Novelas ligeras en español

miércoles, 17 de enero de 2018

Riaru de Reberu capitulo 56

"¡!"

"¿Qué sucede Taiyou-chan?"

"Mis habilidades… han disminuido su valor."

"¿Eh?"

"Mis stats… No tienen en el valor correcto, disminuyeron."

"¿Eh? Tienes razón, las habilidades que [Idol] ha aumentado han sido reducidas a una sola persona desu~"

"¿Una persona…?"

Mirando fijamente las habilidades, lo confirme una vez más.

Tal y como ha dicho Hera, las estadísticas que se han visto incrementadas por la habilidad [Idol] han disminuido a la mitad en todos los casos… En otras palabras, el plus que recibía en mis stats por dos personas se ha reducido al de solo una.

"¿De qué se trata esto? ¿[idol] tiene un rango de eficacia máximo y alguien ha salido de ese rango?"

"Déjame ver desune~, esto no tiene relación con el alcance efectivo de [idol]. La única razón por la que disminuiría es si alguien odiara a Taiyou-chan o si muriera..."

Sin siquiera esperar a que Hera terminara su oración, Taiyou corrió impacientemente alejándose de la zona del río en la que se encontraba. Pateó el suelo con toda su fuerza y corrió en la dirección de donde venía.

Con una velocidad que habría roto el récord de todos los estudiantes de secundaria, Taiyou volvió al [Castillo Taiyou], abrió la puerta y entró. Y sin ninguna duda entró en la habitación más grande del primer piso, que era su propia habitación.

Dentro de aquí se veía la figura de Kohaku.

Debajo del futón que estaba tendido encima del tatami, ella estaba tal y como el día en que nació, y simplemente tenía una pobre excusa de manta para cubrir su cuerpo. Aunque aún recordaba rastros de su cautivador cuerpo que había explorado anoche, ahora no era el momento de distraerse con tales pensamientos.

Taiyou busco inquieto en su habitación.

Kotone, Suzune y Kazane.

Antes de irse a la ribera del río, estaba seguro de haber visto a las tres chicas acostadas en la cama con Kohaku respirando tranquilamente mientras dormían. Pero en este momento, no pudo encontrar a las tres.

Taiyou salió fuera de la habitación, esta vez fue directo hacia el segundo piso.

Esta era la habitación designada para las tres hermanas, y ni siquiera se molestó en preguntar mientras irrumpía en la habitación.

"¡Kotone, Suzune!"

Dentro, podía ver tanto a Kotone como a Suzune. Los dos ya vestían ropa casual y se acurrucaban juntas en el centro de la habitación.

Después de decir sus nombres, Taiyou tuvo una premonición muy mala sobre todo esto.

Eso se debía a que, la más pequeña de las tres hermanas, la figura de Kazane no se veía por ningún lado… Pero más que el hecho de que no pudiese ver a Kazane, era la aparición de las dos personas acurrucadas en esa postura incómoda lo que le daba un sentimiento realmente malo.

Sus movimientos se detuvieron y miró fijamente a las dos chicas. Cuando hizo esto, de alguna manera sintió que las dos chicas estaban dentro de una especie de montaña nevada.

Era como si estuvieran en una montaña helada donde soplaba violentamente la nieve y las dos personas trataban de escapar del frío acurrucándose en busca de algo de calor.

Vio tanto a Kotone como a Suzune, ahora mismo.

Taiyou instintivamente se froto los ojos.

Cuando lo hizo, la ilusión óptica de las montañas nevadas desapareció y la escena de las dos chicas temblando en su lugar fue acentuada al acercarse a ellas.

"Kotone, Suzune."

Una vez más las volvió a llamar por sus nombres, esta vez les hablo dulcemente, como si estuviera hablándole a un niño asustado. Luego, las dos chicas reaccionaron a sus palabras y lentamente miraron hacia arriba. Sus pupilas redondas recuperaron gradualmente la concentración y, al ver la figura de Taiyou, ambas saltaron para abrazarlo.

