Novelas ligeras en español

jueves, 17 de enero de 2019

Summoned Slaughterer capitulo 63

La información de que Hifumi invadió Horant ha sido llevada no al rey sino a Belldore. Para que eso sucediera, Yugu realizo algunas maniobras dentro del castillo. Pero eso es algo que Belldore no sabe.

"¿Dices que entraron en nuestro país?" (Yugu)

"Al parecer aniquilaron a nuestros guardias fronterizos." (Mensajero)

Yugu, que escucho el informe que le dieron a Belldore, suspiró.

"Sin embargo, si se trata de un pequeño grupo de 10 personas, será fácil aplastarlos antes de que logren llegar a la capital." (Belldore)

Al escuchar las palabras de Belldore, el soldado, que vino a informar, comentó tímidamente:

"Esto... ya han atravesado dos ciudades. Se cree que llegaran a la capital en pocos días..." (Mensajero)

Belldore, poniéndose de pie de repente, arrojó al piso la taza de sake de porcelana que tenía en su mano.

"¿Por qué no fuimos informados de esto antes?" (Belldore)

El soldado, que fue completamente intimidado, se arrodilló mientras temblaba.

"Por favor, cálmese, Belldore-sama... Esta podría ser una buena oportunidad." (Yugu)

"¿Qué quieres decir?" (Belldore)

Yugu hizo que el soldado se retirara y bajó la voz para que otros no pudieran escucharlo.

"Haremos que las cosas vayan de esta forma..." (Yugu)

Yugu susurro el plan en los oídos de Belldore. Se trataba de un método para alcanzar de una manera espectacular y honorable la corona. Aunque Belldore se reía ampliamente, sintió una repentina duda.

"Sin embargo, el entorno del rey está custodiado por los soldados de la Guardia Imperial. No parecen ser soldados que pueda traer a mi lado. ¿No sería imposible avanzar en el plan sin tener esos peones?"(Belldore)

"¿Está bromeando? Hemos preparado al ejército privado más fuerte… ¿Cree que no lo son?" (Yugu)

"...¿Quieres usar eso, eh?" (Belldore)

"Es la oportunidad perfecta. Demostraremos a las personas la fortaleza de su nuevo rey." (Yugu)

Belldore aun dudaba.

El ejército privado de Belldore, que menciono Yugu, son soldados solo de nombre ya que se trata de cuerpos experimentales, pero, aunque están en condiciones de ser controlados, han pasado repetidamente por varios experimentos de implantación de herramientas, medicamentos y otras cosas.

De ninguna forma se puede mostrar sus caras y figuras en público, ya que de su apariencia no pude decirse nada más que "de alguna manera son capaces de mantener una forma humana."

"No hay necesidad de preocuparse. El combate solo será dentro del castillo. En el momento en que debamos mostrarlos al público, todo su cuerpo estará completamente cubierto con armaduras." (Yugu)

"Uh huh..." (Belldore)

"Por favor, déjeme los arreglos, incluyendo los de este asunto." (Yugu)

Belldore pensó por un momento mientras Yugu hacía una elegante reverencia, pero ningún otro buen plan se le vino a la mente.

"Muy bien, seguiremos tu plan." (Belldore)

"Por favor, déjemelo a mí." (Yugu)

Yugu, que levantó su rostro, se rio mientras tocaba su bigote.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El silencio se había extendido en toda la audiencia.

Frente a la princesa, que está de pie al lado del trono, el Capitán Lotomago del Tercer cuerpo de caballeros y el Primer Ministro Adel, estaban arrodillados. En ambos lados de la sala, los guardias estaban alineados en una fila. Todos tenían miradas graves. La expresión de todos excepto la de la princesa era oscura. No estaban de luto por el príncipe. Sino que era en consideración de la princesa que se le había dicho acerca de la muerte de su hermano.

En realidad, no había nadie más que Imeraria que llorara por el príncipe.

"...¿Después de todo, mi hermano ha sido asesinado por Hifumi...?" (Imeraria)

"No... hemos recibido el informe de que el príncipe fue asesinado por alguien llamado Origa, la cual es la asistente del Conde Touno." (Lotomago)

Fue Lotomago el que negó la sospecha de Imeraria.

Él, que había recibido tardíamente el informe de la muerte del príncipe le dio la información a la princesa, sin tomar en cuenta la presión que Adel le estaba ejerciendo. Adel, que de mal humor estaba junto a él, intentaba apoyar a Imeraria.

"Fue Origa-san..." (Adel)

Imeraria recordó que Origa era la que siempre estaba al lado de Hifumi, y que era una mujer de rostro adorable y ojos que ocultaban una gran ambición, aunque tenía la misma edad que ella.

Imeraria, que estaba a punto de perder su fuerza debido a las palabras de Lotomago que contaban las circunstancias de ese momento, fortaleció frenéticamente sus pies para poder mantenerse de pie.

Lo que le sucedió a mi hermano menor no fue más que su culpa. Seguramente fue al campo de batalla pensando divertirse, después de que fuera manipulado por su entorno. Aunque todavía era un niño que no sabía nada sobre la guerra, se obsesiono por engañar y ser atendido por mujeres.

Sin importar como fue, Imeraria no sentía rencor contra Origa. Una vez que escuchó las circunstancias supo que era obvio que su hermano menor no tenía lo necesario para ser rey. Ella pensó que él solo había cosechado lo que sembró.

Sin embargo, al final ellos eran lo que quedaba de la realeza. Y a pesar de los grandes esfuerzos que hizo para protegerlo, terminó perdiendo fácilmente a su hermano pequeño y su esperanza.

Imeraria apenas se mantiene en su lugar debido a su responsabilidad como realeza.

"...¿Hay alguien más que haya visto la escena?" (Imeraria)

"¡Ah! Exceptuando al caballero que me lo informó, hay alguien más del Segundo cuerpo de caballeros, que regresó hoy." (Lotomago)

Lotomago, obteniendo el permiso de Imeraria, hizo que el caballero que esperaba ingresara a la sala de audiencias.

Fue Vaiya, quien entró mientras sostenía su casco bajo su brazo. Deteniéndose un poco detrás de Lotomago y Adel, él se arrodillo silenciosamente e inclinó la cabeza.

"Te permito hablar libremente. Cuéntanos todo lo que viste." (Imeraria)

"¡Entendido!" (Vaiya)

Habiéndosele permitido levantarse para que todos pudieran escucharlo claramente, Vaiya explicó en detalle qué sucedió para que la situación resultara de esa forma y en qué tipo de situación habían estado el Segundo cuerpo de caballeros, el Primer cuerpo de caballeros, Hifumi y Biron, mientras se aseguraba cuidadosamente de no hacer contacto visual con la princesa.

Todos los que estaban en la audiencia, escucharon atentamente el informe sin intentar interrumpirlo.

Incluso más que la aniquilación despiadada de la facción del príncipe, Imeraria se quedó sin palabras al escuchar sobre la mejora de los soldados de Horant con respecto a los de los experimentos realizados por Vichy.

Además, Vaiya informó que una parte del ejército territorial de Fukaroru, que iba de regreso al territorio, estaba acompañada por los ex soldados rescatados de Horant y que actualmente estos estaban descansando en los cobertizos que tomaron prestados de la capital.

"Y, ¿Qué paso con Hifumi-sama y la fuerza principal del ejército territorial de Fukaroru?" (Imeraria)

"El conde Touno y una parte de los soldados han ido a invadir el territorio de Horant. Después de haber aniquilado por completo a los guardias fronterizos del enemigo, se dirigieron a la capital de su nación. La fuerza principal fue tras el conde Touno un día después." (Vaiya)

Imeraria estaba en los límites de su comprensión debido a las palabras de Vaiya.

"Aunque ni siquiera hemos tenido conversaciones de paz con Vichy todavía... Pero probablemente sea inútil intentar detenerlo." (Imeraria)

"En cualquier caso." Imeraria miró a Vaiya parada frente a ella.

"Eres un caballero perteneciente al Segundo cuerpo de caballeros, ¿cierto? Pensé que ustedes apoyaban a mi hermano menor. ¿Si es así, por qué estás del lado del Capitán Lotomago del Tercer cuerpo de caballeros?" (Imeraria)

"¡Ah! Solo soy un caballero. Hasta ahora seguí las políticas de mi capitán, pero quiero mantenerme alejado de cosas como tratos políticos y facciones. Sin embargo, debido a nuestro fracaso, esta vez solo hay unos pocos sobrevivientes del Segundo cuerpo de caballeros. Y como era una situación sobre la cual no podíamos hacer nada y ni teníamos ninguna autoridad, consulté acerca de nuestro futuro con el capitán del Tercer cuerpo de caballeros." (Vaiya)

Lotomago, que entendió completamente las circunstancias, acepto cuidar del Segundo cuerpo de caballeros y aparentemente le ordenó que se lo informara a Imeraria.

"Ya veo... Entendido. A partir de este momento, el Segundo cuerpo de caballeros quedara disuelto. Y desde ahora, el Tercer cuerpo de caballeros será el único Cuerpo de caballeros de Orsongrande. Le encargare las demás acciones al capitán Lotomago." (Imeraria)

Lotomago respondió cuando Imeraria le preguntó si estaba bien.

"Con el debido respeto... no me opondré y aceptaré gustosamente servir como capitán del Cuerpo de caballeros unificados, sin embargo, creo que usted es demasiado generosa otorgándome este puesto, especialmente en lo que respecta a la unificación de los Cuerpos de caballeros." (Lotomago)

"Sin embargo." Lotomago levantó la cabeza.

"No es deseable que nadie, excepto Imeraria-sama, unifique el núcleo de las fuerzas militares del país. Suponiendo que la guardia imperial sea la única organización aparte del Cuerpo de caballeros, creo, en mi humilde opinión, que lo mejor sería que Imeraria-sama tomara el mando." (Lotomago.)

El primer ministro también expresó su aprobación hacia la recomendación de Lotomago. Si Lotomago hubiera permanecido en silencio, habría ascendido a la posición más alta con respecto a los asuntos militares nacionales, por lo que los caballeros circundantes intercambiaron miradas entre ellos.

"Entendido. Aprecio mucho el buen sentido y juicio de Lotomago. Y para la recién organizada Guardia Imperial... ¿Quieres nominar a alguien?" (Imeraria)

"¡Si! Aunque es joven, es un caballero que posee un experto juicio. Yo nomino a Sabnak. Y como su consejero y vice capitán, a Vaiya aquí presente." (Lotomago)

Debido a las palabras de Lotomago, Vaiya, quien se había arrodillado de nuevo, levantó la cabeza naturalmente. Era la primera vez que había escuchado acerca de ser recomendado.

"Déjame saber el motivo." (Imeraria)

"Sabnak es un conocido del conde Touno. Él ha recibido la influencia del Conde de una buena manera. De cualquier manera, creo que él también puede manejar las cosas de manera flexible. Incluso tiene tal grado de capacidad administrativa que el mismo conde Touno le pidió ayuda para la administración de su territorio. No tiene la experiencia suficiente, pero eso no es ningún problema para empezar." (Lotomago)

Después de haber dicho todo eso, Lotomago miro a Vaiya con una mirada fugaz.

"Incluso Vaiya reunió a los soldados ya dispersos y regresó con vida aun cuando su Cuerpo de caballeros fue devastado. También ha experimentado combate real y parece ser capaz de usar su ingenio con rapidez. Él incluso tiene la capacidad de mantener una relación de apoyo con el Conde Touno. ¿No es él una persona capaz y valiosa que se separó del Cuerpo de caballeros al que pertenecía? Además, me trajo sugerencias sobre cómo aumentar la fuerza de los soldados de este país gracias a sus nuevos descubrimientos." (Lotomago)

"¿Sugerencias, cuáles?" (Imeraria)

Lotomago se sintió aliviado por el interés de Imeraria.

