rey Orco

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Estado

Raza: Goblin

Nivel: 20

Rango: Rey; Gobernante

Habilidades: <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>

Protección Divina: Diosa Del Inframundo (Altesia)

Atributos Oscuridad: Muerte

Bestias Subordinadas: Kobold Superior Hasu (Lv1); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv40)

Estado Anormal: Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Un gran aullido resonó por todo el bosque. No era otra cosa que la voz de ese aterrador goblin.

"Doralia… Tengo que ir."

El líder de los orcos, Bui, se dirigió al oeste hacia el lago tan pronto como se dio cuenta de que los humanos atacarían. Se odiaba a sí mismo por ser débil, pero preservar la horda tenía prioridad.

Los humanos atacaron en el peor momento posible. Atacaron justo cuando las hembras estaban empezando a dar a luz y cuando estaban trabajando en los canales.

Ellos vinieron con soldados y aventureros, causando que muchos orcos sufrieran bajo su tiranía, pero al final, sus bajas eran aún menores que los goblins. Los goblins se debilitarían si los dejara solos, pero no pudo.

Ese aterrador goblin estaba llamando. ¡Maten! Gritó. ¡Precisen un juicio sobre los saqueadores! Ese aterrador goblin estaba llamando a todos los monstruos del bosque.

No tienes que forzarte a ti mismo, estás bajo mi protección. Dijo el árbol monstruo que vivió durante incontables siglos, pero Bui agitó la cabeza.

"Si no voy, ese goblin probablemente te quemará hasta los cimientos…"

¿La presión de ese goblin era tan fuerte cuando lo conoció? Bui no lo sabía, pero lo que sí sabía era que podía sentir la gran ira del goblin a pesar de la distancia entre ellos. Una ira tan grande que parecía querer consumirlo todo.

Gracias, Bui. Eres tan amable. Déjame darte un regalo antes de que te vayas.

De una de las verdes ramas del árbol monstruo cayó una fruta roja sobre la mano de Bui. Los afectos de Doralia se podían sentir claramente cuando él tomó ese fruto.

Si comes esta fruta, te convertirás en lo que deseas ser. Pero debes tener cuidado porque sólo durará un día.

Una brillante fruta roja.

"Gracias."

Bui tomó su lanza y corrió. Rodeado de orcos amantes de la batalla, miró pensativamente hacia delante. Ahora mismo tenían que obedecer a los goblins. Esa desafortunada verdad probablemente haría suspirar al Maestro Gol Gol si lo supiera.

Bui intentó expandir la horda y crear una nueva fuerza de poderosos orcos. Un plan como ese que llevaría a la siguiente era es algo que no tenía necesidad de guerras. O al menos no ahora.

A los orcos les importaban poco los asuntos insignificantes como el reconocimiento. Para ellos el poder lo era todo, y las batallas eran una simple cuestión de aplastarlo todo ante ellos.

"¡Los encontré!" 

Silenciando su voz, Bui ordenó a sus compañeros orcos que se escondieran. Los humanos estaban vestidos con armaduras de hierro y empuñaban espadas y lanzas de hierro. Se escondieron detrás de sus carruajes, listos para atacar en cuanto se acercaba un enemigo.

(¡Esto es demasiado aterrador! ¡Da miedo! ¡Da miedo! ¡Da miedo!)

"¡Es aterrador, Doralia!" 

Dijo Bui en voz baja para que nadie oyera, y luego miró al fruto rojo que tenía en la mano. 

"…La cosa en la que deseo convertirme." 

Preparándose para lo peor, Bui devoró la fruta roja de una sola vez. El floreciente sabor en su boca lo dejó sin habla mientras el jugo de la fruta se deslizaba por su garganta para teñir sus tripas en su dulzura. Entonces un gran calor lo envolvió.

*¡Ba bum!* 

Su corazón palpitó. Entonces su mano tembló mientras sostenía su lanza. No, no era sólo su mano sino todo su cuerpo, poniéndolo de rodillas y ganándose el desprecio de los orcos.

"¡Tienes miedo, Bui!" 

Se burlaron. 

"¡Los orcos no necesitan un rey cobarde!"

Pero cuando uno de los orcos puso su mano sobre el hombro de Bui para darle la vuelta, lo que vieron los sorprendió.

"¡CÁLLATE!" 

