Novelas ligeras en español

viernes, 28 de octubre de 2016

Dungeon Defense capitulo 3

Un recuerdo de hace tiempo.

Fue aproximadamente cuando comencé la primaria.

—Papá. ¿Por qué no te casaste con solo una chica?

En ese entonces, aprendí que la monogamia era sentido común en casi todos los  países.  Y  nosotros no  éramos  la  excepción.  Es  decir,  significaba  que  mi ambiente de crecimiento al ser inusual, fue confirmado a nivel nacional.

—Hijo. Probablemente no lo entenderás, pero hay buenas mujeres por todo el mundo, a pesar de ser raro. Pero más raro es que haya hombres buenos. Si una buena mujer buena y un hombre bueno se encontrasen, entonces sería inevitable que tuviesen sexo.

Mi padre declaró eso sin pena. Siempre lo hacía.

—¿Oh?  ¿Entonces  tú  fuiste  capaz  de  conocer  5  de  esas  llamadas  ‘raras mujeres buenas’?

—Eso es porque, en mi vida pasada, hice muchas cosas buenas.

—Quizá debería tratar de creer en Alá la próxima vez.

Durante ese tiempo, iba a la iglesia cada semana y oraba constantemente que la iluminación cayese sobre la cabeza de mi padre. No estaba seguro del por qué, pero mi padre siempre estaba bien. Quizá era porque Dios estaba ocupado con negocios internacionales. Él no creía que las suplicas desesperadas de un niño de 8  años  fuesen  importantes.  Por  eso  decidí  no  involucrarme  en  la industria comercial de Dios.

Dar y recibir.Siempre había un trasfondo para la razón por la que terminé siendo ateo.

—Mi inteligente muchacho. Siempre ten en mente las palabras de tu padre.

—Aunque creo que la razón por la que mi personalidad se volvió un desastre fue un 80% por culpa tuya, padre. ¿Qué pasa?

—Si tienes suerte, encontraras mujeres buenas. Sabrás que lo son solo con mirarlas. Sin importar lo que hagas. Nunca, pero nunca las dejes ir.

—¿Al menos no puedes usar un término en singular en lugar del plural, padre? Gracias a eso, todo lo que escucho son declaraciones de mierda.

—Mierda, ¿eh...? Oh, bueno. Hijo. Estate preparado. Sin importar lo que elijas, vivirás una vida más dura que la mía.—¡¿Y  por  qué  yo?!  Mi  personalidad  es  muchísimo  más  madura  que  la  tuya, padre.

—Es  porque  eres  más  competente  de  lo  que  yo  soy

–Dijo,  levantando  las comisuras de su boca.

—La gente que es completamente competente no se casará solo con cualquiera. Al  final,  ellos  buscarán  una  compañera  que  pueda  comprenderlos. La  única persona  capaz  de  comprender  a  un  hombre  competente  es  una  mujer  que  sea igual de competente que él. Entonces, ¿qué sucederá?

Mi padre levantó un dedo índice.

—Ya  que  dos  personas  competentes  están  juntas,  lo  más  probable  es  que logren  grandes  cosas.  Una  vez  alcances  una  posición  elevada,  terminarás conociendo a otra mujer tan competente como tú. Serás capaz de comprender una  más,  y  luego  las  personas  juntas  ya  serian  tres –levantó  su  dedo  medio  y continuó–. Ahora que hay tres, llegarás a una posición más elevada. Una vez en la cima, serás capaz de mirar a tu alrededor y encontrar otra mujer competente. Ya con esa hay cuatro. Y antes de darte cuenta, incrementará a 5.Finalmente levantó sus dedos meñique y anular. Yo estaba atónito y repliqué.

—...en mi vida había escuchado tonterías tan estúpidas como esta. Creíque era imposible que un embarazo entre un perro y un humano se diera,pero cuando te miro, me preocupa que yo haya sido el que haya pasado esa barrera imposible en forma de milagro y nacer.

—Eres  más  Diablo  de  lo  que  yo  soy.  El  límite  que  tuvo  tu  padre  fue  de  4 mujeres.  Eso  fue  lo  más  lejos  que  pude  llegar.  Independientemente,  miro  al frente para ver qué tan lejos llegarás.

—Basura de padre, no saldré con nadie –lo miré fijamente a los ojos–. Incluso si termino haciéndolo, solo saldría con una sola persona. Nunca haría algo como engañar y herir a la persona que es importante para mí.

—Eso no es sorprendente, viniendo de ti –sonrió.

Que irritante. Incluso como su hijo, esa era una sonrisa fría.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                           Lord Demonio más Débil, Dantalian. 71º Posición.
                                              Calendario Imperial: Año 1505, Mes 4, Día 18.
                                                      Castillo del Lord Demonio Dantalian.

La vida era hermosa. Hasta el punto en que la gente que piensa de sí misma como pesimista también admitiría que la vida era una hermosura.

Siguiendo la configuración en Dungeon Attack, los Lores Demonio eran un grupo de energía mágica. Todas las funciones físicas eran manejadas por magia. Es decir, si no comías o dormías, gracias a la energía mágica, tu mente seguiría estando completamente activa.

No había problema incluso si daba vueltas en mi cama durante cuatro días exactos.

Ni siquiera tenía que trabajar por comida.

¿No era esta la vida que los NEET en todo el mundo soñaban?

Me gustaría prestar esta posición y declarar:

Los Lores Demonio son los mejores.

Lores Demonio, hurra.

¡A su salud, Lores Demonios!

—…su alteza, Dantalian.

Hubo un momento en el que realmente pensé en todo eso. Volví mi cabeza lentamente debido a una voz abrupta.

Actualmente estaba tendido sobre mi cama, incluso si quisiera volver mi cabeza, tenía que girar todo mi cuerpo. Era una cantidad de desperdicio de energía increíble. Como si estuviese mirando al Ministro del Medio Ambiente que acababa de terminar de leer el reporte de consumo de energía eléctrica durante el verano, miré a la persona con una expresión sombría.

— ¿Por qué me llamas?

— Hoy es la fecha límite. Esta vez, sin importar qué, lo haré pagar la deuda e intereses, Su Alteza.

Allí estaba una chica de pie, la cual llevaba dos coletas en su cabello. Parecía rondar la edad de una chica recién graduada de la preparatoria. En contraste con su apariencia exterior, su rostro era increíblemente carente de emociones. Tal como sería un rezagado que regresara de la guerra, la chica parecía que hubiese quemado hace mucho el combustible que estaba en eso llamado emociones.

¿Debería llamarlo árido?

Esa era la expresión normal de esta chica. Había pasado medio mes desde que la conocí, pero nunca he presenciado algo remotamente parecido a una sonrisa venir de ella. Estoy comenzado a sospechar que ella tiene algún tipo de enfermedad. Quizá un síndrome de periodo permanente. Eso sonaba como una enfermedad existente.

La chica habló:

— Las 100 Libra que pidió prestadas hace 3 meses, Su Alteza. Si incluye los intereses de este mes, entonces eso solo serían 96 Libra. Yo estoy aquí para recibir 196 Libra de su parte, Su Alteza.

— Lo vuelvo a decir, nunca te he quitado dinero prestado –dije, usando mi dedo meñique para hurgarme la nariz–. ¿Cómo se supone que voy a pagarte algo que nunca te quité? Ya ríndete.

— Se equivoca. Su Alteza, usted definitivamente recibió un préstamo por parte de la Firma Keuncuska. Por favor, miré este bono de deuda. La huella de su pulgar se encuentra aquí.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                                                           IOU
                                            100 Monedas Libra (40% de intereses mensuales)

-El Lord Demonio Dantalian, 71º Posición, ha recibido un préstamo por la cantidad de oro descrita arriba.

-Los intereses deben pagarse el décimo día de cada mes, y el principal es debido al Año 1505, Mes 4, Día 11. En caso de que el interés se retrase, el acreedor puede demandar la totalidad del principal y el interés. El deudor, en este caso, el Lord Demonio Dantalian, no puede mostrarse opuesto durante ese tiempo.

-Año 1505, Mes 2, Día 1.

-Lord Demonio Anónimo, Dantalian, 71º Posición. Firma Keuncuska, Consultora Exclusiva, Lapis Lazuli. Juro por la presente a Hermes y Hades.

— Como puede ver.

La chica me enseñó el pergamino y habló metódicamente.

— La fecha límite originalmente era el día 11 de este mes. Ya ha pasado una semana. Usted nos pidió que lo retrasáramos una semana, Su Alteza… Su Alteza, el tiempo límite se terminó.

— ¿Hice eso? No lo recuerdo…

— No tiene utilidad fingir ignorancia.

Estaba fingiendo ser indiferente, pero esta chica me interrumpió severamente.

— Ya no puedo retrasar la fecha límite más tiempo.

— ¿No puedes retrasarlo una semana más?

— Imposible–respondió de inmediato.

— ¿Acaso no dijo lo mismo la última vez? Retrasar la fecha limite solo puede ser posible una vez, pero dos veces seguidas no está permitido –una chica maliciosa. Era el tipo de persona que podría matar a alguien sin parpadear.

Una semana antes.  Esta chica de repente visitó mi castillo mientras se presentaba como representante de alguna firma. Ese tipo de invitados no eran usualmente bienvenidos en mi mundo original, y por seguro, ella abruptamente me había empujado un recibo de deuda y me presionaba para que lo pagara.

— ¿Una deuda…?

— Así es, Su Alteza.

La chica bajó su cabeza e hizo una reverencia. Era como una damisela veterana. Todos sus movimientos eran completamente disciplinados. Excepto el hecho de no podía sentir ni siquiera un poco de respeto hacia mí. Ella me daba la sensación de que reverencia solo porque el saludo era una parte importante en las relaciones sociales.

Bueno, yo solo era un Lord Demonio por nombre. Yo aún seguía siendo algo que sería comparado a un adrianictíido, Dantalian. Estoy agradecido de que ella muestre incluso la más mínima de la etiqueta hacia mí, por el contrario, yo debería ser el que hiciera una reverencia. No tenía queja alguna.

— Usted, Su Alteza, ha tomado un préstamo de 100 Libra de nuestra firma, Keuncuska, fue hace dos meses, a esta fecha aproximadamente. Ya que el día de pagar los intereses ha llegado, esta que está aquí ha venido para reunirse en persona que está aquí.

— Santo cielo…

Cerré mis ojos con fuerza. No creía que la posición del Lord Demonio Dantalian pudiese empeorar más, pero parecía que había sido bastante optimista. Arriesgué mi vida y fui capaz de repeler a los aventureros, pero ahora el personal de una empresa de préstamos ha llegado hasta mi puerta. Una agresión económica luego de una protesta armada. Era una política colonial estándar. Era admirable. De ser necesario, quisiera aplaudir ante este método diplomático tan limpio. Si la persona directamente involucrada no fuese yo, entonces habría terminado. Maldita sea.

— ¿Su Alteza?

Mientras levantaba mi cuello con desespero, la chica había inclinado su cabeza. Probablemente había sido una conocida de Dantalian por un momento. Ella podría notar que estaba actuando extraño de forma repentina en comparación a hace un momento. Por ahora, con el fin de descubrir su nombre, murmuré mentalmente:

‘Estatus’.

Nombre               Aguante     Ataque     Defensa     Afecto

Lapis Lazuli            E               D                F               0

Así que su nombre era Lapis Lazuli.

Me compuse para tener una expresión seria. Sería apropiado mentir a partir de ahora. Ya que el afecto era 0, solo sería apropiado hablarle con un poco de frialdad.

— Lazuli. Hay un secreto que debo decirte.

—………

¿Eh? No sé por qué, pero la chica levantó ligeramente sus ojos. Parecía que estaba sorprendida por lo que había dicho. Realmente no había dicho nada extraño, sin embargo, su reacción fue rara.

— ¿Qué sucede?

— Mil disculpas. Esta que está aquí nunca esperó en sus sueños más osados que usted, Su Alteza, recordara el nombre de ésta. Normalmente, Su Alteza, usted se referiría a esta que está aquí como una hibrida, inferior, larva o prostituta…

Dantalian era un pedazo de basura que estaba más allá de las expectativas. Aclaré mi garganta, y cambié el tema.

— Ejem. Teniendo eso en mente, este es un asunto que también involucra eso. Podrías no saberlo, pero exactamente hace una semana, un grupo de aventureros invadieron este lugar. Mientras discutía con los aventureros, me golpeé la cabeza contra el suelo. Y bueno, ¿sabes qué? Descubrí que perdí parte de mis recuerdos –apunté mi pierna, y continué–. Mi pierna también resultó gravemente herida, y fue hace unos días que se comenzó a sanar. Si las cosas empeoraban, entonces habría muerto. Honestamente hablando, además de saber que tu nombre es Lapis Lazuli, todo lo demás es vago y borroso.

—…ya veo.

Lapis Lazuli me miró con sospechas. Claro, no había forma de que ella creyese fácilmente las palabras de un hombre que de repente clamaba haber perdido sus recuerdos. Sin embargo,
mantuve mi descaro. Por un instante, una atmósfera como si estuviésemos tratando de analizarnos entre sí comenzó a fluir. Parecía que Lapis Lazuli había comprendido todo a su manera e hizo una
reverencia con su cabeza una vez más.

— Servirle sería un privilegio para esta que está aquí, Su Alteza. Si hay algo que pueda hacer para ayudarlo, entonces dígamelo, y haré lo posible para ayudar.

— Bien. Bueno, me gustaría solicitar algo inmediatamente.

— Si.

— ¿…podrías, por casualidad, retrasar un poco la fecha límite?

— ¿Perdón? –dijo Lapis Lazuli, parpadeando.

— Actualmente no tengo dinero. Lo más probable es que pueda pagarlo todo dentro de esta semana, así que, por favor, garantízame un poco más de tiempo. ¿Sí? Te lo ruego…

—……………

Su mirada se tornó fría.

A lo mejor, ella lo había malentendido y asumido que estaba clamando haber perdido mis recuerdos con el fin de retrasar la fecha límite. Lamentablemente, yo no poseía la habilidad de reparar los malentendidos. Lapis Lazuli era una mujer sensata.

Si se me fuese permitido ser más subjetivo, entonces ella sería una mujer diabólica. Ella no aprobó el retraso de la fecha limite por una semana, no. A pesar de mi petición, ella solo me dio dos días.

Desde ese día hasta una semana, juegue al gato y al ratón con esa estafadora.

En el primer día.

— Su Alteza. Los intereses ya han sido retrasados por dos meses. El préstamo original era de 100 Libra, pero solo los intereses ya ha alcanzado las 96 Libra. Por favor, pague.

— ¡En primer lugar, ¿no es ridículo que el compuesto de intereses sea de 40% mensuales?! ¡Eso es excesivamente caro!

Exclamé mientras caminaba por una de las sendas de la caverna.  En un rincón había un lago subterráneo. Cautivadoramente, el lago era cálido como un spa.

Mi pasatiempo era ir allí todos los días y pasar mi tiempo disfrutando pacíficamente el calor del agua envolviendo mi cuerpo. Sin embargo, esa prestamista había resuelto su problema de alojamiento en esta cueva y se la pasaba molestándome. Gracias a eso, no podía siquiera disfrutar mi sencillo
pasatiempo.

— ¡Le haré una queja formal a la Firma Keuncuska o como se llame! ¡Este tipo de tasa de intereses es económica y lógicamente una influencia maligna para esta sociedad!

— Por eso es que esta que está aquí se lo advirtió desde un principio, Su Alteza. Que, a menos que fuera una situación desesperada, nunca prestara dinero a la Firma Keuncuska. Pero el que siguió retrasando el préstamo durante los últimos dos meses no fue nadie más que usted, Su Alteza, Dantalian.

— No. ¡El que prestó el dinero no fui yo…! –apreté mis dientes y grité. ¿Por qué tendría que pagar el dinero que alguien más pidió prestado?

 Era irracional. Ah, irracional más allá de la medida. La vida que era hermosa, como era de esperarse, era una desilusión. La vida esa sucia y barata. Maldije mi
destino de poseer a un Lord Demonio.

Los Lores Demonio son lo peor.

Mueran Lores Demonio.

— Mil perdones, pero ésta que está aquí no comprende lo que quiere decir, Su Alteza.

— ¡Estoy diciendo que un estúpido llamado Dantalian fue quien tomó el préstamo…!

Lapis Lazuli miró en esa dirección como si mirase algo terrible.

¿Acaso no es usted Dantalian, Su Alteza? –eso era lo que sus ojos me preguntaban. Si. La gente además de mi probablemente no sería capaz lo que quise decir. Eso era obvio…

— Si eso realmente es demasiado difícil, entonces está la opción de declararse en bancarrota.