Es muy probable que los frentes de batalla en las cercanías del país se extiendan de ahora en adelante. Me habría preocupado si ella no fuera sensible a las sugerencias que afecten a la defensa nacional.

"Sí. Se trata del entrenamiento de los soldados territoriales de Fukaroru llevado a cabo de acuerdo con la guía del Conde Touno..." (Lotomago)

El establecimiento del Cuerpo de caballeros imperial (Guardia imperial), siguiendo las ideas de Lotomago y Vaiya, fue reconocido el mismo día.

Vaiya sería el capitán en funciones de la guardia Imperial hasta que Sabnak regresara de Münster.

Vaiya, quien estaba listo para ser expulsado del Cuerpo de caballeros, se puso nervioso debido a que repentinamente le fue asignado un puesto importante, pero Sabnak, al enterarse de su nombramiento como capitán de la Guardia Imperial en un documento oficial que fue entregado por un mensajero, estaba confundido mientras leía el documento que le fue entregado a través de Biron, dejando salir un grito silencioso.

Llegando incluso a pensar que se trataba de una cruel broma, no salió de su habitación por un tiempo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"Oh, he encontrado algunos magos." (Hifumi)

Hifumi, quien avanzaba por la carretera de Horant de muy buen humor, se rio cuando vio a varias personas con túnicas mezcladas entre el grupo que se acercaba desde el frente.

Dentro del grupo, el cual es una unidad militar con aproximadamente 30 miembros, incluyendo a los soldados, hay 5 personas con la apariencia de magos. Estos estaban ubicados convenientemente en medio de los soldados.

Debido a que Hifumi se seguía acercando, los soldados, listos para el combate, le dijeron que se detuviera.

Pero Hifumi no hizo más que ignorarlos. Mientras tanto el grupo de Origa lo estaba esperando un poco más atrás de su posición, poniendo cuidado a posibles emboscadas en las proximidades, este comportamiento era debido a la orden de Hifumi.

"¿Supongo que ustedes son magos? Quiero preguntarles acerca de las instituciones de la capital." (Hifumi)

Los magos miraron al hombre, que de repente apareció frente a ellos, con miradas malhumoradas.

"¡Bastardo! ¡Somos una unidad especial bajo el mando directo de Yugu-sama!" (Soldado A)

El soldado que fue ignorado se acercó para amenazar a Hifumi.

"Eres molesto." (Hifumi)

La mano izquierda de Hifumi golpeó la cara del soldado, que se puso frente a él, con una bofetada. Pero, aunque nadie fue capaz de verlo, con ese ataque Hifumi apuñalo uno de los ojos del soldado con su dedo índice.

"Ugigi..." (Soldado A)

Ignorando de nuevo al soldado, que se agachó y sostuvo su rostro debido al repentino dolor, Hifumi se giró hacia los magos.

"La institución a cargo de investigar herramientas mágicas probablemente esté cerca del castillo, ¿verdad? Díganme la ubicación." (Hifumi)

"¿Qui-Quién te crees que eres…?" (Mago A)

El mago, desconcertado por el comportamiento de poca indulgencia de Hifumi, apenas pudo pronunciar esas palabras.

"Ah, todavía no me he presentado." (Hifumi)

"Lo siento, fue mi culpa." Hifumi se burló.

"Soy un conde de Orsongrande, mi nombre es Hifumi." (Hifumi)

"Entonces, ¿Cuál es la ubicación?"

Los soldados tomaron una breve distancia de Hifumi, quien repitió su pregunta. Mientras los soldados sacaban sus armas a toda prisa, Hifumi demostró su descontento.

"¡De qué se trata esto! Aunque comencé una conversación pacífica, obtengo este tratamiento." (Hifumi)

Cuando los miro de nuevo, los magos tomaron sus dagas y comenzaron a cantar algo. Incluso el soldado, que sostenía su rostro por el dolor, se levantó y desenvainó su espada furiosamente con su ojo izquierdo profundamente rojo.

Al confirmar que había sido rodeado, Hifumi dio un gran paso.

"Gue." (Mago)

Un mago fue lanzado al aire con una patada frontal en el estómago, separándose del grupo. Después de rebotar dos veces en el suelo, el mago se desmayó quedando completamente quieto.

"Está bien si solo él queda." (Hifumi)

Mientras decía eso, Hifumi saco un sansetsukon de su almacenamiento.

"Bien, hagámoslo." (Hifumi)

"¡No te burles de nosotros!" (Soldado A)

Cuando Hifumi evitó al soldado que se acercaba con un ligero movimiento de su cuerpo, los magos lanzaron hechizos de fuego y viento. Los soldados evitaron hábilmente los ataques de los magos, demostrando su considerable cooperación.

"Ven aquí ho." (Hifumi)

Hifumi, acercándose rápidamente al hombre que venía atacando con su espada, lo agarró del cuello y cambió de lugar con él.

"¡Ugiyaaaa!" (Soldado A)

El hombre, herido por las hojas de viento y con su cuerpo cubierto de llamas, rodó por un momento, pero luego dejó de moverse.

"Apesta." (Hifumi)

Frunciendo el ceño debido al hedor de la carne quemada, Hifumi fue atacado por soldados uno tras otro.

Aunque eran bastante expertos en sus métodos de ataque cambiando las vanguardias, Hifumi encontró el defecto de su formación. Acercándose a la persona que intentaba retirarse, Hifumi le apuñalo la garganta con la punta de su bastón, matándolo en él acto.

Cuando ese soldado fue arrojado entre los demás soldados, el caos se extendió por un instante.

"Al parecer han estado practicando con oponentes que no sé mueven. Pero los seres vivos son diferentes de los muñecos de madera." (Hifumi)

Puede ser una buena opción si el objetivo esta escoltando a alguien o es un grupo, ya que pueden hacer que el oponente se agote cambiando los atacantes en un intervalo fijo, pero es diferente si se trata de un grupo pequeño o aun mas si es uno solo, ya que el oponente no tiene nada que le impida dejar de moverse.

Cuando Hifumi entro por completo en el grupo de soldados preparados para balancear sus espadas, antes de que alguien lo notara guardo el incomodo sansetsukon, y tomo un suntetsu en su mano derecha.

"Están demasiado cerca como para poder balancear sus espadas largas~" (Hifumi)

Hifumi enterró y apuñalo el suntetsu en los globos oculares, cabezas, y cienes, produciendo masivamente cadáveres y soldados heridos.

"Ocasionalmente, este tipo de combate cuerpo a cuerpo es divertido." (Hifumi)

Después de guardar el suntetsu, Hifumi se rio alegremente mientras sostenía con un agarre inverso un kodachi, el cual no había sido producido en ese mundo.

Cortando suavemente a través de la arteria carótida, apuñalo a un oponente diferente mientras se deslizaba evitando el chorro de sangre.

Luego, agarrando el cuello del soldado mas próximo, lo atrae cerca de él y desliza la hoja del kodachi en la exila, ya que ahí no hay armadura. Hifumi no le puso atención a todos los enemigos que intentaban escapar silenciosamente después de que la carretera había sido llenada de sangre.

Como uno de los soldados que se retiraban trato de rescatar al mago, que había sido tirado al suelo al inicio de la pelea, Hifumi le lanzo una pequeña pieza de hierro que impacto en la parte posterior de su cuello.

"Tengo asuntos con ese tipo. Eviten llevárselo." (Hifumi)

En el momento en que Hifumi dijo eso, más de la mitad de los soldados de Horant habían caído. Los otros soldados, notando había algunos tratando de escapar, entendieron la situación y se alejaron de Hifumi.

"Tsk..." (Soldado)

Una persona de los que se retiraban hizo un ruido con su lengua.

"Desde el principio ustedes no tenían intención de pelear. Tu reacción fue como si ya conocieras mí apariencia." (Hifumi)

Cuando Hifumi dijo eso, algunos soldados dejaron salir un gemido.

"Un objetivo, ¿eh? Parece que será necesario escuchar la historia que este tipo tiene que contar, ¿cierto?" (Hifumi)

Girando el kodachi para tomar un agarre por encima de la cabeza, Hifumi sostuvo las cuchillas tomando una postura con una pierna doblada al frente y la otra extendida hacia atrás. Y manteniendo una piedra en la mano izquierda, jugaba con ella con sus dedos.

"Bueno, entonces, ¿quieres intentar escapar? ¿O quieres probar si puedes ganar? No permitiré más opciones que esas dos." Hifumi dijo mientras balanceaba el kodachi.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                         

miércoles, 16 de enero de 2019

Summoned Slaughterer capitulo 62

"Magníficos resultados." (Kaimu)

Cuando escucho lo que dijo Kaimu, que era una persona que rara vez sonreía, Doelgar se sorprendió en la sala de estudio.

"Hee, ¿Ojou-san es excelente?" (Doelgar)

"Así es. Ella inclino su cabeza hacia Burokura, pidiéndole que le enseñara. Muy diferente a ti que de alguna manera lograste pasar." (Kaimu)

"Cállate." (Doelgar)

Los dos estaban conversando frente al escritorio en donde Phyrinion está sentada.

"Estoy agotada... Es la primera vez en mi vida que he estudiado tanto." (Phyrinion)

"Buen trabajo. Ojou-sama, tome, por favor." (Kurinora)

Phyrinion, recibiendo la taza de té que desprendía un cálido vapor, que Kurinora le había dado, mostro una dulce sonrisa al tomar un solo sorbo.

"Qué dulcemente delicioso... gracias, Kurinora." (Phyrinion)

El té negro endulzado con miel ha sido la bebida favorita de Phyrinion desde que era niña. Dado que la miel de buena calidad es muy cara, Kurinora solo lo hace en ocasiones especiales.

El dulce aroma que hace cosquillas en la nariz y el débil sabor amargo son capaces de sanar su mente cansada.

Pero en ese momento Kaimu la llamó y terminó de calificarla.

"He confirmado que completaste sin problemas los deberes que se te fueron asignados de parte del Señor Feudal-sama. De acuerdo con sus órdenes, a Phyrinion-sama se le dará la bienvenida como la nueva gobernadora prefectural y poseerá la misma autoridad y rango que el representante del Señor feudal." (Kaimu)

Kaimu se inclinó diciendo "Por favor, trátame bien." provocando que Phyrinion se pusiera de pie apresuradamente.

"¡U-Un momento! Solo me enviaron para ayudar con la administración del territorio. ¿¡Nadie me dijo nada acerca de convertirme en un gobernador prefectural o en un representante del señor feudal!?"(Phyrinion)

"¿Es así? Bueno, entonces le hemos informado sobre ello en este momento." (Kaimu)

Phyrinion entro en pánico mientras Kaimu intentaba continuar suavemente con la conversación.

"Es una broma, ¿no? ¡Si hubiera sabido que se me encomendaría una tarea tan importante, me habría preparado más diligentemente!" (Phyrinion)

"Sin mencionar que se trata de una tarea tan importante como ser el representante del Señor feudal." Phyrinion se sentó en la silla sintiéndose mareada.

"El trabajo y tal es siempre algo repentino. Nosotros, inmediatamente después de caer al estado de ser esclavos, nos cambiamos a las piezas de ajedrez del señor feudal en un abrir y cerrar de ojos mientras recibíamos educación y experiencia práctica por unos pocos días." (Kaimu)

"No considero que sea algo por lo que lamentarse." Kaimu se calló de repente cuando pensó sobre su propia situación. Llegado a ese punto, cambio de tema.

"En cualquier caso, actualmente la única persona que posee un rango de nobleza en este territorio es Phyrinion-sama. Y como también es un pedido del Señor Feudal-sama, acéptelo por favor." (Kaimu)

Phyrinion inclino lentamente la cabeza hacia Kaimu, quien la estaba mirando directamente con sus ojos grises.

"No se puede hacer nada." (Phyrinion)

Phyrinion, poniéndose de pie, se arregló su cabello verde.

