Novelas ligeras en español

domingo, 18 de diciembre de 2016

Dungeon Defense capitulo 12

Quememos un poco más.

Las palabras que Barbatos dijo con un tono ligero escalaron las cordilleras e incendiaron las aldeas. Desde principios de otoño, hemos pasado nuestro tiempo quemando barrancos y prendiéndoles fuego a los pies de las montañas. Aunque parecía como si las llamas ardieran por su cuenta, no era coincidencia que las áreas que quemábamos siempre tenían una aldea de cultivo ‘tala y quema’ ubicada allí. Muchas personas se quemaban hasta la muerte.

Nos preguntamos el uno al otro con un tono indiferente.

— ¿Cuántos hemos matado hoy?

— No sé, creo que he quemado unos 30.

— Pobre niño. Aun te falta mucho por aprender, ¿no? He quemado 70 hoy, yo solita.

— ¿En serio? Bien por ti.

Esa era nuestra forma de saludarnos.

Al principio, los nobles en la sociedad humana no tomaba acciones muriesen o no los aldeanos ‘tala y quema’. La gente de esas aledas era de la clase más baja.

Una vez que el otoño pasó y el invierno se acercaba, y la cantidad de aldeas ‘tala y quema’ que habían sido incendiadas hasta los cimientos llegó a las 30, fue cuando el ejército humano

Los exploradores humanos eran muy lentos. Liberamos a los familiares de las brujas y los usamos para observar a las fuerzas humanas. De forma asombrosa, las tropas humanas no estaban moviéndose con el fin de rescatar a los campesinos. Cualquier cosa que tratara de esquivar el infierno y escapar de la montaña, fuese campesino o goblin, el ejército humano lo cazaba indiscriminadamente.

Si quemábamos un lado de la cordillera, entonces los soldados imperiales eran desplegados, si quemábamos el otro lado de la cordillera, los soldados del reino eran desplegados. Los ejércitos comenzaron a moverse lentamente con más frecuencia. Los soldados estaban haciendo su camino a través del humo para encontrar a los culpables que habían quemado las aldeas de ‘tala y quema’. Sin
embargo, lo único que quedaba era el humo negro que les daba, con los brazos abiertos, una calurosa bienvenida a los ejércitos. Me pregunto si esa desolación se sentía extraña, los exploradores inútilmente cortaron las narices de los cadáveres de los aldeanos y goblins antes de partir. Los cadáveres sin narices estaban esparcidos por el suelo.

— ¿Qué es esto? – Barbatos sonrió–. ¿Qué demonios están tratando de hacer esos chicos?

— Tratan de dejar las cosas como si nada hubiese pasado.

— ¿Dejar las cosas? ¿Qué tratan de dejar?

— Restaurar algo que no pueda ser restaurado. No puede evitarse, ya que el incendio forestal ya se ha producido, pero si tratan de deshacerse de todos los testigos que han visto eso, entonces sería lo mismo como si el incendio no se produjo en primer lugar.

— Ni los goblins ni los campesinos fueron los que iniciaron el incendio, ¿entonces por qué ellos les atribuyen la responsabilidad a ellos?

— Al hacer eso, los soldados evitan la culpa.

— Pero, ¿qué sucederá si los campesinos le informan al rey?

— ¿Por qué crees que los están matando a todos? …en la sociedad humana, los campesinos no son considerados como ciudadanos, por lo que no tienen el derecho de acusar ante el rey a alguien sobre un crimen… esto era algo que no se iba de mi rumbo para decírselo. El sistema de clases
entre los demonios era similarmente estricta. Yo, quien estaba en una relación con una paria, era extraño; y Baratos, quien estaba en una relación con el extraño yo, también era extraña.

Barbatos gruñó.

— Son gente incomprensible. Y ya que son así, son gente con quien no se puede asociar. ¿Todos los humanos son así?

— La mayoría nace de esa forma.