— Tengo que estar preocupado por la bancarrota desde un principio, ¿eh? Jajaja.

Hola, gente de la nación. 

Les habla un ciudadano ejemplar convertido en Lord Demonio.

Cuando se hablaba de los Lores Demonio, pensaría que ellos comandarían un ejército de demonios y acabarían despiadadamente con los humanos, pero por alguna razón, parecía que yo no tenía absolutamente nada.

Creí que era injusto que casi moría ante los aventureros en lo que abrí mis ojos, ¿pero ahora también me dices que tengo que pagar una deuda? ¿A qué lugar debería ir para tratar esta injusticia? ¿A la policía? ¿A la corte? ¿O quizá a un psiquiátrico? 

Yo solo quería vivir cómodamente el resto de mi vida como un NEET en un rincón de mi casa. Pacíficamente. Sin causar problemas. ¿Acaso estaba bloqueándome incluso este pequeño deseo?¿Acaso el mundo estaba molesto conmigo?
Quería suicidarme…

— Su Alteza. No es vergonzoso tener la habilidad de pagar el préstamo. Sin embargo, lo que si lo es, es la actitud de tratar de no pagar su deuda. ¿Qué quiere decir con haber perdido los recuerdos, Su Alteza? Cómo podría un gran Lord Demonio como usted dar una excusa tan infantil, ¿ah?

— ¡Realmente estoy pasando por una pérdida parcial de memoria!

—…huh. Por supuesto.

— ¡Realmente eres una experta en enojar a la gente, ¿eh?! –las comisuras de mi boca se torcieron–. En fin, dame una semana. Solo una. Una vez que el tiempo pase, haré lo que me pidas hacer.

— Esta que está aquí debería esperar un día más.

— ¡Prudente…!

Segundo día.

Era de mañana y yo me estaba levantando de cama, como si ella estuviese esperándome, Lapis Lazuli entró en la habitación. Debo añadir que he tenido el hábito de dormir desnudo.

Basado en conclusiones lógicas, cuando Lapis Lazuli invadió mi recamara, yo estaba dominando una nueva moda de no usar ropa interior. Por eso, en cuanto la vi, comencé a gritar.

— ¡AHHH! ¡Lárgate! ¡LÁRGATE, TE DIJE!

— Su Alteza. El interés…

— ¡No llevo nada puesto allá abajo en este momento!

— Tranquilo. A esta que está aquí no le interesa su cuerpo, Su Alteza.

— ¡Pues a mí sí me importa!

Con todas mis fuerzas, le lancé una almohada.

Lapis Lazuli no se movió en lo más mínimo, y se permitió ser golpeada. Claro, el ataque no funcionó. Su rostro seguía calmado e inexpresivo.

— Esta que está aquí lo volverá a decir, declararse en bancarrota es una muy buena idea. Si no puede pagar la deuda, entonces ponga eso en consideración, Su Alteza.

—…ya te escuché.

Hablé mientras me vestía lentamente. Ya ésta estafadora me estaba dando dolores de cabeza.

— ¿Qué pasará si me declaro en bancarrota?

— Para comenzar, nuestra firma demandará los derechos del castillo del Lord Demonio.

Me robaran mi casa. Un hermoso infierno de vida ya estaba esparciéndose ante mí.

— Después, nuestra firma le hará unas cuantas solicitudes, Su Alteza. Todo lo que usted tenga que hacer es obligado.

— Entonces seré degradado a una marioneta de tu firma…

— Mil disculpas, pero así es.

Ya antes había hecho este tipo de trabajo, por lo que lo conocía muy bien.

Al igual que una gran compañía apoyando una política pobre y usándolas como una pieza de ajedrez. En este mundo, era una gran firma tomando la ventaja de un Lord Demonio que estaba en la pobreza.

— Mira a tu alrededor, Lazuli. Soy un Lord Demonio sin nada –le dije sinceramente–. No sería divertido usarme como marioneta.

— Es cierto. Hay una cantidad infinita de usos económicos por ser solo un Lord Demonio. Los ejecutivos de nuestra firma están colocando todas sus expectativas en usted, Su Alteza Dantalian.

— ¡Realmente eres bastante honesta!

— Lastimosamente, el único producto que usted puede comprar de esta que está aquí es la honestidad.

Pero no tiene nada, por lo que, de todas formas, no puede comprar –ese era el tono que ella había usado en sus palabras.

Me disgustaba. Realmente me disgustaba.

Tanto así que quería pisarle los pies.

— ¿…Su Alteza?

— ¿Qué quieres?

— En este momento, usted está pisándole los pies a ésta que está aquí, Su Alteza.

— Consideré un alardeo que mis acciones y pensamientos estaban alineados.

— Eso duele.

— No parece que sientas dolor.

— Lo siento… pero realmente siento más placer de ello.

— ¡¿Acaso eres una pervertida?!

— A pesar de la mirada de esta que está aquí, hay un súcubo mezclado en mi sangre.

— ¡¿No fuiste tú quien declaró la última vez que nos vimos, que un súcubo siendo pervertido era solo un prejuicio?! ¡Tú misma lo dijiste!

— Por favor, aleje el prejuicio de que todos los prejuicios no son más que un prejuicio.

— ¡¿Por qué estás actuando grande y poderosa…?!

— Lo siento, pero en realidad soy una persona muy competente.

— ¡Que molesto! ¡Realmente molestas!

— Soy una híbrida de humano y súcubo. Mi nacimiento es tan bajo que soy considerada intocable. Nací como huérfana, deambulé por las calles durante 20 años. Sin embargo, fui capaz de tener éxito en la vida por mi propia cuenta. Ahora, actualmente soy una trabajadora profesional de la firma más grande del continente demoníaco, Keuncuska. Además de eso, ahora estoy aquí con usted, Su Alteza Dantalian, como su consultora exclusiva.

— ¡¿Realmente eres competente…?!

— Así es. Es solo que está en un nivel completamente distinto al de usted, que nació como un Lord Demonio. Pero además, usted es un Lord Demonio y sin embargo no ha logrado nada, Su Alteza, pero esta que está aquí fue capaz de escalar hasta lo más alto por su propia cuenta.

— ¡Eres competente, pero, como era de esperar, también eres molesta! ¡¿Qué pasa con eso?!

— Mil disculpas. Es porque ésta que está aquí siempre es honesta con usted, Su Alteza.

— Si eso es honestidad, entonces el mundo estaría mejor si todos fueran mentirosos 

–me preguntaba por qué. La persona no estaba insultándome a mí sino a Dantalian, pero por alguna razón me sentí ofendido. Inexpresivamente, la chica estaba lanzando declaraciones viles hacia mi persona, las cuales se clavaban en mi pecho.

— Seré claro. No planeo convertirme en la marioneta de nadie.

— Entiendo –asintió Lapis Lazuli–, entonces pague su deuda.

— Lo siento, pero tampoco tengo dinero. Tsk, es una gran pena. Quería darte el dinero, pero parece que mis bolsillos están vacíos. ¡Así que no puedo! ¡Jajaja! ¡JAJAJAJAJA!

—………

En realidad, había 80 Libra ocultas bajo mi cama en la recámara del Lord Demonio.

Ese era el dinero por el cual había arriesgado mi vida y retirar de los bolsillos de los aventureros. Como si le fuera a dar el dinero a un súcubo prudente con el período permanente.

— Su Alteza, ¿realmente tiene la voluntad para pagar la deuda?

— Ciertamente. Soy un hombre que constantemente arde con voluntad. Ahh, que tragedia. Sinceramente quisiera darte el dinero, pero por desgracias, ya que soy un pobretón, soy incapaz de hacer algo. Esas restricciones. Restricciones.

— Entonces, trabaje para pagarlo.

— ¿Eh…?

La mano derecha de Lapis Lazuli brilló fuertemente.

Un círculo mágico de color rosa claro se formó justo antes de que Lapis Lazuli apareciera sosteniendo un pico en su mano.

Un PICO.

Era algo que un obrero usaba en una mina.

— ¿…por qué me estás dando esto?

— ¿No lo sabe, Su Alteza? Comparado a las demás áreas, los castillos de los Lores Demonio tienen una gran concentración de energía mágica. Perfectamente, su castillo tiene la forma de una cueva, por lo que, si usted toma cualquier depósito y minas de él, entonces inmediatamente podrá obtener piedras mágicas. Esas rocas con grandes cantidades de energía mágica en ellas pueden venderse
a precios elevados.

— ¿Acaso estás diciéndome que me vuelva un minero y trabaje?

— Si.

— ¿Es en serio?

Sin darme cuenta, hablé con honoríficos. Estaba tan asombrado que olvidé por un momento que YO era un Lord Demonio.

— ¿Acaso no estuvo diciendo que usted estaba rebosante de voluntad?

Lapis Lazuli me entregó el pico. 

Miré vacíamente la vara de madera con otro hierro unido a ella.

— Ahora, todo lo que tiene que hacer es emitir esa voluntad, Su Alteza

—…………

 ¡Clang!

[Has extraído 1 mena de Hierro.]

 ¡Clang!

[Has extraído 1 mena de Hierro.]

 ¡Clang!

[Has extraído 1 mena de Hierro.]

 ¡Clang!

[Has extraído 1 mena de Hierro.]

¡Claaang…!

Y así, en el tercer día

Miré a Lapis Lazuli con fiereza.

—…declaré la bancarrota.

— Pero solo ha pasado un día.

— Más bien es un milagro que hubiese sido capaz de durar 30 minutos en una labor manual.

Lancé el pico tan lejos como pude.

Mi cuerpo estaba gritando por mis músculos tensados. Como una persona que apuntaba convertirse en un incomparable NEET alojado en la equina de su casa, una gran cantidad de labor era demasiado rudo para mí. Tampoco había ganancia. Incluso si oscilaba un pico todo el día, el mayor dinero que pudiese hacer era una mísera moneda de plata.

— ¡¿Cómo podría continuar haciendo algo así?!

— Es solo que usted estaba alardeando tanto, que esta que está aquí tenia altas expectativas, Su Alteza.

— ¡¿Acaso la eficiencia no es lo peor?! ¡La eficiencia! Si hiciera una moneda de plata todos los días, incluso si trabajara por un mes, ¡todo lo que haría seria 6 monedas de oro! ¡Solo los intereses son de 80 Libra este mes, y eso es 10 veces la cantidad que haría! ¡¿Cómo esperas que pierda mi tiempo minando?!

Lapis Lazuli abruptamente dejó de hablar. Sus pupilas azules se habían ampliado ligeramente. Por alguna razón, creí que estaba sorprendida de mí. Era increíblemente raro que ella mostrara emociones. Era muy extraño.

Nada de lo que dije hasta ahora era raro. De lo que podía decir, tampoco existían razones para estar sorprendido. Me preguntaba por qué Lapis Lazuli, cuyo defecto siempre era carente de emociones, estaba sorprendida.

— ¿Por qué me miras así?

—…lo siento, ésta que está aquí no esperó que usted posiblemente fuese capaz de implementar matemáticas simples. Eso es tan inesperado que me ha dejado sin habla.

¡Era una respuesta grotesca que superó mi imaginación!

— Su Alteza, su deducción es correcta. Sería difícil pagar la deuda solo con la minería.

— Si. Si fuese tú, entonces no dudaría en que tu aceptar… espera. Si sabias que sería difícil pagar la deuda con eso, entonces, en primer lugar, ¿por qué coño me hiciste practicar la minería?

— Ésta que está aquí no entiende de lo que está hablando, Su Alteza. ¿Cómo podría alguien tan inferior como yo hacer que un Lord Demonio hiciera algo? Todo lo que ésta hizo fue regalarle un pico, Su Alteza.

— Oye, maldita perra…

Miré a Lapis Lazuli con una mirada enfocada.

— Lazuli. Esta es la primera vez que conozco a una mujer como tú.

— No merezco tal elogio.

— No estoy bromeando.

Una vida de más de 20 años. La única mujer que me molestaba, excluyendo a mi madre, fue mi segunda media hermana. Dejando lo híbrida y la intocabilidad a un lado, era sorprendente que Lapis Lazuli aún no hubiese caído. 

Por ejemplo:

Intencionalmente estaba tratando a Lapis Lazuli con afecto. Mi objetivo eran los puntos de afecto. Un Lord Demonio como yo estaba tratando a una persona de clase baja como su igual. Juzgué que esto por sí mismo sería suficiente para incrementar considerablemente su afecto.

Sin embargo, los resultados fueron un fracaso.

Si le hablaba astutamente, entonces me igualaría y me hablaría de la misma forma. Si bromeaba con ella, entonces ella, con su rostro inexpresivo, me respondía con una broma. 

Así era.

Ella daba la sensación de que ‘ya que un Lord Demonio como yo quería este tipo de conversación, entonces solo era apropiado aplicar el humor’. Como resultado, ella no se abría hacia mí.

Tal como la necesidad de saludar en las relaciones sociales, Lapis Lazuli me trataba solamente con una actitud seca y de negocios.

…y así, el tiempo pasó sin poder evitarlo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Finalmente, hoy era el séptimo día

Con el fin de ver los resultados mi valiosa semana de esfuerzos, miré fijamente a Lapis Lazuli y murmuré en mi cabeza.

 ‘Estatus’

 Rápidamente, los estatus de la otra persona aparecieron en medio del aire.

Nombre                       Aguante      Ataque      Defensa             Afecto
Lapis Lazuli                      E                 D               F                      2

— Huh…

Un suspiro salió por su cuenta.

Luego de derrotar al grupo de aventureros, perdí acceso a todos los sistemas.

No podía ver el estatus del castillo, tampoco el mapa de la zona, y ni siquiera tenía la habilidad de retirar o depositar mi dinero como me diera la gana. Excepto una cosa, aún tenía acceso a la función de ver el estatus y afecto de otros.

Podía saber si la otra persona realmente tenía interés en mi… esta era una habilidad preciosa. Especialmente para una persona como yo, que todo recaía en la actuación y la política.

El afecto de Lapis Lazuli solo era de 2.

Si no tuviese esta habilidad, entonces probablemente habría asumido que ‘habría logrado quedar en términos amistosos con Lapis Lazuli’. No había sido capaz de saber que emociones se ocultaban debajo de ese rostro estoico que tenía.

Pero ahora estaba seguro. Esta persona era de corazón frio.

Yo no era más que un objeto de negocios para esta chica-súcubo. El hecho de que el afecto apenas hubiese aumentado durante toda una semana, probaba que ella era una chica formidable.

Acercársele y luego usarla… ese plan inicial que tuve fue desechado. Fue un fracaso magnifico.

Independientemente de eso, no significaba que todos mis métodos se hubiesen desvanecido.

Existía un método de manejar a la gente que se movía con sus cabezas en lugar de su corazón. Sabía exactamente qué era eso.

A excepción de que era una de las más drásticas entre las medidas drásticas

Si querías cazar un tigre, entonces tenías que tomar un arma y dirigirte a la montaña. Lo peor, tenía que estar preparado para ser destrozado por las bestias salvajes. Esa actitud mental no era algo que pudieses simplemente ordenar en un restaurante de comida rápida, y obtenerla momentos después.

Era mi propia resolución.

Si no los mataba, entonces yo sería asesinado, esa forma de pensar era vital.

— Su Alteza –Lapis Lazuli me informó calmadamente–, si no paga la deuda y los intereses o declara en bancarrota, entonces la Firma Keuncuska no tendrá más opción que tomar su propiedad y su cuerpo a la fuerza.

— Soy un Lord Demonio. Una persona con título de la mayor nobleza entre los demonios. ¿Quién podría capturar a este Lord Demonio a la fuerza?

— Hay incontables partidarios para la Firma Keuncuska. Entre ellos, hay otros Lores Demonio como usted, Su Alteza. Incluyendo al Lord Demonio de 5º Rango Marbas y la Lord Demonio de 9º Rango, Paimon. 

Los Lores Demonio de mayor rango.

Ellos eran personas que un 71º Rango no podía enfrentar.

— Nuestra firma es famosa por ser despiadada con los deudores que fallan en el cumplimiento de pagos. En el pasado, hubo un incidente donde el Lord Demonio de 25º Rango, Glasyalabolas recibió un préstamo de 20.000 Libra y no pagó los intereses por 2 años. En ese tiempo, nuestra firma contrató una pequeña cantidad de 9.000 mercenarios y los dejamos al mando del Lord Demonio de 12º Rango, Sitri. Su Alteza, el Lord Demonio, Glasyalabolas no pudo siquiera soportar tres semanas antes de rendirse –Lapis Lazuli suspiró.