"Phyrinion El Amazerto asumirá el deber de ser el gobernador prefectural de este lugar a partir de ahora... Saludos, Kaimu-san, Doelgar-san." (Phyrinion)

Phyrinion estrecho sus manos por turnos, Kaimu lo hizo con su habitual rostro inexpresivo mientras Doelgar sonreía sinceramente mientras respondía que estaba deseando que llegara. En ese momento, el esclavo oficial civil, Burokura, llegó corriendo.

"Kaimu-san, ha llegado una carta de Minoson-san pidiendo apoyo en su independencia y separación de Vichy..." (Burokura)

Al escuchar las palabras de Burokura, Kaimu leyó rápidamente la carta y se la entregó a Phyrinion sin dudarlo.

"Tienes trabajo inmediatamente, representante del señor feudal. Cuando una parte de la nación enemiga se separó, decidieron enviar una carta sin preocuparse por las apariencias para hacernos llegar su deseo de ayuda." (Kaimu)

Cuando Phyrinion leyó el documento, le temblaron las manos debido al repentino e inesperado problema.

"Bueno, entonces, ¿qué quieres hacer?" (Kaimu)

Y, sin embargo, Kaimu la presionó sin piedad para que tomara una decisión.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La principal ocupación del ejército territorial de Fukaroru era cazar con el objetivo de suministrar alimentos. No son solo fuerzas militares, sino también proveedores de los ingredientes utilizados por los miembros del personal para las comidas. Están haciendo grandes esfuerzos para preparar comidas de lujo con el escaso presupuesto de todos los días.

En realidad, ya que se habían enfrentado directamente con el enemigo, esto era básicamente entrenamiento diario para prepararse contra una invasión de Vichy.

Incluso cuando aumentaron el personal por medio del reclutamiento, estaban muy animados por la expedición, ya que había pasado un tiempo desde que tenían la oportunidad de luchar. Pero, ahora que llegaron hasta la frontera nacional, vieron cómo su líder, Hifumi, actuaba a su antojo mientras que los guardias fronterizos saqueaban las cosas de valor del enemigo como si fueran hienas.

Sin un reabastecimiento de soldados del lado de Horant, el área fronteriza se ha convertido en un territorio capturado por Orsongrande.

"Parece que esta vez tampoco pudo controlarse, ¿eh?" (Soldado)

Alyssa, quien escucho las palabras de los soldados, no pudo evitar sonreír amargamente por las habituales acciones de Hifumi.

A pesar de que los soldados les habían explicado a los guardias fronterizos, ellos no querían creer que esa chica fuera el comandante de las tropas territoriales. Pero cuando vieron que los soldados se movían rápidamente siguiendo las ordenes de Alyssa, comprendieron que ella estaba muy por encima de ser competente y la trataron con más cortesía que a su propio oficial superior.

"El conde Touno ha pasado por la frontera hace 3 días. Después de derrotar completamente al enemigo, partió con el objetivo de llegar a la capital de Horant." (Guardia fronterizo)

"Tres días, ¿eh...?" (Alyssa)

Parece que antes de que lleguemos a la capital, la mayor parte del asunto estará terminado, pensó Alyssa. Como Miyukare no la acompañaría esta vez, Hifumi le dijo: "Piensa bien las cosas y actúa de manera apropiada." Por lo que, de acuerdo con eso, ella consideró las cosas detenidamente.

"Sí... Entonces, ¿perseguimos a Hifumi? Puede haber algo con lo que podamos ayudar." (Alyssa)

"¡Entendido! ¡La escucharon todos!" (Soldado)

Con un "Sííí." las voces de los hombres corpulentos se escucharon fuertemente asustando a los guardias.

"Descansaremos aquí por hoy y partiremos por la mañana. Guardia-san, quiero tomar prestado un lugar para acampar, pero..." (Alyssa)

Mientras Alyssa suplicaba con sus ojos, al guardia no le quedó más remedio que aceptar ya que los soldados del territorio le estaban mirando intimidantemente desde su espalda.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Los ex soldados de Horant, que recuperaron su conciencia después de haber sido torturados con la finalidad de ser rescatados, estaban avanzando a lo largo de la carretera dirigiéndose a pie hacia Fukaroru.

Además de los soldados del ejército territorial de Fukaroru que iban como escolta, también los acompañaban los supervivientes del Segundo cuerpo de caballeros, que iban de regreso a la capital.
Por supuesto, Vaiya también era uno de ellos.

El viaje ha durado dos días. Sin pasar ningún problema, rápidamente todos ellos se pusieron en buenos términos, ya que el estado de ánimo era relajado. Eso era debido a que podían comer muchos alimentos que los soldados de Fukaroru cazaban, sin mencionar los granos que eran transportados en los carros.

"Entonces, ¿Antes vivías en la capital?" (Vaiya)

"Sí, yo era un soldado de la capital, pero después de enterarme que era posible unirme a un nuevo ejército territorial, me ofrecí como voluntario ya que de todos modos no tengo familia." (Soldado)

Para escuchar atentamente la historia, Vaiya sujeto la rienda de su caballo y camino junto al soldado. El soldado estaba agradecido de que un caballero desmontara de su caballo solo para caminar junto a él. Era hasta el punto en que mostraba una sonrisa mientras hablaban sobre esto y aquello.

"Al principio estaba ansioso ya que era el territorio de un noble en ascenso, que no conocía antes, pero después de observar las condiciones del territorio, me sorprendió que fuera un señor feudal tan capaz, que trataba a la población de una manera despreocupada e imparcial y que incluso nos trataba a nosotros, soldados comunes, normalmente." (Soldado)

"Pero, por otro lado, el entrenamiento es bastante duro y hay varias cosas que aun no entiendo." Vaiya estaba escuchando las quejas del soldado.

"¿Podrías darme un ejemplo de las cosas que no entiendes?" (Vaiya)

"Veamos..." (Soldado)

Al escuchar la historia del soldado, Vaiya quedo impactado.

Ellos, los soldados territoriales de Fukaroru, entrenan usando varias situaciones imaginarias como batallas grupales, peleas uno a muchos, peleas uno a uno y utilizando tres tipos de armas, espada, lanza y arco. Además, llevan a cabo prácticas de despliegue con unidades pequeñas y cuerpos de ejército con el objetivo de aprender cómo moverse y en qué momento. Preparando incluso varios patrones para diferentes entornos, como el bosque, el centro de la ciudad, edificios y praderas, y cómo implementar los lanzadores de lanza en esas localizaciones.

Además, en la conversación también se mencionó la palabra desconocida "práctica de estilo" haciendo referencia a los métodos de entrenamiento de espada y lanza. Después de realizar algunas preguntas en medio de la emoción, Vaiya entendió que ellos practicaban repetidamente los diferentes patrones para cambiar de armas realizando movimientos coordinados grupales.

"Ya veo..." (Vaiya)

El entrenamiento de los caballeros no era nada más que luchar uno a uno para aumentar las habilidades en el manejo de la espada y la lanza, lo normal era solamente repetir movimientos de balanceo para el autoaprendizaje.

Para los soldados también era lo mismo. Su entrenamiento solo consistía en aprender a reaccionar rápidamente a señales y gritos.

El régimen de entrenamiento del ejército territorial de Fukaroru ha avanzado uno o dos pasos por delante del de la capital o de otros ejércitos territoriales, pensó Vaiya.

Si recuerdo correctamente, anoche después de que terminaron de instalar el campamento, los soldados territoriales de Fukaroru, estaban sosteniendo sus espadas por turnos, repitiendo movimientos que hacían parecer que se enfrentaban a algo. Supongo que eso era practica de estilo.

"Quisiera pedirles algo, pero..." (Vaiya)

Aunque estaba sorprendido por las repentinas palabras, el soldado le mostro una amable sonrisa.

"Me preguntaba si es posible para mí participar en su entrenamiento." (Vaiya)

Vaiya pensó que, si aprendía los métodos de entrenamiento de los soldados territoriales de Fukaroru, podría ayudar mucho al desarrollo de Orsongrande.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"Entonces, quiero esto y esto. Y también eso. Vamos, ustedes también tienen que comer adecuadamente. Nuestro destino todavía está muy lejos." (Hifumi)

Siguiendo las palabras de Hifumi, Origa pidió verduras hervidas y sopa. Luego los soldados territoriales ordenaron carne y pan.

Mientras el camarero del restaurante escuchaba las órdenes, tenía una cara pálida y mostraba una sonrisa forzada. Después de recibirlas, se fue rápidamente a la cocina, ya que no había otros clientes además de ellos.

Hifumi, quien se metió tranquilamente a la ciudad después de matar a los guardias, entró a su restaurante por casualidad y pidió que lo atendieran. El asunto ya se había extendido por toda la ciudad. Muchas tiendas y edificios residenciales habían cerrado fuertemente sus puertas y la gente había desaparecido de las calles.

Aun así, Hifumi logro ingresar a este restaurante, que tuvo la mala suerte de tener que esperar que sus clientes pagaran y salieran corriendo a toda prisa, por lo que no tuvo tiempo de cerrar. Y como no sabían qué pasaría si se negaban a atenderlos, el camarero y el cocinero prepararon las comidas y las sirvieron deseando que llenaran sus estómagos y se marcharan lo antes posible.

"Siento haberlo hecho esperar." (Camarero)

El camarero sirvió un plato tras otro sobre la mesa, pero Hifumi inclinó la cabeza hacia un lado.

"...¿De alguna manera no es esto muy poco?" (Hifumi)

Los platos son del mismo tamaño que los de otros países, pero la cantidad de alimentos en ellos era obviamente pequeña.

"Por favor, perdone esto. Aunque tenemos un racionamiento de alimentos adecuado para un restaurante, también existen límites…" (Camarero)

Aunque estaba asustado, con todo su esfuerzo el camarero reunió valor para explicarle los detalles a Hifumi, que había indicado que algo le molestaba.

"¿Racionamiento de alimentos? Entonces, ¿En esta ciudad no hay distribución y venta de ingredientes?" (Hifumi)

En ese instante, después de llevar un bocado de comida a su boca, Hifumi murmuro que esta no tenía un muy buen sabor.

"Estas regulaciones son impuestas en todo el país. Todos los bienes, como los comestibles, son entregados a los nobles una vez que son suministrados al territorio y se distribuyen a cada hogar." (Camarero)

Estando aún más asustado ya que se le había obligado a sentarse a la mesa, el camarero respondió a todas las preguntas que Hifumi le hacía, con el objetivo de recaudar información del país llamado Horant.

Debido a este sistema en que se raciona la ropa y comida, ellos han tenido que pedir préstamos a los nobles sin familias o a personas que tienen sus propios bienes personales. Por lo que una gran parte del dinero que ganan son quitados como impuestos para cubrir sus gastos de residencia.

"Al parecer no hay que preocuparse por no poder comer, pero tampoco tiene sentido esforzarse, ¿no es cierto?" (Origa)

Origa, que solía tener la peligrosa ocupación de aventurero, la cual tiene sus riesgos, pero proporciona adecuadas recompensas según sus esfuerzos, de alguna manera no podía entender ese sistema. Debido a ese sistema, no existe un gremio de aventureros en Horant. Aparentemente, la tarea de exterminar monstruos es asignada exclusivamente a los soldados empleados por los nobles.

"Bueno, los costos de la seguridad también están incluidos en los impuestos..." (Camarero)

Aunque no podía llamarlo un insulto, el camarero no pudo dejar de sentirse molesto por ello.

"Huuumph. ¿Y si te doy los ingredientes junto con el dinero?" (Hifumi)

Hifumi, poniéndose de pie de repente, sacó los ingredientes adecuados de su almacenamiento oscuro y los colocó sobre una mesa desocupada. Era una cantidad con la que se podía alimentar fácilmente a docenas de personas.

"E-Esto es..." (Camarero)

Palmeando el hombro del camarero conmocionado, Hifumi sonrió ampliamente.