Un día, Barbatos le ordenó a una bruja a matar a uno de los exploradores. La bruja, luego de haber asesinado al soldado, regresó con su reporte. Barbatos  frunció el ceño. El reporte no estaba escrito en criptograma sino en textos sencillos.

Los aldeanos del ‘tala y quema’ están iniciando incendios mientras luchan contra los goblins. Los aldeanos les prenden fuego a los hábitats de los goblins, y estos están haciéndole lo mismo a las aldeas campesinas. Hay mucho humo. Es difícil respirar. La cordillera está ardiendo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Lord Demonio más Débil, Dantalian. Rango 71º.
Calendario Imperial: Año 1505, Mes 12, Día 6.
Palacio de los Gobernadores, Niflheim.

El movimiento diligente de los ejércitos humanos parecía sospechoso ante los ojos de los demonios. Un rumor se esparció en el mundo demoniaco. Era un rumor mezclado con la duda.

Parece que esos tipos tratan de cruzar las montañas e invadirnos.

Ellos claman que nosotros los demonios somos los que hemos esparcido la Muerte Negra, por lo que estoy preocupado de que ellos usen esa razón para reunir un gran ejército.

En las calles, la gente no podía decir la diferencia entre la sospecha y la certeza.

Un rumor sin bases de que los humanos crearon la Muerte Negra a propósito, con el fin de matarnos, circulaba. Había gente que objetaba diciendo: “Que montón de mierda. No somos Dioses, ¿cómo es posible que la gente cree una plaga?”, y lo ignoraban como un falso rumor. Pero, aunque puede que los humanos no hayan creado la Muerte Negra, ellos siguen creyendo con firmeza que nosotros los demonios la hemos producido. Por eso, hay algo de verdad en el dicho de que tenemos que ser cautelosos a partir de ahora. En cualquier caso, los humanos necesitan un sujeto de críticas. Ellos pueden reprochar a sus vecinos, lo que sería inútil. Ellos pueden sentir resentimiento por los Dioses, pero eso sería desesperanzado. Los humanos caen en lo más fácil para criticar, lo más fácil para culpar, y lo más fácil para sentir resentimiento; la raza demoniaca. Ya que su monarca, sus emperadores, y sus nobles no quieren ser masticados, ellos entregan todas sus responsabilidades a los demonios. Sin embargo, nadie puede responder cuando se les pregunta acerca de lo que harán al respecto.

Es algo que los Lores Demonio decidirán, no nosotros la gente de clase baja… esa era la opinión de la mayoría. En el área vacante sin respuestas, la gente se reunía cada día y repetía las mismas palabras. Envié espías y controlé las dinámicas entre los rumores.

Una vez que los rumores sin base y los falsos rumores se mezclaban, el contenido de palabras ya no era importante, el volumen si lo era.

“Desde hace tiempo, los humanos siempre han sido una raza de barbaros poco sociables, por lo que deberíamos exterminarlos antes de que traten de acabar con nosotros”

Esas palabras resonaban muy en alto.

Las voces fluían del centro de la plaza hasta las calles de los mercados, y hasta los callejones. Hasta que, eventualmente, las voces llegaban al palacio de los Lores Demonios.

- ¡Maten a todos los humanos!

Los gritos estallaron en la sala de conferencias.

Los Lores Demonio estaban reunidos en el Palacio de los Gobernadores de Niflheim y estaban gritando respectivamente. Los Lores Demonio de menor rango clamaban fuertemente, mientras que los Lores Demonio de rangos superiores permanecían en silencio. Parecía que los Lores de mayor rango esperaban que las voces se elevaran naturalmente desde el fondo.

- Estamos en invierno, ¿cómo esperan que levantemos un ejército?

- Sería difícil para nosotros hacerlo en invierno, pero más difícil seria para esos débiles humanos. Es por eso que el invierno es la mejor época para que iniciemos una invasión. Un punto a nuestro favor es que los ríos estarán congelados, por lo que no habrá nada que nos bloquee el paso.