—…así es la fuerza de la Firma Keuncuska. Es violencia racional. Además, existe una razón por la que nuestra firma ha sido capaz de mantenerse como la más alta entre los demonios durante los últimos 500 años. Su Alteza Dantalian, esta que está aquí le sugiere esto con sinceridad. Por favor, declárese en bancarrota pronto.

Removí las sábanas de mi cama.

—…………

Estaba bien. Aun podía ganar.

Si las cosas iban según lo planeado, entonces podría debilitar a esta chica frente a mí y hacerla mía. Fortalecí mi resolución y… lentamente abrí mi boca.

— Lazuli, te propondré algo que te beneficiará muchísimo.

— Si, Su Alteza. Dígale cualquier cosa a ésta.

— Viendo como todo ha terminado así, me veo en la obligación de pedir más
dinero de esa firma tuya.

Lapis Lazuli enarcó las cejas.

Incluso si fuese a escuchar que el mundo iba a ser destruido, ella probablemente respondería a eso diciendo: ‘Déjelo que sea destruido en cualquier momento’. El hecho de que Lapis Lazuli enarcara sus cejas era un gesto enorme.

— Esta que está aquí objeta –su voz se volvió más seca–. Su Alteza Dantalian, usted ya tiene una deuda. Pero sigue estando bien. Si trabaja duro por un tiempo, entonces usted podría hacer más que pagarlo todo. Sin embargo, si usted recibe más de un préstamo aquí…

— Entonces me hundiré más en un hoyo pantanoso –sonreí–. Eso es lo que quiero.

— ¿Perdón?

— Lapis Lazuli. Dejemos la prudencia y hablemos honestamente –en mis labios pude mantener una suave sonrisa–. Incluso si declaras ser mi consultora exclusiva, aun eres el peón de la Firma Keuncuska. Los ingresos para tu firma, al final, se terminarán convirtiendo en los tuyos también.

De acuerdo a ella, los Lores Demonios tenían usos políticos más que suficientes.

De tener éxito en convertir a esa figura en una marioneta para la firma, Lapis Lazuli probablemente recibiría enormes elogios por parte de los ejecutivos. Ella avanzaría aún más que nadie. Daría un paso, no 20 pasos más que los demás competidores.

—…………

La súcubo de sangre mezclada seguía teniendo una cara inexpresiva. 

¿Acaso fingía no saber de lo que estaba hablando?

— ¿Acaso el que yo no sea capaz de pagar la deuda no es un ingreso para ti?

— Esto es un error. Ésta que está aquí, siempre, por usted, Su Alteza…

— Conozco muy bien los hábitos de un comerciante.

Si la otra persona trata de dar una excusa, entonces cambia el tema.

No estamos luchando con armas, sino con nuestras palabras. Tuve que atacar con fiereza. No había necesidad de escuchar las inútiles excusas de la otra persona.

— Desde tiempos antiguos, los comerciantes no se involucraban en cosas que no les aportaran ingresos. Sin embargo, por alguna razón, la Firma Keuncuska me ha prestado 100 Libra…

El hecho de que Dantalian era incompetente era bastante obvio a nivel mundial.

Incluso si ellos le prestaron el dinero, había posibilidades nulas de tener retribución. No tenía sentido. Era como un banco dándole un crédito de millones de Won a un mocoso. 

Esto significaba que, en primer lugar, ellos no planeaban reunir el dinero.

— Es colocarme un collar de perro –sonreí–. Convertirme en una marioneta con la deuda como un pretexto. Desde un principio, esa fue la meta de tu firma. ¿Me equivoco?

—…………

— Lo dijiste antes. Que si era demasiado difícil, entonces yo tenía ‘la opción’ de declararme en bancarrota. Pero en tu mente, lo que honestamente querías decir era que la bancarrota era mi única opción.

Una opción nunca existió desde un principio.

El préstamo en sí era una trampa, y hace dos meses, el Lord Demonio Dantalian cayó en ella estúpidamente.

Ahora, la inexpresiva súcubo continuó y respondió.

Eres como una fortaleza montañosa. Ya que fue construida en una montaña rocosa, era un muro difícil de conquistar. Era algo molesto para los invasores acercarse.

Independientemente de eso, si la fortaleza era sitiada, entonces sería el fin. No te daría una escapatoria. Capturaría la fortaleza en un instante…

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                           Comerciante de Keuncuska, Mestiza, Lapis Lazuli.
                                              Calendario Imperial: Año 1505, Mes 4, Día 18.
                                                          Oficina de la Firma Keuncuska.

El Lord Demonio Dantalian estaba sonriendo ante mis ojos.

Para ser sincera, confieso que lo subestimé.

Ha sido casi un año desde que me convertí en la consultora exclusiva del Lord Demonio Dantalian.

Había creído que era una basura, un bueno para nada, pero parece que me equivoqué. Sinceramente, quedé sorprendida. La mirada aguda e intimidante en sus ojos y su forma de ver era como si me estuviesen probando.

Sus pupilas también eran oscuras.

No podía ver el final… esa era la sensación natural que tuve. ¿Acaso Dantalian siempre fue así?

Alguien afortunado que nació siendo un Demonio.

Lord y por eso vivía una vida ociosa y sórdida. Eso era todo lo que yo podía pensar sobre él…

Ahhhh…

Por primera vez comprendí mi error.

Por el golpe inesperado que recibí, sin quererlo dejé de hablar.

Para cometer tal error. Para estar en silencio aquí significaba que estaba admitiendo que él tenía razón. Tenía que cambiar el tema.

— Asumamos que lo que usted infiere es correcto.

— No quiero saber hipótesis. Lo que quiero es saber la simple verdad.

¿…ni siquiera me estás dando un rincón para escapar?

La parte posterior de mi cuello se sentía fría.

El Lord Demonio Dantalian ciertamente había cambiado mucho.

Hace medio mes, Dantalian fue amenazado por un grupo de aventureros. Ciertamente, era un grupo que se había hecho con el mapa del castillo del Lord Demonio. Ellos pudieron haber sido un grupo con el mismo nivel de un pequeño grupo vigilante en algún valle montañoso lejano, pero el Lord Demonio Dantalian se encontró en una situación seria… ¿fue así? ¿Acaso experimentar de cerca la muerte realmente cambiaba a una persona de forma tan drástica?

Dantalian era un Lord Demonio del cual yo estaba a cargo. Si esa persona se convertía en alguien competente entonces, sin fallo alguno, se trataría de una situación a la que yo le daría la bienvenida con los brazos abiertos. Pero honestamente, era difícil estar feliz.

Quería al Lord Demonio a nivel de un zorro. No lo quería a nivel de un tigre. Seria problemático si la marioneta era demasiado astuta.

¿Quién podría haber esperado que esto pasara?

El Lord Demonio me miró con fuerza.

— Lala. Ve a la Firma Keuncuska y diles.

¿Lala?

Eso me hizo parpadear.

— Lapis Lazuli abreviado en Lala. Es un apodo perfecto.

— ¿…acaso le está dando un apodo a esta inferior que está aquí?

— ¿No te gusta?

— Ésta se siente agradecida.

El mundo demoníaco era estrictamente una sociedad jerárquica.

Incluso si la raza era la misma, si las tribus eran distintas entonces tu estatus también lo era. Si había algunos orcos que eran considerados nobles, entonces también había orcos que eran tratados como esclavos. Si uno trataba de imaginar todos y cada uno de los rangos que existían, entonces ellos tendrían que superar las cientos, no, miles de tribus y razas.

Yo era una intocable. Una híbrida de un súcubo y un humano. Los súcubos ya recibían el desprecio de ser considerada una raza de prostitutas. Pero entre ellos, la persona que nació entre uno y un vulgar humano, no fue más nadie, sino yo… por eso yo era una mestiza.

Una lepra de la sociedad.

No podía atreverme a entrar en contacto con otras personas con este asqueroso cuerpo. Si por casualidad, yo llegase a tocar a una persona con estatus superior al mío, entonces yo tendría que cortarme un dedo, si entrara a un templo entonces mis pies serian cortados, y si recitara un escrito de uno de los Dioses, mi lengua seria arrancada.

Por eso es que, cuando el Lord Demonio Dantalian me pisó, me puse nerviosa. Por suerte, fue tomado como una broma, pero si alguien más hubiese visto eso, entonces mi pie tendría que ser cortado. Ahora, volviéndolo a ver, era probable que esa fuese una forma que Dantalian usara para amenazarme.

Como era de esperar, tenía que seguirle el ritmo al Lord Demonio aquí.

Debería bajar mi cabeza de nuevo.

— ¿Cuál es el mensaje que ésta debería entregar a la firma?

— El Lord Demonio Dantalian finalmente ha enloquecido. Como no tiene a nadie más en quien confiar, él te entregó su mente y su cuerpo a ti, a una súcubo. Tú, haciendo uso de tu encanto, fuiste capaz de atraer exitosamente al Lord Demonio.

—………

¿Cuáles eran sus intenciones?

No pude comprender lo que pasaba por su cabeza. Sin embargo, si vociferaba honestamente que esa era una idea completamente estúpida, probablemente fuese empujada a una batalla de vigor. Por ahora, responderé como si comprendiera eso completamente y como si sonase como una idea interesante. Había momentos donde un alardeo vacío era una táctica permitida.

— Entonces, ¿una simple campesina como ésta se convertirá en su concubina, Su Alteza…? Que historia tan interesante.

— Desde hace tiempo, no hubo nada más romántico que la historia de un príncipe enamorándose de una campesina. Es una historia que se hace grande sin importar la época en la que se cuente. Diles a los ejecutivos de tu firma que estoy completamente enamorado de ti que parece ser que no seré capaz de salir.

— Esta es la parte más grande que se ha dado a ésta. Esto es más de lo que podría merecer.

— Ahh. Dantalian, haciendo cualquier cosa por dinero, comenzó a decir estupideces. Declara que una enfermedad se esparcirá dentro de dos meses, y que él conoce la cura para ella. Que él monopolizará los ingredientes para la cura antes de que la plaga se propague, y que será capaz de ganar una fortuna. Dile a la forma que deseo otro préstamo con esa declaración…

—…………

Ya veo. Fui capaz de comprender casi todo.

Justo ahora, Dantalian se está poniendo a sí mismo como un payaso. Un Lord Demonio que se enamoró de una simple súcubo. Además de eso, con el fin de ganar otro préstamo, dijo una estúpida mentira…

— Con respecto a la cantidad del préstamo… unas 10.000 monedas de oro deberían bastar.
— Dice, 10.000 monedas de oro…

Era una cantidad que no podía ser pagada incluso si llegase a trabajar 130 años.

Si incluías los intereses, eso se convertía en una suma bastante distante.

Los ejecutivos de la firma probablemente le darían la bienvenida con los brazos abiertos.

Eso era obvio. Mientras más grande sea la deuda, entonces más fuerte será el collar en el cuello de Dantalian. Era como un Lord Demonio corriendo alocadamente justo a una trampa de autodestrucción.

En esta comedia, yo tenía que ser la persona que había arrastrado al Lord Demonio hacia su propia destrucción, y así ganar una increíble cantidad de méritos. Sin importar cuán bajo fuese mi estatus, la gente no podía ignorar mi contribución. Al mismo tiempo, me convertiría en una candidata para llegar a ser una ejecutiva para la firma.

— ¿Qué hay de eso? ¿Atrae mucho tu interés?

— Si.

Era una oferta muy dulce. Sin importar como lo mirases, era una oportunidad para obtener una gran cantidad de beneficios… era tan tentador que me hacía sentir sospechas.

¿En qué parte de esto se beneficiaría Dantalian? Esta era una historia que solo era buena para mí. No esperaba que él me diera una respuesta apropiada, pero debería preguntarle ahora mismo.

— Su Alteza. Ésta no entiende. ¿En qué parte piensa obtener beneficios de esta gran jugada?

— Bueno, tú eres comerciante -Su Alteza Dantalian respondió calmadamente–. Los mercantes verifican cuidadosamente si existen beneficios que ganar, y si los hay, entonces correrían hacia ellos. Si ves el beneficio de mi oferta, entonces ¿no deberías estar tomándolo sin hacer preguntas?

— Tiene razón, Su Alteza. Sin embargo, ser cauteloso en frente del juego que parece excesivamente apetitoso también es una actitud apropiada del comerciante. Si ésta se despierta una mañana y le dicen que un zorro esta postrado en la entrada, entonces eso sería difícil de creer –al decir eso, Su
Alteza sonrió.

— ¿Por qué no? El zorro pudo haberse enamorado de ti a primera vista.

—…………

Él estaba tranquilo. Su habilidad de hablar no estaba a un nivel normal.

Incluso si hubiese estado ante las puertas de la muerte, ¿era posible que una persona cambiara tanto así? Era extraño. Desde un punto de vista con sentido común, esto era incomprensible.

— Lala, cuando un cazador atrapa a un zorro, no hay casos donde el cazador muestre consideración hacia los sentimientos del animal. Eso daría risa. Como un cazador, lo que tienes que hacer es simple. Primer, toma tu ballesta… -Su Alteza Dantalian movió sus manos. Era como si realmente hubiese una ballesta ahí–. Ve tras el zorro con la resolución de matarlo. Si fallas el disparo entonces solo harás
que se desconcerté y huya. Apunta exactamente al centro de su frente. Y luego…

La flecha invisible de la ballesta fue apuntada a mi frente. Su Alteza Dantalian tiró del gatillo.

— Bang –alegremente, disparó–. Y espléndidamente acabas con él de un solo tiro.

—……………

— Dirígete hacia la firma y diles que Dantalian finalmente se ha vuelto loco. Que es la oportunidad dorada para atar por siempre a ese patético Lord Demonio–Su Alteza me dio una ligera palmada en el hombro.

Un rincón de mi mente se sintió incómodo. Por otro lado, mi razonamiento me decía que Su Alteza tenía razón, pero por otro lado, mi corazón ondeando banderas rojas.

Esta era una trampa.

Una trampa cruel fue puesta ante mí.

Si desconsideradamente pusiera un pie al frente, entonces sería mi fin… ya fuese que mi mente y corazón actuaran por sus cuentas, siempre seguiría al primero. El problema era que en esta situación, mi corazón latía a una velocidad sin precedentes.

Dejado a un lado esa premonición ominosa, moví mis labios.

— Su Alteza. Ésta solo teme su situación. Específicamente, el juego que ésta ha pensado que sería un zorro, se ha convertido en un tigre. Por lo tanto, una sola flecha no es suficiente para atrapar a tal felino.

— Bueno. Entonces supongo que solo puedes ser comida por el tigre en ese momento.

Su Alteza Dantalian apuntó su mano derecha.

Sin comprender lo que ese gesto significaba, miré inexpresivamente.

Su Alteza, creyendo que era inevitable, sonrió irónicamente.

— ¿Cuánto tiempo piensas dejarme con la mano extendida?

—…………

Al final, comprendí que Su Alteza estaba solicitando un apretón de manos.

No sabía cómo responder a un apretón de esos.

Nunca había sujetado la mano de alguien hasta ahora. El hecho de que nuestros pies se hubiesen tocado era inexcusable, pero si nuestras manos se tocaban entonces ese sería un crimen muy claro.

—…una persona de nacimiento oscuro como el de ésta no se atrevería a ensuciarle las manos, Su Alteza.

Su Alteza Dantalian probablemente también lo sabía.

Después de todo, él era una persona que tenía una cantidad de orgullo incomparable cuando se trataba de la aristocracia. Él ni siquiera consideraba a alguien como yo una persona. Yo no albergaba ningún rencor personal hacia eso. Sería extraño que un Lord Demonio no tratara a una mestiza de súcubo/humano de esa forma.

Yo no deseaba que mis muñecas fueran cortadas.

— Perdone la opinión de ésta, pero si le soy agradecida, entonces solo le sería un problema para su dignidad, Su Alteza. Por favor, retire su mano.

— Que extraño lugar para preocuparse por ser humillado mientras se discute un tema atrevido –replicó Su Alteza Dantalian–. Si sacudes mi mano entonces será deshonrada de repente, haciéndome pescar un resfriado, y haría que mi estatus social cayese, ¿no? simplemente deseo estrechar manos con el significado de tratarnos bien el uno al otro a partir de ahora.

— Incluso si usted fuese a tener ahora una opinión negativa del sistema jerárquico, la mayoría de la gente no comparte la misma idea, Su Alteza. Si una campesina como ésta entrase en contacto con su cuerpo, entonces un castigo legal caería sobre mí…

— Ohh. Y dime algo, ¿esa mayoría está aquí? –con movimientos exagerados, Su Alteza Dantalian echó un vistazo a su alrededor. Naturalmente solo estábamos nosotros dos, Su Alteza y yo–. Al fin y al cabo, el Lord Demonio Dantalian es una mierda como persona. Solo soy un Lord Demonio por nombre. No tengo absolutamente nada. Lala, ¿aun deseas NO estrechar mi mano?

