Novelas ligeras en español

martes, 9 de mayo de 2017

Goblin Kingdom capitulo 26

[Raza] Goblin

[Nivel] 26

[Rango] Duque; Jefe De La Horda

[Habilidades] <<Comandante De La Horda>>  <<Voluntad Rebelde>>  <<Aullido Abrumador>>  <<Esgrima B->>  <<Codicia Insaciable>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante I>>  <<Ojos De La Serpiente Azul>>  <<Baile En La Frontera De La Muerte>>  <<Ojo De La Serpiente Roja>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma De Un Guerrero Loco>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>

[Protección Divina] Diosa Del Inframundo, Altesia

[Atributos] Oscuridad, Muerte

[Bestias Subordinadas] Kobold (Nvl 9)

[Estado Anormal] <<Encanto Del Santo>>

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Entre la recientemente agregada horda de druidas, 30 podrían ser contados como guerreros. Dentro de ese 30, 25 son capaces de utilizar realmente la magia en combate.

Le di un nombre al goblin raro que conduce esa horda.

“Te nombro Gi Za”

dije.

El goblin raro me agradeció, pero al mismo tiempo, él hizo una cara difícil. Esta es la primera vez que obtengo este tipo de respuesta.

“¿Qué? ¿Insatisfecho?”

Pregunté.

“No… Sólo me di cuenta de que realmente no hay tal cosa como un hombre perfecto”

Gi Za se encogió de hombros.

¡Bueno, lo siento, no tengo gusto!

Los no combatientes de la nueva horda junto con los combatientes son en total 50.

Llevamos a todos esos goblins junto con nosotros, y regresamos al asentamiento.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Con los druidas añadidos, ahora tenemos 142 goblins en total.

92 combatientes y 50 no combatientes que incluyen a las mujeres, los ancianos y las larvas. Nos hemos convertido en una gran familia ahora. (Krailus: Jamás pensé que los llamaría familia)

Gi Gu también cumplió con su tarea de proteger la aldea sin ningún problema, y nuestra caza ahora también está avanzando favorablemente.

Reformé las células de tres hombres con los druidas, luego les mostré cómo cazamos, y el día terminó.

Al día siguiente, utilicé [Habilidad] <<Ojo De La Serpiente Roja>> para evaluar a los goblins, escogimos a los goblins prometedores, y luego los hicimos formar células de tres hombres bajo Gi Ga.

Cuando el sol empezó a ponerse, llevé a Gi Ga y su grupo a cazar el sur. Y cuando el cielo comenzó a oscurecer, tomamos nuestro botín y volvimos al pueblo.

Cuando volví, seguí mi horario habitual y fui a la cárcel de Reshia. Pero entonces me di cuenta de que alguien había ido antes de mí.

“Gi Za, ¿qué haces aquí?”, Pregunté.
“Nada en particular” respondió.

Gi Za parece tener hambre de conocimiento. Incluso en nuestro duelo anterior, fue por esa razón que había pedido que Reshia fuera su recompensa.

Pero a causa de eso, parece que Reshia ha llegado a odiarlo, y se ha negado a hablar con él. Desafortunadamente para él, Reshia es el tesoro del rey, dejándolo parado, incapaz de hacer nada. Es bastante raro, en realidad, ver a este goblin hacer una sonrisa tan amarga.

Debe ser porque sus rasgos se asemejan a seres humanos que su expresión extrañamente huele a la humanidad.

“Has llegado a tiempo. Estaba a punto de visitar Reshia. Ven” dije, a lo que Gi Za respondió con una reverencia, diciendo: “Gracias.”

Es un espectáculo bastante raro ver a este goblin hacer una reverencia. Pero, de nuevo, me pregunto ¿cómo exactamente rechazaste a este goblin, Reshia? Para que este confiado goblin se preocupe tanto.

En realidad estoy más preocupado por eso que por mi conversación con Reshia.

Cuando entré en la cárcel, Reshia me vio. Luego, rápidamente, vio que Gi Za me seguía justo detrás. Inmediatamente, un profundo valle atravesó su frente.

