Novelas ligeras en español

sábado, 26 de noviembre de 2016

Awakening capitulo 55

Aiko lentamente despertó y abrió sus ojos, pero descubrió que no estaba acostada en su cama. En su lugar estaba en un viejo sofá.

Al mirar alrededor, el lugar era en realidad espacioso pero lleno de muebles viejos. Al otro lado de la habitación, había una sola lámpara de luz que eliminaba el lugar.

‘¿Dónde es este lugar? ¿Por qué no estoy en casa?’

Aiko frotó sus ojos para asegurarse de que no estaba soñando.

Después de un tiempo, Aiko despertó completamente. Cuando descubrió que estaba sola en toda una sala, empezó a sentir miedo.

Pensó en mirar por la ventada de alado. Así que, descalza, se acercó cuidadosamente a la ventana.

Al mirar afuera en la ventana que estaba rota por la mitad, el exterior estaba oscuro por lo que no pudo ver nada.

Cuando estaba confundida sobre qué hacer, de repente, la lámpara de luz se apagó, brilló, y luego rápidamente se oscureció.

En la alternancia entre la oscuridad y la luz, escucho pasos lentos en las escaleras.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“¿Quién eres?”

“Tonta, soy Kazumi.”

Una figura oscura respondió.

“¿Por qué no prendes la luz? Casi me haces morir del susto. Ya es tarde por la noche, ¿Por qué no has dormido todavía?”

Rumi dijo, dándole palmaditas en su pecho.

“Entonces, ¿Por qué no vas a la cama?”

Kazumi se levantó y se estiró.

“Estaba un poco sedienta y fui a buscar un vaso de agua. ¿No puedes dormir?”

Rumi se sentó a su lado.

“Estoy como tú, estaba un poco sedienta y quería beber agua, y entonces convenientemente me senté aquí.”

Kazumi pensó que definitivamente no permitiría que Rumi sepa que Masashi salió en medio de la noche para no preocuparla.

“Así que resulto ser así.”

Rumi, como un gato, puso su cabeza en el hombro de Kazumi.

Kazumi sonrió y acarició su cabello con cariño.

“Kazumi, recientemente me siento algo anormal.”

“Cuéntame sobre ello.”

“Debes prometerme que no le dirás a Senpai ¿Ok?”

Rumi levantó su cabeza y miró el rostro de Kazumi cuidadosamente

“Bien, te lo prometo.”

Kazumi asintió con su cabeza.

Rumi se inclinó y le susurró cerca de su oído. Sin escuchar la historia completa, Kazumi no pudo evitar sonreír.

“¿Por qué estas así? Estoy hablando en serio……. ¿Qué es tan gracioso?”

Rumi con resentimiento hizo una mueca.

“¿De verdad le dijiste esto al doctor de la escuela?”

Kazumi detuvo su sonrisa y le preguntó con asombro.

“Por supuesto, ya que mi cuerpo se siente enfermo, naturalmente fui a buscar un médico.”

Al ver su expresión de que era un hecho, Kazumi lo encontró demasiado gracioso y no pudo evitar sonreír de nuevo.

“Pequeña tonta, esto realmente encaja en ti. ¿No me digas que nunca te ha gustado un chico?”

“Había uno. Durante mi estancia en Hokkaido, me gustaba jugar con los chicos en mi vecindario. Solía jugar béisbol con ellos e ir a pesar en verano.”

Al recordar los divertidos recuerdos de su pasado, Rumi no pudo evitar sonreír.

Kazumi entonces recordó, cuando Rumi aún era muy pequeña, su madre murió de una enfermedad. Después de crecer un poco, siguió a su abuelo para practicar Kendo asiduamente. Antes de venir a Tokio, por no hablar de entretenimiento, incluso la TV fue raramente visto por ella. Por lo tanto, después de vivir aquí, su pasatiempo favorito es ver la televisión. Además, en el salón de Kendo de su familia, todas las personas allí eran un tío mayor o un adulto. Estas personas usualmente la trataban como si fuera un niño. Creciendo en este ambiente, Rumi nunca había tenido ninguna experiencia en esta área. Excepto por su cuerpo en crecimiento, en términos de desarrollo psicológico, ella era básicamente un niño.

“Kazumi, ¿No tengo ningún problema? De lo contrario, ¿Por qué cada vez que Senpai me mira, mi cuerpo se siente caliente? A veces, cuando él me toca mi cabeza como lo acabas de hacer, siento que mi corazón empieza a latir rápido. Nunca tuve este tipo de sentimientos antes.”