"Para ser sincero, camarero, prepare mucho más con estos ingredientes adicionales. El sabor no está tan mal." (Hifumi)

"¡E-Entendido!" (Camarero)

Después de llamar rápidamente al cocinero, ambos llevaron los ingredientes a la cocina mientras mostraban sus agradecimientos. En poco tiempo más platos fueron llevados a la mesa. La cantidad y el sabor eran satisfactorios.

"Aunque el sabor cambia si es un país diferente, usted comió una cantidad considerable." (Camarero)

"Sí, estuvo muy delicioso." (Hifumi)

El camarero se inclinó con una sonrisa desde el fondo de su corazón esta vez debido a las palabras de Hifumi. Junto a él estaba el cocinero, que apareció desde la cocina para dar su agradecimiento por los ingredientes.

"Muy bien, ahora, ¿será suficiente?" (Hifumi)

Como Hifumi quería darles varias monedas de oro, el camarero se negó firmemente, ya que incluso habían recibido los ingredientes.

"Además, no podremos utilizar las monedas de oro de Orsongrande en este país..." (Camarero)

Debido a que el camarero dijo eso en tono de disculpa, Hifumi se rio del asunto.

"Si ese es el caso, estará bien si las escondes por un tiempo. Ya que este país muy pronto desaparecerá, las personas que se preocupan por asuntos tan triviales, como que las monedas de oro son diferentes, desaparecerán." (Hifumi)

"¿Ehh?" (Camarero)

El camarero, involuntariamente, dejo salir una voz extraña debido a que repentinamente se le había prometido un país en ruinas. Y se quedó viendo asombrado al grupo de Hifumi que se marchaba rápidamente.

Cuando dirigió su vista hacia el cocinero, él también estaba mirando en esa dirección.

"¿Esa persona dijo que el país pronto desaparecerá?" (Cocinero)

"Sí, definitivamente dijo eso." (Camarero)

La historia que escucharon de la gente de la ciudad decía que él era un atroz invasor que masacró a los guardias, pero con la conversación de hace un momento, su impresión de él había cambiado 180°.

Aunque sus últimas palabras fueron completamente las de un invasor. El cocinero llamó al confuso camarero y le dio una palmada en la espalda.

"No tiene sentido pensar en cosas que no comprendemos. Además, dejando eso de lado..." (Cocinero)

El cocinero señalo los ingredientes que dejó Hifumi.

"El restaurante ya está cerrado por hoy. Llenemos nuestros estómagos por primera vez en mucho tiempo." (Cocinero)

"...Sí, así es." (Camarero)

"¡Hay carne deliciosa y vegetales frescos!"

Mientras los dos discutían sobre el arte de cocinar, en poco tiempo se convirtió en un momento para disfrutar de la comida.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                               Capitulo siguiente

Summoned Slaughterer capitulo 61

Después de que la guardia fronteriza de Horant fue completamente destruida, la eliminación de los cadáveres dispersos por todas partes fue dejada a cargo de los guardias fronterizos de Orsongrande.

Aunque la persona responsable de los guardias dudaba de si podía cruzar la frontera sin permiso.

"Está bien, yo te estoy dando permiso. O, mejor dicho, este territorio ya es de Orsongrande." (Hifumi)

Después de convencerlo con esas palabras, Hifumi le dijo que estaba bien que hicieran lo que quisieran con los bienes de la casa de huéspedes y de los cadáveres de los enemigos. Al escuchar eso, los soldados se abalanzaron rápidamente hacia el otro lado de la frontera de Horant, tratando de llegar primero.

"...Que molestia." (Hifumi)

Expresando lo difícil que era tratar con ellos, Hifumi siguió avanzando. Sin prisa, y sin ir demasiado lento, él, Origa y los soldados de Fukaroru continuaron su camino sobre los vagones.

Como siempre el clima era cálido, pero casi no se podían ver comerciantes o viajeros avanzando en la carretera. Aunque de vez en cuando se podían encontrar granjeros labrando sus campos, como habría de esperar en cualquier lugar distante.

"Hay pocas personas." (Hifumi)

"Escuche de los soldados de Horant que los ciudadanos no pueden moverse libremente dentro del país, sin mencionar que la mayoría de la población está concentrada en la capital." (Origa)

Al parecer hay una gran diferencia en el tratamiento de la población con respecto al que se les da a los magos. En el país han adoptado una ideología en donde lo que más importa es la supremacía mágica. Si alguien desarrolla nuevos hechizos o herramientas mágicas, según la opinión de la realeza, se les asignara un puesto correspondiente a sus logros.

"Huuumph." (Hifumi)

Aunque las carreteras están siendo mantenidas hasta cierto punto, si se compara con Vichy y Orsongrande, hay varios lugares de ella en donde abundan las malas hierbas y las piedras, lo que demuestra que no han sido reparadas recientemente.

Continuaron avanzando hasta que cayó la noche, y luego establecieron el campamento en un lugar adecuado, pero ni una sola persona paso por la carretera en ese transcurso de tiempo.

Después de desayunar despreocupadamente, avanzaron una vez más por la carretera. Y justo antes del mediodía, fueron capaces de encontrar una ciudad.

"Es una ciudad." (Soldado)

"¿Qué haremos?" (Origa)

"Compraremos comida en algún local. Podemos matar a los soldados si estos interfieren." (Hifumi)

"Entendido." (Origa)

Los soldados, preparándose para la posible batalla, ataron sus espadas a sus cinturas aun cuando mostraban expresiones que indicaban duda, con respecto a si estaba bien hacer tal cosa. En ese tiempo, mientras la velocidad de los vagones descendía, se acercaron a la entrada de la ciudad la cual estaba siendo custodiada por algunos soldados.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La información de la invasión de Hifumi aún no ha llegado al castillo real de Horant. Es probable que la persona a cargo de la seguridad fronteriza haya pensado enviar a alguien para contactarlos, pero fue asesinado antes de poder hacerlo. Por lo tanto, nadie sabe sobre la situación actual de la frontera nacional.

El rey esperaba que el grupo de Hifumi y las fuerzas militares de Orsongrande invadieran la zona fronteriza, sin embargo, su nieto Belldore, no había predicho eso. Por esa razón, la orden de preparar las defensas que el rey le dio, para él, era como si le hubiera dicho "Compórtate y no hagas nada innecesario."

"¡Demonios! Ahora debería estarme preparando para la coronación, pero... ¡esos salvajes de Orsongrande! Y por si fuera poco..." (Belldore)

No había necesidad de ponerlo en palabras, pero su insatisfacción con el rey estaba aumentando constantemente.

Durante su largo reinado, mi padre, que era el príncipe, murió y mis tíos abandonaron la sucesión, para pasar el resto de sus vidas como altos ejecutivos de la política nacional. Nunca lo pusieron en palabras, pero ellos también están descontentos con su padre. Una sensación de incomodidad se está extendiendo a través del castillo debido al tiempo demasiado largo en que no ha habido ningún cambio en el personal del castillo real.

No ha habido ni un solo progreso sobresaliente en ingeniería mágica durante los últimos 10 años, y el rey tampoco ha tomado ninguna medida especial. Día tras día ha ido aumentando el pensamiento de que él tendría más éxito que su abuelo, el rey.

Belldore, que había regresado a la oficina de su laboratorio personal, se sentó en su silla y bebió el sake que había vertido en una taza de porcelana.

En ese momento, un hombre entró luego de tocar la puerta. Tenía una edad de aproximadamente 30 años, llevaba un bigote, que al parecer arreglaba cuidadosamente y vestía un frac de apariencia lujosa.

"Belldore-sama." (Yugu)

"...Yugu, ¿eh?" (Belldore)

El hombre llamado Yugu sirvió sake en la taza de Belldore y en una taza que había preparado para él mismo. Sin siquiera pedir permiso, Yugu hizo esto como si fuera la cosa más natural del mundo. Belldore tampoco dijo nada en particular. Durante los continuos años de mutua colaboración, esto ya se había convertido en una costumbre.

"¿Sucedió algo en su audiencia con el rey?" (Yugu)

"No tiene importancia... no, fue simplemente mi fracaso. La mitad de los soldados, que fueron equipados con el nuevo tipo de herramienta mágica, murieron. Y el resto fue capturado por Orsongrande." (Belldore)

"Dios mío..." (Yugu)

Yugu, saboreando un sorbo de sake, mostro una sonrisa complaciente debido al delicioso aroma.

"Es un sake excelente. Como se esperaba del nieto real. No, debería decir, como se esperaba del próximo rey." (Yugu)

"No te burles de mí. Además, este fracaso significa el aplazamiento de la sucesión de la corona." (Belldore)

Con un profundo suspiro, Belldore dirigió su vista a su copa de sake. Como resultado de sus sentimientos de frustración, ni siquiera sentía el sabor de lo que estaba bebiendo.

"¿Acaso no hay un método para tomar el trono de inmediato?" (Yugu)

"Qué tonterías estás diciendo... ¡Nunca! ¡Es una broma, no, ni siquiera puede ser considerado una broma!" (Belldore)

Yugu, que estaba siendo observado con la fuerte mirada de Belldore, se encogió de hombros sin sentirse intimidado.

"No es una broma. No son pocas las personas que desean que te sientes en el trono lo antes posible. La mayoría de los que trabajan en el castillo piensan de esa forma. Si quisieras, podrías reunir todos los colaboradores necesarios." (Yugu)

"Pero..." (Belldore)

"No digas cosas tan débiles. ¿Qué harás si no puedes superar las pruebas del rey y se te niega ascender al rango de emperador?" (Yugu)

Belldore fue atraído gradualmente por las palabras de Yugu de lenta y simplificada persuasión. Al recordar el carácter de su abuelo, que es el rey, las palabras de Yugu tuvieron aún más credibilidad para Belldore, que gimió al llegar al límite de sus pensamientos.

"¿Si robas la corona a la fuerza, no estarás demostrando que eres competente?" (Yugo)

El descontento que sentía por el rey se mezcló una vez más dominando su mente.

"...¿Cuál es ese método?" (Belldore)

Yugu se rio diciendo 『Magnífica resolución.』 como respuesta a la pregunta de Belldore

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"¡Bieeen! ¡Siéntense ordenadamente!"

Los ex soldados de Horant, que una vez más se reunieron en la plaza de Münster, recibieron una buena comida sin sufrir abusos. Por lo que después de tomar un descanso, todos se volvieron muy animados.

Sus pensamientos siguen siendo bastante inseguros, pero aun así se están animando unos a otros al haber podido ver esperanzas de supervivencia. Y ahora, frente a ellos estaba una chica aún más joven que la que les dio el discurso del otro día.

"¡Soy la directora militar del ejército territorial de Fukaroru, Alyssa! ¡Saludos!" (Alyssa)

"¿D-Directora militar...?" (Soldado)

Cuando alguien demostró sus sentimientos de desconfianza, los soldados de Fukaroru, alineados a ambos lados de Alyssa, lo fulminaron con la mirada.

"¡Oye! ¡Su Excelencia, la directora, está hablando!" (Soldado)

"Lo siento."

"¡Bien, entonces, explicaré lo que harán a partir de ahora!" (Alyssa)

"¡Por fin la directora hablara en un lenguaje educado!"

"Directora, ¡adelante!"

Alyssa, leyendo de vez en cuando el memorándum en su mano mientras dice "Ummm.", estaba recibiendo grandes ovaciones de los soldados a su alrededor. El lado observador no era capaz de comprender adecuadamente la situación.

"Haré que todos ustedes vayan a Fukaroru junto con mis tropas. Ya que Hifumi-san ha dado su aprobación, prepararemos un lugar en la ciudad donde todos podrán quedarse temporalmente. Pueden sentirse tranquilos ya que incluso les proporcionaremos un trabajo adecuado si así lo desean. Ya que me iré junto con las tropas que se dirigirán a Horant, no podré ir con ustedes, pero no se preocupen, ya que contactare con los oficiales de Fukaroru." (Alyssa)

"¡Es lamentable que no podamos ir con la directora!"