—…………

Habiendo dicho tanto, no tuve el derecho de rehusarme.

Cuidadosamente, me estiré y toqué su mano.

La primera mano humana que había tocado en mi vida era fría. Furtivamente sentí el toque de su palma. Al hacerlo, Su Alteza Dantalian apretó mi mano con fuerza.

— Trátame bien a partir de ahora.

—…si, por favor, trate a ésta de la misma forma, Su Alteza.

Se sentía que sería una relación extensa. No estaba segura del por qué, pero eso era lo que mi intuición me decía.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                               Goblin Avaro, Torukel, Ejecutivo Keuncuska.
                                              Calendario Imperial: Año 1505, Mes 4, Día 20.
                                            Sede de la Firma Keuncuska, Sala de Conferencias.

— Que aquí haya una asamblea completa, es una rara ocasión, cruc.

Una orden llegó repentinamente de la sede de la firma, solicitaba una asamblea completa.

Los ejecutivos de Keuncuska estaban desplegados por todo el continente. También tenía planes para ir hoy a Batavia a dirigir una flota. Esta asamblea completa claramente no estaba programada.

La llamada repentina para que todos los ejecutivos se reunieran… no era algo
que ocurriera a diario. Tuve un mal presentimiento. ¿Acaso algo muy grande
sucedió en algún lugar?

Ocultando mi mente ansiosa, me dirigí hacia la sede. En una gran sala de
conferencias, todos los ejecutivos estaban reunidos.

— Cruruc.

Como siempre, había un montón de desgraciados, vampiros, hombres lobo, y hombres lagarto. Era una gran exhibición de razas… ¿Hm? En un rincón de la sala de conferencias había una chica que nunca antes había visto. Su cabello era ligeramente rosa. Las razas con ese color de cabello eran raras.

Fue entonces cuando hice contacto visual con esa chica.

— ¡Hmmm…!

Sin darme cuenta, tragué saliva.

Los ojos venenosos en su rostro inexpresivos estaban fuera de lo ordinario. Esos eran ojos de una persona que ha matado con anterioridad. Y no solo a una o dos personas, no, sino que eran ojos que han matado una innumerable cantidad de veces. Afortunadamente, el tiempo de intercambiar miradas fue breve. La chica poco después volvió su cabeza.

Cruc.

No sabía quién era ella, peor esta asamblea de emergencia probablemente fue convocada por su presencia. Situaciones así siempre se precipitaban debido a los invitados inesperados. Había una chica que nunca antes había visto. Podía usar la analogía fácilmente.

Los ejecutivos estaban vociferando su descontento.

— Ahora que el Avaro Torukel también está aquí, comencemos con la conferencia.

— ¿Saben cuántos clientes empujados hay?

— Sí, es cierto. Será malo si no puedo vender todo el arenque seco hoy.

Que gente tan impaciente.

Incluso yo tenía planes de llevar a cabo una audiencia con los comerciantes de Frigia en el puerto. Yo tenía una organización justamente ocupada. El tiempo es esencial para un comerciante. Sea una reunión o lo que fuese, ya había comenzado. Y si era posible, terminaría pronto.

— Bueno, cálmense todos. El viejo vampiro sentado en el asiento superior calmó a los ejecutivos.

— Hay una razón por la que hemos hecho el llamado de reunirlos a todos aquí. No les haremos perder el tiempo, señores, así que no se preocupen.

Ivar Lodbrok.

El anciano con una barba blanca espléndidamente crecida era el mayor ejecutivo de nuestra firma. Él podía ser tratado como la persona que actualmente controla la firma entera.

Acorde para una persona conocida como un vampiro, él había vivido más de 600 años. Aunque tengo que decir que él debe arrastrarse hasta su ataúd y haber llevado a cabo su funeral. Él seguro vive por un buen tiempo.

— Ahora bien, Lapis Lazuli. Explica.

— Si, jefe.

La chica respondió en el centro de la sala de conferencias.

¿Lapis Lazuli? Yo había escuchado ese nombre antes…

— Es la tipa que nació con el linaje maldito.

— ¿Por qué algo como eso está asistiendo a esta conferencia ejecutiva?

Varios de los ejecutivos habían reconocido la identidad de la chica. Mientras enarcaban sus cejas, ellos comenzaron a susurrar entre ellos mismos. Estaban mostrando abiertamente su descontento.

Ahh, ya me acordé. Es esa mocosa que, a pesar de ser una intocable, fue capaz
de entrar exitosamente en nuestra firma.

Hubo in tiempo en el que el tema de una chica que tenía un talento que superaba su estatus estaba circulando. Cruc, por eso, esa chica era el personaje principal de esa disputa.

Ciertamente, su voz fue clara. Ella estaba calmada a pesar de que estaba ante esta galaxia de ejecutivos. No era coraje normal, eso si era cierto.

— Jefe, esa ni siquiera es una candidata ejecutiva. ¿No es una simple secretaria? ¿Qué es esto? Hay límites para las excepciones.

— Ya es bastante desagradable que tenga que respirar el mismo aire que esta mestiza.

Los ejecutivos comenzaron a quejarse.

Que estupidez.

El sistema jerárquico no era más que una tradición inútil. Era una herramienta que los estúpidos nobles usaban para criar a sus hijos e hijas ya estúpidos. A pesar de eso, ¿desprecias a esta intocable? En primer lugar, nosotros, los comerciantes ya tenemos rangos inferiores… tks, tsk, lo único que están haciendo es tirar piedras a su propio tejado.

Ivar Lodbrok sonrió amargamente.

— ¿Qué hay de escuchar primero lo que ella tiene que decir? Es algo beneficioso. El oro que ha estado en el estómago de un cerdo y el que ha sido echado en agua sagrada tiene el mismo valor…Lapis Lazuli.

— Si. El Lord Demonio Dantalian ha solicitado un préstamo –dijo Lapis Lazuli con calma–. Actualmente, el Lord Demonio Dantalian tiene una deuda de 196 Libra. Incluso si tiene que incrementar más su deuda, él planea obtener una victoria inesperada.

— Hmm.

Los ejecutivos se comenzaron a mirar entre sí.

Independientemente de su actitud anterior, esas personas tenían una buena cabeza sobre sus hombros. Ellos comprendieron de inmediato que esta era una agenda pesada. Dejando temporalmente atrás el estatus de Lapis Lazuli, los ejecutivos comenzaron a murmurar entre ellos.

— ¿Acaso planea usar la deuda para detener la deuda?

— Esa es la mayor de las estupideces.

— El conejo está ofreciendo llevarse a sí mismo a caer en la trampa, no hay
razón para rechazarlo.

— ¿Si? ¿Cuánto quiere pedir prestado?

Yo pensaba lo mismo. Los Lores Demonio tenían un uso político, incluso si él era un Lord Demonio de 71º Rango. Sería bueno usar esta oportunidad para atarlo. Sin embargo, luego de la siguiente respuesta, todos los ejecutivos quedaron en silencio.

— La cantidad que el Lord Demonio Dantalian solicita es… 10.000 monedas de oro.

¿Qué?

La expresión de todos los ejecutivos fue la estupefacción.

— ¡¿Está cuerdo?!

— ¡JA!, ¿para in patán que ni siquiera puede encargarse de 100 monedas de
oro?

Él estaba loco, eso era insano. Ese tipo de palabras fluyeron abiertamente. A pesar del hecho de que estábamos criticando a un Lord Demonio, quien estaba en la cima del estatus social, estaba bien. No había nadie más que escuchara eso sino nosotros.

— ¿Estas segura de que eran 10.000 monedas de oro? ¿Qué fue lo que dijo exactamente?

— Estoy segura, lo juro por el Rio Estigia.

— ¡Él realmente se ha vuelto loco…!

Los ejecutivos rieron. 10.000 monedas de oro era la cantidad que un Conde podía ganar al año si la población en su territorio alcanzaba los 50.000. El año pasado, el presupuesto procesado por los imperiales del Imperio Habsburgo fue de aproximadamente 500.000 Libra.

Para el Lord Demonio Dantalian, quien ni siquiera tenía territorio o ciudadanos, ¿realmente solicitaba una quincuagésima parte de la cantidad generada por el imperio en un año? ¿Acaso es que tiene un slime dentro de su cráneo en lugar de cerebro?

— Mis queridos compañeros de Keuncuska. 

Ivar Lodbrok probablemente juzgó que la atmosfera se tornaba compleja, por lo que abrió su boca. La sala de reuniones lentamente se calmó. Si ese viejo vampiro hablaba, incluso hasta el más orgulloso de los ejecutivos cerraba su boca.

Personalmente creo que esta es una buena oportunidad. Ciertamente, 10.000 de oro es una fortuna. Sin embargo, si eso significa tener al Lord Demonio como nuestra mascotita, entonces eso no es más que una cantidad hermosa.

— Cruc.

Descuidadamente dejé escapar una risa. Como uno de los representantes sagrados e inviolables que simbolizaban la dignidad absoluta, y uno de los 72 Lores que comanda un ejército de demonios. Además de ser uno de los tres vampiros antiguos que aún quedan en el mundo… que él se refiriera a tal nobleza como un animal domesticado, demostraba que esa actitud arrogante era perfecta con Ivar Lodbrok.

Bueno, me siento mal por dejar toda esta reunión solo a Ivar Lodbrok. Avancemos un poco más.

— Espere, jefe. Tengo algo que deseo preguntar por mi parte.

— Hmm. No dividas tus palabras y di lo que piensas.

Ivar Lodbrok me miró a los ojos.

Unas pupilas netamente rojas. Era un color que a la gente le recordaba a la sangre. Había algunos ejecutivos que susurraban entre si diciendo que esos ojos daban miedo, sin embargo, por alguna razón, solo pude pensar que esos ojos eran hermosos. Un vampiro de corazón frio, rudo y cínico… Ivar Lodbrok definitivamente logrará establecer esta firma como una compañía eterna. Si era
posible, quería estar allí cuando sucediera eso. Era mi pequeño sueño.

— ¿No podría ser una trampa?

— ¿Una trampa?

— No son una ni dos moneditas, sino 10.000 monedas de oro. Cruc. Si el Lord Demonio Dantalian realmente no estaba loco, entonces eso quiere decir que tiene un plan. No creía que el Lord Demonio Dantalian poseyese la habilidad de manejar este gran préstamo. Independientemente de eso, uno debe considerar cada posibilidad en este mundo. Eso tenía que estar muy claro.

— Ese es un bueno punto, y bastante justo, por cierto.

¿Hm?

Ivar Lodbrok sonreía débilmente. Era una expresión que había mostrado cuando pensaba en un buen plan. Incluso si él era el más viejo de todos, ese hombre tenía buenas arrugas.

— Lapis Lazuli debería explicar esa parte.

— Si, jefe. Me gustaría informar a los pilares de Keuncuska que actualmente, el Lord Demonio Dantalian se refiere a mi como su concubina.

— ¿…qué demonios dijiste?

— Esto podrá ser grosero, pero por decisión propia, había usado mis encantos para atraer al Lord Demonio Dantalian. 

Esta vez, los ejecutivos no pudieron contener su asombro Por otro lado, Lapis Lazuli –de principio a fin– mantuvo su rostro inexpresivo. Siempre calmada. No, ni siquiera sabía si debía llamar a eso calma. Cualquier señal de tensión en su rostro estaba completamente perdida. ¿Era posible para una oficinista normal no enarcar ni siquiera una ceja cuando estaba al frente de todos estos ejecutivos? Calma o no, eso era claramente extraño…

— Lapis Lazuli, ¿a qué te refieres con encantos? –pregunté con tono amargo–. ¿Está diciendo que capturaste al Lord Demonio usando tu cuerpo?

— Tal como lo dije, Sir. Torukel. Lapis Lazuli me miró fijamente. 

Sus solidad pupilas eran tan azules como el cobalto. Su mirada transparente ni siquiera se desvió.

— Tú relaciones sexuales con el Lord Demonio Dantalian.

— Santo Cielo.

Unos cuantos ejecutivos murmuraron para sí mismos. Si uno fuese a fornicar con una híbrida de sangre mixta, una maldición de Dios caería sobre ti. Podrá ser una simple superstición pero cuando el 90% de la población de este continente lo creía con seriedad, no podrías dudarlo. Para un Lord Demonio sagrado e inviolable, el deshonrarse con una mestiza ya era un problema obstinado. Esto podría hacer que un tremendo problema surja.

— ¡¿Comprendes lo que has hecho?!

— ¡Podríamos ser excomulgados por el templo! 

Los ejecutivos estaban empujado sus dedos hacia el rostro de Lapis Lazuli. Si querías vender y comprar productos en este continente, entonces tenías que haber recibido un permiso por parte del templo. Además, excluyendo al Templo de Afrodita y el Templo de Artemis, todos los demás templos prohíbe estrictamente a intocables de haber interactuado con gente de diferentes clases sociales… 

Los ejecutivos, con sus rostros rojos, gritaron.

— ¡JEFE! ¡Saque a patadas a esta puta de aquí en este preciso instante!

— ¡No solo fue contra las leyes de los Dioses, sino que además puso a nuestra firma en peligro! ¡En primer lugar no debidos dejas que esa maldita estuviese en nuestra firma!

— ¡La basura leprosa…!

Las criticas reinaron en la sala de conferencias cuan tormenta.

Las putas del mundo demoniaco, las súcubos.

Y entre esas, la mestiza que a todos desagrada.

Incluso yo, que odio el sistema jerárquico, quedé sin habla. Sin embargo, Ivar Lodbrok estaba sentado calmadamente en su puesto, mirando a la súcubo.

— Eso no es todo. Aún queda una parte que les debe ser explicada, señores. ¿Qué haces? ¡Apresúrate y diles!

Hubo una sonrisa malévola mezclada en la voz de Ivar Lodbrok… ¿estaba disfrutando esto? Aunque, exagerando un poco, la vida y la muerte de nuestra compañía, ¿realmente estaba en riesgo? En cualquier caso, los vampiros no estaban cuerdos. Sus cabezas eran extrañas ya que no recibían nada de luz solar.

La falta de nutrición te golpeaba fuertemente en la mente. Como un goblin con conocimientos tanto refinados y comunes, no podía mantenerme con él.

— Si. Aún hay algo que no les he dicho a ustedes, señores ejecutivos.

Lapis Lazuli siguió hablando con voz baja. Ella había recibido todo tipo de maldiciones e insultos hace poco. ¿Me estás diciendo que no la incomodó?

Ella realmente no era normal.

— Como bien sabrán, originalmente, nuestra firma no trataba como clientes a los demonios que estuviesen por debajo del 60º Rango, pues eso significaba que la clase de nuestra firma podría decaer. Sin embargo, he estado trabajando como consultora exclusiva del Lord Demonio Dantalian durante el último año. Solo hay una razón para esto –luego de tomar un respiro, Lapis Lazuli anunció-. Yo,
personalmente, fui quien solicitó la posición de consultora.

— ¿Qué?

— Desde el principio siempre estuve apuntando por ser la concubina del Lord Demonio Dantalian.

Los ejecutivos comenzaron a volverse ruidosos. La gente que estaba criticando a la súcubo hasta hace poco ahora estaban perplejos. Era porque Lapis Lazuli había hablado de forma muy digna. La situación se estaba alejando más del área que los ejecutivos pudiesen entender.

En ese momento, alguien rió.

Volví mi cabeza, Ivar Lodbrok sonreía fuertemente. Riéndose en esta situación. Ignorando el hecho de que los ejecutivos estaban estupefactos, Ivar Lodbrok comenzó a reír a carcajadas.

Camaradas. ¿No lo entienden? No es que el Lord Demonio Dantalian se haya vuelto loco. Todo fue hecho por esta súcubo. En menos de un año, esta chica fue capaz de convertir al Lord Demonio Dantalian en un esclavo pasional.

— ¡…………!

Con que eso era. ¡Así era todo! Al final, todo tenía sentido. Aunque el estatus de Lapis Lazuli era bajo, ella tenía una apariencia reconocible. Ella había cautivado al Lord Demonio con su mirada. Y, de forma desconocida para nosotros, ella fue capaz de incitar al Lord Demonio a pedir prestado una gran fortuna a la firma…

Los demás ejecutivos debían haber comprendido la verdadera naturaleza de la situación. Sus rostros palidecieron. Ya no estaban mirando a Lapis Lazuli con desdén.