Bui escupió con una ira inaudita del siempre frágil orco cuyos ojos siempre miraban hacia abajo. Sus labios se estiraban tan lejos que parecían rasgarse mientras daban un aliento abrasador que llegaba a los orcos.

Cada vez que Bui aprietaba los dientes, su cuerpo crecía. Al final, sus músculos se habían hinchado, y su cuerpo era más del doble del tamaño de ese pequeño Bui. Los otros orcos le miraron.

Su mirada era aguda, tan afilada que parecía una espada punzante, y envió una sacudida que corría por la columna vertebral de los orcos.

Y junto con los cambios de su cuerpo estaba la única cosa que su predecesor, Gol Gol, tenía que él no tenía: El coraje de un bruto.

El nuevo Bui cautivó a los orcos con su gran fuerza y bruta disposición. El propio Bui sabía que era imprudente, pero la locura vino con el poder.

La fruta prohibida que Doralia le dio le había infundido ese poder. Bui agarró un árbol cercano, y luego arrancó su grueso tronco con su agarre.

El poderoso rey de los orcos había regresado, y así los orcos se volvieron uno.

"¡Los orcos no se arrodillan ante nadie!" 

Proclamó Bui.

Esa figura salvaje era como el difunto Gol Gol, y llenaba de felicidad a los orcos al verla. Las palabras de Bui se esparcieron entre los orcos, y más aún cuando se convirtió en un gran rugido.

"¡¡¡GURUuuOOOOooOOoAaa!!!"

Los orcos gritaron por turnos.

"¡PeleEENNN!"

De esa manera, Bui llevó a los orcos a aplastar a los humanos.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------|

La astucia del goblin ante él hizo que Gowen quisiera maldecir. Manejó hábilmente esa vara en su mano sin darle ninguna oportunidad de atacar. Desde hace tiempo les han estado disparando innumerables hojas de viento, y cada vez que lograban deslizarse a través de ellas hasta acercarse a ese hábil goblin, una flecha vendría disparándoles desde algún lugar.

"¿Una trampa?" 

Murmuró Gowen, incrédulo. ¿Quién podría haber pensado que los goblins podrían usar trampas? Aparentemente, el nacimiento de un rey inteligente había convertido a los goblins en una fuerza verdaderamente aterradora.

Casi parecía que estaba luchando contra humanos, no contra monstruos. Gowen golpeó la flecha que se acercaba cuando dio un paso hacia el goblin astuto. Pero no pudo alcanzarlo. Era como tratar de acercarse a una ola en retirada y sin importar lo que hiciera, el goblin nunca le permitió cerrar la distancia.

Tampoco podía ordenar a sus hombres que atacaran a los arqueros escondidos en el bosque, ya que fácilmente morirían bajo las hojas de viento de este goblin astuto. Gowen podría ser capaz de lidiar con la magia, pero pedir lo mismo a sus subordinados era demasiado.

Por primera vez en mucho tiempo, Gowen tenía las manos atadas a la espalda.

El goblin ante él sonrió. 

"Adiós, humano. Una advertencia justa: No vuelvas a entrar en el bosque, o de lo contrario…"

Consideró perseguir al goblin por un momento, pero cuando vio a los humanos correr desde el ahora abierto camino por delante, casi maldijo.

"Perdimos." 

Dijo.

El viejo veterano no era ajeno a la derrota, pero esta derrota fue una de las más amargas que ha sufrido hasta ahora. Porque la razón por la que perdieron fue porque subestimó al enemigo.

Por eso decidió reducir sus pérdidas tanto como pudo y retirarse.

"Salvad a los soldados en retirada. Yo me encargaré del enemigo." 

Ordenó Gowen antes de salir al encuentro de los soldados en retirada.

"¡Lord! ¡Los orcos están atacando con los goblins!" 

Dijo uno de los soldados. A Gowen no le sorprendió oír eso, ni siquiera en lo más mínimo. En el momento en que el rey goblin apareció, supo que todo el bosque se había convertido en su enemigo.

"Consideren todo el bosque hostil. Protegeré la espalda. Vayan a ayudar a los débiles. ¡Estamos retirándonos!"

Gowen quería entrar en cólera, pero mantuvo la calma. Había estado buscando la oportunidad de expandir su territorio desde que se le dio un feudo justo al lado del Bosque de las Tinieblas. Él talaría los árboles, reduciría el número de monstruos, todo para expandir su territorio aunque eso significara ir en contra de los mandamientos del rey. Ese era el plan, y sin embargo ahora…

Cuando un orco lo atacó, rápidamente se deshizo de él cortándole la cabeza.

