Novelas ligeras en español

lunes, 14 de noviembre de 2016

Dungeon Defense capitulo 6

Prologo

Supera tu pasado.

La gente dice eso con demasiada facilidad.

Si a esas personas tan optimistas, yo fuese a darles un pequeño consejo, entonces sería que, en este mundo, existen demasiadas experiencias que no se pueden superar.

¿Qué pasa si tu madre era una persona de mierda?

Todo estaba bien. Eso podrías manejarlo.

Ahora, ¿y su tu padre era hombre de mierda?

Podrías ser paciente ante eso también.

Pero, si estuvieses viendo a tus pequeñas medias hermanas temblar de miedo porque tu propia madre las ha abofeteado solo por el hecho de que eran hijas de otra madre, y tu padre veía eso vagamente desde un lado sin decir una maldita palabra… entonces, en ese punto, modestamente solo podrías aceptar la verdad.

Tu vida había sido bañada con mierda de perro.

Vagamente, asumí que mi vida había llegado a ese punto cuando tenía solo 10 años de edad.

Mi media hermana menor estaba aferrada a la otra, llorando. La razón era simple. Mi madre las había maldecido, gritando lo siguiente: ‘¡Asquerosas hijas de puta!’. Claro, en ese momento no sabía lo que significaba la palabra ‘puta’. El día que me enteré que un pene podía ser usado para otra cosa además de orinar, fue cuanto tenía 11 años, queriendo decir con esto, que yo necesité esperar un año más antes de entrar en el mundo de las obscenidades.

Lo digo en serio.

Incluso tuve un tiempo cuando fui puro.

De vuelta a la historia.

No había forma de que unas niñas de 5 y 6 años pudiesen comprender lo que significaba la palabra ‘puta’, cuando ni siquiera uno de 10 podía. Excepto, que era obvio que las palabras fueron dichas de forma ofensiva. ¿Cómo podría decirlo? Eso fue porque en el momento que mi madre las llamó putas.

— Santo cielo, entonces ustedes dos son las hijas de una puta –ella no habló de esa forma tan ‘cariñosa’, sino que dijo–: ¡Estas sarnosas hijas de puta! ¡¿Cómo se atreven a desconocer su lugar, y…?!

Y, además, violentamente explotó de ira.

Incluso las niñas supieron que no eran bienvenidas.

Independientemente de ser capaz de entender las palabras o no, al menos sabias cuando un adulto que se encontrase delante de ti, tratara de matarte o ayudarte. Especialmente cuando ese adulto te abofetea intensamente justo en la parte que te dice: ‘hija de puta’.

Por eso, el momento en el que a mis medias hermanas comenzaron a temblarle los hombros. El momento en el que mis hermanitas, quienes hacia un segundo estaban riendo alegremente, ahogaron su llanto porque temían sinceramente que fueran a ser asesinadas, tuve la sensación de que si no reparaba esta maldita situación, entonces mi vida se convertiría en una mierda.

— Padre, echa a mi madre.

— ¿Qué?

— No repliques innecesariamente. Lo has oído bien. Divórciate de ella. Mi padre parpadeó. Incluso su parpadeo se sintió como una excusa que aumentó mucho más mi molestia hacia él.

— ¿p-pero qué dices…?

— ¿Asi que piensas quedarte atrás? Bien, usaré esta oportunidad para decirte claramente eso. Mi madre está loca. ¡Mis hermanitas apenas rompieron una taza de cerámica por error, pero ¿sabes lo que hizo?! –me di una bofetada yo mismo. Muy fuerte. Pues pensé que debía darle una demostración–. Las abofeteó. Lo hizo tan duro que mis hermanas cayeron al piso. Hasta ahora, tu puedes verla como un paciente histérico normal, pero lo que hizo después fue lo problemático. Mi madre fue a buscar un cuchillo de cocina y se los acercó loas rostros de mis hermanitas.

