Novelas ligeras en español

domingo, 20 de mayo de 2018

Makikomarete isekai capitulo 101

"Este… Izanami-sama."

"¿Qué pasa?"

"¿Qué es lo que está tratando de hacer Kyosai-san…?"

Mientras comía con Izanami, Vélez preguntó algo así.

Al principio dijo [¡No puedo comer al lado de un Dios…!], pero tenía 15 años después de todo. Es normal que se acostumbrara con el tiempo.

Mientras pensaba en todo el tiempo en que se convirtió en pequeños sentimientos, Izanami hizo una pequeña sonrisa. La comida como siempre era occidental.

Y usaba un cuchillo con mucha destreza.

"No sé lo que está pensando ese hombre."

"No lo sabes, ¿Y aun así cooperas con él?"

"Lo que no se es en lo que está pensando, su propósito lo tengo algo claro. Además, también espero su cooperación al mismo tiempo."

Izanami se detuvo de comer y miró fijamente a Vélez.

"Dije que él está tratando de causar el “Ragnarok” ¿no?"

"Sí, y que los genes de Kyosai-san están relacionados."

Izanami les había pedido a Vélez y Berg que detuviera sus acciones…

"Entonces, la razón por la que quiero que detengan el “Ragnarok” ¿Lo recuerdas?"

"Este… era porque algo le faltaba a Kyosai-san… ¿No?"

"Así es. Y porque Kyosai es un “humano”…"

Entonces, Vélez se preguntó algo.

"Este, Izanami-sama."

"¿Hm?"

"Kyosai-san es más fuerte que cualquier dios ¿no?"

"Así es."

"Entonces, ¿Por qué…?"

Izanami hizo una sonrisa forzada a esa pregunta.

"Si digo “Porque lo sé” no me creerás ¿no?"

"¿¿??"

Vélez no entendía lo que estaba diciendo. Sin embargo, si seguía indagando mas todo se pondría más feo… eso era lo que sentía.

"Vélez… ¿De verdad quieres saberlo sin importar que?"

"…"

Que todo se pondría feo… eso lo entendía.

Sin embargo…

"Si dijera que si quiero saberlo. ¿Me lo diría?"

Lo dijo. Inconscientemente lo dijo, sin pensar. Pero, no pensó en retroceder ante esas palabras. Izanami rio un poco mirando a esa Vélez.

"Está bien, solo porque estoy de buen humor. Pero, tengo una condición."

"¿Una condición….?"

Tembló un poco escuchar la palabra condición de un dios.

"Es una condición muy simple. “No le digas a nadie de lo que vayas a escuchar”"

"Este… ¿Solo eso?"

"Sí. Pero, para eso haremos un “Contrato divino”"

"¿“Contrato divino”…?"

Al mismo tiempo en que Izanami asintió, hizo un pedazo de papel en la palma de su mano.

"El “Contrato divino” es uno de los contratos más altos de este mundo. Originalmente se usa entre dioses… quizá esta es la primera vez que se usará en un humano."

"¿…Eh? ¿El más alto…?"

"Si tratas de hablar de ello, te verás obligada a ser transferida delante del contratista a la vez que tu HP se reduce 10 millones…"

"En mi caso, será una muerte instantánea…"

"Así es."

Después de decir las condiciones, Izanami le pasó el papel a Vélez.

"Solo derrama un poco de tu sangre en ese papel y el contrato estará comple..."

Antes de que Izanami terminara de hablar, Vélez se cortó su mano un poco con el cuchillo que estaba cerca.

"Huh… Con eso, está bien ¿no?"

Vélez confirmando que la sangre goteaba de su mano y se adhería al papel, escuchó la reacción de Izanami.

"¿…No te enseñaron a terminar de escuchar las palabras de las personas?"

"Desafortunadamente, Izanami-sama no es una persona, sino un dios."

Mientras hacia un profundo suspiro, Izanami le contó el secreto como lo prometió. Entonces, Vélez se arrepintió.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"Señorita Dollet… no la he visto en tres días… ¿Qué estará haciendo?"

