Novelas ligeras en español

sábado, 17 de diciembre de 2016

Awakening capitulo 75

“Alice, viste…..todavía a Lei?”

A las 8 de la mañana, Amy fue al Salón vestida con su pijama de dibujos animados. Su mano derecha estaba frotando sus ojos cuando le preguntó a Alice, quien estaba sentada en el sofá leyendo el periódico.

“Amy, ¿te despertaste tan temprano? Ven rápido y desayuna.”

Alice dijo con suavidad.

Amy asintió, fue a la mesa y se sentó en la silla.

Al beber leche, Amy se volteó hacia Alice y dijo:

“Alice, Lei….¿dónde?”

“Está afuera. Espera un momento y debería volver pronto.”

Alice le explicó.

Al escuchar su respuesta, Amy ya no habló y solo comió su pan tranquilamente.

Al estar con ella por mucho tiempo, fue natural que la belleza de raza mixta supiera que ella era infeliz. En su corazón, no podía evitar maldecir un poco a ese chico presuntuoso.

En la carretera donde se produjeron los tiroteos de la tarde, el adolescente después de contestar el teléfono repentinamente dijo que saldría a dar un paseo.

“¿Esta tu cerebro roto? Tan pronto como salgas, pronto podrías ser asesinado por los hombres de Adams.”

Después de ser sorprendida con lo que él dijo, Alice se puso de pie y gritó.

“Pero soy un turista, ¿Dónde puedes encontrar un turista que se quede en casa todo el día? Voy a la estación de esquí y a navegar en el lago Zúrich. Y de nuevo, ¡Soy un Turista!”

Masashi se animó así mismo con su brazo gritando en voz alta.

La cercana Amy lo miró con curiosidad, pero al aprender sus patrones, ella levantó sus dos pequeñas manos y se le acercó mientras luchaba por detenerlo.

“Vamos, ¿Qué parte de ti se asemeja a un turista?”

Alice le dio una mirada rápida.

“Ok, te probaré que seré un buen turista.”

Masashi sonrió y le dijo.

“¿Honestamente me estás diciendo que quieres salir?”

Alice lo miró seriamente.

“Por supuesto, eso es lo que los turistas hacen.”

Masashi dijo perezosamente.

Luego, Masashi se arrodillo al lado de Amy y le dijo:

“Chica, voy a salir ahora. Detente, no muestres una mirada tan infeliz, no te llevaré conmigo. Pero voy a volver, probablemente en la noche. Así que quiero que seas obediente hasta que vuelva.”

Amy al escuchar esto inmediatamente se volvió preocupada y se acercó a él tirando de su ropa sin intención de soltarlo.

“Hey niña, te comportas, o te pego.”

La pequeña niña lo miró con lastima. Pero sus manos aun no tenían la intención de soltarlo.

Masashi no pudo hacer nada, y sin ninguna otra opción se dio la vuelta hacia la todavía enojada Alice, dándole una mirada significativa para que lo ayude.

Alice lo miró furiosamente pero aun así vino a ayudarlo a calmar a Amy.

Ella no sabía por qué este chico quería irse, pero una cosa que sabía, era que este joven nunca haría nada estúpido, debe tener una razón para salir. Este chico simplemente no quería decir nada, ya que sería muy molesto.

Después de que los dos hicieran mucha explicación, la pequeña finalmente soltó sus manos, pero su rostro también reveló una sensación de tristeza.

Masashi se puso de pie y como de costumbre, le acarició suavemente su mejilla, luego le hizo señas a Alice mientras salía de la puerta.

Alice suspiró, y con su acuerdo anterior con él, sacó su teléfono para informar a los oficiales encubiertos que lo siguieran.

A las 10 pm, Masashi realmente cumplo su promesa y regresó. Pero a la mañana siguiente, salió de nuevo. Por los siguientes tres días, se iría temprano por la mañana y luego volvería tarde en la noche, tratando este lugar como un hotel.

En los varios días en los que salió, Rolando y Murphy también vinieron a visitar a Amy. Y también pensaron que el asunto de las salidas de Lei eran muy extrañas.

Por otra parte, debido al reciente incidente del tiroteo en la carretera que fue más grave que el incidente del francotirador, la Policía Suiza estaba asustado y furioso. Inmediatamente agregaron más mano de obra para rastrear y agarrar al asesino tan pronto como sea posible. Si es posible, los altos niveles de la Policía Suiza esperaban acabar y simplemente trabajar en la estación de policía, ya que por lo menos allí no les darían un dolor de cabeza.