— Pero… ¿por qué actuar tan descuidadamente…?

— Para tener éxito.

— ¿Éxito?

— El Lord Demonio se convertirá en el confidente de la firma. Mi contribución en este asunto será probablemente recibir grandes elogios.

—………………

Todos. Todos los miembros en la sala de reuniones quedaron sin palabras. ¿Qué se supone que debían decirle a la secretaria que acababa de confesar inexpresivamente que ’ha vendido su cuerpo con el fin de tener éxito’?

Ivar Lodbrok había estado riéndose desde antes, completamente solo.

— ¿Qué opinan, camaradas? ¿Acaso no es una obra maestra?

— ¿…una obra maestra? –terminé preguntando.

Ivar Lodbrok se levantó de su asiento. Extendió completamente sus brazos como si estuviese sujetando algo. Era como si estuviese presentando al próximo actor que pisaría el escenario.

— Así es. Una obra maestra. Esa híbrida es la basura de la sociedad. Nacida como una rata arrastrándose por el piso. Desde el principio ella fue destinada a crecer en silencio y morir en cualquier callejón… sin embargo, ¡mírenla! Esa súcubo no solo fue capaz de entrar en la firma más grande del mundo demoniaco, incluso fue capaz de convertirse en la concubina de un Lord Demonio.

—…………

— Si esto no es una obra maestra, ¿entonces qué es? ¿No es hermoso este sincero deseo de tener éxito? ¿No es cegador este puro deseo de poder? Ohh, cada vez que veo a una jovencita militante como esta no puedo evitar derramar una lagrima y comenzar a dar elogios. ¡El poder es una dama! ¡Por eso, ellas siempre amaran a los guerreros!

Los ejecutivos quedaron abrumados por la locura de Ivar Lodbrok.

Pero yo no.

Mi corazón estaba latiendo fuerte.

Esa era la locura que me había cautivado.

Como un mosquito nacido en un pantano negro y húmedo desea el glorioso sol. Yo, que siempre era normal y seguía el sentido común, no pude evitar sentirme atraído a Ivar Lodbrok quien estaba ubicado al lado opuesto del mío.

— ¡Lapis Lazuli, ve y dile esto a Lord Demonio: estaremos agradecidos de prestarle algo como 10.000 de oro cuando lo desee!

— Llevaré su orden de una vez, jefe.

— Ah, y ese gran deseo de tener éxito por el cual tuviste que ofrecer hasta tu virginidad solo por nuestra firma. Sinceramente, me encariñé de ello. Keuncuska es un lugar que solo se preocupa por las habilidades y contribuciones de la persona. Tienes los derechos más que suficientes para recibir una
recompensa. Dime lo que deseas –Ivar Lodbrok habló fríamente–. ¿Es oro? ¿Honor? Podría ofrecerte ser mi hija adoptiva. Tu mayor debilidad probablemente es tu estatus, ¿cierto? Si te conviertes en mi hija, entonces esa debilidad desaparecerá considerablemente.

— ¡Jefe! ¡No importa cuanto haya hecho ella…!

— No se meta en la conversación de los demás, camarada –cuando los ejecutivos trataron de oponerse, Ivar Lodbrok los silenció a todos–. Estoy tratando de disfrutar la conversación con esta intocable que fue capaz de atraer a un Lord Demonio.

Sus ojos tan rojos como la sangre miraron lentamente a los ejecutivos. Un potente instinto asesino. Los ejecutivos se encogieron sobre sus hombros. El aire en la sala de reuniones se enfrió al instante.

— Bueno, Lapis Lazuli. Dime lo que deseas.

— Por favor, prepare un asiento para mí en la sala de reuniones –los demás ejecutivos temblaron notablemente.

Una secretaria profesional normal acababa de solicitar convertirse en una ejecutiva. Era impresionante. Sin embargo, había algo que impresionaba más. Lo que sorprendió aún más fue la respuesta de Ivar Lodbrok.

— Ni oro, ni honor… sino autoridad. Muy bien, de acuerdo.

— ¡J-jefe…!

— Si el plan sigue avanzando bien, entonces debería promoverte a ejecutiva a cargo de toda la región de Dolstat. Con el Rio Rin como centro, Colonia, Xanten, Wirthen, Estrasburgo, Duisburgo, Worms y Maguncia estarán a tu jurisdicción. ¿Qué te parece?

Ivar Lodbrok estaba examinando a la chica. Él probablemente estaba probando su audacia con sus ojos.

— Sería un honor.

— La fuerza del Imperio se ha debilitado, por eso, de acuerdo a eso, la autoridad en esas ciudades están en el punto más alto que jamás ha habido en la historia. Siempre y cuando el desarrollo haya cambiado repentinamente, la gente cabeza hueca será echada a un lado y solo la gente talentosa sobrevivirá. Lapis Lazuli, me pregunto si serás capaz de soportar esas condiciones.

— Lo probaré con mi habilidad.

— Claro que lo harás. Ya que si eliminas la habilidad, entonces no tendrías nada.

Por segunda vez, Ivar Lodbrok rió fuertemente. En la oscura sala de conferencias, todos los ejecutivos quedaron atónitos. Era como si este viejo vampiro y esta fría súcubo estuviesen en un mundo propio.

Debo admitir que esto se había convertido en una situación absurda. Convertir a una súcubo carente de experiencia y que además era una mestiza en una gerente de área. Se sabía que había un límite para avanzar con rapidez. Esta sería la primera vez en la historia de Keuncuska, así como también sería la última vez que esto pasara.

— Cruruc.

Pero, ¿el Lord Demonio Dantalian, eh? Tuve la sensación de que estaba menospreciándolo demasiado… pero, oh, bueno, él, al final de cuentas, solo estaba en el 71º Rango. Sería muy bueno ser bastante prudente en ellos.

Esto era interesante. Eso también terminó excitándome demasiado.

Disfrutemos el seguirle el juego Su Alteza el Lord Demonio.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                              Lord Demonio más Débil, Dantalian. 71º Posición.
                                                 Calendario Imperial: Año 1505, Mes 6, Día 20.
                                                        Castillo del Lord Demonio Dantalian

— ¿…acaso hoy también planea quedarse en cama todo el día, Su Alteza?

— Si crees que no estoy haciendo nada solo porque estoy tirado en una cama, entonces estás completamente equivocada. A pesar de la forma en la que estoy, el destino del universo está propagándose por mi cabeza.

Ya han pasado dos meses. Desde que pedí ese dinero prestado, he pasado los últimos dos meses haciendo cosas en la vagancia. El que Lapis Lazuli venga a buscarme y comience a suspirar ya se ha convertido en una rutina diaria.

— La montaña de intereses no es menor a las 2.000 Libra.

— Ah, este libro es bastante divertido.

Estaba hojeando un libro mientras estaba acostado. El título del libro era: Las Crónicas de los Grandes Lores Demonio y las Leyes Aduaneras Que Fueron Derivadas de Ellos.

La razón por la que estaba leyendo ese tipo de literatura era simple.

La información que yo tenía de este mundo se inclinaba gravemente hacia un lado. «Dungeon Attack» era un juego donde jugabas en los pies de un héroe humano. Gracias a eso, pude saber mucho sobre los humanos y su sociedad, pero era ridículamente ignorante de lo que respectaba al mundo demoníaco. A lo mucho, había una heroína vampiro que se enamoró del protagonista y por
eso se rindió ante él. Pero hasta ahí. La heroína nunca entró en detalles sobre el mundo demoníaco.
Bueno, eso significaba que yo tenía que estudiar por mi cuenta.

— Oh. En este mundo, para que un Lord Demonio ataque a otro, ellos deben al menos enviar una declaración de guerra dos veces, ¿eh? Qué momento tan inútil

para ser formal. Aunque, es un significado impresionante para evitar la guerra. Hm. Hm.

— Si sigue así, sin tomar ninguna medida, entonces terminará en bancarrota en solo 3 meses, Su Alteza. Por favor, sea consciente de ello.

 Quiero comer algo de helado…

—…………

Ella probablemente había comprendido que este lado estaba ignorándola completamente. Lapis Lazuli presionó sus dedos índice y pulgar contra su frente. Aunque seguía con su mirada inexpresiva, pude juzgar por su humor que estaba bastante estresada. Le sonreí audazmente.

— No te preocupes, pues, todos los preparativos ya están completos.

—…mil disculpas, Su Alteza. Excluyendo la orden que le ha dado a ésta que está aquí hace dos meses, ¿ha hecho algo más?

— Esa era toda la preparación que necesitaba. Hace aproximadamente 50 días, hice que Lapis Lazuli comprara una cantidad masiva de una hierba determinada.

Justo ahora, era una planta que la mayoría de la gente consideraría como un simple trozo de planta inútil. Sin embargo, conocía el futuro. El año actual era el 1505 del Calendario Imperial. Este verano, una enfermedad infecciosa ocurrirá y se esparcirá por todo el continente.

En el futuro, esta enfermedad será conocida como la Muerte Negra, y se propagará por todo el continente como el símbolo del miedo. Cerca del 40% de la población total del continente será erradicada, haciendo que ni siquiera la palabra pesadilla se acerque remotamente como descripción de dicho evento. En Dungeon Attack, el juego comenzaba cerca de la fecha en la que la Muerte Negra
ya había pasado… para ser exactos, la historia del juego comenzaba en el año 1515 del Calendario Imperial.

Una tragedia todavía faltaba por llegar. Era algo que no debería preocuparme, ¿cierto? La parte interesante era lo que venía después. Para su sorpresa, esta plaga tenía una cura.

El nombre simplemente era: ‘Hierba Negra’. Ya que curaba la Muerte Negra, fue llamada Hierba Negra. La gente de este mundo tenía un espantoso sentido de nombramiento. Probablemente le daban a un hijo ilegitimo un nombre mejor.

‘La Hierba del Ángel’, ‘La Misericordia de la Diosa’, ‘El Hígado de Apolo’, esos fueron los impresionantes que surgieron después. Sin embargo, esto es solo hablar del futuro. En el verano de 1505 del Calendario Imperial, antes de que la plaga llegara, esta Hierba Negra simplemente era una mala hierba. En muchas regiones, esta era una planta que ni siquiera tenía el honor de poseer un nombre.

Asi era.

Una mala hierba.

Era un trozo de maleza con ningún valor monetario… Yo, usando todas las 10.000 monedas de oro, monopolicé esta planta. Sinceramente, fue fácil.

Primero, hice un contrato con las firmas comerciales más pequeñas por todo el continente. Luego, mediante esas firmas, fui capaz de formar un contrato con los farmaceutas de toda la tierra. Y finalmente, los farmaceutas contrataron a los recolectores de hierba de las ciudades y aldeas. Al instante, un contrato de tres vías fue firmado. Las cuotas del corredor y transporte para las firmas
pequeñas fueron de 2.000 monedas de oro. La cuota de la farmacia y gastos personales de los recolectores de plantas fue de 6.000 monedas de oro. Además, con el fin de mantener las hierbas lo más frescas posibles, tuve que obtener un almacén semi-permanente de la mejor calidad.

Aun no estaba acostumbrado a la configuración de este mundo, pero estaba bien. Planeaba en grande en cualquier lugar que fuera. Todos los asuntos (ociosos) detallados fueron manejados por Lapis Lazuli como una mandataria.

La persona que iba haciendo los contratos con las pequeñas firmas y farmaceutas no fui yo, sino Lapis Lazuli. Alguien podría decir que éramos un buen equipo. Que éramos una combinación sorprendente.

La gente que no conocía la historia interna probablemente podría estallar a carcajadas si viera esto.

Él había pedido prestado 10.000 Libra y nosotros sentíamos curiosidad por ver lo que iba a hacer con ello, pero ¿lo verías? Él compró un montón de plantas que ni siquiera se usaban para comer, y estaba almacenándolas como si fuese algún tipo de tesoro.

Lapis Lazuli me había advertido lo que los ejecutivos de la firma dijeron: ‘esa es la mayor broma que he escuchado en todo el año’. Dijeron eso y se rieron hasta más no poder. Bueno, eso era lo que ella me dijo.

Las payasadas del Lord Demonio Dantalian incluyo llegaron a estar en boca de la gente del pueblo.
El estúpido acto del Lord Demonio más bajo y loco. 10.000 monedas de oro gastadas en tonterías.

¡Desperdiciando su vida solo por llamar un poco la atención!

Cosas así.

Me sentía increíblemente complacido. Ser capaz de llevar la risa a las vidas de los demás solo con asuntos triviales, ¿acaso no era el verdadero fruto de la vida? Además, todos vivíamos una vida
interminablemente dura y seca. Si fuese capaz de colocar una sonrisa en los rostros de esas personas, entonces no podría estar más alegre.

¿Estaba hablando en serio?

Por eso es que lo haré más interesante.

No se tratará de la mejor broma que hayas escuchado en el año, sino la mejor broma que escucharás en toda tu vida. ‘¡La planta que hemos pensado que era solo hierba mala, en realidad resultó ser tan rara como una joya!’, ese era el tipo de final que aguardaba. Si tuvieses sentido común, entonces solo podrías reírte hasta que tu interior se sacuda.

— Siento curiosidad por ver el rostro que me mostrarás en un mes.

— ¿Perdón?

— Ya que no muestras emociones en todo el año. Estará bien si lo esperas. Ciertamente te haré reír, es probable.

—…ésta no entiende lo que está diciendo, Su Alteza.

— Espera pacientemente y lo sabrás todo –mientras me enrollaba en mi cama, sonreí.

Quizá porque ya la había provocado demasiado, una notificación surgió.

[El afecto de la Comerciante Lapis Lazuli ha disminuido por 1.]

Oh, querida. Con esto, el afecto de Lapis Lazuli había llegado a 0. Había estado cayendo desde hace 2 meses, ahora finalmente había tocado fondo. En este momento, un extranjero me trataría mejor que ella.

— Mil disculpas, pero ésta debería irse. Hay demasiado papeleo por la firma que ha sido retrasada.
Lapis Lazuli fríamente me dio la espalda.

— Ah, Lala.

— ¿Qué sucede?

— Lleva esto contigo. Le lancé un trozo de pergamino. Lapis Lazuli recibió la nota con ambas manos.

—…Su Alteza, ¿esto qué es?

Le guiñé el ojo alegremente.

— Está bien si a partir de ahora no vuelves a mi castillo. En lugar de eso, ve a la ubicación y mira la situación allá. Allí, descubrirás algo interesante.

Luego que Lapis Lazuli me mirara sospechosamente, ella rápidamente se fue. Ese trozo de papel era la última trampa. Con el tiempo, Lapis Lazuli probablemente descubra la existencia de la trampa. Por eso, debo esperar ese día.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                            Comerciante de Keuncuska, Lapis Lazuli, Mestiza.
                                               Calendario Imperial: Año 1505, Mes 6, Día 27.
                                                   Fuentes Termales Relajantes de Siracusa.

— Huh…

Los suspiros seguían saliendo. Me preguntaba cuántas veces lo había hecho. La gran candidata a ejecutiva de Keuncuska, Lapis Lazuli, actualmente estaba en una fuente termal. Era un lugar donde los ciudadanos disfrutaban tomar baños.

Hombres y mujeres caminaban orgullosamente desnudos ante mí. Aunque estoy diciendo esto, yo también estaba desnuda. Los hombres caminaban por los pasillos y miraban en esta dirección con miradas obscenas. Sus ojos eran increíblemente desagradables… quería aplastárselos a todos.

Las fuentes termales no solo eran un lugar de relajación, sino que era un tipo de zona amorosa también. En otras palabras, se podría decir que la gente tenía citas al desnudo.

Un hombre y una mujer irían a una fuente y naturalmente comenzarían a flirtear. Era un tipo de cultura. Incluso ahora, podía oír el sonido de gemidos al otro lado… desesperadamente mantuve mi cabeza hacia otro lado.

— Huh… -otro suspiro.

Había una razón, y era tan simple que sorprendía, era con respecto a la razón por la que yo estaba aquí en Siracusa, el área más al sur del continente. En la nota que Su Alteza Dantalian me entregó, estaban unas palabras extrañas.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Reino de Cerdeña, Siracusa, Casa de Baño Ciudadana, Clínica

Punto de Partida

Dolor Articular, Alta Temperatura, Piel volviéndose Negra
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
A simple vista, si uno no tenía contexto, parecía algún tipo de código.

Su Alteza Dantalian había estado mencionando una enfermedad durante los dos últimos meses. En ese entonces, malinterpreté que él solo decía cosas sin sentido de forma intencional. Sin embargo, luego de verlo escribir esta nota y entregármela, parecía que él realmente iba en serio… ¿era una broma, no? Todo estaba bien, así que por favor, dígame si esto es una broma.