"Están… Enloquecidos."

La mirada de Gowen era aguda como una espada mientras pateaba al orco que le miraba fijamente a pesar de tener el cuello cortado. Gowen se mantuvo calmado a pesar de su ira mientras eliminaba a los monstruos que se acercaban.

Después de que llegaron los orcos, goblins extraños empezaron a aparecer, y entonces eso llegó.

"¿El Hercúleo Wyatt, supongo?"

Una de las personas que se retiraban era un humano gigante que atrajo al enemigo mientras se retiraba. Gowen corrió hacia él y arrasó con los goblins.

"El caballero sagrado… Mis disculpas, perdimos."

"No me importa. Déjame esto a mí. Te agradezco que protejas a mis hombres, ¡Ahora vete!"

Después de ver al hombre gigante herido despedirse, Gowen volvió su mirada hacia otro gigante. Pero esta vez era un goblin.

"Un monstruo extraño." 

Dijo Gowen.

"Un humano extraño." 

Dijo el goblin provocadoramente. De repente, atacó. 

"¡Mi furia aúlla (Slash)!"

Gowen ni siquiera había tomado su postura cuando esa deslumbrante luz negra le llegó, pero aún así era capaz de barrerlo a un lado.

"Nada mal" 

Dijo el goblin.

"Los monstruos nunca pueden esperar vencer a la humanidad." 

Dijo Gowen.

"Intentémoslo entonces… ¡Yo persigo el poder (Enchant)!"

Una luz negra cubrió el garrote del goblin mientras Gowen blandía su espada.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Puedo oír la voz del maestro. Qué voz tan triste, desgarradora y sin embargo enojada. De hecho, casi sonaba como un grito.

Los humanos dan miedo, pero si el maestro está luchando, tengo que ir. En realidad, la única razón por la que estoy aquí es porque el maestro se fue. Me quejaré cuando lo vea.

Y luego jugaré encima del regazo de esa hembra humana. Me pregunto si veré a los dos grises también. 

De alguna manera todo parece tan nostálgico, a pesar de que no están tan lejos. Pero terminé corriendo hacia el sur debido a todo el hierro apestoso que llevaban los humanos.

Pero si eso significa estar con el maestro otra vez, no me importa trabajar duro de vez en cuando. Sí, hagámoslo.

"¡UuooOOn!"

Llamé a mis amigos.

"¿Qué pasa, Hasu?"

"Jefa, tengo hambre."

Mis amigos se acostaron cuando los llamé.

"¡Vamos a salvar al maestro!"

"¡Carne de orco!"  

¡Sí, deliciosa carne! ¿La carne humana también sabe bien? Pero son tan delgados, no creo que sepan muy bien.

¡De todos modos, vamos! Alegremente moví mi amada cola.

¡Vamos a perseguir a los humanos!

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Después de tener el brazo arrancado y ser golpeado por todas partes y sufrir un dolor tan grande que no habría sido extraño morir de un shock, Gene caminó por el bosque.

Tuvo que arrastrar su pierna porque ese monstruo también la rompió.

"Huff… Huff… Cómo se atreve… ese miserable… goblin…"

No sólo fue herido por todas partes, sino que incluso perdió a su amado Fifire. Si se encontrara con un monstruo ahora, no importaría que fuera un caballero sagrado, incluso él no tendría otra opción que darse la vuelta y morir.

Pero a pesar de estar en tal estado, el fuego de la venganza ardía brillantemente en sus ojos mientras caminaba. Sus esclavos lo estaban esperando adelante. Estaría a salvo mientras pudiera alcanzarlos. Después puede volver a la capital o al grupo de Gowen y recuperar su salud. Y una vez que se recupere, volvería y mataría a ese monstruo para acabar con esta vergüenza. De lo contrario, no sería capaz de vivir consigo mismo.

"Gu…" 

Gruñó Gene mientras una raíz caída de árbol llamaba su atención, y luego volvió a caminar irritado. Después de un tiempo, finalmente vio a sus tres esclavos.

Los dos esclavos de batalla estaban asustados cuando lo vieron.

"Es así como un esclavo debe comportarse después de ver finalmente a su amo, huh." 