—……………

— ¿Entiendes? Un cuchillo de cocina. Ella le mostró un cuchillo a mis hermanitas que solo tienen 5 años. Mi madre no es una paciente histérica. Ella cada día que pasa se vuelve más loca. Divórciate inmediatamente de ellas y córrela de nuestra casa.

— Hijo. Ella sigue siendo tu madre.

— Eso lo sé muy bien –dije fríamente–. Por eso es que estoy urgiéndote a que te divorcies de ella. Antes despreciar más al padre que le declaró su amor a esa mujer y la convirtió en su esposa.

—……………

— Padre. Tú me leíste las citas de Rousseau ayer. Que la diferencia entre el hombre y las bestias era que ellos tenían voluntad. Me lo leíste con un tono suave, muy suave. Y hoy, he descubierto a una bestia en el rostro de mi madre.

— Ciertamente, fue efectivo darte una clase de retoricas. Veo que eres mucho más elocuente de lo que yo fui a tu edad.

— Ya entendí que a los 6 años ya era un genio. No vas a hacérmelo comprender nuevamente mediante cumplidos, no ahora.

— ¿Lo escuchaste como un cumplido? Yo me estaba burlando.

— Huh, eres tú el que necesita escuchar las clases de retoricas, papá. Ni siquiera sabes cómo burlarte apropiadamente de tu propio hijo ¿y sigues creyendo que eres capaz de contener a tu propia esposa? Por favor, trata de mirarte mejor.

— Lo diré de nuevo. Ella es tu madre –la voz de mi padre se tornó fría–. Durante 10 meses, ella pasó por todo tipo de dolor al tenerte en su vientre antes de darte a luz. La primera persona en sonreírte cuando llegaste a este mundo fue tu madre, la primera persona en llorar cuando te hiciste daño por primera vez, también fue tu madre. Hijo. Conoce tu lugar. ¿Cómo te atreves a decir tales palabras inmorales como echar a tu propia madre?

Resoplé.

— Que pena.

— ¿Qué?

— Este no es mi problema. Es tuyo, padre. Porque por una sola mujer, 6 de tu hijos están siendo maltratados. Es matemática básica. ¿Salvarás a una, o salvaras a los otros 6? Desecha esas palabras como lo inmoral. No hay humano tan éticamente basura como tú, padre. Ni uno solo.

—…………

— Esta será la última vez que te pediré algo relacionado a este tema, padre. Así será. Así que dame una respuesta seria. ¿Te divorciarás de mamá? –mi padre quedó en silencio. Permaneció así por más de 40 minutos.

La razón por la que recordé el tiempo exacto fue porque había mirado el reloj de pulsera que mi padre tenía. Fue cerca de las 11 de la mañana, a punto de cruzar a las 12 del mediodía.

— No puedo.

Malditas 12 del mediodía.

Desde ese momento, desprecié el tiempo, de por vida. Mi hábito a rehusarme a despertarme en la mañana también se originó de aquí. Lo volveré a decir. Odio completamente las mañanas y los medio días.

— ¿...por qué no?

— Porque amo a tu madre.

— Esta es una respuesta real e inmensamente decepcionante. Entonces eso significa que no amas a tus hijos, ¿ah, padre? ¿No te importa si tu esposa los mata a todos?

— Si.

Y por eso, nunca pude olvidar este momento. Al igual que un escultor usa un martillo y un cincel para tallar una marca en mi cerebro. Un tipo de trauma fue imbuido.

— Amo demasiado a tu madre.

—…………

— Lo siento, hijo.

—…en este momento, padre –tragué. Podría no haber sido dolo saliva lo que me había tragado–. Has perdido toda mi confianza.

— Lo sé.

— Has arruinado mi vida, padre.

— Eso también lo sé –asintió mi padre–. Sin importar lo que elijas, vivirás una viva más dura que la mía.