El día después de mañana fue el día de la lectura del testamento, ‘¿algo también sucedería en el momento señalado?’ Alice miró ansiosamente a Amy, quien estaba comiendo el desayuno.

“¿No comiste? Solo come un poco.”

Alice, al ver que Amy dejó de comer después de solo comer un pedazo de pan, camino hacia la mesa para persuadirla.

La pequeña negó con su cabeza, pero aun así bebió toda la leche restante de su taza y se puso de pie.

Alice no quera forzarla, por lo que en cambio la ayudó a recoger los platos.

Al salir de la cocina, se dio cuenta que Amy estaba abrazando a un muñeco de oso de trapo mientras veía la televisión en paz.

Amy, quien no le gustaba hablar y hacer contacto con las personas, por lo general solo ve TV para pasar su tiempo. Pero desde de que ese chico llegó, la cosa favorita que quería hacer cambió y en su lugar quería pasar el rato con él.

Ahora que Alice pensaba sobre ello, desde la muerte del Sr. Meng, Amy no había asistido a ninguna clase. Quizá fue porque habían pasado demasiadas cosas recientemente.

Pensando en esto, Alice se acercó y le dijo:

“Amy, no hemos tenido clase recientemente, ¿quieres tener una clase en este momento?”

La pequeña asintió, obedientemente soltó la muñeca de sus manos.

Debido al autismo de Amy, simplemente no podía ir a la escuela como un niño normal. Durante la vida de Meng Zhuo`er, él les había pedido a algunos cuantos maestros de la familia que vinieran a darle lecciones, pero debido a la resistencia de Amy, al final no hubo manera de que continuaran. Alice al ver esto, tomó la iniciativa de proponerle a Meng que mientras hubiera tiempo, ella le daría clases a Amy.

En cuanto esta propuesta, Meng se sintió muy agradecido. Así que, durante tres años, Alice le enseñó a Amy.

La clase no fue demasiada larga, con el fin de permitir que Amy se acostumbrara poco a poco, hizo que solo una lección durara dos horas, en este momento, Alice había terminado la clase antes de tiempo.

“Amy, ¿no te sientes bien?”

Al ver que la niña no tenía nada de espíritu, Alice se sentó a su lado y le preguntó.

Amy sacudió su cabeza.

“¿Esta Amy pensando en el Hermano Lei Yin?”

Amy la miró y asintió.

“¿Puedes decirme por qué te gusta tanto el Hermano Lei Yin?”

Alice había estado muy desconcertada sobre por qué Amy, quien nunca había permitido que un extraño se le acercara, se volvió tan unida con el adolescente a quien nunca había visto antes.

Amy pensó por un momento, su rostro parecía un poco angustiado y dijo:

“Yo….no, no tengo idea. Considerando todo……me, me cae bien.”

Al escuchar su respuesta, Alice sonrió y no dijo nada.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“Hoy el clima no es muy bueno, al igual que mi estado de ánimo.

Ese tipo no ha vuelto. Han pasado casi dos semanas, ¿en dónde realmente se fue?

¿Sigue enojado conmigo? Odioso, la persona que debería estar enojada soy yo, verdad. No informa a nadie donde va, haciéndome esperarlo todo el día para que aparezca en la puerta de la escuela.

Hoy conocí a su hermana, que usaba unas muy viejas gafas de borde negro. No sabía que todavía había personas que llevaban este tipo de antejos, era feo. Parece que no solo ese tipo es una persona extraña, incluso su hermana igual lo es. Sin embargo, esa estudiante femenina a su lado era realmente muy atractiva. Escuche que esa chica era un pariente de su familia, y ahora está viviendo en la casa de su familia. ¿Así que no hay día que pase en la que estos dos se reúnan?

Quizá es solo mi imaginación, pero parece que su hermana parece odiarme. Le pregunte por mucho tiempo, pero aun no dijo una palabra.

Pero la cosa más patética es que, siempre pienso inconscientemente en ese tipo desagradable.

Ryoko y Asami dicen que he cambiado, que yo sepa, desde ese día, mientras estaba con él, pensé que ya no era yo.

Otros estudiantes masculinos intentaron incesantemente encontrar una manera de hacerme feliz. Recibí un regalo del vicepresidente de la asociación estudiantil, lo cual me hizo infeliz.

¡Tipo odioso!”

Aiko cerró con suavidad su diario, luego miró ansiosamente por la venta.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                               Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busqueda por fecha

Registrate