Dijo Gene sonriendo mientras el dolor distorsionaba su cara, pero la esclava elfo no reaccionó. De hecho, incluso le gruñó un poco.

"…No me gusta tu actitud."

Nada iba a su favor. Y ahora incluso esta elfo lo estaba cabreando. Irritado, Gene pateó a la esclava elfo, Selena.

La elfo rodó en el suelo mientras él la pateaba, pero ella no gritó. Pero… en el instante siguiente—

"¡¡GUuUuRURU, GAaAaAa!!"

Sus ojos se pusieron en blanco y espuma brotó de su boca.

"Qu..." 

Gene estaba a punto de preguntar qué cuando Selena extendió su mano, y una planta surgió del suelo y se retorció a su alrededor. Con el Collar de Obediencia en su cuello, Selena no debería haber sido capaz de hacer tal cosa.

El collar no sólo debilitaba a su portador, sino que también permitía al propietario infligir un dolor inimaginable al portador. Pero Selena ya había perdido el conocimiento después de haber sido alimentada con la sangre de los demihumanos. Ahora mismo, esa sangre estaba fuera de control.

Cualquier otro día Gene habría sido capaz de ignorar fácilmente el ataque de Selena, pero con su cuerpo debilitado, no tenía poder para detenerlo. Además, con la planta estrechándole, no podía ni siquiera pronunciar una palabra para dar una orden a los dos esclavos de batalla.

Mientras la planta lo apretaba, sus zarcillos entraron en su boca para llegar hasta su estómago.

"¿¡Cough, Gu, Ack!?"

Cuando sintió que algo extraño le entraba, su mente comenzó a acelerarse mientras entraba en pánico.

"¡¡UuuGAAa!!"

El poder devastador de Selena hizo que el bosque se retorciera y las vides crecieran explosivamente. Mientras las ramas de los árboles crecían con un estruendoso sonido, se estiraban sobre el cuello de Gene y lo estrangulaban.

"¿¡Go, Ga, *Cough!?"

Cuando su cuello se rompió, él colgaba de las ataduras de las plantas y los árboles como una marioneta cuyas cuerdas habían sido cortadas.

Después de ver todo esto, el más joven de los hermanos esclavos de batalla, Yoshu, susurró a su hermana mayor: 

"Huyamos."

Selena no estaba consciente en este momento, así que si no tenían cuidado, podrían encontrarse en una posición similar a la de su difunto maestro.

"No voy a correr. Si quieres ir, vete." 

Dijo Shumea mientras vigilaba a Selena. Había un indicio de desesperación en su cara. 

"Sólo fue por poco tiempo, pero esa chica es una amiga. No quiero abandonar a una amiga."

"¡Pero!"

"Además, este lugar está lleno de monstruos. ¿Exactamente a dónde planeas correr?"

"Eso es…"

Shumea sonrió irónicamente cuando vio a su hermano menor sin palabras.

"¡En serio, nos trajeron a un lugar molesto!" 

Escupió Shumea al tocar el collar que tenía en el cuello.

"¿Entonces qué vamos a hacer?" 

Preguntó Yoshu.

"Es simple. Tendremos que despertarla."

"¡Eso es una locura!"

"Tal vez, ¿Pero no está bien? Sería bueno hacer una buena acción de vez en cuando… Especialmente, ahora que soy libre."

Después de que Selena mató a Gene, fueron liberados de su identidad como esclavos. Para alguien como ella que ha sido esclavo desde siempre, esto no era otra cosa que la libertad que siempre había admirado.

Era justo devolverle el favor a la persona que le dio esta libertad tan largamente buscada. Shumea pensaba eso, aunque su hermano menor, Yoshu, tenía dificultades para estar de acuerdo. De hecho, siempre le había parecido extraño que su hermana mayor fuera siempre tan honrada cuando los esclavos solían ser más odiosos.

"Retrocede, Hermana. Empezaré yo." 

Dijo Yoshu.

"Sabes que en realidad no tienes que venir. Puedes simplemente..."

"¡Ya viene!"

Su hermana trató de convencerlo de lo contrario, pero él la ignoró y equipó su casco.

Fin De Entreacto Retorno Del Podero Rey Orco

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo 87

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Estado

Raza: Goblin

Nivel: 20

Rango: Rey; Gobernante

Habilidades: <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>

Protección Divina: Diosa Del Inframundo (Altesia)

Atributos Oscuridad: Muerte

Bestias Subordinadas: Kobold Superior Hasu (Lv1); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv40)

Estado Anormal: Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Me di la vuelta después de aplastar al hombre que usaba estoque.