Padre, eres un maldito. Te detesto con todo mí ser.

—…déjame preguntare una última cosa. Si esta fuese una pregunta normal… obviamente sacrificarías a 1 persona por 6. Este es el tipo de persona que eres, padre. Pero, debido a eso llamado amor, ¿me estás diciendo que elijes sacrificar a los 6 por 1 solo?

— Así es.

— Si ese amor que tienes, solo te debilita, ¿entonces qué punto hay en el amor, padre?

Mi padre no respondió. Obviamente era porque no podía responder.

Mordí mis labios y maldije.

— Siento vergüenza de ver a mi propio padre debilucho. ¿Entiendes? Estoy completamente avergonzado. Al final, no puedes elegir nada, padre. Realmente eres un, un maldito indeciso.

En ese tiempo, ‘maldito’ era la maldición de mayor nivel que yo conocía. No sabía cómo usar maldiciones que fuesen más terribles que esa. ¿No lo dije ya? Incluso hubo un tiempo en el que fui puro.

— Hijo.

— No te disculpes. No me estoy molestando contigo solo para recibir una disculpa. A ver, dime, ¿qué es lo que probablemente puede cambiar si te disculpas? Solo aprende esto –prometí. Era una promesa fría. Una promesa clara–. No me volveré un débil como tú, padre.

—…………

— Nunca.

Y…

Y…

Lord Demonio más Débil, Dantalian. 71º Rango.
Calendario Imperial: Año 1505, Mes 9, Día 20.
Plaza de Hermes, Niflheim.

¡Slap!

En realidad, fue un sonido vivaz.

El sonido de piel con piel chocando resonó fuertemente.

La gente debió haberse alarmado por esa repentina onda de choca poderosa, pues tenían sus bocas abiertas por la sorpresa. Aproximadamente 200 demonios de distintas razas miraban en esta dirección. En este caso, ‘esta dirección’ simplemente se refería a dos personas.

Lapis Lazuli, y yo.

— Ésta está decepcionada.

—……………

— Creer que usted era solo una persona de este grado, Su Alteza. Ella habló, tenía un rostro completamente inexpresivo, pero con un tono incluso más frio.

— Si fuese usted, ésta habría creído que usted sería distinto a los demás Lores Demonio. Ésta esperaba que mostrara algo distinto en comparación a las demás personas intoxicadas por la autoridad. Pero todo lo que ésta puede ver ante sí, es a un cerdo increíblemente gordo.

Cuidadosamente toqué mi mejilla. Me dolía. Mi piel estaba roja e hinchada. ¿No era asombroso?

—…Lapis Lazuli. Mientras eres mi concubina y prometida, al mismo tiempo desempeñas el papel de ser mi vasallo. A mediodía, en el centro de la plaza, en frente de cientos de ciudadanos, tienes que levantar tu cabeza ante tu señor. Sabes cuan desleal es este acto, ¿cierto?

— Si. Ésta lo sabe.

— Bien.

Asentí. Sea una paria o una híbrida, que alguien que se atreva a golpear a un inviolable Lord Demonio, solo sería suficiente para llegar al top de las noticias del año. Incluso la gente en la plaza estaba mirando esto con expresiones atónitas.

Pero aún no había acabado. Déjenme hacerlo más divertido. Ordené.

— Yo, Dantalian, por la presente, te libero de tus labores.

—………………

— No vuelvas a aparecer ante mí.

En ese día, unas noticias sorprendentes se esparcieron por toda la ciudad. La pareja que se había convertido en la más famosa del mundo demoniaco por haber superado los estatus sociales, se había separado en tan solo dos meses. Si esta no era la ocasión perfecta, entonces no sabía cuál sería

Fin de prólogo

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                           Capitulo siguiente

2 comentarios:

  1. justo en el corazon si sacan la historia de amor de su padre era facil suponer que era algo como esto :v

    ResponderEliminar

Busqueda por fecha