Kazumi puso un brazo alrededor de su cintura

“Tonta, cuando realmente te preocupas por alguien, tendrás estos sentimientos. Esto es muy normal.”

“Pero ¿Por qué no me siento de esa manera hacia ti? Solo tengo estos sentimientos cuando me encuentro con Senpai.”

“Eso es ciertamente diferente.”

Kazumi no supo cómo explicarlo.

“¿Por qué es diferente?”

La niña la miró con los ojos abiertos y confundida.

“Ai, vamos…. solo dime~”

Kazumi con impotencia no pudo responder.

Mientras estas dos chicas estaba charlando con facilidad, otra chica, Aiko, estaba enfrentando el mayor temor de su vida.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Después de escuchar los pasos de las escaleras, su primera reacción fue huir inmediatamente de este lugar. Cuando ella estaba a punto de poner su intención en acción, fue sorprendida por descubrir que sus pies eran totalmente incapaces de moverse.

No solo eso, descubrió con miedo que, además de su cabeza, era incapaz de mover todo su cuerpo. Incluso un simple movimiento como mover ligeramente su dedo no podía realizarlo.

Era como si su cuerpo no fuera suyo.

Quiso gritar, pero los pasos de las escaleras fueron cada vez más y más claros, dejándola instintivamente cerrada la boca.

Un paso, dos pasos, tres pasos, cuatro pasos. . . . .

Sus nervios se tensaron cuando los pasos se acercaban. Trató desesperadamente de levantar su pie, pero no pudo sentir nada, era como si no tuviera pies. Este tipo de miedo profundo que se levantó desde el fundo de su corazón la hizo morderse el labio, llorando en silencio. Pero incluso después de morderse el labio, aun no pudo sentir nada.

“¿Tienes miedo?”

Sin ninguna advertencia, una voz sonó suavemente en su oído.

“¡Aaa!”

Aiko al final no aguantó y gritó en voz alta. Repentinamente el gritó resonó por toda la oscura y vacía sala, creándole piel de gallina por todo el cuerpo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Cuando Aiko despertó de nuevo, lo primero que vio fue el candelabro podrido colgado en el centro de la sala. Estaba desesperada, ella aún seguía en este maldito salón.

Despegadamente agarró y tiro de su pelo, esperando despertar de esta pesadilla.

De repente, oyó vagamente la voz de alguien desde afuera.

Su corazón estuvo inmediatamente sobresaltado, pero después del intenso shock de hace un momento, se sintió mareada en lugar de sentir el miedo petrificante.

Después de varias consideraciones, decidió ir a ver a las dos personas que hablaban. Quizás, estos dos individuos pueden ayudarla a salir de este maldito lugar.

Así que, descalza, paso a paso  se acercó hacia la puerta.

Tal vez esto era solo una ilusión, pero cuando más cerca estaba, más se sentía familiarizada con la voz. Este sentimiento fue cada vez más intenso.

Desde una ventana cercana a la puerta, iluminada por la luz de la luna, vio a algunas personas de pie cerca de la entrada.

En ese momento, uno de ellos habló de nuevo:

“No importa que, no permitiré que la lastimes. Ella realmente me gusta.”

Al escuchar la voz del hombre, Aiko se sobresaltó. El hombre resultó ser Mito Toyokawa.

‘Así que este bastardo fue el que me trajo aquí.’

Aiko estaba furiosa e inmediatamente se olvidó de su miedo. Bajo el impulso, ella absolutamente no tuvo ninguna consideración, lista para salir corriendo incluso con él.

Justo cuando Aiko estaba a punto de salir corriendo por la puerta, ella repentinamente oyó la voz del otro hombre.

“Así que, ¿Te olvidaste de como ella te trató hoy?”

Era una voz muy ronca y extraña para ella.

Aiko inmediatamente se detuvo, a pesar de que estaba actuando por impulso, no era estúpida. Inmediatamente se dio cuenta que Mito Toyokawa y este hombre eran sus secuestradores.

“Pero. . . . . .”

Mito estaba muy vacilante.

“Esta no es la primera vez para ti. ¿No te estabas divirtiendo con la última chica? No te preocupes. Nadie lo sabrá~.”

Esa voz era muy convincente.

Al escuchar eso, Aiko estaba asustada y furiosa. Ella se prometió que después de escapar de este lugar, debía reportar a estas dos escorias a la policía.

‘Lo primero que hay que hacer ahora es salir de aquí antes de que se den cuenta de que ya estoy despierta.’

Pensó Aiko.

Ella tuvo un poco de suerte de que ellos no le ataron sus manos. Aiko en silencio regresó al salón y miro sus alrededores en busca de una salida.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                                             Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Busqueda por fecha