"Ahh, ahh…"

"Uuuu…"

Las dos chicas estaban soltando unos extraños gemidos mientras continuaban aferrándose a Taiyou. Era como si las dos chicas se hubieran vuelto niñas y Taiyou las abrazaba a ellas muy suavemente.

"¿Qué les pasa chicas? ¿Dónde está Kazane?"

Les hizo esta pregunta, pero no pudo obtener una respuesta. Las chicas sólo podían aferrarse a él como un bebé.

"¿Cuál es el problema jya~?"

Kohaku llegó a la escena. La primera en despestar, Kohaku estaba desnuda y sólo tenía delgadas sábanas envueltas alrededor de su cuerpo.

"Kohaku-san, ¿Tienes idea de dónde está Kazane?"

"No lo sé, desafortunadamente… ¿Ha pasado algo?"

Hace unos segundos, todavía tenía una voz medio dormida, pero en un instante, el tono de voz de Kohaku se había vuelto serio.

"No estoy seguro, pero es la única a la que no puedo encontrar. Además..."

Alex mostró a Kohaku la apariencia de las dos chicas que él abrazaba. Tal vez a las dos chicas no les gustó el hecho de que él estaba aflojando su agarre sobre ellas, ellas dejaron salir otro gemido mientras lo abrazaban aún más fuerte.

"Esto no parece ser una broma jyano~"

"Por favor, dale un vistazo a mis stats."

"¿Umu?… Se redujeron a la mitad jya~"

Kohaku inmediatamente se da cuenta del problema y frunció profundamente su frente.

"Si ese es el caso entonces, algo le puede haber pasado a Kazane jyana~"

"Sí, por eso quería oír la historia de las chicas, pero no parecen ser capaces de hablar ahora mismo."

"Umu…"

"Taiyou-chan, corrías tan rápido desuyo~… Taiyou-chan."

Hera regresó finalmente y Taiyou inmediatamente le hizo una pregunta.

"Hera, ¿Podrías por favor revisar los alrededores de esta casa por mí?"

"¿Eh?"

"No puedo encontrar a Kazane. Por favor, vuela y confirma esto por mí."

"Yo, yo entiendo desu~"

Hera salió volando por la puerta por la que acababa de entrar y al poco rato volvió.

"No está en ninguna parte de la casa. Volé en un radio de 50 metros de esta casa para asegurarme de que no está aquí desu~"

"Algo debe haber pasado."

"Ahh…"

Taiyou y Kohaku asintieron, pero considerando que no tenían ninguna pista de lo que había pasado, estaban perdidos sobre lo que debían hacer.

Taiyou y el resto del grupo se acercaron a la terraza. Kotone y Suzune aún estaban en su estado de regresión (infantil) y Taiyou las abrazaba y las tranquilizaba.

Al lado de él, Kohaku sacó su smartphone y lo usaba para hacer una llamada a alguien.

"¿Cómo está?"

"No es bueno jya~, no responde."

Bajando el smartphone, Kohaku frunce el ceño. Justo antes de que ella cortara la conexión, Taiyou podía escuchar la voz del contestador automático que sólo le hacía sentirse más deprimido.

"Qué demonios…  cuando me equivoque?"

"Déjame preguntarte, ¿Alguna vez las chicas han tomado alguna acción por separado antes?"

"Eso es… Hay, incluso en la escuela, veces en que se separan la una de la otra."

Taiyou recordó una historia que una vez escuchó de Kotone y le contó a Kohaku las partes importantes de esta historia.

"Aunque las chicas estén separadas, sus emociones y sentimientos están conectadas por algo parecido a una conexión telepática. Si algo así hubiera existido, aunque estuvieran separadas deberían de estar bien."

"Entiendo, no tal vez sea precisamente por eso…"

"¿Por eso?"

"La pérdida de uno de los miembros del grupo."

Kohaku usaba palabras que generalmente no eran populares para el uso diario, sin embargo, con esta frase, Taiyou comprendió todo.

En el momento en que comprendió, rápidamente miró hacia la cara de Kotone y Suzune.