"¡Bueno, es natural para los recién llegados!"

Los soldados de Horant no sabían cómo reaccionar debido a los emocionados soldados de Fukaroru, pero, de cualquier manera, lograron entender que serían llevados a Fukaroru. La actitud de los soldados territoriales de Fukaroru es la habitual, por lo que Alyssa explico ansiosamente el contenido del memo.

"Una vez que entren a Fukaroru, se registrarán proporcionando su nombre y edad. Se quedarán en una posada temporalmente. Después de eso, las personas con aspiraciones serán educadas e introducidas en un lugar de trabajo."

Los soldados de Horant estaban desconcertados por la palabra desconocida que acababan de escuchar, “educación”, pero al ver la apariencia de Alyssa, hablaron entre sí de que probablemente no recibirían un mal trato.

"Si hay personas que deseen ingresar al ejército de Fukaroru, solicítenlo a uno de los funcionarios civiles una vez que lleguen a la ciudad. ¡Nuestro ejército territorial dará la bienvenida a cualquiera de ustedes!" (Alyssa)

Una ovación de los soldados del territorio se escuchó fuertemente debido a que Alyssa termino su explicación con una cálida sonrisa.

"¡Gracias por su esfuerzo, directora!"

"¡Le hemos preparado una bebida!"

"Probablemente este agotada. ¡Por favor, descanse!"

Alyssa, que había bajado de la plataforma, estaba rodeada por los soldados de Fukaroru. Al ver a varios de los soldados territoriales expresando su agradecimiento y diciendo cosas que no entienden del todo, los soldados de Horant decidieron evitar entrar al ejército territorial.

"...¿Qué es esto?" (Sabnak)

Sabnak, que vio la conmoción por accidente, dijo eso cuando observo la diferencia de entusiasmo de los dos grupos.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"Esperen, detengan ese extraño vehículo... ¿Qué es eso? ¿Qué asuntos tienen en esta ciudad?" (Guardia)

Al ver a Hifumi y su grupo aproximándose, los dos soldados de Horant que estaban montando guardia en la puerta de la ciudad prepararon sus lanzas y les preguntaron su identidad.

"Este es un vehículo que construí. No tiene ningún nombre. Solo nos detuvimos a comprar comida para continuar nuestro camino a la capital." (Hifumi)

Hifumi respondió su pregunta sin detenerse, mientras intentaba entrar rápidamente a la ciudad. Por lo cual los guardias los detuvieron apuntándoles con sus lanzas a toda prisa.

"¡Es-Esperen! ¡Todavía no hemos terminado de interrogarlos!" (Guardia)

"¡Deténganse! ¡Muéstrennos su permiso de viaje y algún objeto que demuestre su posición social!" (Guardia)

"¿Permiso de viaje? ¿Incluso en este país hay algo así?" (Hifumi)

"Al parecer sí. Los viajes dentro del país probablemente estén siendo restringidos." (Origa)

Los dos estaban conversando despreocupadamente sobre si debían compadecerse de los soldados. Ese estado de ánimo despreocupado no era algo muy común en ese país.

"¿No tienen un permiso? ¡No estarán tratando de desertar ¿Cierto?!" (Guardia)

Hifumi mostró una moneda que sacó de su bolsillo, cuando los guardias se acercaron aún más con sus lanzas.

"¿Sabes qué es esto?" (Hifumi)

Aun cuando se les hizo esa pregunta, los guardias solo fruncieron el ceño.

"No pareces saberlo. ¿Solo funciona dentro de mi país?" (Hifumi)

"Bueno, entonces te lo diré."

Hifumi llamo su atención lanzando la moneda hacía arriba.

"Es algo que demuestra mi rango como noble de Orsongrande. Soy un conde del país enemigo, me llamo Hifumi." (Hifumi)

Los guardias, desconcertados por un instante, reaccionaron al escuchar la palabra Orsongrande. En ese momento, uno de ellos entró corriendo a la ciudad.

"Pidiendo refuerzos, ¿eh?" (Hifumi)

¿Cómo habrá tomado la respuesta de Hifumi? El guardia restante se rio con desprecio.

"Es demasiado tarde para siquiera pensar en arrepentirte. ¿En qué pensabas cuando nos dijiste que eras un noble de una nación enemiga? Incluso si es mentira, podrás arrepentirte de ello en la cárcel." (Guardia)

"¿No estarás malinterpretando algo? Si estas pidiendo refuerzos, llama a muchos de ellos. Sería aburrido si todo terminara tan rápido." (Hifumi)

El guardia, que fue tomado por tonto, se acercó con su lanza hacia a Hifumi.

"¡Deja de decir estupideces! Incluso si dices esas cosas irresponsablemente..." (Guardia)

De repente, Hifumi acerco su rostro sin dudarlo. Cuando parecía como si la punta de la lanza estuviera tocando su ojo izquierdo, el guardia retiró la lanza deliberadamente.

"Retiraste la lanza." (Hifumi)

"U..." (Guardia)

"Aun si estas alardeando, si decides hacer algo, no te detengas a la mitad." (Hifumi)

En el momento en que el guardia desvió su vista por la mirada de Hifumi que estaba fija sobre él, unos 10 soldados de Horant venían corriendo hacia allí.

"¡Ya-ya vienen! Con esto..." (Guardia)

En el momento en que se sintió aliviado debido a la llegada de los refuerzos, una katana traspaso su pecho.

"Si desvías la vista del enemigo frente a ti, al menos debes poder evitar algo como esto sin mirar." (Hifumi)

El guardia dijo con sus ojos "¿Qué es lo que me has hecho?" y luego murió en él acto.

"¡Qué... bastardo!" (Guardia)

El aspecto de los soldados que vieron morir a su compañero frente a sus ojos, cambio, y se abalanzaron sobre Hifumi. Mientras esperaba que llegaran, Hifumi guardo la Katana y la sustituyo por su kusarigama.

"Origa y los demás, no hagan nada." (Hifumi)

"Como quieras." (Origa)

Hifumi, después de decirle eso al grupo de Origa que estaban estacionados a la distancia, de repente comenzó a girar el contrapeso.

"Bueno, parece que hay magos en ese grupo." (Hifumi)

En la parte de atrás del grupo, las figuras de tres magos, que al parecer se habían quedado atrás porque tenían poca resistencia, llevando túnicas sencillas, entraron en la vista de Hifumi.

Como si estuviese apurado, Hifumi entro en la ciudad. Uno de los contrapesos rompió la cara de un hombre, que era la vanguardia. El daño se extendió hasta las vértebras cervicales debido al impacto, por lo que el hombre se vio obligado a saltar hacia atrás mientras se le caían los dientes.

El segundo contrapeso se enrollo alrededor del cuello de otro hombre y Hifumi lo jalo hacia él. Hifumi, sonriéndole al enemigo que se acercaba, cortó profundamente la arteria de su muslo con la hoz de la Kusarigama.

Cuando el lugar se convirtió en un mar de sangre, los residentes que estaban cerca se dieron cuenta de la extrañeza de la situación y huyeron mientras gritaban. Hifumi, dándose cuenta de que algo estaba volando hacia él, decidió atacar a una tercera persona, por lo que rápidamente movió su cuerpo hacia un lado.

Una roca del tamaño de un brazo pasó junto a Hifumi y cayó frente al grupo de Origa que estaba parado en la parte de atrás.

"¡Hifumi-sama! ¡Están usando magia de tierra! ¡Tenga cuidado!" (Origa)

"En lugar de magia de tierra, esta parece magia de roca." (Hifumi)

Según parece los tres magos usan el mismo atributo. Otras dos rocas venían volando.
¿Creyeron en su victoria? Las bocas de los magos, que se veían por debajo de la capucha, estaban sonriendo.

"Bueno, también se puede hacer de esta manera, ¿cierto?" (Hifumi)

Después de esas palabras, el almacenamiento oscuro se expandió frente a él. Las rocas, sin hacer ningún ruido, fueron completamente tragadas por el almacenamiento oscuro, que luego de absorberlas se cerró.

"Hmm. La facilidad de uso es genial." (Hifumi)

Los magos enemigos estaban asombrados por las acciones de Hifumi.  Los soldados se detuvieron al ver a Hifumi lanzando magia sin una varita o una daga.

"¡Hey, todavía no hemos terminado!" (Hifumi)

Cuando el contrapeso fue lanzado de nuevo, un soldado murió al recibir un duro golpe en la sien. Y otro soldado fue decapitado por la hoz antes de que pudiera regresar con el resto.

"¡Re-Retírense temporalmente! ¡Mantengan el orden!"

Los soldados en pánico están retrocediendo temporalmente y ponen el archivo y las filas del grupo en orden. Hifumi bosteza mientras espera que los soldados se alineen lentamente.

"¿Ya terminaste? Está bien si realizan maniobras durante los combates, pero si es así traten de moverse un poco más rápido. Si fueran mis soldados, podrían cambiar de formaciones sin tomar varios segundos." (Hifumi)

Los soldados territoriales de Fukaroru asienten con la cabeza debido a las palabras de Hifumi.

"¡Atrápenlo!"

Una vez que alguien entre los soldados gritó eso, todos salieron corriendo simultáneamente. Y una vez más tres rocas vinieron volando desde la parte trasera.

Cuando Hifumi guardó el kusarigama y quedo desarmado, pasó suavemente a través de sus oponentes, que estaban empujando sus lanzas y espadas unos al lado de otros como si estuvieran entrelazando sus huecos.

De esa forma, Hifumi estaba parado frente al soldado del final de la línea.

"¿Eh?" (Soldado)

El soldado no fue capaz de comprender por qué el enemigo estaba parado frente a él. Hifumi lo agarró por los brazos a ambos lados como si sostuviera un niño. La parte posterior de la cabeza del soldado, que fue levantada hacia arriba, fue golpeada por las rocas que venían volando.

Entonces, se escuchó un desagradable sonido de aplastamiento teñido de humedad.
Hifumi, tirando el cadáver, se precipito hacia los magos y los corto sucesivamente con su katana.

"Creo que sería mejor si pensaran un poco más cómo usar su magia." (Hifumi)

Hifumi aniquiló a los magos, pero una vez que volvió su mirada hacia los soldados sobrevivientes, a ellos no les quedaba ni un poco de espíritu de lucha. Sin embargo, ya que Hifumi no tenía la intención de permitir que ni uno solo de ellos viva, el resultado fue el que se esperaba.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                           Capitulo siguiente

jueves, 10 de enero de 2019

Summoned Slaughterer capitulo 60

Después de proclamar su independencia de Vichy, Pursang ha dejado de ser una ciudad para convertirse en una nación. La mansión de Minoson, quien paso de ser un representante a un jefe de estado, estaba ubicada en esa ciudad.

La mansión es una residencia privada, y el edificio de gobierno se encuentra a poca distancia de ella. Todos los días después de desayunar en su casa, Minoson tiene la costumbre de irse a su trabajo en un carruaje, aunque solamente este a poca distancia. Desde que se convirtió en el representante de la ciudad, ni siquiera una vez había llegado tarde, incluso después de convertirse en el jefe estado era igual, pero hoy él salió de la puerta de su casa con varios minutos de retraso.

El cochero, que lo espero ansiosamente, sonrió por un instante cuando por fin apareció su empleador. Pero, con solo mirarlo pudo darse cuenta del rostro pálido que este traía, causando que entrara en pánico.

"¿S-Se siente bien? Debería descansar por hoy..." (Cochero)

"Ah, no tengo tiempo para eso... Todavía no me he responsabilizado de mi elección..." (Minoson)

Minoson, que finalmente había subido al carruaje gracias a la ayuda de una de sus sirvientas, parecía a punto de desmayarse al ver los informes que se le entregaron en cuanto llego a la oficina de gobierno.

Incluso el secretario que le trajo el informe tenía un rostro pálido.

