Novelas ligeras en español

miércoles, 25 de enero de 2017

Lazy Dungeon Master capitulo 70

[¡¡¡Gaooooooo!!!]

El piso tembló por el rugido del dragón rojo.

La peligrosa e intimidante sensación se transmitió a través del monitor. Así que esta es la cosas conocida como dragón, ¿eh?

— … Lo siento, Goshujin-sama, me mojé.

— Puede que yo también, ese dragón… [Limpieza].

— Hyafu—… G-gracias.

Cuando usé [Limpieza] en Meat, quedó limpia. Me pregunto si Rokuko e Ichika están bien.

— Un dragón rojo e’ algo al nivel en que incluso un grupo de aventureros Rango-A necesitarían chivo expiatorio sólo pa ganar apenas. No hay nada de malo en que un aventurero Rango-E como Meat-senpai y Goshujin-sama se mojen. ¿Ta Rokuko-sama bien?

— Estoy bien, puedo usar [Limpieza] yo misma después de todo.

Parece que Rokuko no estaba bien.

Bueno, volviendo al tema en cuestión, tenemos que lidiar con ese dragón rojo de alguna manera.

… Nada que hacer más que darle un intento.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

— ¡Kakaka! Al final, ¡no eres rival para ésta!

Derritiendo los golems con su aliento, Redra rio fuertemente.

[Como era de esperar de Redra, pero ten cuidado ¿bueno?]

— ¡112 es un angustias! No puedes ver, ¡desaparecieron de un solo golpe!

Aunque estaba ciertamente sorprendida cuando el agua fluyó a través de su dungeon, no había ningún daño ya que sólo era hasta el punto en que los pisos estaban un poco mojados después de que Ontentoo hizo el agujero. Sin embargo, el agua tenía reacciones hostiles. Redra inclinó su cuello, preguntándose qué demonios estaba pasando.

(Slimes… no, ¿esta cantidad de ellos? Algo incluso más pequeño… ¿algo que puede mezclarse con agua?)

Entonces, Redra sintió la presencia de un nuevo golem, rompiendo su línea de pensamiento.

— Qu—, ¿cuántas veces tiene ésta que…? Espe… ¿¡Hey!? ¡Espera un segundo!

[¿Eh? ¿Qué pasa, Redra…? uoh, este tipo…]

Redra, que comenzó a exhalar fuego, se detuvo y lo tragó de vuelta en pánico. Ontentoo se preguntó qué lo causó, pero entendió cuando vio los golems que entraron.

El golem estaba sosteniendo una figurita de cristal en vez de un escudo.

— ¡H-hey! Eso es—, ¿¡Puede ésta obtener eso si gana!? ¡Es un par para el otro!

[¡Hahaha! No puedes usar tu aliento, que tipo más detestable].

La figurita de cristal también sería destruida si usase su aliento. No sería una exageración decir que aceptó la Dungeon Battle porque quería la figurita, nunca pensó que una sería usada como un escudo.

— Ku—, entonces, ¡si uso mis garras directamente…!

Redra trató de destrozar el golem directamente con sus garras. Sin embargo, las garras gigantes de un dragón no podían ejecutar ajustes finos. Sus garras eran apropiadas para arrasar a todos los enemigos de una vez, no pensó que podría sacar adelante una artimaña como derrotar al golem mientras dejaba a la figurita (escudo) ilesa.

— … Gauuu…

Estaba desconcertada. No podía pelear con él.

Gruñó para amenazar al golem enemigo. Si fuese un monstruo que tuviese instintos animales, habría perdido la fuerza en sus piernas, tirado la figurita, y huido.

El golem que sostenía la figurita de cristal sacó una espada y la usó para darle cortes a ella.

Sin siquiera molestarse en evadir el ataque ya que sería repelido, se atrevió a recibirlo.

… ¡¡Kachiiin!! Con un extraño sonido, las escamas de Redra fueron dañadas.

— ¿¡Uooooh!? ¿¡Una espada mágica!?

Retrocedió un paso con pánico. Sin embargo, la figurita de cristal casi fue dejada caer al quedar atrapada con la punta de su ala. Plegó sus alas tanto como fuese posible, tratando de asegurarse que no se rompiera.

— Ugu—, ¡esto es complicado…!

El golem se aproximó de nuevo, alzando la figurita (escudo).

Redra se retiró nuevamente. No quería herir el precioso tesoro.

Eso era todo lo que pensó.

— Mmm, ¿qué puedo hacer…? espera, ¿eh?

Había dado pasos marcha atrás para retirarse, pero notó que el piso había comenzado a inundarse de forma inadvertida.

El agua estaba fluyendo alrededor. Cuando miró, el agujero hecho para drenarlo fuera estaba siendo cerrado con las manos golem… Probablemente, este era el mismo tipo de agua que tenía reacciones hostiles de antes.

