Novelas ligeras en español

viernes, 16 de diciembre de 2016

Awakening capitulo 73

Después de comer un almuerzo abundante, cada miembro de la familia estaba bebiendo un té en la tarde mientras tenían una conversación extensa.

Masashi carecía de interés en este tipo de reunión familiar aburrida, y si él fuera a elegir, preferiría tomar una siesta de la tarde.

Amy se sentó a su lado, refrescantemente viendo TV. Parece que después de que la niña había llorado, su estado de ánimo se había vuelto mucho mejor.

Rolando junto con Alice y otros dos jóvenes estaban teniendo una conversación, tal vez sea una característica común de hombre de negocios, ya que la conversación naturalmente cambió a negocios.

Por otro lado, ese joven llamado Dima parecía muy interesado en Masashi. Hablando casualmente y preguntándole cosas insignificantes. Masashi ya era un hombre sofisticado, así que era natural que sus respuestas fueran diligentes.

Mientras ellos estaban teniendo una conversación, sentados en el otro lado de Adams, estaban siete u ocho jóvenes, quienes repentinamente se levantaron y salieron.

“Hermano, Adams dijo que quería jugar al billar, ¿me pregunto si estas interesado?”

El gentil Murphy vino y le dijo a Rolando.

“¿Billar? No he jugado en mucho tiempo, ¿chicos quieren ver?”

Rolando se levantó un poco interesado.

Varios jóvenes no dijeron nada y solo lo siguieron.

“Lei Yin, puedes ir.”

Alice le dijo.

Masashi asintió y también los siguió

Al ver a Masashi salir, Amy corrió y jaló su ropa.

“Niña, ¿has visto gente jugando billar?”

Masashi le preguntó mientras caminaba.

La pequeña no dijo nada y solo lo miró fijamente.

Masashi sonrió, al pellizcar su pequeño hecho y siguió caminando.

Al llegar al lado “este” de la mansión, vio que en una habitación enorme había dos grandes mesas, colgadas en la pared cercana estaba un ventilador de techo. En el rincón más interno estaba un bar lleno de botellas. Los muebles en la habitación eran como el de un típico bar de clase alta.

Masashi sospechaba que estos deberían ser los adornos que Rolando y el padre de su hermano, Winslow Dai Fei dejaron atrás, ya que Rolando era demasiado serio, no debería tener este tipo de lugar tranquilo.

Al igual que los nobles de la sociedad británica, el juego para jugar era el billar. Sin embargo, muy pocas personas de la case alta Suiza eligen el billar Americano, y en su lugar la elección general era el snooker.

Allí la docena de personas fueron divididos en dos grupos, cada uno ocupando una mesa.

En los círculos superiores de la sociedad, nada es accidental. Incluso en una agrupación tan simple, uno puede ver claramente la diferencia.

Rolando y los tres hermanos, Dima y otros dos jóvenes que estaban de pie en la parte superior en el funeral, naturalmente fueron agrupados juntos. No hace falta decir que estas personas eran todos miembros de la familia, independientemente de que si su condición fuera de miembros prominentemente ricos.

En la otra mesa, estaban los jóvenes que eran muy inferiores en estos aspectos.

Debido a ser el confidente y mano derecha del antiguo maestro de la casa Meng Zhuo´er, Alice también fue asignada al grupo de Rolando.

Pero viendo que Adams era un jugador habilidoso. No mucho después de comenzar, había conectado varias pelotas por delante de Murphy y Dima. Al ver a su chico jugar tan bien, la rubia continuamente aplaudió.

“¿Qué divertido es este tipo de juego aburrido? ¿Por qué no apostamos?”

Cuando fue el turno de golpear de Murphy, Adams al costado habló.

“¿Cuánto quieres?”

Dima preguntó sonriendo.

“¿Qué tal unos 100 Francos Suizos?”

Adams después de graciosamente tomar un sorbo de su vino tinto dijo.

“No me opongo.”

Dima dijo encogiéndose de hombros.

“Murphy, ¿Qué hay de ti?”

Adams miró a su hermano.

“No hay problema.”

El joven tranquilamente asintió.

Rolando, por tal cosa, no dijo nada.

Después de alrededor de media hora, después de dos partidos, el ganador fue Adams. Un juego tranquilo y excitante atrajo a mucha gente a venir a observar.

Recibiendo dos cheques de Dima y Murphy, él estaba muy orgulloso de sí mismo, luego abrazó y besó a la bella rubia.

“Otro juego.”

Adams dijo con una sonrisa.

“Quiero tomar un descanso. ¿Quién quiere jugar?”

Dima les preguntó a varios otros jóvenes.

Al ver que nadie quería jugar, hizo que Adams se sintiera más orgulloso y miró a su alrededor, fijando sus ojos en el chico asiático que bebía relajadamente vino.

“Sr. Lei Yin, ¿Tienen algún interés en jugar la siguiente ronda?”

Adams caminó dos pasos lejos del joven y preguntó.

“No soy muy bueno.”

Masashi dijo riendo ligeramente.

“No importa, seré indulgente.”

Las palabras de Adams causaron que la belleza rubia riera.

Masashi sonrió y puso abajo su vaso.

“Bueno, por favor sea indulgente.”

Cuando Masashi seleccionó un taco, Adams le dijo:

“Sr. Lei Yin, vamos a apostar para estimular el juego.”

“También es bueno, ¿Cuánto quieres?”

Masashi se volteó para mirarlo.

“¿Qué tal mil Francos Suizos?”

Dijo Adams.

“Adams, la apuesta es demasiado alta.”

Al escucharlo, Rolando frunció el ceño.

“Hermano, este es mi juego y el del Sr. Lei Yin, él no ha dicho nada aun, ¿Cómo sabes que él no estará de acuerdo?”