"Es una explicación detallada..." (Minoson)

"Sí. Solamente 3 ciudades con sus aldeas afiliadas se han unido a nuestra facción, al parecer la mitad de las ciudades restantes han jurado lealtad a Fukaroru y las demás han formado una alianza para continuar con el sistema de gobierno de Vichy." (Secretario)

"¿Qué pasó con el comité central?" (Minoson)

"Solo uno de ellos se ha retirado para presentar su lealtad a Fukaroru. Los 3 restantes están intentando mantener el gobierno central, pero ya que le dan demasiada prioridad a la defensa de sus propias ciudades, no han sido capaces de obtener el respaldo de los otros representantes. Si continúan así, es posible que el comité se derrumbe." (Secretario)

"Ya veo..." (Minoson)

Si la guerra hubiera sido el único intercambio de vidas, no habría sido posible que Vichy se rompiera en pedazos como ahora, juzgo Minoson.

Aunque creo que es extraño que lo diga, ya que fui el primero en retirarme. Cuando se trata de una simple guerra, se puede disminuir mutuamente el potencial bélico del otro y en algún momento llegar a un acuerdo. Incluso si el lado derrotado tiene una experiencia dolorosa en sus finanzas y trabajadores, probablemente terminará con una reorganización desesperada por unos pocos años.

Sin embargo, esta vez fue diferente. Minoson considero que la terrible naturaleza del hombre llamado Hifumi no estaba en su potencial de guerra.

El atrajo a las fuerzas aliadas de Vichy al territorio de Orsongrande, los derroto y redujo sus números severamente. Después de eso, los territorios que consiguió quedaron bajo su control, pero aun así no intento explotarlos. La mayoría de la población de esos territorios dice que gracias a él se ha vuelto más fácil vivir. Incluso he escuchado que si demuestran sus habilidades hasta pueden obtener empleo como representante de la ciudad o funcionarios civiles. Además de eso, los representantes de las ciudades pueden ser despedidos si no hacen su trabajo correctamente.

Con todo esto, ¿Por qué razón los habitantes de Vichy querrían seguir bajo el liderazgo del comité central? Es inevitable que los ciudadanos piensen de esa manera. Hasta ha habido ciudades de las que todavía permanecen con Vichy, en donde la población se ha revelado debido a que el representante tenía la intención de mantenerse en Vichy.

"En resumen, hemos sido derrotados tanto en la guerra como en la política. Tarde o temprano, Vichy podría desaparecer..." (Minoson)

El secretario levantó la cabeza al escuchar sus palabras, pero Minoson agitó su mano para indicarle que no le diera importancia. Por ahora, lo único en lo que tiene que pensar es en proteger su país.

"Por favor envía este mensaje a Fukaroru. Después de haber lanzado su primer grito, quiero que salven este frágil país que acaba de nacer, del peligro." (Minoson)

"Como desee." (Secretario)

El aislamiento geográfico no se puede evitar, pero, si nos quedamos en Vichy hasta el final, es probable que esta vez seamos completamente destruidos. Pudiendo ver el final, Minoson eligió comportarse como una nación amiga de principio a fin.

Debido a que el comandante del Tercer cuerpo de caballeros se quedó en el castillo real, la eliminación de la facción del príncipe progreso satisfactoriamente.

Todos los caballeros del castillo han sido sustituidos por caballeros afiliados al Tercer cuerpo de caballeros. Incluso dentro de la política, la influencia de los nobles pertenecientes a la facción del príncipe había disminuido obviamente.

El nombre del oficial al mando del Tercer cuerpo de caballeros es Lotomago. Él era un hombre que fue promovido en reconocimiento a sus logros, no por haber prestado un distinguido servicio militar sino por sus grandes habilidades en la guerra de la información.

Es el tercer hijo de una familia vizconde no muy próspera, y tiene una apariencia poco atractiva que constantemente da la sensación de que esta adormilado. En cualquier caso, sus características físicas no se destacan. Básicamente es el tipo de personaje que no aparece en escenarios llamativos.

El día de hoy él vino al castillo real, lo cual es algo poco común, ya que aún al dar órdenes casi nunca sale de su oficina. Lotomago estaba vigilando al Primer Ministro Adel, lo cual tenía aún más prioridad que Hifumi y la facción del príncipe.

Recientemente los movimientos de la facción del príncipe se estaban viendo muy influenciados por el Primer ministro Adel. De todos los nobles, el es el que tiene la más alta evaluación por el confiable trabajo que ha realizado hasta ahora, como corresponde a su título. Y el ha estado jugando un papel importante ganándose a los nobles de la facción del príncipe con persuasión racional.

Pero hay un rumor de que el primer ministro se ha estado quedando todas las noches en la sala de documentos del castillo. Lotomago, utilizando a uno de sus subordinados pudo verificar que este no era un simple rumor.

Aunque todavía no sabía porque razón había estado haciéndolo…

"...Realmente existe tal magia, ¿cierto?" (Adel)

El primer ministro Adel pregunto mientras revisaba documentos relacionados con la magia, los cuales se conservaban en forma de litografías finas y grabadas.

"Sí, por supuesto. Al igual que existe la magia de invocación que la Princesa-sama utilizo, también existe una para regresar. Debería haber registros pasados ​​de eso."

"¿Qué es tan gracioso?"

Una voz llena de risa se pudo escuchar desde atrás de Adel.

"...Nunca creí que llegaría el día en que estaría conversando con un espíritu maligno." (Adel)

"Los espíritus malignos tienen una malvada reputación, ¿no?" (Espíritu Maligno)

Frente a Adel, que se había dado la vuelta, solo se podía ver una cara oscura y pálida, envuelta en niebla, flotando en el aire. Esa cara estaba mostrando una amplia sonrisa.

"Te dije que soy un dios de la muerte." (Dios de la muerte)

Adel suspiro con disgusto debido a la manera de hablar del Dios de la muerte.

"Es presuntuoso que un espíritu maligno se llame a sí mismo un Dios. Dejando eso de lado, ponte a buscar tu también, bastardo. Si continuamos a este ritmo, no se sabe cuándo lo encontraremos, incluso si de verdad hubo un registro." (Adel)

"Lamento decir que todavía no puedo restaurar nada más que mi rostro. ¿No te lo dije antes? Desde que fui asesinado por la katana de Hifumi-san, una parte de mi poder se adhirió a él. Por lo menos fui capaz de recuperarme hasta este punto." (Dios de la muerte)

"Que molestia." El rostro flotante frunció el ceño como si estuviera fingiendo.

"¿La recuperación no esta tomando mucho tiempo para algo que se hace llamar Dios?" (Adel)

"Esa katana es peligrosa. ¿Como decirlo? Está bendecida con la protección divina de un dios de la guerra, ¿Entiendes~? Como era de esperar, incluso yo estuve al borde de la muerte. Además..." (Dios de la muerte)

Dejando de sonreír, el dios de la muerte cambio su tono de voz haciendo parecer que había perdido los nervios.

"Ya que la persona a la que amablemente le ofrecí mi magia de oscuridad, no está usándola, la fuente de mi poder es escasa, ¿sabes? Si el sigue creyendo que solamente el almacenamiento de magia oscura es útil, la fuerza de mi existencia no aumentará sin importar cuánto tiempo pase." (Dios de la muerte )

"Es una situación inquietante." El Dios de la muerte se quejó.

"Fuerza de existencia, ¿eh...?" (Adel)

"Sí, los dioses confiamos en la fe de las personas para poder manifestarnos en el mundo. Por lo tanto, si él usa el poder que le otorgue, mi propio poder también aumentaría." (Dios de la muerte)

"Si ese es el caso, ¿No sería más conveniente para ti si Hifumi-dono continuara peleando en este mundo?" (Adel)

Debido a la pregunta de Adel, la lengua del Dios de la muerte hizo un sonido de "Tsk, Tsk." Si tuviera un dedo índice, probablemente lo movería de lado a lado.

"Aunque pueda parecer de esta manera, soy un dios importante en mi mundo original. Como los dioses y la fe de sus creyentes aquí son débiles, mi mundo original es mucho más cómodo. Por lo tanto, es mejor para mi regresar, pero no puedo volver yo solo con la magia de retorno por lo que debo irme junto con alguien más." (Dios de la muerte)

"Así que nuestros intereses coinciden."

A pesar de que el dios de la muerte dijo esto, Adel mostraba una expresión sombría mientras asentía.

"Bien, haz tu mejor esfuerzo en la búsqueda. Démosle esperanza a la Princesa-sama. Porque el camino de la desesperación ya se ha decidido." (Dios de la muerte)

El inicio de la desesperación del que estaba hablando era la notificación de la muerte del Príncipe Ayperos que el primer ministro había recibido.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las fuerzas territoriales de Fukaroru, que llegaron a Münster, se dividieron en dos grupos después de haber descansado durante una noche. La fuerza de tarea especial que tiene como objetivo recuperar las herramientas mágicas, la cual es liderada por Origa, y la fuerza principal que invadirá Horant desde el frente.

Se ha decidido que Hifumi y Origa, liderando a la fuerza de tarea especial, saldrían primero y se dirigirían hacia el castillo real de Horant tomando todas las herramientas mágicas que encontraran en el camino. Y la fuerza principal invadirá Horant un día después de que se hayan ido.

Hifumi y Origa, con 10 soldados bajo el mando de cada uno, salieron despreocupadamente hacia la frontera nacional montados en un vagón que fue remodelado como carreta.

El cielo claro y azul se extendía interminablemente sobre ellos.

"Hifumi-sama, fuimos bendecidos con un buen clima." (Origa)

"Ah, es verdad." (Hifumi)

Mientras disfrutaba de la cálida luz del sol, Hifumi, que estaba sentado en el vagón, sin prestarle atención le devolvió una respuesta adecuada. La superficie del vagón era de un tamaño equivalente al de un K-car.

Los soldados pertenecientes a la fuerza de tarea especial se compadecían de sus compañeros que habían sido designados como conductores, ya que los vagones estaban siendo manejados por dos soldados cada uno. Dos de los vagones estaban casi vacíos, excepto por las armas y la comida. Esos serian usados para transportar las herramientas mágicas cuando fueran conseguidas. Los vagones, que todavía no tenían mucho peso, solamente un poco de equipaje, hacían ruidosos sonidos mientras avanzaban rápidamente por la carretera.

Por otro lado, hace tiempo que el equipo de Hifumi paso por la aldea ubicada cerca de la frontera, por lo que pronto estarían llegando a la fortaleza fronteriza.

"Una vez que lleguemos a la frontera, baja la velocidad. Me bajaré para despejar el camino." (Hifumi)

"¡Ah! ¡Como usted ordene!" (Soldado)

El soldado, que de alguna manera logro escuchar la voz de Hifumi que fue llevada por el viento, respondió en voz alta. En poco tiempo, docenas de soldados de pie cerca de la fortaleza del lado de Orsongrande pudieron verse frente a ellos. La patrulla fronteriza que fue completamente derrotada ya había sido cambiada. Una parte de los soldados, que fueron enviados como sustitutos, fueron desplegados temporalmente por el Segundo cuerpo de caballeros.

Supongo que en la fortaleza del otro lado deben haber soldados de Horant. Aunque se siente una atmosfera inquietante en los alrededores. Hifumi, que saltó del vagón en movimiento, camino hacia los soldados que estaban de pie cerca de fortaleza.

"Gracias por tu trabajo. Déjame pasar. Ah, también a los que vienen detrás de mí." (Hifumi)

"Ah, sí. Por favor, adelante." (Guardia)

El soldado, que aparentemente conocía la apariencia de Hifumi, abrió el camino nerviosamente.

"No estés tan tenso. Me desharé de esos chicos en seguida." (Hifumi)

Él sonrió mientras desenfundaba su katana. Y dirigiéndose hacia el final del camino, pudo ver a tres soldados de Horant preparando sus espadas.