¿Era así? No había ninguna.

— Huh…

Ya había suspirado por tercera vez. Las enfermedades en sí no eran raras. Aun así, ¿predecir dónde y cuándo aparecería? Además de eso, ¿saber además cuál era la cura para esa enfermedad? Eso era imposible. Por eso es que era natural que los ejecutivos trataran a Su Alteza como un desquiciado.

Honestamente, yo tenía esperanzas, aunque podían ser pocas. Su Alteza, quien estuvo impotente una vez, fue capaz de superar una situación de vida o muerte, para así nacer como un verdadero Lord Demonio… ese tipo de historia tradicional me traía esperanzas, aún podrían ser en cantidades pequeñas.

Pero, ¿71º Rango?

¿Acaso era un idiota que no tenía remedio?

El Lord Demonio Dantalian realmente no hizo absolutamente nada luego de haber comprado esas plantas. Solo daba vueltas en su cama recién comprada como si fuese un niño. Honestamente era patético.

— Ohh, señorita, usted si es alguien muy hermosa.

Un peatón que también estaba usando el baño trató de hablarme. Actualmente estaba usando magia para disfrazarme como un ser humano. Podría tratarse de magia, pero no era nada tan sorprendente. Solo había cambiado mi color capilar. Los Súcubos eran una raza demoniaca, pero su apariencia exterior era muy idéntica a la de los humanos. Por eso fui capaz de ocultar mi identidad con simpleza.

— ¿Qué m’dice de una piscina individual por 3 de plata…? ¡¿Ehhh?!

—……

Miré momentáneamente a los ojos del hombre. Probablemente me había confundido por una prostituta que trabajaba en este baño, por eso le devolví una mirada fría. Tan pronto como hicimos contacto visual, él retrocedió.

Parecía que había un peculiar intento asesino oculto en mis ojos. Había muy pocas personas que eran capaces de mirarme a la cara. Como la persona involucrada directamente, no lo entendía muy bien.

— L-lo siento, la confundí con alguien más. ¡Tenga un buen día!

El hombre hábilmente se devolvió corriendo hacia los pasillos. Su cintura carnosa se sacudía violentamente mientras corría. Era patético. ¿Cómo esperaba comprarme con tres monedas de plata y teniendo un cuerpo así?

Al menos tendrían que ser 10 de oro. Si él no ofrecía mucho, entonces no se podría establecer un intercambio. Sin importar como lo viese, los hombres que no podían juzgar sus apariencias objetivamente, daban lastima.

Volví mis pasos hacia la clínica de la fuente termal. Había muchos pacientes que habían ingresado creyendo en los efectos de las aguas termales. Si quizá existiese una oportunidad en un millón, la predicción de Su Alteza Dantalian acerca de la enfermedad seria correcta, y entonces este era el punto de partida.

— Ah, ¿qué podemos hacer por usted, madame?

Los doctores me dieron la bienvenida. Ellos creyeron que yo era la hija de alguna familia noble. Que una dama pura, ignorante de los asuntos globales, estaba allí para realizar un trabajo voluntario. Si, había usado magia de encanto y sugerencia para engañarlos a propósito.

— ¿Cómo están los pacientes?

— Bueno, están casi igual. Un día y noche ellos se quejan y gimen por el dolor. Honestamente hablando, la mayoría de los pacientes están completamente bien.

— Me gustaría reunirme con paciente más reciente.

— Hay un tipo que fue traído ayer. Pero realmente no le recomendaría que lo visitara, señorita.

— ¿Alguna razón en particular?

— Si. La falsa enfermedad de este chico es bastante grave. Que si le duele la axila, que la ingle la siente como si se la rasgaran, y así. Forma un alboroto por gusto. Se lo digo, señorita, lo detestará.

—……… -dolor articular–. No… está bien. Si es un paciente, entonces me gustaría confiar en lo que dice, solo por ahora. Me gustaría reunirme primero con él.

—Huh. Que amable es usted. Yo podría ser un doctor mezquino, pero ha pasado bastante tiempo desde que conocí a alguien tan sincero como usted, señorita. Mientras se deleitaba, el doctor me guió hasta el área de enfermos. Tan pronto como abrió la puerta, un paciente que estaba al fondo comenzó a gritar.

— ¡Ahh, me muero! ¡Este comerciante de la gran tierra de Siracusa va a morir a causa de un curandero! ¡Gente! ¡Alguien que acabe con ese curandero por mí!

— Huh, es como un cerdo en el asador –suspiró el doctor.

Ahora entendí la razón por la que él me advirtió sobre visitar a este paciente. El doctor, luego de mirarme a mi primero, se acercó al paciente.

— ¿Qué te pasa esta vez, acaso eso te está provocando un ataque de epilepsia?

— ¿Qué me pasa? ¿Qué es lo que me pasa? Muy bien, te lo explicaré una vez más, pero esta vez asegúrate de que se te adhiera al oído. Primero, la cama es tan dura que mi columna se aplana. Segundo, no estoy seguro si los sirvientes de aquí me traen pan o piedras, pero mis dientes están a punto de reventarse. Tercero, el doctor y amigo que he tenido toda la vida se la pasa suspirando cada
vez que ve mi rostro y comienza a desgraciarme la vida.

— Tu, insolente. Mi vida se ha desgraciado por tu culpa.

— ¿Ah, sí? Bien. Finalmente hemos llegado al punto donde nos hemos desgraciado mutuamente. Pero es lo mismo con la señora también. Mi esposa y yo hemos estado en los zapatos del otro por un tiempo, y en este punto solo hemos pensado en las formas de jodernos mutuamente. Oye, colega. Si no planeas convertirte en mi segunda esposa, entonces, ¡mierda! ¡Apresúrate y actúa como
un doctor y sáname!

— Maldita sea. Este tipo ni siquiera es colaborador en vida. Parecía que esos dos habían sido amigos desde que eran niños. Significaba que eran lo suficientemente cercanos para ser capaces de insultarse a la cara.

Era una escena extraña para alguien como yo.

¿La amistad realmente podía existir?

Comúnmente, la gente diría con elogios que esa amistad duraría por siempre. Era sospechoso. Sin importar la frase, cuando el adverbio ‘por siempre’ era incluido, entonces comenzaba a sentirme dudosa. Personalmente creía que ese era un buen hábito.

En este mundo solo existían traidores y traidores potenciales. Así es como pensaba. La amistad se refería simplemente a una persona que aún no te había traicionado.

— Lo siento, señorita –el doctor se disculpó abruptamente–. Este tipo siempre tiene una boca sucia. Solo piense en ello como su límite de educación y si puede, ignórelo.

— Por mi está bien. Por favor, proceda con el chequeo.

— Muy bien.

El doctor colocó su mano en la frente del paciente.

— Por aquí y por allá ciertamente hay calentura. Pero sin importar como lo vea, es solo un resfriado de verano. Te recetaré algunas medicinas, por lo que si te sientes mal, entonces tomate el medicamente. Además de eso, deberías estar bien, así que no te preocupes.

—……………

Altas Temperaturas. Por un instante, la incredulidad pasó por mi mente. No era viable. Solo estaba pensando demasiado en ello. Los dolores articulares y la fiebre, solo eran síntomas comunes en cualquier lugar. No podrías considerar algo como eso signos de una enfermedad.

— Eh, ¿cómo pretendes que crea las palabras de un curandero?

— Si me sigues llamando así, te recetaré un veneno potente. Si sigues diciendo cosas así a todo pulmón, lo que harás será dañar mi dignidad. Desgraciado. ¿Planeas arruinar el negocio de tu amigo de infancia de esa forma?

— ¡Oye, eso duele como el diablo! Aquí, mira –el paciente se levantó su parte superior de repente.

El doctor entró en pánico y me miró, pero yo estaba igual que siempre y y me quedé calmada. No importaba el cuerpo desnudo de un hombre. Más que eso, había algo más que llamó mi atención. La parte derecha del pecho del hombre. Había una zona negra del tamaño de un pulgar.

—……………

Todo mi cuerpo se tensó. Era como una persona petrificada.

— Ara, ¿qué es esto?

— Si se trata de un resfriado normal, entonces no hay razón para tener una contusión.

— Eh, bueno. Creo que tienes razón…

Los dos no notaron mi repentino cambio de humor. El doctor y el paciente estaban ocupados discutiendo entre sí.

— Eso es raro. ¿No será que alguien más te contagió una enfermedad endémica?

— Eso es algo que tú, como doctor, deberías saber. No el comerciante, sino tú, el curandero. Si no quieres tener un cambio de trabajo y ser el encargado de una funeraria, entonces cúrame de una vez. Si para mañana termino convertido en un cadáver, entonces no tendrás que preocuparte por tu reputación, pues tu vida como médico estaría acabada.

— Bah, escupiendo palabras tan molestas, que ridiculez. Piel volviéndose negra.

—…acabo de recordar algo que tengo que hacer. Debo irme.

— ¿Ah? Oh, seguro. Cuídese.

Con pasos apresurados, salí de la sala. No disponía del tiempo para despedirme apropiadamente. Esta situación. Esta situación no podía comprenderla.

Una agitación se apoderó de mi cabeza y la sacudió con fuerza. ¿Qué estaba pasando? Seguramente no me estás diciendo que una enfermedad en realidad está comenzando a propagarse, ¿o sí? ¿Y que además eso también es de acuerdo a la predicción del Lord Demonio Dantalian?

Eso era imposible. Completamente imposible. La capacidad de predecir el futuro solo se manifestaba en la cantidad más pequeña de la ya muy pequeña cantidad de santas. Por eso, el último caso de profecía reconocido se hizo realidad hace 210 años. No había oportunidad de que Su Alteza Dantalian tuviese tal habilidad, o así se suponía que fuera. Pero ¿por qué?

Tenía que mantener la calma. Era demasiado pronto para precipitarme. Como mucho, era solo un paciente. Aún quedaba la oportunidad de que solo fuese una coincidencia de que un paciente con los síntomas que encajaban con las idioteces que Su Alteza Dantalian había dicho estuviese aquí. Para empezar, tenía que visitar a otros doctores en Siracusa.

Al menos 2, no, cuatro pacientes como mínimo tenían que tener los mismos síntomas antes que pudiese ser llamado una enfermedad. No debía entrar en pánico. Las profecías solo eran fantasías surgidas en los libros de historia. No había forma de que ellas sucedieran con facilidad en la vida real.

— Pero, ¿y si Su Alteza Dantalian tenía razón…? –esa era una simple especulación. Solo había pensado en ello por un momento, pero la parte posterior de mi cuello ya estaba fría.

Su Alteza Dantalian, clamando que él curaría la enfermedad, había comprado montones de cierta maleza. Naturalmente, el precio de las hojas era increíblemente bajo. La mayoría del oro fue gastado en personal. Debido al exorbitante precio, sin embargo, la cantidad de la planta que Su Alteza
Dantalian compró… no fue menor a 30.000.

 Si eso realmente era la cura, entonces sin importar que tan bajo fuese el precio, ellos lo venderían por lo menos a 2 de oro cada uno. Por eso, eran 60.000 monedas de oro. Eso superaba la cantidad que Su Alteza prestó inicialmente.

No, era lo mismo donde el dinero generado era puesto de último. Si la infección se esparcía por todo el continente, entonces costaría 5 de oro… eso alcanzaría un estatus ridículo. Un caos sin precedentes podría ocurrir.

Nadie en la firma predeciría eso. Una metida de pata entre las metidas de pata. Ellos probablemente encontrarían un responsable para que cargue con la culpa, y es muy probable, que yo sea quien termine siendo el chivo expiatorio.

La meta de convertirme en una ejecutiva de Keuncuska. La promesa de dejarme a cargo de toda la región de Dolstat. Naturalmente, todo eso explotaría como burbujas.

—……………

Cuidadosamente mordí mis labios.

Nacida en un callejón, tuve que vivir mi vida hurgando en las cloacas y la basura. Apenas pude ser capaz de aferrarme a una oportunidad para escapar de ese infierno. No podía dejar que todo se fuese por el drenaje.

Claro, yo había esperado que Su Alteza Dantalian despertara como un verdadero Lord Demonio. Sin embargo, su despertar solo significaba mi éxito y crecimiento. Por eso, nunca consideré esta situación.

Mis pies avanzaban rápido por su cuenta.

En un solo día, hube visitado a cada doctor en la Ciudad de Siracusa. Y no tuve más elección que dar una conclusión objetiva.

Fiebres severas. Un dolor que se esparcía por las articulaciones. Un síntoma donde la piel se ennegrecía por zonas.

—………

En mis manos estaba el trozo de pergamino que Su Alteza me había dado. De pie en el centro de la plaza de la ciudad, me quedé mirando la nota por un largo rato.

16 clínicas en la Ciudad de Siracusa.

29 pacientes con síntomas parecidos.

Al día siguiente los pacientes incrementaron a 56 personas.

25 pacientes se quejabas por un dolor agudo y luego morían.

10 días después, los pacientes en la fuente termal que había visitado antes habían muerto. Todos. Medio mes después, toda la ciudad estaba llena con gritos de dolor de los ciudadanos.

La predicción de Su Alteza Dantalian era cierta. Se trataba de una epidemia. Una epidemia que estaba propagándose.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                           Ejecutivo de Keuncuska, Goblin Avaro, Torukel.
                                            Calendario Imperial: Año 1505, Mes 7, Día 16
                                                       Firma Keuncuska, Sucursal Amstel.

— Sir. Torukel, un reporte de emergencia ha llegado.

— Cruruc. ¡Tú, chico descortés! ¡¿No te he dicho que sin importar lo que pase, no me molestes cuando Su Alteza Paimon está de visita?!

Una lujosa recepción.

Me había molestado porque un secretario había comenzado a golpear la puerta. Su Alteza Paimon estaba sentada justo en frente de mí, esa idiota. Ella era una de las invitadas más preciadas de la Firma Keuncuska. Cuando esta persona estaba de visita, sea trabajo o contactos, lo olvidaba todo. 

¡Este era un problema de cortesía común!

— Oh, cariño. Esta dama está bien, Torukel –afortunadamente, Su Alteza había mostrado su comprensión–. Debe ser un asunto bastante urgente si él ha venido a comunicarse contigo de inmediato.

— Mis más sinceras disculpas. Ese secretario normalmente no es así…

— Dije que estoy bien. Esta dama disfrutará de la fragancia del té, así que tomate tu tiempo –

Su Alteza Paimon sonrió amablemente. Me preguntaban cuán benevolente era esta persona. Ella siempre me trataba con gentileza, a mí, un comerciante de tercera.

Mientras me movía, hice varias reverencias. Claro, una vez que salí de la recepción, mi expresión se distorsionó.

— Idiota. ¿Qué sucede, cruc?

— L-lo siento –el secretario bajó su cabeza, estaba nervioso. Incluso si hacías eso, el pensamiento de perdonar no había presencia. ¿Cómo se atrevía a interrumpir mi reunión con Su Alteza? Habiendo llegado tan lejos, ni siquiera el cortarle la cabeza seria satisfactorio. Es mejor que se prepare–. Un mensaje urgente ha llego de las sedes de la firma. Un mago escribió la información en una nota y ha sido entregada.

— No importa cuán urgente sea el mensaje, la persona en esa habitación es Su Alteza Paimon. Si el mensaje se convierte en un asunto sin importancia, entonces te cortaré la cabeza personalmente.

— ¡S-Sir Torukel…!

— ¿Hm?

Le arrebaté rápidamente la nota al secretario y la analicé. Tal como nuestra firma colocaba importancia en la eficiencia, solo breves palabras estaban escritas allí. Además, estaba escrita en un código que solo los ejecutivos podíamos entender, por eso yo era la única persona que podía leerla.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Se ha desatado una epidemia.

Posicionándose en los puertos, la plaga se ha esparcido por toda la región del Reino de Cerdeña. Es muy seguro que pronto se propague a los países cercanos. 

Tasa de Mortalidad: 80%
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
— ¿Qué…?

Una vez que decodifiqué eso, mis cejas se torcieron. Para decir que la tasa de mortalidad era del 80%. ¿No significaba que si 10 personas se enfermaban, 8 morirían? Esa no era una enfermedad contagiosa
normal.

Además declaraba que era ‘seguro’ que la enfermedad se propague a los países vecinos. Eso también era serio. Era una regla que los comerciantes no exageraran con la información. En estos casos, era normal escribir que se ‘esperaba’ la propagación.