"Tal vez, esta con… la anciana…"w

Berg tiene algunas dudas sobre Tsukuyomi, quien está sobre su cabeza.

"Por cierto, ¿Por qué le dices “anciana” a Izanami-sama? Es tu madre ¿no?"

En el momento en que dijo eso, la cabeza de Berg fue pateada.

"No quiero pensar que un dios tan débil como ella es mi madre. A pesar de que era más fuerte que yo en el pasado."

"Tú… puedes hablar normalmente ¿no?"

"Soy normal todo el tiempo. Por el contrario, quiero escuchar lo que es extraño."

Hablando de Izanami, Tsukuyomi estaba un poco más madura de lo habitual.

"No es que te hiciste más fuerte, ¿No será que Izanami-sama se hizo más débil?"

"…Oye, para que lo sepas soy un dios ¿sabes?… ¿Te refieres a mi como “Tú” pero a la anciana le dices “Sama”?"

"Solo responde mi pregunta."

"Haa… tal vez ambas cosas. Pero, no se mucho del anciano. Si es el hermano mayor o el esposo de la anciana… no me interesa en absoluto."

Mientras Tsukuyomi dijo eso, volvió hacia Berg y lo pateó.

"¡¡Huh!!"

Berg se protegió con los brazos rápidamente. Sin embargo, ese brazo se rompió junto con un extraño ruido.

"Hee, veo que terminó con una fractura."

"Auchh… por esta razón no te llamo “sama”"

A pesar de que Berg repentinamente se rompió los huesos, él continúa hablando con Tsukuyomi con una sensación familiar.

"¿Por qué eres tan fuerte?"

"No lo sé."

Diciendo eso, hubo un gran cambio en el cuerpo de Berg. Sus brazos de deberían estar rotos se curaron.

Berg solo pensó que eso era natural, por lo que no se sorprendió.

"La anciana y el anciano me tenían confinada porque temían de que me hiciera mas fuerte… al menos eso dijeron. Creo en realidad es diferente. Tal vez, están ocultando algo de mí… o algo que no quieren mostrarme..."

"Yomi. No pienses más en eso."

Entonces, de la que estaban hablando apareció.

"Anciana…"

"Ha pasado mucho tiempo. Aquí paso tres días ¿verdad?"

Se veía exactamente como Zero, pero tenía un aspecto ligeramente diferente. Y también su manera de hablar.

Era Izanami.

Y una persona más...

"Berg también, ha pasado mucho tiempo."

"Oh, señorita Dollet. Ha pasado tiempo."

Era la segunda hija del Reino Dollet. Vélez Dollet. Aunque no ha cambiado en apariencia, su atmósfera era algo madura en alguna parte.

"Ah, Berg-san. ¿Pensaste “parece un poco más madura” cuando me viste?"

"Oh, veo que lo adivinaste."

"En realidad, puedo convertirme en un adulto."

"¿…Hm? ¿Qué quieres decir?"

"En otras palabras…"

Vélez hace una vuelta de donde estaba. Solo eso… solo hizo eso… pero…

"¡A esto me refiero!"

"Oh, ohh…"

La apariencia de Vélez cambió. Su altura había crecido un poco, su rostro era hermoso. Tenía una cintura delgada, su trasero y sus muslos estaban bien formados.

Tenía un poco largas las extremidades.

Sus pechos eran más grandes en comparación de antes, eran hermosos que los ojos no apartarían su vista.

También su cabello rubio que enfatizaba su belleza.

Sin embargo...

"Señorita Dollet… admito que eres madura, pero…"

"¿Hm?"

"¿Podrías dejar de estar en ropa interior…? Ya no sé a dónde dirigir mis ojos."

"¿Eh…?"

Después de eso, no hace falta decir que Berg fue golpeado sin piedad.

"Huh. Yuushi-san, lo siento…"

"¿¡No te disculparás conmigo!?"

Vélez que regresó a su figura anterior estaba de rodillas deprimida.

Berg también estaba deprimido.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                           Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busqueda por fecha

Registrate