Adams dijo alegremente.

Un destello de furia apareció en los ojos de Rolando, se volteó hacia Masashi y dijo:

“Sr. Lei Yin, eres un invitado, no tienes que apostar.”

“En realidad, 1000 Francos Suizos no es nada, ¿verdad? No tengo ningún problema con ello, acepto.”

Contrariamente a las expectativas de los dos hermanos, Masashi en realidad estuvo de acuerdo.

“Vamos, Sr. Lei Yin.”

En relación con la insatisfacción de Rolando, Adams reveló una mirada profunda en su rostro.

Después de que Masashi había seleccionado un taco, él asintió.

“Sr. Lei Yin es un invitado, por favor, vaya primero.”

Adams hizo un gesto para invitarlo.

“Entonces seré contundente.”

Masashi fue al frente de la mesa, luego se inclinó en una posición extremadamente no profesional apuntando a la bola blanca.

Al verlo así, muchas personas no pudieron evitar reírse sin poder soportarlo.

Alice se sintió muy desconcertada al ver la posición de Masashi, estaba claro que él no era un profesional, así que ¿Por qué prometió apostar?

“¡Pow!”

Con un ligero sonido, Masashi golpeó la bola hacia afuera. Aunque usó una considerable cantidad de fuerza, la bola entró a la bolsa.

Masashi echó una mirada extraña al taco y luego miró a las bolas sobre la mesa, revelando un aspecto un poco confuso.

“Parce que el Sr. Lei Yin no tiene suerte.”

Adams dijo con una sonrisa.

“Creo que también es porque este juego normalmente comienza con golpear la primera bola.”

Murphy a favor de Masashi habló.

El espectador sabía que él necesitaba golpear la primera bola, pero la bola fue claramente golpeada intensamente, ya que incluso la postura de golpeo del joven era un poco graciosa.

Adams caminó junto a Masashi hacia el borde de la mesa, y luego teniendo una postura muy diferente a la de Masashi, muy elegantemente apuntó a una bola.

Golpeando tres bolas, Adams anotó con éxito las tres bolas en un bolsillo. Él un tanto orgulloso miró a Masashi, solo para descubrir que él ni siquiera miró su juego, y estaba absorto en mirar al taco.

‘¡Monstruo!’

Adams maldijo en su corazón, luego se inclinó para continuar su juego.

El quinto balón, Adams jugó un poco demasiado duro, resultando en que la pelota pierda el bolsillo. Pero para este resultado, no tuvo ninguna insatisfacción, después de todo, el oponente no era un profesional, dándole dos o tres oportunidades sin problemas.

“Sr. Lei Yin, golpea.”

Murphy amablemente le recordó a Masashi, quien estaba mirando cuidadosamente su taco.

“Lo sé, gracias.”

Masashi se levantó, caminó hasta el lado de la mesa.

Con esa clase de postura fea, las personas alrededor no pudieron evitar reírse, el adolescente asiático apuntaba a una pelota roja, no golpeó después de mucho tiempo.

Justo cuando Adams estaba a punto de burlarse de él, un sonido de “pow” resonó, el adolescente finalmente golpeó.

A medida que la bola blanca rodaba lentamente, todo el mundo pensaba que la pelota se detendría debido a la falta de fuerza, pero aun así continuó, y la bola lentamente estaba rodando hacia la bola roja.

“PA” un suave sonido de persecución, la bola roja fue golpeada por la bola blanca, luego rodó hacia la bolsa, entrando en el bolsillo.

Todo el mundo invariablemente maldijo en su corazón, “mierda”, Adams tenía una mirada indiferente.

Después, el adolescente fue al otro lado de la mesa, doblando, apuntando y golpeando, después de completar estos tres movimientos, inesperadamente golpeó otra bola.

La gente de alrededor suspiró y pensó que la suerte de este tipo era realmente buena.

Pero cuando la tercera bola roja fue introducida al bolsillo, Adams mostró una mirada vigilante.

Luego, la cuarto y quinto bola entraron en el bolsillo, mientras que la bola fue conducida a la sexta bola, nadie se atrevió a reír. Todo el mundo no podía creerlo, mirando al adolecente continuamente usar una fea postura para golpear la bola sobre la mesa e introducirla al bolsillo.

Cuando golpeó la cuarta bola, el joven tuvo que mirar alrededor antes de disparar, y luego con cada tiro pondría una bola dentro del paquete. Más tarde, además de Adams, todo el mundo estaba mirando con alegría las actuaciones individuales del joven. Hubo incluso unos cuantos que parecían casi imposibles de conseguir al jugar con la bola, y era como un adolescente haciendo magia y fácilmente introduciéndolo en el bolsillo.

Durante un tiempo, la habitación estuvo constantemente sonando, y todo el mundo no pudo dejar de dar un cálido aplauso.

“Sr. Lei Yin, esta es tu apuesta.”

Después del juego, Adams le entregó un cheque a Masashi.

“No he jugado en un tiempo y me siento un poco oxidado. Es por eso que al principio dije que no jugaba bien.”

Masashi dijo mientras guardaba el cheque en su bolsillo. Masashi no lo estaba engañando; Él no había jugado este juego por casi tres décadas.

“Sr. Lei Yin es implícitamente amable. No me imagine que fueras un jugador experto de billar.”

Adams dijo en un tono extraño.

“No soy un maestro, pero solo ligeramente más fuerte que algunos profesionales. Si no hay nada más, entonces discúlpenme.”

Entonces, Masashi se dio la vuelta y salió de la habitación.

Adams miró muy perversamente la espalda de Masashi, apretando fuertemente sus manos en puños hasta que estos se volvieron blancos.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                              Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Busqueda por fecha