Seguramente, Ivar Lodbrok no podía tener la posibilidad de equivocarse en esta parte…

¿Seguro? ¿Significaba que la epidemia se estaba esparciendo a una velocidad increíble? Esto no era bueno.

Una ominosa premonición estaba cerniéndose sobre mí.

Las siguientes frases hicieron que mis pupilas se detuvieran.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La cura para la enfermedad se encuentra en posesión del Lord Demonio Dantalian.

Valor estimado actualmente: entre 1.200.000 y 3.000.000 de monedas de oro. 

Todos los ejecutivos han de regresar de inmediato a la sede.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
—………………

Eso no tenía sentido.

— L-lo siento, Sir Torukel. Realmente lo siento. Yo también quería esperar a que Su Alteza Paimon se retirara para entregarle esto. 

Esto no podía estar pasando.

— A decir verdad, esta era una nota que fue entregada hace una hora. Pero fue tachada con el sello clasificado de primera clase. Creí que sería problemático para usted si se retrasaba más, Sir Torukel…

Era imposible.

— ¿S-Sir Torukel? ¿Me está escuchando? ¿Sir Torukel…?

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                            Dueño de la Firma Keuncuska, Vampiro de Sangre Pura, Ivar Lodbrok.
                                                 Calendario Imperial: Año 1505, Mes 7, Día 16.
                                                    Sede de la Firma Keuncuska, Piso Superior.

Fuimos engañados.

Honestamente, me engañaron por completo.

— Hmmm.

En una habitación oscura, yo me encontraba bebiendo vino. Mi copa seguía vaciándose. Significaba que me encontraba sumido en mis pensamientos. De alguna forma, se sentía como si esta noche fuese a beber hasta tarde.

— ¿Quién era? ¿Cuál era la persona que hizo quedar a Ivar Lodbrok como un tonto?

El Lord Demonio Dantalian era un bribón. Carecía de la habilidad para elaborar un plan majestuoso. Entonces, ¿quién era? Solo había una respuesta. La súcubo hibrida, esa chica fue quien esquematizó
todo…

— Lapis Lazuli.

Mientras paseaba la fragancia del vino por mi boca, pronuncié el nombre de la chica. ¿Era solo mi imaginación, o el alcohol tenía un sabor más dulce? El deseo de tener éxito era hermoso. No estar satisfecho con la posición actual que se tiene, y seguir apuntando a lo más alto. Esa era la actitud que todos debían adoptar por naturaleza. O al menos esa era mi forma de pensar. 

Excepto.

Si me enseñas tus colmillos, entonces la historia cambia. Ahora, Lapis Lazuli, te enseñaré una lección.

Era una lástima que tuviese que pisotear a una aprendiz que tenía un futuro prometedor frente a ella. Le había dicho la verdad. Si me preguntas el por qué de ello, te diría que es porque Lapis Lazuli iba a convertirse en no más que una muñeca viviente.

Sujeté mi copa.

— Otra más.

—………

La sirvienta vertió más vino si decir una palabra. En cierto punto, esta chica también era una candidata a ejecutiva muy prometedora. Ella era igual que Lapis Lazuli. Teniendo un estatus bajo, su deseo de poder era fascinante. 

La belleza en sus ojos era inigualable. Sin embargo, la parte decisiva era que ella era una tonta. Ella no se había revelado contra nadie además de mí.

Los ojos brillantes que siempre brillaban con inteligencia, ahora era un color sombrío y acromático.

Habiendo perdido su consciencia y voluntad, ella se había convertido en una muñeca esclavizada que obedecía cada orden que yo le daba…

— Que pena. ¿Por qué es que todos los talentos útiles no pueden resistirse a la tentación de ir contra mí? –un suspiro salió por su cuenta.

Volví mi cabeza hacia un lado, y allí, mi rostro se reflejó en la ventana. Sorprendentemente, yo estaba sonriendo. Una diversión incontenible flotaba alrededor de mi boca. Parecía como si estuviese divirtiéndome justamente. 

Era cierto.

El hecho de que eso fuese una pena era una completa mentira. ¿Qué hay para ocultarse? Personalmente, estaba divirtiéndome como nunca antes. Que un giro impredecible ocurriese, era la diversión de mi vida.

Ser personalmente capaz de pisotear a una aprendiz con una carrera prometedora delante de sus narices, era el fruto de la vida. Convertir a una aprendiz en una marioneta, y como uno guarda el vino para su madurez, guardarla como una muñeca de mi colección personal…

Ese era el mayor de los placeres…

— Lapis Lazuli.

Nuevamente murmuré el nombre de esa chiquilla hermosa.

Cortaré cada esperanza que tengas. Te cortaré de la cabeza a los pies. Una vez que caigas en la desesperación y comiences a forcejar, clavaré mis colmillos en tu cuello blanco y te convertiré en mi esclava por toda la eternidad.

— Hmm…

Ya no podía seguir conteniéndome. 

Clavé mis dientes en el cuello de la sirvienta.

—…ah…ah, ahhh…

La sirvienta se encogió ligeramente.

Su consciencia se había ido, pero su sentido del dolor permanecía. La fragancia de su sangre era como un vino de primer grado bastante añejado. He coleccionado muñecas de vino como ella durante los últimos cientos de años.

Pero en los últimos sesenta años, el número de muñecas se ha detenido en 32. Pues la gente ha dejado de mostrarse desafiante contra mí. Fue una época aburrido.

El verdadero propietario de la Firma Keuncuska. La persona más rica del mundo. Uno de los tres vampiros de sangre pura que andan por esta tierra. 

Todas esas formas son como se dirigen a mí. Los jóvenes suficientemente valientes como para rebelarse contra mí eran muy raros. En ese sentido, Lapis Lazuli era el primer obstáculo aparecido en 60 años.

 Ella era preciosa en ese sentido, y además era mi 33º vino más preciado. Ahora que lo pienso. En mi colección había una elfa, una bruja, una mujer lobo, una centauro, una sirena, y más. Tenía todo tipo de razas, pero no una súcubo. Por eso, el valor de Lapis Lazuli como parte de mi colección era muy alto.

Me pregunto qué fragancia de vino me dará.

Bebí la sangre de la sirvienta hasta que se desmayó y reí.

Keuncuska, oh, gran Keuncuska.

Deberás pagar sangre con sangre

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                             Lord Demonio más Débil, Dantalian. 71º Posición.
                                               Calendario Imperial: Año 1505, Mes 7, Día 16.
                                                       Castillo del Lord Demonio Dantalian

La vida era hermosa hasta el punto que, yo, la persona más pesimista en la historia, debía comenzar a admitir lentamente que el mundo también era precioso.

De acuerdo a la configuración en Dungeon Attack, los Lores Demonio no tienen familiares. Si preguntabas de qué estaba hablando, me refería al hecho de que los Lores Demonio nacieron de la energía mágica que se reunía anormalmente en cierto punto. Completamente hecho por casualidad. Su nacimiento no tenía nada que ver con una buena personalidad o ser talentoso, todo recaía en la suerte…

Por eso es que la gente no puede evitar menospreciarlos.

Era como un campesino competente menospreciando a un noble incompetente.

La gente que había llegado a la cima mediante su talente y capacidad, menospreciaba a los Lores Demonio. Ellos solo decían: ‘Al fin y al cabo, ellos solo nacieron como Lores Demonio por casualidad. Ellos no serán un reto si los enfrentas directamente’.

Ellos eran descuidados al bajar su guardia.

Bajar la guardia, aunque fuese solo un segundo, frente a alguien tan vil como yo, era algo fatal.
Había solo dos casos donde creí que el mundo era hermoso. Primero, cuando no hacía absolutamente nada y solo daba vueltas en mi cama. Segundo, cuando clavaba una daga en la gente que me subestimaba. Durante esos momentos fue cuando sentí que comprendía el verdadero significado de la
vida.

Mi hermanita decía que esta era una preferencia perversa y la denunciaba con fiereza. Pero nunca la atrapé. ¿Acaso el que tenía la culpa no era la persona que bajaba su guardia? Cuando un león caza a un conejo, él lo pone todo en la caza. Por eso es que cazar en un trabajo increíblemente agotador.

Si no vas a esforzarte desde el comienzo, entonces es mejor que ni siquiera comiences a trabajar. Un trabajo hecho a medias, solo da resultados a medias. Sería más eficiente ser como yo, vaguear dando vueltas todo el día y ahorrar energías.

Si uno tuviese que soportar su holgazanería e ir a cazar, entonces en un golpe, acaba con el juego sin dar siquiera una oportunidad de resistir. Actualmente, el resultado de eso estaba esparcido ante mí.

— Ohh, Lala. Tu complexión se ve bastante oscura hoy.

—…………

Lapis Lazuli estaba de pie ante mí, en silencio.

Su expresión no era tan aguda como solía ser. Sus ojos, los cuales solían ser tan transparente como el cristal, ahora eran inciertos. Eran ojos que yo había visto incontables veces antes, los ojos de personas derrotadas.

— ¿Acaso es eso? ¿El hechizo mágico que cae sobra las mujeres cada mes? Tú también tienes una vida cruel.

— ¿…cómo predijo esto, Su Alteza?

— Oh, querida Lala. Puedo escuchar impaciencia en tus palabras –al igual que una estatua buda reclinada, yo estaba tendido mientras apoyaba mi cabeza sobre mi brazo–. Siempre relajada y calmada, ese es tu encanto. Por favor, muestra algo más de consideración a tu belleza.

La complexión de Lapis Lazuli se oscureció más. Una chica lamentable. Sin embargo, me gustaba bastante provocar mentalmente al perdedor. Por favor, participa en mi burla un poco más.

— ¿Qué reacción tuvo la Firma Keuncuska?

—…fue como un panal de abejas alborotado. Un comunicado de orden fue enviado hace unas horas a todos los ejecutivos. Ésta que está aquí también recibió el llamado para presentarse inmediatamente en la sede.

— Oh, no. entonces ¿por qué estás aquí en lugar de ir a la firma?

—………

Lapis Lazuli no respondió.

No, sería correcto decir que no era capaz de responder.

Sonreí audazmente.

— ¿Debería suponer lo que piensas? Haz juzgado que tu vida estaría en peligro si vas a la firma en este momento. Los ejecutivos no tienen idea de que yo fui quien planeó todo esto. En sus mentes, la culpable de este incidente eres tú, Lapis Lazuli.

La chica me miró fijamente. Era como una bestia herida mirando con odio a su cazador en sus últimos momentos.

— ¿Fue por eso que usted envió a ésta a Siracusa, Su Alteza? Para plantar un malentendido en los ejecutivos de la firma. Ésta, a propósito.

— Exacto. Si piensas lógicamente, entonces el acto de predecir la plaga era imposible. Alguien movilizando métodos desconocidos, propagó la enfermedad en Siracusa a propósito.

Esa era la conclusión normal que la gente daría. ¿Qué persona podría ser esa? ¿A quién clasificarían cómo criminal los ejecutivos de la firma?

— La persona a convertirse en concubina de un Lord Demonio, y que además lo tentó, fuiste tú. Había una mujer que había cautivado a Dantalian con su cuerpo.

— La que sedujo al Lord Demonio a prestar una gran cantidad de oro a la firma, fuiste tú.

Había una sola mujer que había convencido apasionadamente a los ejecutivos diciéndoles que era la oportunidad perfecta para ponerle un collar al Lord Demonio.

— Por coincidencia, la persona que estuvo toda una semana en el área donde la enfermedad se esparció primero, también fuiste tú.

Había una mujer que había reportado exactamente donde se desató exactamente la Muerte Negra por primera vez…

— Finalmente, la persona que compró miles de unidades de la planta que se decía podría curar la enfermedad, no fue nadie más que tú.

Así era.

Solo por esto, fue que dejé a Lapis Lazuli encargarse de todos los asuntos detallados. La reunión de las pequeñas firmas y la farmacia, y además el procedimiento de compra de la planta. Todo el papeleo fue hecho por Lapis Lazuli.

Ahora bien…

— Ahora, los ejecutivos de tu firma no tienen más opción que sospechar de ti como primera opción. En este acto, lo más que era el Lord Demonio, era una marioneta controlada por la súcubo. Quien movía los hilos era la mestiza, Lapis Lazuli… eso es lo que todos los ejecutivos asumirían. Aunque ellos estaban completamente equivocados. Sonreí.

— Lala, debiste haberlo pensado también. Por eso es que viniste aquí en lugar de ir a la sede. Una buena decisión. Si te fueses ido a la sede, habrías sido castigada, así de simple y sin cuestionamientos.

El silencio reinó por un momento.

En la habitación arruinada del Lord Demonio, destruida anteriormente por los aventureros, excluyendo la cama, todo lo demás estaba lleno de polvo y escombros. En esta habitación gris, Lapis Lazuli fue la primera en romper el silencio.

— ¿…por qué? –Lapis Lazuli lentamente abrió su boca–. ¿Por qué le está revelando todo eso a ésta, Su Alteza?

— Porque te estimo muchísimo, Lala –me levanté de mi cama al decir eso–. Eres hermosa. No estoy elogiando tu apariencia. Me refiero a tu belleza interior. Moviendo mi lengua como de serpiente, me acerqué a Lapis Lazuli.

— A pesar de haber nacido como una mestiza intocable, no abandonaste tu pasión por la autoridad. Incluso trataste de sacrificar a un Lord Demonio por tu propio éxito. Sólo un paso más. Si fueses capaz de dar un solo paso más, podrías haberte convertido en una ejecutiva de Keuncuska… Una cantidad de deseo de poder inusual. Una calma que no temía al sacrificio. Además de eso, estaba el talento que saltaba sobre el origen y rango de uno.

— Quiero tenerte –levanté el mentón de Lapis Lazuli. Esos infinitos ojos azules me miraron–. Abandona la Firma Keuncuska y ven bajo mis órdenes. Keuncuska, al final, no es más que una firma. El dinero puede ser grandioso, pero no más que la autoridad. Lo que de verdad emociona y entusiasma a la gente es la autoridad.

—…usted solo ha tenido éxito, Su Alteza –Lapis Lazuli habló calmadamente. Nuestros rostros estaban tan cerca que podíamos sentir nuestras respiraciones–. Claro, usted hará muchísimo dinero, Su Alteza. Sin embargo, todavía no habrá autoridad. Usted sigue siendo de Rango 71, el Lord Demonio más bajo, no hay una estructura adecuada. ¿Cómo planea presentarle autoridad a ésta, Su Alteza?

— Debo dejarte toda la comercialización de la cura.

—……………

Lapis Lazuli vaciló. Moví lentamente mi rostro para acercarlo al de ella. No me apresuré. Ella ya estaba atrapada en el centro de la tela de araña. Ya no podía escapar.

— Cierra tus ojos. Imagina. El continente gritará mientras la plaga pesadilla lo cubre. No importa cuán corto dure, 2 años. Si avanza, entonces 5 años. Cientos y miles de personas, cientos y miles de personas morirán. Entre ellos habrán nobles y ricos. Ellos, con el fin de seguir vivos, harán lo que sea para resistir – Lapis Lazuli escuchó lo que le ordené. Cerró sus ojos. Con voz suave, le susurré al oído.

— Esta cura te permitirá controlar las vidas de estas personas, debo entregártela.

—……………

— Una incontable cantidad de gente con poder correrá hacia ti con el fin de comercializar. Si le vendes la cura, entonces la gente con poder vivirá. Si no se la vendes, ellos llegarán a su final. Una sola palabra tuya podrá hacer que numerosas autoridades se deleiten, desesperen, entristezcan y se lamenten por la eternidad…

Le acaricié la cadera con una mano. Lapis Lazuli, frunció el ceño, aunque lo hizo
débilmente.

Con mi palma, débilmente sentí su piel. Era una piel suave, sin grasa inútil. Como si buscara en lo desconocido, pasé mi mano por varias partes de su cuerpo. De su pecho a su estómago. De su estómago a su cintura.

— Mestiza. La basura de los demonios. La hija de una puta. Una intocable. Tú, que solías ser condenada con esos nombres y despreciada, tendrás al instante la vida de cientos y miles de personas. ¿Qué te parece, Lala? ¿Cómo se siente, Lapis Lazuli?

Fue en eso, que sentí algo duro contra mi dedo. Lo encontré.

— Lo que estás sintiendo ahora, es la autoridad. Atrevidamente empujé mi mano entre sus ropas. Lapis Lazuli frunció más el ceño. ¿Acaso creía que sería violada aquí? Mientras sonreía, saqué el objeto redondo y de metal que estaba oculto debajo de las ropas de Lapis Lazuli, a nivel de su cintura. Al hacerlo, Lapis Lazuli dejó escapar un ‘ah’ mientras abría su boca.