“¿Por qué ese goblin está aquí?”

Preguntó ella, visiblemente irritada.

“Él quiere hablar también, al parecer”

Contesté.

“Estoy hablando porque eres tú. No quiero hablar con ese goblin”

Respondió bruscamente Reshia.

“Oh, vamos, no digas eso. Considéralo como una petición mía”

Dije, tratando de convencerla de que estuviera de acuerdo.

Reshia murmuró para sí misma, luego respondiendo con una voz débil, casi susurrando, dijo

“Bien… Pero sólo cuando estás cerca.”

“Parece que soy odiado”

Se encogió de hombros Gi Za, sonriendo amargamente.

Qué hombre más persistente, pensé. Entonces continuando, dije,

“Hoy quiero hablar de los dioses.”

“¿Quieres decir, su leyenda?”

Preguntó Reshia, curiosa.

“Sí, especialmente la historia del dios que dio a luz a la tierra y sus hijas… ¿Hmm? ¿Qué pasa?”

Por alguna razón, Reshia estaba congelada, sorprendida, con una extraña expresión en su rostro.

“Ah, no… estaba un poco sorprendida. No esperaba que estuvieras realmente interesado en el linaje de los dioses”

Respondió.

Miré hacia Gi Za y le pregunté

“¿Eso es extraño?”

“Bueno… normalmente pedirías algo más normal. Como los usos prácticos de la magia, por ejemplo”

Respondió Gi Za.

Al oír eso, pensé, Oh, así que eso es lo que él busca. Entonces le pregunté a Reshia,

“Hmm… Reshia, ¿también encuentras que las historias de los dioses carecen de sentido?”

“Ah, no. No lo creo en absoluto. Después de todo, obtener el conocimiento del estudio de la historia de los dioses es la razón de ser de nosotros, los apóstoles”

Respondió Reshia.

¿La razón de ser de los apóstoles?

“Ese apóstol de Dios tuyo… ¿Tiene algún significado especial?”

Pregunté.

“Sí. En nuestro mundo, es decir en el mundo humano, hay algo que llamamos religión. ¿Tienes algo así también?”

Respondió Reshia.

“¿Tenemos?”

Pregunté, lanzando la pregunta a Gi Za.

“No”

Respondió cortésmente Gi Za.

“Nuestra forma de vivir es simple. Los que no tienen poder, mueren. Aquellos con poder, obedecemos. Pero, por supuesto, también tenemos algo de amor por los dioses que nos conceden su protección divina.”

También hay casos como yo, donde no nos encontramos con ningún tipo de apego o agradecimiento, incluso después de recibir una protección divina como la que recibí de Altesia. Pero, de nuevo, estoy probablemente en la extrema minoría.

Mientras pensaba eso, Reshia dijo

“Ya veo. Entonces puede ser difícil de entender, pero entre los humanos hay aquellos que reciben, y aquellos que no reciben el favor de Dios.”

Bueno, esta discusión se ha vuelto bastante problemática. Reshia no se ve como si estuviera planeando detenerse en un corto plazo.

Siento que he presionado un interruptor peligroso. No es bueno, estoy empezando a lamentar la presentación de este tema.

En eso, decidí interrumpir a Reshia. Vacilando, dije

“E-Espera Reshia.”

“… En otras palabras- ¿Sí? ¿Qué es?”

Dijo Reshia mientras me lanzaba una mirada que parecía que decía, ¡aunque estábamos en una buena parte!

“Sé que no entiendo bien la religión; Eso no es de lo que quiero hablar. Quiero hablar de los dioses”

“Sigh… Está bien. Vamos a hablar de religión en otro momento, entonces”

Ella respondió, un poco desanimada.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El dios ancestro, Kutiarga.

Fue él quien creó el mundo.

Él creó la tierra dentro del gran mar en siete noches y ocho días. Luego cortó una parte de su cuerpo para crear un nuevo dios que velaría por su creación.

La diosa madre, Deetna.