El territorio humano. Está justo ahí, más allá de la ruptura del bosque. Enfocando mi visión aumentada, pude ver el carruaje que estaba montando Reshia. Parecen haberse detenido temporalmente cuando la caballería se les unió.

Podría ir allí y matar a todos.

El odio que brotaba de mi interior me imploraba que fuera, pero…

(No.)

Mis subordinados siguen luchando en el bosque. Necesito ayudarlos primero. En cuanto a mis sentimientos con respecto a Reshia, debería alejarlos por ahora.

Recogiendo mi gran espada rota, me dirigí a donde estaban Gi Ga y los otros.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mientras el crepúsculo se acercaba, el lado humano se amontonaba en una habitación del pueblo para convocar un consejo de guerra.

Gowen había logrado soportar los ataques de Rashka por sí mismo, pero aunque no sufrió ninguna lesión, quedó muy fatigado. El hombre ya no era joven. El descanso sería necesario para recuperarse.

"Envejecer es algo tan desagradable."

Pero no era posible descansar y tener un consejo de guerra al mismo tiempo.

"Yuan, tú dirigirás la fuerza principal. Llévalos por el camino para huir al feudo. Corseo dirige la caballería. Mientras salgas del bosque, él se encargará del resto."

"Entendido."

Corseo es un viejo soldado que Gowen conoce desde que recibió su feudo por primera vez. Él ha asumido el mando bajo Gowen más de 10 veces ya en su larga historia juntos. Para Gowen, Corseo era su subordinado más confiable.

Incluso el joven Yuan se sintió reconfortado en cuanto oyó el nombre de Corseo. Ya que un hombre así los estaba esperando, su único deber entonces sería asegurarse de que sus hombres salieran del bosque a salvo.

Gowen se volvió hacia los aventureros. La persona que los representaba no era otra que el Hercúleo Wyatt.

"Me gustaría que viniera con nosotros como protección para los heridos. Por supuesto, te compensaré adecuadamente." 

Dijo Gowen.

"...Está bien. Vamos a volver de todos modos, así que podríamos hacerlo." 

Respondió Wyatt. Wyatt frunció el ceño por un momento cuando escuchó la forma en que Gowen expresó su petición. 

"Protección para los heridos." 

Gowen parecía conocer bien a los aventureros.

Los aventureros eran diferentes de las pandillas comunes y corrientes; tenían orgullo. Así que cuando alguien les pide que protejan a los heridos, se les hace muy difícil rechazarlos. Y fue precisamente porque Gowen sabía eso que él redactó su petición como tal.

"Yuan, que los soldados descansen por turnos. Nos vamos mañana a primera hora de la mañana."

"No bajes la guardia. La noche es la hora de los monstruos."

"Como ordene."

La hora del Dios de la Noche, Ya Jansu, está cerca. Si logran sobrevivir, podrían salir vivos de esto. Sin embargo, incluso las lunas gemelas parecían burlarse de ellos, ya que las dos lunas se escondían de la vista.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Reprimiendo mi aliento, merodeé por la oscuridad. Cuando me acerqué al pueblo, suprimí hasta el más mínimo aliento que me quedaba. No sé si estos humanos planean atacar o retirarse, pero no importa. 

Cualquier acción que quieran tomar no afectará mi decisión de masacrarlos. No había luz de las lunas esta noche, ya que las dos lunas se han escondido, pero la expresión aterradora en mi cara era claramente sonriente.

Los actores de esta incursión esta noche no son de la aldea Gi, sino de las cuatro tribus. Me estoy moviendo por mi cuenta con una horda centrada alrededor de los cazadores del bosque, los goblins de Ganra, junto con Alashd de Paradua y Gi Zu. También hay otra horda centrada en torno a Rashka de Gaidga, pero sus papeles no llegarán hasta después del éxito de este ataque.

Después de confirmar desde muy lejos que había fuego encendido en la aldea, ordené a los soldados de Ganra que se posicionaran alrededor de la aldea, al sur del viento.

"Todo el mundo está en posición." 

Dijo Gilmi. Después de reunir a todos los pelotones que participarían en combates cuerpo a cuerpo en un solo lugar, empezamos.