— ¡Astuto…!

Inhaló a fin de que pudiera usar su aliento en los golems que estaban bloqueando el drenaje, pero el golem del que estaba huyendo anteriormente se metió frente a ella… estaba sosteniendo la figurita de cristal.

— —¡¡!!

Una vez más tragó el aliento que estaba a punto de desencadenar.

Fwooosh. Calor que no tragó se escapó de su boca.

— ¡Entonces ésta simplemente usará sus garras para romper el pasaje!

[Hey no hagas eso, Redra, eso está fuera del cuarto del jefe. Si dejas el cuarto del jefe… pueden atravesar el piso].

Siempre y cuando el jefe estuviera en el cuarto del jefe, era incluso hermético.

Por otro lado, si no había jefe, el agua que tenía una reacción hostil podría fluir en el siguiente piso… En otras palabras, el quinto piso sería conquistado y sería su derrota.

Habiendo dicho eso, Redra aun no era capaz de atacar a sus enemigos, no era una situación que podrían dejar continuar. Aunque era viable para Redra sólo correr de ellos hasta que el día acabara teniendo en cuenta sus especificaciones, se impacientó y gritó.

— ¿¡Que debería hacer ésta!? Haz algo, 112, ¡ésta definitivamente no puede pelear!

[… Ah, no se puede evitar…]

Y así, Ontentoo, que era el Dungeon Core No. 112, tuvo que responder completamente a su pedido. Incluso si significaba la derrota, no era un gran problema.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

[Hey, Kehma… ¿Qué tal un intercambio?]

Una transmisión vino de Ontentoo mientras estábamos retrasándonos transportando el conjunto de bienes dragones… Un intercambio, ¿eh?

— Depende de los contenidos. ¿A qué te refieres con intercambio?

[Danos la figurita de cristal. Entonces, puedes pasar el quinto piso].

… En otras palabras, están bien perdiendo si obtienen la figurita de cristal.

Ese tipo de cosa.

[A propósito… sería genial si no usaras un truco que abstenga a Redra de ser capaz de atacar].

— Darte la figurita para pasar el quinto piso está bien, pero soy difícil de complacer… sería mejor si no interfirieras con nosotros tomando el piso final.

[¿Ah? Aah… En ese caso pelearías con Redra. En inútil con el cuarto del jefe final. Cualquier otra cosa está bien].

Eh, ¿puedo? Aunque sólo quería decirlo.

Más bien, se sintió como si algo estuviese un poco mal en esa declaración de recién.

¿Es por los derechos del comando absoluto?

[Es mucho mejor que hacer agujeros en cada piso de nuestra dungeon para protegerlo de la inundación. Resolveremos esto con una segunda oportunidad en el cuarto original del jefe para decidir la batalla. ¿Qué tal eso?]

Ya veo, parece que ser inundado es algo muy duro.

Lo cierto es que, probablemente sería un asunto serio para sus monstruos si fuesen inundados.

— … Entonces no nos obstruyas de aquí en adelante hasta el cuarto del jefe. Libera puertas cerradas y trampas. Habrá una hora de entreacto.

[¡Bien! Intercambio completado. Hey, Redra, ¡cese del fuego de una hora!]

Y así, reiniciamos con condiciones extrañamente ventajosas.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

— Gunununu…

— Heeey, ¿no dijiste haz cualquier cosa, Redra?

— P-pero perdimos la Dungeon Battle… ¡lo siento, 112! Por ésta, tú…

Redra estaba siendo inusualmente dócil, pero Ontentoo simplemente se lo tomó en broma.

— ¿Qué estás diciendo? Quiero decir, no salimos realmente perdiendo. ¿No obtuviste la figurita de cristal?

— Pero ahora pueden dirigirse hasta el cuadragésimo noveno piso sin que resistamos…

— ¿Piensas que serás derrotada? Kehma habría conseguido de alguna forma llegar allí desde el quinto piso de todas formas, no te preocupes.

Además, para ser sinceros, ¿no habría sido la dungeon despejada si el ataque con agua continuaba? Habría inundado cada piso, infligiendo mucho daño a los monstruos y trampas. Estaba claro que los costos de reparación habrían excedido los 500.000 DP por sí solos.

— … Siendo ese el caso, ya que acordamos pelear con buen humor, ¿no fue la negociación un triunfo? Redra puede ser de confianza después de todo.

— Uhm… ¡Ésta dará lo mejor!

— Sí, te lo dejaré a ti, Redra. Probablemente podrías incluso pelear con ellos con toda tu fuerza por todo el día ¿cierto? Lo amas después de todo.

— ¡Uhm!

Redra volvió a estar de buen ánimo. Ontentoo acarició su cabeza con satisfacción.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                               Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Busqueda por fecha