Kutiarga trabajó junto con la diosa madre que nació de una parte de su propia carne, Deetna, para crear vida nueva una tras otra.

El dios del agua, el dios del bosque, el dios del viento, el dios de la tierra, el dios de las ilusiones, el dios de los sueños, el dios del starfaring… muchos, muchos dioses. Porque donde hay vida, hay un dios que gobierna sobre ella.

El mundo se llenó de dioses, y Kutiarga y Deetna quedaron satisfechos. Pero cuando la diosa madre dio a luz al dios del fuego, fue quemada. Esa herida se convirtió en la razón de su muerte, y en su viaje al mundo de los muertos.

Kutiarga se entristeció.

Después de todo, acababa de perder a la persona con la que había creado la vida, su otra mitad literal.

En su aflicción, hundió su cuerpo en este mundo, dejando sólo dejando detrás la orden de crear más vida a sus hijos. Y su deseo de que él y Deetna se convirtieran en una parte del mundo que habían creado juntos, se hizo realidad.

Siguiendo sus deseos, los dioses restantes trabajaron juntos para crear nueva vida.

Los dioses del bosque y del agua crearon a los elfos en pos de la diosa madre a la que habían mirado.

Los dioses de la tierra y el viento afeitaron los minerales para crear a los semihumanos.

Los dioses de la ilusión y los sueños tejieron juntos los sueños y las ilusiones, creando los dragones.

Los dioses del starfaring pasaron por las diferentes estrellas, reuniendo recursos. Y con ellos, ellos crearon a los gigantes.

Todo lo que quedaba era el dios del fuego.

Fue a causa de él que la diosa madre que le había dado a luz, murió. Solo y el más joven, él era el único dios que no podía crear nueva vida. Porque los otros dioses sabían que era por causa de él que los dioses padre y madre habían muerto.

Y sus hermanos y hermanas se negaron a trabajar con él

El más antiguo de los dioses, el dios del agua, sentía compasión por el dios del fuego. Llamó a los otros dioses, y todos dieron lo que habían dejado al dios del fuego.

El dios del bosque dio una larga parra. El dios del agua traía agua fría. El dios de la tierra trajo un pedazo de tierra… y así sucesivamente. Cada uno de los dioses trajo al dios del fuego las partes que no podían usar.

Pero el dios del fuego perseveró.

Con sus manos torpes, mezcló el agua con el trozo de tierra y lo amasó. Deseó con todo su corazón mezclar eso con todo el exceso de cosas que había recibido.

Recordó la figura de su padre que había visto en su juventud.

Por favor, él deseaba. Déjame dar a luz vida igual que mi padre.

Y así… nacieron los humanos.

Y los dioses dispersaron las formas de vida que habían creado en toda la tierra que su padre había creado.

Los elfos fueron enviados a los profundos secretos del bosque. Los semihumanos a los prados ventosos. Los dragones a las montañas colosales cuyas alturas eran casi oníricas. Los gigantes al suelo debajo. Y los humanos a la pequeña playa.

Como las diferentes formas de vida trabajaron juntos, prosperaron y crecieron en número.

Satisfechos, los dioses poco a poco hicieron más vida.

Las bestias, las bestias mágicas, e incluso aquellos que los dioses pensaban que eran un fracaso, los dioses dieron a luz al mundo.

Pero el dios del fuego estaba triste.

Los seres humanos que había creado eran demasiado débiles en comparación con las otras razas.

Entonces el dios del fuego consultó al dios del agua.

¿Qué debo hacer? preguntó. Y el dios del agua habló del tiempo que su padre creó a su madre.

El dios del fuego lloró y se quejó al dios del agua, diciendo, pero nadie quiere trabajar conmigo.

Y el dios del agua sugirió, ¿por qué no tomas la mitad de tu cuerpo y lo distribuyes?

El dios del fuego estaba muy contento.

Ahh, ya veo, dijo. Si hago eso ya no estaré solo.