"¡Fuego!" 

Ordenó Gilmi, y todos los arqueros de Ganra dispararon sus arcos simultáneamente, mientras yo dirigía la carga a través de la valla del pueblo.

Al otro lado de la valla, eché un buen vistazo al pueblo. Tenemos que prestar atención a las medidas defensivas colocadas alrededor del pueblo.

Las cercas de la parte oeste del pueblo están en buen estado. Han sido reforzadas después de la batalla de los orcos. Hay menos vallas en las partes sur y este de la aldea. Y en la parte norte, las cercas todavía están dañadas por la guerra de los orcos.

Pensaba en acelerar las reparaciones, pero debido a todos los daños que recibió junto con el inminente viaje a la Fortaleza del Abismo, nunca llegó a repararse por completo. De hecho, la mayoría se ha dejado intacta.

Eso deja las trampas.

Una vez más, las partes occidentales tienen la mayoría de las trampas, mientras que las trampas en las partes norteñas son en su mayoría inútiles. Casi no quedan trampas en las partes sur y este del pueblo.

Con las defensas fuera del camino, todo lo que queda es el propio enemigo.

Hay 300 soldados enemigos en la aldea misma, mientras que la caballería enemiga está situada al final del bosque al este. Es de noche, sin embargo, así que el enemigo no puede hacer nada.

Esto hace que la parte norte sea un buen lugar para atacar. Apenas hay obstáculos allí, así que el único problema que tendremos será con los humanos.

En cuanto al este, es una mala elección por la caballería que espera en la parte de atrás. Hmm… Parece que está decidido entonces.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El líder de los exploradores, Yuan, era un joven soldado entrenado por el propio Gowen. Nació como plebeyo, pero con mucho trabajo logró afinar sus habilidades en un grado sorprendente. De hecho, era el segundo soldado más fuerte de esta expedición.

La defensa del pueblo era más débil al norte. Era tan débil que básicamente le pedía al enemigo que atacara allí, con una franja de vallas rotas y un puñado de trampas. Era casi como si una guerra hubiera ocurrido aquí en el pasado, y las únicas defensas que estaban viendo ahora son los restos de esa guerra.

La defensa era más débil hacia el norte, entonces era natural que la mayoría de los soldados fueran colocados allí.

(Los monstruos enemigos son inteligentes.)

Justo como Gowen le había aconsejado, Yuan no veía a los monstruos como un puñado típico. En su lugar, trató esta batalla como si estuviera luchando contra un astuto general humano.

El norte en gran parte indefenso, el oeste fortificado, el sur débilmente defendido y el más cercano al territorio humano, el este.

El enemigo seguramente atacaría de noche. Los soldados fueron bien informados sobre eso. Y lo más probable es que el enemigo viniera del sur.

Este pueblo solía ser su hogar. No hay forma de que no sepan de sus debilidades. Es por eso que Yuan decidió encender la mayoría de las fogatas en el sur junto con un respetable número de lanceros, especialmente la élite. Y con grandes escudos alineados en el suelo, había más que suficiente defensa si el enemigo decidía atacar allí.

En cuanto al Oeste, quedaban muchas defensas, así que Yuan decidió dejar a los aventureros y a los heridos allí.

Al final, toda esta batalla era una cuestión de probabilidad. Un juego de a conjeturas, por así decirlo, de donde el enemigo probablemente atacaría.

Yuan podría tener 300 soldados bajo su mando, pero con los soldados durmiendo por turnos, sólo podía asignar 150 de los 300 que tenía. Además, había que defender cuatro direcciones. Si lo propagara uniformemente, acabaría asignando 40 soldados en el frente y en la parte de atrás, haciendo probable que el enemigo pudiera llegar al cuartel general, donde Gowen descansaba.

Yuan era alguien cuyo estatus no le permitía llegar a la posición que tenía hoy. La deuda que tenía con Gowen había superado la mera gratitud o respeto, así que quiso superar esta dura prueba esta noche y devolverle el favor que recibe regularmente de Gowen.

"¡Ataque enemigo en el sur!"

"¡Han llegado! ¡No se asusten! ¡Concéntrense en defender!"

Yuan se dirigió al sur tan pronto como supo que el enemigo estaba atacando allí para tomar el mando.