"Ohh, como era de esperar, las muñecas no sirven para algo como la seguridad fronteriza, ¿eh?" (Hifumi)

Mientras murmuraba para sí mismo, Hifumi bajo la katana con su mano derecha. El soldado de Horant estaba cada vez más tenso, debido a que Hifumi cruzo la frontera mientras balanceaba su katana.

"Soy Hifumi, un Conde de Orsongrande. Tengo un asunto con tu rey. Pero como voy a abrirme paso a la fuerza, intenten detenerme si quieren morir." (Hifumi)

Hifumi avanzo lentamente como si les estuviera dando tiempo de elegir. Pero los soldados de Horant aun cuando estaban desconcertados por sus palabras, ninguno de ellos trato de huir.

"Bien hecho." (Hifumi)

En un segundo, la distancia entre Hifumi y sus oponentes disminuyó a 5 metros, pasando a través de ellos. Las cabezas de esos tres soldados fueron cortadas en un instante. Sin tocar sus huesos, solo la suave carne de sus gargantas fue cortada.

Esperando a Hifumi, quien tranquilamente salió de la fuente de sangre que había creado, en el lado de Horant, estaban las figuras de aproximadamente 50 soldados.

"Sí, gracias por tomarse la molestia de venir a encontrarme. Además, es bueno que ustedes no sean marionetas. Ahora, decidan. Aléjense o mueran, una de las dos." (Hifumi)

Una vez que la persona a cargo, que aparentemente era un soldado de alrededor de 50 años, dio un fuerte grito por la provocación de Hifumi, los soldados se abalanzaron apresuradamente sin orden, rangos ni planes.

"Eso es un mal movimiento, ¿sabes~?" (Hifumi)

"No es bueno que los enemigos y aliados estén mezclados. Si te mueves desordenadamente porque solo hay un enemigo, probablemente dificultarás a tus aliados."

Hifumi sonrió amargamente. Pero al parecer estaba complacido por su voluntad de atacarlo sin dudar, aunque probablemente morirían rápidamente. Estaba de buen humor. En ese momento Hifumi se deslizo entre los soldados evitando el centro de donde estaban reunidos.

Solo con eso la mayoría lo perdió de vista. De esa forma, Hifumi atravesó fácilmente el grupo enemigo, acercándose al hombre a cargo y decapitándolo silenciosamente.

Cuando el soldado que estaba al borde del grupo dirigió su mirada hacia su superior que repentinamente dejo de gritar, el cadáver del hombre a cargo, que ya no tenía cabeza, cayó al suelo. Y frente a el estaba alguien que no debería estar ahí.

"Uhii..." (Soldado)

Incluso antes de que comenzara a gritar, la mano de Hifumi ya estaba sujetando su rostro fuertemente, después fue lanzado al suelo y apuñalado hasta la muerte.

De la misma manera, Hifumi mato a todos los soldados de la parte posterior. Cuando los demás notaron la anormal situación, alrededor de él ya había 10 cadáveres de soldados que murieron en sus manos y 5 que fueron asesinados accidentalmente por sus propios compañeros.

Y aunque lo habían rodeado de nuevo, Hifumi envaino su katana y aplaudió hacia los soldados, que ahora estaban manteniendo la distancia.

"¡Hey, hey! Esa fue una lucha bastante sofocante. Entonces, ¿Cómo se sienten al matar a sus propios compañeros por actuar desordenadamente? Algunos de los que estaban en el centro probablemente pudieron probar la sensación de atacar a sus compañeros ustedes mismos ¿No es así?" (Hifumi)

Algunos de ellos bajaron sus miradas reflexivamente debido a las palabras totalmente burlonas que dijo Hifumi.

"Bien, en ese caso..." (Hifumi)

Hifumi saco una vara metálica de su almacenamiento oscuro.

"¿Continuamos?" (Hifumi)

En realidad, lo que saco fue el chigiriki, pero como este se rompió cuando lo golpeo contra un árbol durante la práctica, decidió utilizarlo como bastón. De entre todos los soldados que prepararon sus armas en pánico, el soldado que reacciono mas lento fue el primero en morir.
El bastón del chigiriki golpeo su región temporal, e incluyendo el casco, el cráneo del soldado fue destrozado provocando su muerte inmediata.

Utilizando la fuerza de rotación del bastón, Hifumi ataco a otro soldado y lo mato.

"Si no contraatacan rápidamente, serán asesinados unilateralmente." (Hifumi)

Apareciendo detrás de uno de los soldados, Hifumi sostuvo la vara contra su cuello y lo lanzo por los aires. Al ser lanzado mientras el bastón apretaba su garganta, el soldado se rompió el cuello y murió.

Una sola persona, sin siquiera utilizar una cuchilla, estaba matando a sus compañeros unos tras otros. Este hecho estaba haciendo que los soldados restantes se prepararan para huir.

"Uu..." (Soldado)

Sin embargo, si escapaban del campo de batalla, al llegar a Horant definitivamente les esperaría la pena de muerte. Así que, si huían o no, el resultado sería el mismo. La única diferencia era si morirían ahora o morirían después de ser atrapados y torturados.

Había algunas personas que miraban desde lejos mientras los soldados de Horant eran asesinados uno por uno. Era Origa y los soldados territoriales de Fukaroru, quienes cruzaron la frontera después de Hifumi.

"¿...Está bien no ayudarlo?" (Soldado)

Al ver a Hifumi ser superado en número, a pesar de que este no tenía ninguna lesión, el soldado dijo involuntariamente, pero se arrepintió de inmediato. La severidad en los ojos de Origa mientras se giraba hacia el soldado, era tal que incluso podría congelarlo.

"¿Quieres interrumpir la diversión de Hifumi-sama? Además, ¿Quieres que sea regañada por no haber podido detenerte?" (Origa)

"N-No... Lo siento mucho..." (Soldado)

"Cállate y mira. Y, si eres capaz, aprende las técnicas de Hifumi-sama. El desea que haya más luchadores entre los habitantes del mundo. No te prepares para luchar como su aliado, sino para hacerlo como su oponente." (Origa)

La mayoría de los soldados territoriales de Fukaroru que estaban allí habían visto la batalla de Hifumi en Ródano. Por lo que al ver la masacre unilateral que se desarrollaba justo frente a sus ojos, todos pensaron:

Sería imposible luchar contra eso como oponente. Dejando de mirar a los soldados, Origa dirigió su mirada fascinada hacia donde Hifumi estaba sosteniendo su bastón, asesinando alegremente a los enemigos.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                         Capitulo siguiente

miércoles, 9 de enero de 2019

Summoned Slaughterer capitulo 59

Después de que recuperaran la conciencia y entraran en un estado de agotamiento donde no era posible decir si estaban a salvo, los soldados de Horant escaparon sucesivamente del efecto de la poción mágica.

En total fueron 252. Cuando por fin todos habían recuperado la conciencia, los caballeros estaban completamente agotados.

"Por el momento serán puestos en arresto domiciliario bajo nuestra supervisión en una posada reservada, pero..." (Sabnak)

Sabnak visitó la mansión de Biron y le dio un informe de la situación. Debido a que llego inmediatamente después de que se recuperara el último soldado, sus ojos tenían unas profundas ojeras.

"Gracias por tu trabajo. En cuanto a su tratamiento, si los liberamos o los esclavizamos arbitrariamente, tendrán miedo." (Biron)

"Vine para darte este informe. Pero, sería genial si las cosas terminaran lo más pacíficamente posible." (Sabnak)

"Todo estará bien. De cualquier forma, son candidatos para unirse a la población de su territorio, por lo que el Conde Touno cuidara de los soldados de Horant." (Biron)

Biron habló de la posibilidad de enviarlos al territorio antes mencionado, donde, lejos de ser tratados terriblemente, serán bienvenidos con entusiasmo. Con una expresión sonriente, Biron miro hacia un lugar lejano.

"...Ciertamente, en el territorio de Hifumi, el sustento de la población se ha vuelto abundante. Al tener una gran popularidad entre la población, la fama del Caballero de la espada delgada aumenta continuamente." (Sabnak)

"Además, gracias a los muchos miembros del personal y funcionarios civiles, las cosas relacionadas con la administración también son estables."

Sabnak explico los detalles del informe que recibió el Cuerpo de caballeros.

"Su población aumentará una vez más. Además, las personas provenientes de otros territorios también podrían aumentar. Independientemente de que sus acciones sean legales o ilegales. Como noble, él es ideal de cierta manera, ¿no?" (Biron)

"Ideal... ¿De verdad?" (Sabnak)

Biron involuntariamente estalló en carcajadas debido a que Sabnak mostraba una expresión de desacuerdo.

"¡Ahhaha! Eso no quiere decir que quiera andar matando gente como él. Le tengo envidia ya que puede sumergirse en las cosas que le gustan mientras enriquece las finanzas públicas y la población de su territorio. A eso me refiero." (Biron)

"Después de todo, cualquier tipo de noble que luche contra un presupuesto financiero ajustado, querría aumentarlo de cualquier manera. A pesar de que están manejando frenéticamente el territorio, Hifumi prácticamente deja casi todas las decisiones a sus subordinados. Y, sin embargo, sin que esté en su territorio, su administración fascina más que cualquier otro. Además de eso, operan con un presupuesto desfavorable." (Biron.)

"Ya veo..." (Sabnak)

Si no se tomara en cuenta el extraño comportamiento de la persona, uno podría verlo como un excelente Señor feudal.

"Bueno, aunque sea un excelente señor feudal, no se puede decir que sea un buen noble." (Biron)

"¿Por qué?" (Sabnak)

"Si fuera un buen noble, no expondría a su propio país al peligro y no mataría a la realeza de este." (Biron)

Mientras Biron negaba con la cabeza con una sonrisa amarga, Sabnak se dio cuenta de que Hifumi lo había corrompido espléndidamente.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En el castillo real de Horant, el rey, Suprangel, recostando su viejo y delgado cuerpo al trono, no podía ocultar su rostro ardiendo de ira.

"Por el momento, escuchemos el informe..." (Suprangel)

Arrodillado frente al trono estaba el nieto del rey, Belldore. Tenía una expresión llena de mortificación y estaba apretando los dientes, si alguien lo viera no consideraría que este hombre rudo fuera parte de la realeza.

"...2 de los agentes encubiertos enviados a Orsongrande no han regresado. Incluso los 500 soldados, a los que les dimos la poción mágica, Elrik, fueron asesinados en combate o hechos prisioneros por el enemigo..." (Belldore)

El rey ya había escuchado el informe hasta aquí.

"Entonces, ¿Cuál fue la causa del fracaso...?" (Suprangel)

La pregunta, pronunciada con una fuerte voz, ejerció una gran presión sobre Belldore.

"Eso es..." (Belldore)

Tragando su saliva, Belldore continuo.

"Las fuerzas militares abrumaron completamente al Segundo cuerpo de caballeros. Y todo estuvo bien hasta que decidieron convertir al Primer cuerpo de caballeros en títeres. Luego de eso, avanzaron hasta el territorio de la nación enemiga. Pero una vez que llegaron a la ciudad de Münster, los agentes encubiertos fueron derrotados, provocando que los soldados se convirtieran en muñecas sin vida..."(Belldore)

"¿Quién los derrotó?" (Suprangel)

"...Un noble en ascenso de Orsongrande llamado Touno." (Belldore)

El rey suspiró profundamente cuando Belldore dijo el nombre con una débil voz.

"¿No es ese el noble que dijiste que provocó problemas con Vichy? ¿No fuiste tú el que dijo que iría a la guerra contra Vichy?" (Suprangel)

Belldore no pudo responder a la pregunta del rey. Sin que se diera cuenta, el odio hacia ese noble llamado Touno estaba surgiendo en su corazón.