Y así el dios del fuego usó sus propias piernas, y creó las dos lunas. Él usó su brazo derecho, y le dio al hombre el Dios del Conocimiento. Él usó su brazo izquierdo, y él creó los espíritus. Luego usó su propia cabeza, y dio a luz al Dios Que Dio A Luz A La Tierra. Y por último, utilizó su cuerpo y creó el sol.

Los espíritus rompieron contacto con los humanos tan pronto nacieron.

Fueron entristecidos por la muerte del dios del fuego, así que cambiaron su forma, y se fundieron en la tierra para salvar a su creador, dando a luz a los volcanes que iban a dar a luz nuevas tierras.

Entonces los dioses nacidos del brazo derecho y de la cabeza del dios del fuego llegaron a ser llamados los nuevos dioses.

El Dios Que Dio A Luz A La Tierra llegó a ser conocido como Ativ. El Dios del Conocimiento, Hera.

Los dos dioses se casaron y dieron a luz a los dioses y diosas que guiarían a la humanidad.

La hija mayor, Altesia, se hizo cargo del valor. El dios más viejo, Gurdika, se hizo cargo del arma y la magia. La hija siguiente, Hekaterina, se hizo cargo de la victoria y la gloria. La tercera hija, Liuryuna, gobernó sobre el destino. Y la cuarta hija era la diosa de la curación, Zenobia.

Guiaron a la humanidad. Y Ativ y Hera trabajaron juntos para crear el concepto de reinos.

Pero a medida que los humanos se desarrollaban, el mundo de los dioses estaba al borde de la destrucción.

Los dioses que habían dado a luz la vida sin pensarlo comenzaron a discutir entre ellos qué creación era la más grande.

Eventualmente la discusión creció, y aunque el dios del agua, el mayor de entre ellos, trató de sofocar la lucha. Poco a poco, incluso los más viejos entre ellos fueron arrastrados a la lucha.

Hasta que finalmente los dioses tuvieron una respuesta.

Ellos dijeron entre sí, vamos a descubrir cuál creación es la más fuerte.

Y así comenzó un espantoso intercambio de vida y muerte.

Los elfos y los semihumanos, los gigantes y los dragones, sin piedad, las razas se mataban entre sí.

Sin embargo, dentro de ese caos, esa guerra de razas, fueron los seres humanos protegidos por sus dioses los que triunfaron.

Envueltos con el valor de Altesia. Las armas y la magia de Gurdika en sus manos. La promesa de victoria y gloria de Hekaterina. Y a través de la guía de la diosa del destino, Liuryuna, los seres humanos conocidos como héroes parecían sacrificarse a sí mismos, salvando a la humanidad como el amor de Zenobia salvó a los heridos.

Y antes de que nadie lo supiera, los humanos poseían la tierra más grande y la influencia. Quemaron el bosque, afeitaron las montañas, cavaron la tierra y recolectaron minerales preciosos, expandiendo su dominio.

Las otras razas se odiaban como sus dioses querían, pero no tenían poder para luchar contra los humanos.

El poder de los nuevos dioses encabezados por Ativ era simplemente poderoso.

Uno de los dioses miró eso molesto, y finalmente, ese dios propuso a los dioses una idea.

Hagamos que nuestra madre, Deetna, regrese y traiga paz a nuestro mundo. Luchar es estúpido después de todo, dijo el dios.

Los otros dioses estuvieron de acuerdo, ya que incluso su poder había caído después de toda la matanza.

Y así se abrió la puerta al mundo de los muertos.

Los dioses oraron.

Diosa Madre, Deetna, oraron. Por favor guíenos esta vez.

Pero lo que los recibió desde el otro lado fue una guarida de serpientes.

Las serpientes festejaron sobre los dioses, y el mundo descendió a la oscuridad.

Pero las serpientes no fueron las únicas que pasaron por la puerta. Bestias mágicas, monstruos e incluso los muertos, todos pasaron.

Las bestias sucias y corruptas fueron liberadas en el mundo.

El dios del agua que de alguna manera había logrado sobrevivir junto con los dioses mayores sentía miedo en esta crisis.