Estas trillizas que nacieron juntas el mismo día tenían algo que los humanos regulares no tenían; no era simplemente una conexión de sangre. Viendo cómo regresaban a este estado de actuar como niñas, Kohaku está implicando que algo le pudo haber pasado al cuerpo de Kazane.

"De ninguna manera, ese tipo de cosas es imposible..."

"¿Realmente quieres aferrarte a una falsa sensación de esperanza?"

"…Lo siento."

"Está bien. Y lo que es más importante, debemos centrarnos en la situación actual. En este escenario tenemos dos opciones principales, una es buscarla por nuestra cuenta, y la otra opción es contactar con las autoridades y pedirles que la busquen, sin embargo…"

"No podemos confiar en la policía."

Taiyou inmediatamente contestó y aceptó los pensamientos de Kohaku.

El hecho de que las tres hermanas estén en este tipo de situación en primer lugar, se debe a que su podrido padre quería venderlas. Si a la policía se le notifica la desaparición de Kazane, es obvio que a su padre también se le notificaría, y eso es algo que a todo el mundo le gustaría evitar. Porque ellos no querían que tal cosa ocurriera, nunca tuvieron la opción de confiar en la policía.

"En ese caso, nuestra única opción es buscar por nosotros mismos."

"Es cierto."

"También ayudaré desu~, si busco desde el cielo puede ser más fácil desu~"

"Confío en ti."

Las tres personas asintieron el uno al otro, y después salieron del edificio para buscar a Kazane. Los tres se separaron en diferentes direcciones según la sugerencia de Kohaku. Taiyou también fue asignado para buscar en un lugar diferente, sin embargo…

"Ah… Ah…"

"Uuu…"

Después de intentar salir del edificio, las dos chicas se aferraron fuertemente a Taiyou. Cada vez que se movía un poco, a las dos personas no les gustaba y no lo dejaban moverse libremente. Necesitaba hacer algo al respecto. Taiyou busco frenéticamente ideas dentro de su propia cabeza y las probó. Sin importar lo que hiciera, las chicas se aferraban desesperadamente a él y no lo soltaban.

"…No se puede evitar."

Mientras fruncía las cejas, levantó a las dos chicas en sus brazos. Cada chica estaba en cada uno de sus brazos, era casi como si fueran niñas pequeñas. Como era de esperarse, las dos chicas se subieron voluntariamente a sus brazos, y esto no impidió sus movimientos en lo más mínimo.

Taiyou ahora mismo, no tenía ningún problema en sostener a estas dos chicas en sus brazos. Pensando que quizás esta era la única manera, Taiyou comenzó a correr mientras llevaba a las chicas.

De esta extraña manera, Taiyou corrió por la ciudad buscando cualquier indicio del paradero de Kazane.

Esperaba que tal vez, sus habilidades psíquicas se reavivaran como cuando eran niñas y tal vez las dos chicas podrían actuar como una especie de radar para detectar dónde estaba Kazane. Sin embargo, aparte de aferrarse a él y no gustarle cuando se separaban, no mostraron ninguna otra reacción.

"Kuu… ¿Qué se supone que debo hacer?"

Buscó por todos los rincones y esquinas de ciudad Hanazono, pero ni siquiera pudo encontrar una pista que seguir.

Esto sólo sirvió para que se volviera más impaciente.

"Te… encontré."

De repente se oyó una voz a su espalda. Era un método de hablar muy peculiar, y era una voz muy familiar. Para Taiyou esta voz era como una voz enviada del cielo. ¡Si es ella entonces quizás!

Cuando se dio la vuelta, Shirokiyami estaba allí de pie, pero… por alguna razón, ella también trajo a Kazane con ella.

"¡Kazane!"

Taiyou gritó su nombre y corrió hacia ella. Kazane parecía completamente inconsciente.

"¿Kotone? ¿Suzune?"

Por alguna razón, aunque Kazane estaba justo delante de ellos, Kotone y Suzune permanecieron en su estado infantil.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                         Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busqueda por fecha

Registrate