"En resumen, leíste mal el escenario... En ese momento dijiste que Orsongrande nunca nos invadiría para evitar realizar operaciones militares en dos frentes, pero... como Vichy aparentemente ya perdió, no sé qué pasará con tu estimación. De acuerdo con lo que he escuchado, al hombre llamado Touno se le conoce como Caballero de la espada delgada. Aunque no se puede decir que sea alguien que tenga muchas hazañas militares..." (Suprangel)

"¡Nunca! Según la información, el hombre llamado Touno solamente llegó a Münster con un pequeño número de personas. ¡Además, también he recibido la noticia de que el Primer y Segundo cuerpo de caballeros han sido destruidos! Por lo que la posibilidad de que vengan a invadir es..." (Belldore)

El rey una vez más mostro una expresión sombría debido a Belldore que se puso de pie y comenzó a objetar.

"Obviamente, hemos sido engañados por el pequeño refuerzo, ¿no estás de acuerdo?" (Suprangel)

"Uh... P-Pero, podemos reunir soldados desde dentro de la población. Y aunque no tendrían mucho impacto, pueden ser utilizados y luego desechados..." (Belldore)

"Si se pudiera tomar cualquier número de personas de la población, ningún estadista de ninguna nación tendría dificultades. Si la gente disminuye, los rendimientos tributarios de su trabajo también disminuirán. Para que no entiendas esto..." (Suprangel)

Belldore se mordió la lengua debido a las palabras de reprensión del rey.

"El asunto sobre entregarte el trono se pospondrá indefinidamente. Todavía es demasiado pronto para eso. Por ahora trabaja en la preparación de las defensas." (Suprangel)

Cuando se le dijo que se retirara, Belldore salió de la sala de audiencias en silencio.

"Probablemente aprenderá algo de esto. No todo se mueve como uno quiere." (Suprangel)

Mientras el monólogo del rey resonaba en la silenciosa sala de audiencias, los chambelanes y los funcionarios civiles no pronunciaban ni una sola palabra.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"Bueno, aquellos de ustedes que estén informados sobre las herramientas mágicas de Horant, levanten la mano." (Hifumi)

Como no todos cabían en el comedor de la posada, los ex soldados de Horant fueron llevados a una plaza, en donde quedaron desconcertados por el joven, que estaba parado sobre una plataforma hecha apresuradamente, dándoles una orden sin siquiera presentarse.

"¿Quién eres tú? ¡Dinos por qué estamos aquí!" (Soldado)

"Ah, ya veo. Alguien más les explicará más tarde por qué estan aquí, ya que es demasiado problemático. Me llamo Hifumi. Más o menos soy un noble de Orsongrande. Además, los matare, si hablan innecesariamente a partir de ahora." (Hifumi)

Aunque los soldados no podían comprender la directa advertencia, por alguna razón todos podían ver la seriedad en los ojos de Hifumi. Sabnak, que había subido a la plataforma junto con Hifumi, de una forma u otra pudo mostrar una sonrisa en esa atmósfera llena de sed de sangre.

"Bueno, debido al método sugerido por él pudimos liberarlos de los efectos de la poción mágica. Según lo que sabemos, Horant los convirtió en títeres con la poción mágica, los usó y mató a muchos de ustedes. Y debido a que pudimos proteger a aquellos que sobrevivieron a la batalla, pudimos salvarlos con el método diseñado por él, Hifumi-san." (Sabnak)

Los soldados se estaban mirando unos a otros debido a la explicación de Sabnak. Aunque no lo creyeron completamente, al parecer muchos pensaron que eso podía explicar su estado actual. Por cierto, la explicación de Sabnak contenía muchas partes que Hifumi le obligo a decir.

"Así es como es. Por lo tanto, dense prisa y cumplan mi orden. Aquellos de ustedes que sepan algo sobre las herramientas mágicas de Horant, levanten la mano." (Hifumi)

Poco a poco se pudieron ver varias manos levantadas. A todos se les dijo que fueran al comedor de la posada.

"Los demás pueden preguntarle sus dudas a ella." (Hifumi)

Habiendo terminado su asunto, Hifumi se dirigió rápidamente al comedor de la posada. Entonces, una mujer, con una edad en la que se consideraría como joven, subió a la plataforma frente a los soldados restantes.

"Soy la chambelán de Hifumi-sama, Origa. Permítanme, junto con mi maestro, expresar nuestra alegría por la recuperación de todos." (Origa)

Ese un saludo muy educado, pero ¿Se complacerá tu maestro con eso? Todos inclinaron sus cabezas hacia un lado.

"Todos tienen tres opciones. Primero, convertirse en un hombre libre e ir a donde quieran. Segundo, comenzar una nueva vida en el territorio de Hifumi-sama. Tercero, regresar a Horant." (Origa)

Origa, al ver a alguien que levantaba la mano tímidamente, sonrió suavemente.

"¿Tienes alguna pregunta?" (Origa)

"Umm... pensé que seríamos tratados como enemigos, pero ¿Está bien que nos liberen, sin mencionar que se nos permita regresar a nuestro país?" (Soldado)

"Por supuesto que sí. Sin embargo..." (Origa)

Después de aclarar su garganta con un *ahem*, Origa continuo.

"Obviamente, no te garantizaremos nada con respecto a tu vida, incluso si eres liberado. Y aunque no hemos tomado nada de lo que llevaban, no les daremos dinero para cubrir los costos del viaje. Y en el caso de que elijan la opción de regresar a Horant..." (Origa)

Su adorable y sonriente expresión desapareció en un instante.

"Hii..." (Soldado)

Alguien dejo salir un grito asustado.

"Como se convertirán en nuestros enemigos, no puedo garantizar cuántos de ustedes sobrevivirán después de cruzar la frontera. Horant desaparecerá dentro de pocos días gracias a Hifumi-sama. Durante ese período, las personas que sean una molestia serán masacradas. Y dado que todos los que vuelvan ahí, probablemente recibirán de nuevo la poción mágica y regresarán al campo de batalla, en ese momento serán asesinados inmediatamente. Si tienen la determinación para eso, sigan adelante y vayan a casa. (Origa.)

Todos quedaron sorprendidos. Incluso Sabnak, que estaba escuchando a su lado.

"B-Bueno, si vamos al territorio de Hifumi...-sama, ¿Cómo seremos tratados allí? ¿Nos convertiremos en esclavos?" (Soldado)

Aun siendo mirado fijamente por olvidar agregar -sama al nombre de Hifumi, el joven soldado de alguna manera logró terminar su pregunta. Entonces, Origa mostró una sonrisa. Si la intensidad anterior no existiera, incluso podrían haberla considerado muy encantadora.

"Nada de eso sucederá. Una vez que se hayan registrado correctamente como ciudadanos, se les asignara un lugar de trabajo que les convenga tanto como sea posible. No hay problema si usan la casa de hospedaje de la administración del gobierno por un tiempo. Y si tienen la aspiración, incluso los podemos contratar como soldados y miembros del personal." (Origa)

Los soldados comenzaron a agitarse al escuchar esa propuesta. Un tratamiento demasiado bueno como ese, ¿no es una trampa? Sin embargo, no tenemos otra opción.

(Bueno, así es como será, ¿cierto?) (Sabnak)

Sabnak los miro con simpatía, pero en su mayoría eran personas, que fueron alistadas.

¿No tienen familia? Parece que son personas con las mismas circunstancias que fueron reclutadas al mismo tiempo.

Como sabían que utilizarían soldados para sus experimentos humanos, probablemente eligieron a personas de las que seguramente nadie se quejaría si no regresan, juzgó Sabnak. Al final, todos decidieron irse a Fukaroru después de permanecer en Münster por un tiempo breve. Se dispuso que acompañarían a los soldados territoriales una vez que regresaran.

"¿Qué pasará si los soldados territoriales de Fukaroru no regresan de Horant?" (Soldado)

Cuando alguien hizo esa pregunta, Origa lo miró con tal presión que causó que el cuerpo del soldado se petrificara. Después, durante alrededor de 3 horas tuvieron que escuchar un discurso sobre la magnificencia de Hifumi y de la fuerza sin rival que posee. Se quedaron atrapados recibiendo otro tipo de control mental.

Después de eso, todos los ex soldados de Horant se volvieron sumisos hacia Origa.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"…Entiendo. Pueden volver con los demás ahora. Pídanle a alguien adecuado que los ponga al tanto." (Hifumi)

Mientras el discurso público de Origa tenía lugar en la plaza, Hifumi estuvo escuchando en el comedor la explicación acerca de las herramientas mágicas, de los ex soldados de Horant.

En la ciudad capital de Horant, Adolamelk, las instituciones relacionadas con la investigación mágica están ubicadas en las proximidades del castillo. Excelentes magos se reunen allí. Y al parecer, el lugar en donde se recopilan todos los resultados, en materia de artes militares e investigación, es el castillo real.

Como consecuencia, los productos después de cierto tiempo son publicados para ser comercializados y otorgados a los mercaderes de Horant y algunos mercaderes de Vichy. Se ha ello de tal forma para preservar constantemente la superioridad del castillo real en la tecnología mágica.

"En otras palabras, es mejor si ignoro a las demás ciudades y me dirijo a la capital. Está bien, así no es demasiado problemático. Puede haber dificultades porque los soldados, que usan magia, estarán reunidos allí, pero, bueno, de alguna manera trataré con eso, supongo. Hare que la nación desaparezca deshaciéndome del rey mientras estoy en ello. Quiero ver si se iniciaría una pelea entre los líderes locales si el sistema del gobierno central terminara colapsándose." (Hifumi)

Mientras se quejaba con insatisfacción de que Vichy no había caído en el caos tal y como había planeado, Hifumi ordenó una comida de la empleada de la posada.

Esta posada no es la misma en la que se está quedando Hifumi, pero como la empleada de mediana edad había recibido instrucciones detalladas y precisas del Tercer cuerpo de caballeros sobre la apariencia de Hifumi y cómo lidiar con él, rápidamente lo identifico y le trajo su orden.

Le sirvió un plato de guisado de carne cocida que contenía raíces comestibles, el cual aparentemente es una especialidad de la ciudad.

"Ya veo, ya veo. Es un poco simple, pero el sabor de las verduras es profundo." (Hifumi)

Al verlo llevando las verduras a su boca con una sonrisa satisfecha y amistosa, la empleada quedó desconcertada ya que no podía imaginarlo como una persona tan aterradora. Su impresión no concuerda con la historia sangrienta que le habían contado.

"¿Lo interrumpo?" (Caballero)

"He estado buscándolo."

La voz de un ex caballero afiliado al Segundo cuerpo de caballeros alcanzo a Hifumi. Era el mismo que lo había llamado en el momento en que el grupo de soldados de Horant dejo de moverse. Actualmente estaba ayudando al Tercer cuerpo de caballeros. Su nombre era Vaiya.

"Ah, eres tú, ¿eh?" (Hifumi)

"Las tropas de Conde-sama han llegado. Es solo que... la persona que dice ser la directora militar..."(Vaiya)

De alguna manera parecía dudar sobre si decir que Alyssa era demasiado joven.

"Ella, a pesar de su apariencia, es razonablemente fuerte ya que ha sido entrenada bajo mi guía. Hmm, bueno, también creo que su apariencia es un poco extraña." (Hifumi)

"Entonces..." (Vaiya)

"Ah, es cierto que le he confiado a Alyssa el ejército territorial. Así que lleva a los soldados a un lugar adecuado donde puedan descansar y tráela aquí." (Hifumi)

"Entendido." (Vaiya)

Habiendo aclarado sus dudas, Vaiya le dio una enérgica respuesta.

"Disculpa por usarte aunque no seas mi subordinado." (Hifumi)

"Por favor, no se moleste. Gracias a usted mi cabeza todavía está en mi cuello. Haré todo lo posible para devolverle este favor." (Vaiya)

Vaiya se fue con el fin de llamar a Alyssa. Hifumi pidió otra porción de guiso para Alyssa y otros platos adicionales para él.

"Ahora bien, parece que finalmente los preparativos han sido completados." (Hifumi)

Pensando en su objetivo de invadir el país de Horant, el humor de Hifumi aumento.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                         Capitulo siguiente

Busqueda por fecha

Registrate