A este ritmo el mundo que nuestro padre había creado estaría lleno de muerte, gritaron.

Pero los elfos, semihumanos y gigantes que habían dado a luz eran impotentes contra las incesantes fuerzas de la muerte.

Fue entonces cuando un rayo de luz se disparó ante ellos.

Los seres humanos que Ativ lideró, aunque sólo un poco, fueron capaces de luchar contra las fuerzas de la muerte.

Así que los dioses enfocaron sus poderes hacia los dioses de los humanos

Y los semihumanos, los dragones, los gigantes, los elfos y los humanos estaban unificados bajo Ativ.

Ativ y Hera colocaron a Altesia como la vanguardia, permitiéndole dirigir la coalición.

¡Muestre su valor!

¡Saca tu arma!

¡Crea en su destino!

¡A la victoria y a la gloria!

Altesia lideró la coalición, y con Gurdika, Liuryuna y Hekaterina, lucharon desesperadamente contra el ejército sin fin de la muerte.

Altesia era la vanguardia, guiando desde el frente con su espada blandida. Gurdika estaba en el centro, creando armas y magias una tras otra. Liuryuna salvaría a los que morirían de su destino, y Hekaterina cantaría alabanzas de victoria y gloria, elevando el espíritu de todos.

Después de cien años de lucha, finalmente fueron capaces de conducir de vuelta al ejército de la muerte a través de la puerta de donde habían venido.

Cuando la espada de Altesia atravesó los restos del cadáver de Deetna en el otro lado, la batalla terminó.

Los viejos dioses agradecieron a los nuevos dioses, y todos regresaron a sus respetadas regiones sin discutir. Y decidieron vivir en adelante sin elegir un camino de conflicto.

Era lo mismo para las vidas que habían creado.

Los elfos fueron a los profundos secretos del bosque.

Los semihumanos a los prados y bosques.

Los dragones a las altas montañas.

Los gigantes se fueron por debajo de la tierra.

Era la era de los nuevos dioses.

Cuando hubiera angustia, Altesia vendría. Y Gurdika resolvería problemas con su magia y sus armas. Mientras Liuryuna lideraría el destino del pueblo, y Hekaterina prometió gloria y victoria.

Pero su edad de prosperidad no duraría mucho.

Para el dios que dio a luz la tierra, Ativ, fue encantado por la belleza de Zenobia.

La diosa de la sabiduría, Hera, cambió su apariencia en el cambio de corazón de Ativ, mientras Altesia ardía de celos.

Las armas y magia que Gurdika creó finalmente trajeron el caos al mundo, y él se detuvo. Liuryuna, que debería salvar a los seres humanos de la muerte, se encontró intoxicada con la muerte de los humanos.

Hekaterina se encontró en un dilema en quien proporcionar la victoria y la gloria hasta que eventualmente se olvidó de bendecir a nadie en absoluto.

Con los dioses en ese estado, la humanidad cayó gradualmente.

La depravación, la putrefacción y los celos se extendieron como la plaga, y los humanos llegaron a olvidar el orgullo que alguna vez llevaron consigo mientras crecían temerosos de la enfermedad y la muerte.

Y Altesia continuó ardiendo aún más en celos.

La que dirigía el ejército, y expulsó al ejército de la muerte era ella. Nadie más, sino ella.

Y, sin embargo, ¿por qué es sólo Zenobia? ¿Por qué es sólo ella quien es amada por Ativ?

Las llamas de los celos ardían dentro de Altesia, y Ativ empezó a enfermarse de ella. Entonces le entregó el país de los muertos para que ella gobernara.

El país de los muertos quedó solo desde el paso de Deetna, y actualmente estaba en camino a la destrucción.

A este ritmo, el país de los muertos será completamente destruido.

Cuando su país sea destruido, dejarán el suyo y se encontrarán de nuevo en el país de los humanos.

Altesia fue sola al país de los muertos, sacó la hoja de Gurdika del cadáver de Deetna y mató a las serpientes.

Su ira era aterradora, y finalmente llegó a gobernar el país de los muertos.