Era una mirada de sorpresa. Si, era objeto metálico de color plateado. A primera vista parecía ser un reloj de bolsillo. Pero si fuese un reloj de verdad, entonces la llave usada para girar el mecanismo se suponía estaría conectada al reloj. Este objeto no tenía una cadena relojera.

— Por esto es que te estimo demasiado.

Moví divertidamente el objeto metálico frente a sus ojos.

Lapis Lazuli se mordió los labios.

— ¿…acaso lo sabía desde un principio, Su Alteza?

— Bueno, fue una simple suposición.

Un Play Memory, un artefacto mágico. Era un tipo de dispositivo de grabación que grababa el audio y lo guardaba. Si la calidad era buena, entonces también podría grabar videos como si fuese una
videograbadora.

Este era un objeto que se vendía a un precio exagérateme alto en Dungeon Attack. Era probable que lo mismo pasare en este mundo. Lapis Lazuli probablemente quería probar su inocencia a los ejecutivos de la firma. El problema era que ella no tenía prueba alguna. Por eso, Lapis Lazuli iba
a crear una nueva evidencia…

¿Qué evidencia probaría su inocencia? La forma más efectiva seria, obviamente, tener una confesión del actual culpable. No había duda de que ella movilizaría el uso del artefacto Play Memory.

— Es triste. Hmm, se ha convertido en un gran infortunio. Si lo hicieras bien, entonces habría posibilidad de convertirte en una orgullosa gerente de sucursal en la Firma Keuncuska, pero, oh, diosas. ¿Ves esto…?

Dejé caer el objeto plateado en el piso. Luego, levanté mi pie derecho, y lo pisé usando el tacón de mi bota. Con un crujido, fácilmente podrías oír el sonido exacto de las partes del mecanismo rompiéndose. Repetí la acción 5 veces. Luego tomé el dispositivo ya destrozado y lo lancé al muro con toda la fuerza posible. Me encogí de hombros.

— Parece que tu última posibilidad se ha roto.

—………

— Lala, tienes dos opciones ante ti. Esas opciones no te serán posibles rechazarlas. La primera, así, acepta el llamado de la firma y regresa sin evidencia alguna. Pide sinceramente por tu inocencia. Luego, hm, luego… si tienes suerte, podrías ser capaz de seguir con vida…

Palmeé suavemente su hombro.

— ¿…y la segunda opción cual es, Su Alteza? Lapis Lazuli habló. Era esplendido. A pesar de estar en jaque mate, su voz seguía siendo fría. Sin importar que tan desesperada fuese su situación, incluso si su vida estaba en riesgo, era tan claro como el día que ella podía mantener la calma. Era tal como lo hice hace tres meses, cuando estuve rodeado de aventureros.

— Ven bajo mi cobertura, Lapis Lazuli. Oh, mestiza inferior. Si me dedicas tu talento, entonces te otorgaré estatus. Si me entregas tu lealtad, entonces te daré poder. Haré realidad las esperanzas y deseos que mantienes en tu pecho, y deberás protegerme de las esperanzas y deseos de las demás personas en esta tierra.

En resumen, dar y recibir.

¿Acaso no era la lógica más romántica?

— ¿Qué hará si ésta lo traiciona, Su Alteza?

— Ah, no te equivoques. No estoy pidiéndote completa lealtad. Si deseas traicionarme, entonces hazlo. Si crees que alguien además de mi puede ser capaz de darte mayores beneficios, entonces, claro que puedes.

No creía en la amistad. Mucho menos en el amor. De forma parecida, no tenía confianza en la lealtad.

— Pero te prometeré esto, disfrutarás al máximo el mayor poder autoritario. En lo que creía era en el intercambio equivalente. El acto donde la gente razonable intercambiaba objetos del mismo valor.

—………………

—………………

Lapis Lazuli me miró. Yo no evité su mirada. El silencio solo era extraño cuando no había nada en los ojos de la otra persona. Aun teníamos mucho que descubrir en la mirada de la otra persona.

Tenía algo dentro de mí.

Y ella también lo tenía.

No teníamos razón para temerle al silencio.

Al final…

— Lo entiendo, Su Alteza –Lapis Lazuli se arrodilló. Miró al piso y prometió–. Yo, Lapis Lazuli, nacida de un súcubo humbaba, y criada en los callejones de los pueblos y ciudades, una persona que ha trabajado como una comerciante de tercer grado para la Firma Keuncuska durante 10 años, olvidaré el pasado y viviré únicamente por el propósito de ser la subordinada del Lord Demonio Dantalian. Este corazón. Esta cabeza. Esta alma. Todo debería permanecer por siempre en
posesión de Su Alteza.

Tan pronto como su juramento de lealtad terminó, varias notificaciones aparecieron.

[Lapis Lazuli ha sido reclutada como una subordinada.]

[El grado de lealtad aparecerá en el estatus de Lapis Lazuli.]

[Lealtad Inestable. La otra persona te ve únicamente como un Lord contractual. La otra parte puede traicionarte en cualquier momento.]

Sonreí.

Me deleité especialmente con la línea de ser traicionado en cualquier momento. Fuese una amistad pegajosa o un afecto eterno, en lugar de líneas exaltadas como estas, esa línea era más confiable.

El amor interminable que mi padre le había jurado a mis madres, al final, se reunió con el fracaso. Los humanos no tienen la fuerza de revertir ese tipo de amor. Depositar en el otro las emociones que ninguno puede manejar solo torcerán tus rodillas. 

Seco desde el comienzo.

En lugar de estar preocupado por tales cosas inútiles, preferiría ser un vago. En lugar de ser groseramente serio, prefería ser seriamente grosero.

Ese era mi credo, mis reglas absolutas.

De repente, desde mis recuerdos, los gruesos labios de mi padre se movieron claramente.

Hijo. Estate preparado. Sin importar lo que elijas… es obvio que tendrás una vida más dura que la mía.

Lo siento padre…

No pienso repetir la vida que tuviste. Tú tuviste éxito como un miembro de la sociedad. Sin embargo, fallaste horriblemente como esposo. Es estado insatisfecho por eso desde hace mucho. ¿Por qué te obsesionaste con algo aun sabiendo que fallarías?

Si seguramente no vas a tener éxito, entonces no lo intentes. Esa fue mi respuesta. Significaba que la gente no tendría que estar en desesperación por mi culpa. Tú fuiste el único remordimiento en mi vida, padre. No quiero ser el remordimiento de otra persona.

— Bien. Lapis Lazuli.

Me arrodillé también para igualar el nivel de nuestros ojos. No éramos simplemente un lord y un vasallo. Contratista y contratista. Éramos compañeros que hicimos una promesa de igualdad de derechos. Quería expresarle eso con mi cuerpo.

— Yo, Dantalian, nunca regresaré vuestro consejo con silencio, y mucho menos devolveré vuestras sugerencias con desprecio. Si vos sudáis y sangráis por mi protección, entonces deberé de pagaros cada gota de sangre y sudor –sujeté su mano con fuerza. Ya la había sujetado antes, pero su mano era realmente suave.

Lapis Lazuli, luego de mirarme un largo rato, ligeramente, muy ligeramente, asintió con su cabeza.

—…estoy a su merced, Su Alteza.

Tres meses después de haber caído en este mundo. Había logrado tener mi primer vasallo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                                                 Ejecutivo de Keuncuska, Goblin Avaro, Torukel.
                                                   Calendario Imperial: Año 1505, Mes 7, Día 20.
                                                                Sede de la Firma Keuncuska.

La sede de la firma estaba inquieta de lo normal.

Los goblins estaban mirando profundamente las bolas de cristal y descifrando códigos. Y poseer el descifrado, pasaban a escribirlo en un trozo de pergamino en un trazo, luego se lo entregaban a un hada.

Las hadas del tamaño de una palma gruñían mientras movían el pergamino. Del departamento de operatividad hasta el departamento de contramedidas, departamento de distribución y el departamento del oficial superior. La sede era un edificio bastante grande, y sin embargo, las hadas se movían por todos lados que el ‘embotellamiento’ podía verse cerca del techo.

— ¡Reportes de un paciente descubierto en Colonia!

— Estamos seguros de que la plaga está siguiendo el Rio Rin y avanza hacia el norte.

— Eso hace que el cierre del Reino de Cerdeña sea completamente inútil.

— La dama de la Casa de Sforza ha caído debido a la enfermedad… Los reportes de todo el continente llegaban masivamente. Dolores de cabeza dominaban a los empleados. Entre ellos, había un goblin que probablemente no ha dormido en los últimos días por el enrojecimiento de los ojos y la hinchazón. 

Cruruc, que pena.

Pasando por la sede, me abrí paso directamente hacia la oficina personal del Ivar Lodbrok. Por un segundo, creí que había entrado en la habitación equivocada. Había demasiadas pilas de papel allí, tanto así que no podías siquiera ver la silueta de Ivar Lodbrok. Si no hubiese escuchado su voz sombría sobre las montañas de papeles, entonces habría dejado la habitación.

— ¿Cómo está eso, Torukel?

— Demasiado horrible. Cruc.

— Jojo, es horrible. Pero más tarde va a empeorar. Siéntate.

— ¿…sentarme, en dónde?

Por supuesto el escritorio no era una opción, pero había montañas de pergaminos sobre piso también.

— En cualquier lugar está bien. De todas formas, ya he guardado toda la información en mi cabeza.

— Una habilidad de memorización monstruosa como siempre… dígame, ¿la plaga está mostrando alguna señal de disminución?

— Para nada –Ivar Lodbrok respondió al instante–. La enfermedad se está esparciendo a una velocidad terrible. La Unión Karmal y el Reino de Moscú, excluyendo Venetia, todos están corroídos por la plaga. Los países restantes también enfrentaran la enfermedad muy pronto. Los analistas de nuestra firma ya predijeron un 30% de ratio de mortalidad.

— ¿30% del continente va a morir? ¿Está bromeando?

— A ver, ¿dime cuando te he dicho una broma? Sin miedo. Intencionalmente murmuré para mí. 30% era inimaginable. Significaba que millones de humanos y demonios morirían. No podía especular cuán malo iba a ser el daño.

— Cada Lord ha cesado temporalmente todos los comercios con nuestra firma.

 Ivar Lodbrok habló con un tono como si estuviese disfrutando algo. ¿Pensaba seguir manteniendo esa actitud jovial, incluso en esta situación? Realmente estaba loco. Espera, más importante que eso, ¿acaba de decir que cada ‘Lord’ ha cesado todos los comercios con nosotros?

— ¿Acaso eso no es un problema?

— Ahh, si lo es. Ellos temen que, además de los productos, les entreguemos también la enfermedad. Debido a eso, los objetos que hemos preparado por un largo tiempo ahora esperan en los cargamentos y almacenes su deterioro. 

— No me diga que las demás firmas también…

— Es lo mismo. Todo el comercio se ha detenido. Esto era una crisis sin precedentes.

Esta plaga no estaba trayendo heridas solo a la humanidad. 

La economía misma del continente estaba despedazándose. Por eso es que no importaba si te enfermabas o no, esto no era diferente a salir corriendo derechito al infierno.

Una vez que mi rostro se tornó azul, Ivar Lodbrok cambió su tono. Era serio.

— Nosotros, los demonios, al menos tenemos mejores circunstancias. Pues, a diferencia de los humanos, nosotros hemos estudiado la magia negra por cientos y miles de años. Tenemos un entendimiento de cómo manejar la enfermedad, y mantener el daño al margen. Sin embargo, es diferente con los humanos. Ellos han prohibido la magia negra a nivel nacional. Por eso, ellos carecen
abrumadoramente de experiencia e información. Para ellos, no solo es el 30% o 40%. Es posible que incluyo alcance el 50%.

— Oh, Lord. Diosas…

— El problema es cómo Lapis Lazuli predijo esta epidemia –Ivar Lodbrok sacó una pipa de debajo de su atuendo–. Saber cuál será la cura de la enfermedad y clamar una monopolización de ella. Eso no es una coincidencia. No hay duda de que esta plaga fue hecha artificialmente.

— ¿Está diciendo… que alguien ha esparcido la enfermedad a propósito? Ivar Lodbrok asintió.

Pero, ¿eso era posible? Lapis Lazuli era meramente una súcubo mestiza. Ella no tenía la habilidad de crear ese tipo de enfermedad por su cuenta. No, no había nadie en todo el continente con la habilidad de hacerlo. Como si me leyese la mente, Ivar Lodbrok habló:

— Si piensas con sentido común, entonces es una historia imposible. Sin embargo, si fuese la Lord Demonio Barbatos, entonces si hubiese posibilidad.

— La Lord Demonio Barbatos…

Lord Demonio de 8º Rango. Ella era conocida como la nigromante más grande en el continente y además se le conocía como la Monarca Inmortal.

El ejército que Lord Demonio Barbatos lidera consiste únicamente de 5.000 no muertos. Ellos eran cadáveres que murieron hace mucho. Si fuese Barbatos, la maestra de la magia negra y las enfermedades, entonces ella podría haber creado una plaga así. Esa era la conclusión de Ivar Lodbrok…

Eso significaba que Lapis Lazuli era el peón de Barbatos. Dantalian solo era un cebo falso mostrado en el frente. ¿La verdadera perpetradora era Barbatos? ¿Era así? ¿Era esa la verdad…?

— Esto no es una declaración sin base. La Lord Demonio Barbatos siempre ha despreciado a los humanos. Si llegase a haber una epidemia, entonces el daño al lado humano compensaría grandemente al daño de los demonios. Eso era obvio – Ivar Lodbrok continuó hablando de forma compuesta–. Por eso, no sería extraño si Lord Demonio Barbatos estuviese planificando exterminar a la raza humana con una epidemia. Sería más apropiado cumplir esa suposición racional.

—…eso es horrible.

Ahora entendía por qué Ivar Lodbrok me había dicho que se podría más horrible después.

Propagar una epidemia solo para deshacerse de una sola raza. Escapar de la racionalidad era un crimen imperdonable. La idea de ‘¿Podría la gente realmente llegar a ser tan vil?’, flotó por mi mente y me produjo una urgencia de vomitar.

— Los Lores Demonios, al final, son así. Con el fin de cumplir con sus sueños, disminuyen su importancia en lo que sea justo o terrible. Ha sido así por miles de años.

— ¿…deberíamos quedarnos de pie aquí sin decir nada? Mientras millones de personas lloran de agonía, Barbatos, Dantalian y Lapis Lazuli están confabulando. Se requieren las represalias.

— Comparto esa opción. Mira esto, Torukel –Ivar Lodbrok levantó su dedo. Cierto rollo en su escritorio fue levantado en medio del aire y voló hacia mí. 

Al recibir el rollo, lo expandí a la derecha e izquierda.

En el pergamino estaba escrito que el próximo mes, todos los Lores Demonio iban a reunirse, se llevaría a cabo un congreso. Se llamaba, La Noche de Walpurgis.

La ubicación, Niflheim –que además, era la ciudad donde estaba ubicada la sede de nuestra Firma Keuncuska. Era bueno mirar esto como una oportunidad dorada.

— Cruc. Es la gran reunión que solo sucede cada tantos años.

— Es probablemente para crear una contramedida para la plaga. El Lord Demonio Dantalian también asistirá. Existe la posibilidad, de que esa pequeña súcubo asista con él. Terminaremos con esos dos allí.

Pero…

Bajo la idea de que la Lord Demonio Barbato fuese la verdadera culpable, no teníamos pruebas contra ella. Sin embargo, si amenazábamos a Dantalian o a Lapis Lazuli y los torturábamos, entonces podríamos ser capaces de obtener cualquier evidencia necesaria.

— Dígame lo que debo hacer, Lodbrok. Especialmente Lapis Lazuli. Esta chica no merece mi perdón.
A pesar del hecho de que la convocamos, Lapis Lazuli no respondió. El contacto en sí fue cortado. No había otra elección, sino ver esto como una clara traición a la firma. Se le debe ordenar un castigo inmediato por haber olvidado la gracia que le fue provista cuando la dejamos ingresar.

— Por ahora, estableceré contacto con Dantalian. Torukel, tu irás con Su Alteza Paimon y le harás una petición. 

— ¿…a Su Alteza Paimon?

— La culpable es Barbatos. Solo Su Alteza Paimon puede enfrentarla. Yo asentí. Era bien sabido que Barbatos y Su Alteza Paimon no se llevaban bien. Si eso significaba vía libre con Barbatos, entonces Su Alteza Paimon no se rehusaría. 

Oh, Gran Keuncuska. 

Deberás pagar sangre con sangre.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                                           Capitulo siguiente

2 comentarios:

Busqueda por fecha

Registrate