Los soldados al oeste estaban en su mayoría heridos y no podían ser trasladados. El norte no podía quedar desatendido para que no fuera demasiado fácil de atacar, así que…

"¡Despierta a los soldados! ¡Que los soldados estacionados en el este se muevan al sur! ¡Les llevaremos la batalla a ellos!"

Aún tenían la ventaja.

Todavía podrían acabar con los goblins.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Las hogueras se están desplazando. Parece que Gilmi hizo bien su trabajo. Observé como los soldados se movían hacia el sur para defenderse, entonces llamé a mis subordinados detrás de mí.

"¡Nos vamos! ¡Eliminen al enemigo!"

Dejé mi gran espada rota al viejo goblin. Lo que estoy usando ahora es la misma espada larga que los humanos usan. Está en buenas condiciones, pero la falta de peso hace que sea difícil acostumbrarse. Realmente necesito una gran espada.

"¡GURUuuoOOOAaa!"

Grité con mi Aullido Devorador del Mundo, haciendo que los humanos se acobardaran, mientras la moral de los goblins se disparaba. Pero eso no es todo, este aullido es también una señal, una señal para que Rashka de Gaidga haga su jugada.

El sur parecía fácil de atacar, así que intencionalmente lo usamos para desviar su atención.

El norte está indefenso por defecto, así que el enemigo obviamente enfocaría a sus soldados allí, dejando sólo el este y el sur.

Podríamos atacar el sur, pero tendríamos demasiadas bajas. Más importante aún, este ataque es un ataque sorpresa. Lo que necesitábamos para lastimar no era el cuerpo sino la mente.

Debemos mantener nuestras pérdidas al mínimo, mientras maximizamos el daño causado. Si atacamos desde el este, existe la posibilidad de que la caballería nos tome por detrás, pero no será un problema si nos vamos antes de que lleguen.

Y así, justo así, atacamos desde el este.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Cuando Yuan llegó a la parte sur del pueblo, las flechas de los goblins lanzadas desde el bosque fueron fácilmente bloqueadas por los escudos de los lanceros.

"No salen a pelear en absoluto." 

Dijo un oficial al mando. Yuan suspiró aliviado cuando escuchó eso. Mejor aún si no vienen, pensó.

"¡No bajen la guardia!" 

Dijo Yuan como para reprender la cobardía que brotaba de su interior. Luego forzó los ojos mientras miraba hacia el bosque.

Fue entonces cuando un soldado de repente gritó.

"¡El enemigo está atacando desde el este!"

"¿¡Qué!?"

Los ojos de Yuan se abrieron de par en par con asombro. Al mismo tiempo, apretó los dientes.

"¡Maldita sea, nos han engañado! ¡Tercer pelotón, regresen a su puesto al este!" 

Yuan ordenó a los refuerzos que originalmente estaban estacionados en el este.

"¡Está bien! ¡Aún podemos recuperarnos!" 

Dijo Yuan para animar a sus vacilantes hombres mientras miraba una vez más a la oscuridad del bosque, pero luego llegó otro informe: ¡El enemigo está atacando desde el oeste!

"Eso no es bueno… Sólo hay soldados heridos estacionados en el oeste… ¿Es esto una distracción?" 

Yuan empezó a sospechar, pero las flechas del bosque nunca se detuvieron.

"¡Que los soldados que acaban de despertar se dirijan al oeste!"

Cuando Yuan se dio cuenta de que se había quedado atrás, un sentimiento de vergüenza lo invadió. Un monstruo lo había superado. Entonces el fuego apareció del este.

"Eso es realmente malo. ¡Trajeron fuego también! Que alguien envíe una escolta para el Maestro Go..."

"¡GURUuUuUoOOaAAaA!"

Justo cuando Yuan estaba a punto de dar la orden, un aullido resonó repentinamente, haciendo que su cuerpo se endureciera. Esa voz no pertenecía a nadie más que al rey goblin que atacó antes.

Esa cosa tenía que ser detenida. El miedo manchó los pensamientos de Yuan, y ordenó precipitadamente.

"¡Segundo Pelotón, Quinto Pelotón! Subyuguen al rey enemigo. ¡Vamos! ¡Sexto Pelotón protege este lugar con tu vida!"

Desenvainando su propia espada, Yuan lideró a los soldados.

"¿¡Qué!?"

Pero entonces apareció una rabiosa bestia enloquecida a la vista.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                   Capitulo siguiente

Busqueda por fecha

Registrate