Y esta vez, la que atacaba al país de los humanos era ella.

En un abrir y cerrar de ojos, conquistó el mundo humano.

Ativ que se había olvidado de todo por su amor por Zenobia.

La diosa, Hera, que había cambiado su forma.

Gurdika que ya había decidido no crear más magia o armas.

Liuryuna que se encontró entretenida jugando con el destino.

Hekaterina que había olvidado bendecir la victoria y la gloria a cualquiera.

Sólo cuando fueron traspasados por la espada de Altesia comprendieron las profundidades de la ira y la desesperación de Altesia.

Los dioses despertaron cuando la mitad del mundo había sido tomada por Altesia, y pusieron sus poderes juntos, y lucharon contra Altesia.

Ativ recordó trabajar con la gente.

Hera volvió a iluminar la luz del conocimiento sobre el hombre.

Gurdika empezó a crear armas y magia una vez más.

Liuryuna comenzó a tejer los hilos del destino, guiando a los “héroes”.

Zenobia curó a los heridos.

Con los dioses trabajando juntos, fueron capaces de luchar contra Altesia.

Pero no había nadie que pudiera luchar contra Altesia en las líneas de frente.

La serpiente gigante que rompía la tierra mientras se arrastraba. El dragón negro que gobernaba el cielo mientras volaba. La serpiente de dos cabezas que pudriría las aguas, y la serpiente que quemaba todo con sus llamas negras.

Con ellos, nadie podía detener a Altesia.

Ativ estaba muy perplejo; Era, después de todo, un desastre que había causado.

Así que pidió ayuda a los viejos dioses.

Muchos de ellos dudaron, pero era un hecho que le debían de la guerra anterior.

Así que se unieron a la lucha como aliados de Ativ.

Y juntos, pudieron empujar a Altesia de regreso al país de los muertos.

Ativ y los otros dioses hicieron un juramento de no interferir demasiado con los humanos. Y entonces, para debilitar el poder de Altesia, los dioses se durmieron.

Aquí termina la era de los dioses.

Y se estira el telón de la historia.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ya estaba brillante cuando terminó la historia.

Los únicos despiertos fuimos Reshia y yo.

Incluso Gi Za y Lili, que ya deberían estar acostumbrados a esto, estaban dormidos.

“¿Entiendes?”

Preguntó Reshia.

“Sí…”

Respondí.

Hay una cosa que tengo que confirmar.

“¿Alguna vez has conocido a Zenobia?”

Le pregunté.

“¿No? Lo he dicho ahora, pero los dioses odian interferir con nosotros”

Respondió.

“¿Es lo mismo con Altesia?”

“Por supuesto. Esa es la razón por la que los dioses se quedaron dormidos.”

Ya veo.

Así que para los humanos, esto no es más que una leyenda. ¿O es Altesia generalmente desinhibida? En cualquier caso, ella no es tan distante como los humanos dicen que son los dioses.

Que también va a decir que esos héroes que debo matar podrían aparecer.

-Muestra tu coraje, ¿Huh?

¿Por qué es que cuando escucho esas palabras, no puedo evitar ver la figura deslumbrante y galante de Altesia vestida con armadura en la parte posterior de mi cabeza?

*Thump*

Mientras pensaba eso, sentí una picazón desde la serpiente roja enroscada en mi brazo derecho.

“… Fue una buena lección”

Dije, agradeciendo a Reshia.

“¿Verdad?”

Respondió Reshia con una sonrisa mientras se iba a dormir.

Necesito recordar ejercitar la precaución necesaria cuando hablo con Reshia.

De todos modos, debería dormir…

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nota Del Autor

La lección de Reshia-sensei sobre la historia de los dioses.

La conferencia entera duró un total de 8 horas. En cuanto a las pausas, tomaron pausas de 10 minutos cada tres horas.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                             Capitulo siguiente

1 comentario:

  1. Para ser una hostoria ficticia la de los dioses, estuvo interesante. :o

    ResponderEliminar

Busqueda por fecha

Registrate