- Nuestros soldados se congelaran hasta morir antes de poder cruzar las montañas.

- ¡Nuestros guerreros son valientes, por lo que no caerán ante algo como el viento frio!

- ¡Es cierto!

- ¿Lo tomas en cuenta? Parece que entre la Facción de las Llanuras, es una tendencia aprender como ladrar como un perro antes de aprender a pensar.

- No estoy muy seguro de ello. Pero sé cómo golpear a un vulgar hijo de puta como si fuese un perro.

- Cálmense.

No había lógica en las palabras. Si fuésemos a ir a una guerra, entonces ¿cuándo y dónde la haríamos? Si no fuésemos a ir, entonces ¿por qué razón no lo haríamos? ¿Qué haremos con las provisiones? ¿Qué haremos con los fondos militares…?

Las voces fueron oscurecidas como si hubiesen sido enterradas bajo humo. Solo después que los Lores Demonio de menor rango discutieran por un extenso periodo de tiempo, es que las voces se apilarían trozo a trozo hasta que eventualmente formen una torre, al igual que tomar la forma de una estructura de ‘5 W’ y ‘1 H’, y finalmente hacer que las palabras tengan coherencia. Los líderes de cada facción parecían desear discutir mientras se situaban encima de esas torres, donde el humo era claro.

- Nos reunimos aquí para conversar, ¿no fue así? ¿O es que estamos reunidos para mantenernos con nuestras bocas cerradas? Una vez que ellos hayan agotado los temas de los que discutir, seguirán en silencio incluso si quieren seguir divagando.

- Incluso si nuestros soldados son capaces de soportar el frio de invierno confiándolo solo en su fuerza de voluntad, ¿qué me dices acerca de obtener las provisiones? Incluso si adquirimos suministros mediante la apropiación y saqueo, ¿cómo planeas tratar con la plaga? Pueden ser valientes, pero simplemente están rebosantes de palabras excesivas y solo se mantienen de pie como unos descuidados.

- ¿De qué estás hablando? Dilo de una forma más fácil para que podamos comprenderlo.

- Si hay personas que son capaces de comprender palabras difíciles, entonces hay gente que es incapaz de entender hasta las más sencillas de las palabras. Este no es un asunto de mi lado, sino un dilema con tu inteligencia. Si fuésemos a hablar con un poco más de fundamento, entonces tu personalidad también es un problema.

- Ahora soy capaz de entenderlo un poco.

- Ustedes dos, los que están allí, cálmense.

- Nos dijiste que conversáramos hace un segundo, ¿y ahora nos dices que nos calmemos? No lo entiendo. Ese tipo realmente se la pasa balbuceando hasta más no poder

- Tienes razón. O quizá solo nos está diciendo que nos callemos para que él pueda hablar por su cuenta, ¿no? Que persona tan mala. Oye, a pesar de cómo lo veo, sigo siendo el 12º. Zepar, ¿Cuál es tu rango? ¿Eres mayor que yo?

- Es mi error. Tu punto es más verídico. No estoy seguro de los demás, pero es necesario que Sitri y Beleth estén en silencio. Si los cabezas de alcornoque de la Facción Montañosa y de la Facción de las Llanuras claman al mismo tiempo, entonces las cosas se tornarían vertiginosas. A este paso, todos tendrán un dolor de cabeza.

- ¿Acaso ese tipo dijo que fui tonto?

- Es un alivio que fueras capaz de entender eso ya que no quise decir nada más además de eso.

- ¿De qué están hablando ustedes?

- Nada que te importe.

La reunión continuó durante toda la noche.

Ya que la opinión mayoritaria raramente se acercaba, las palabras convergían como humo durante un momento antes de dispersarse. Los humos que Barbatos y yo habíamos levantado desde el otoño habían viajado a través de las montañas, irrumpiendo los bordes y ahora estaban reunidos en este salón de conferencia de los Lores Demonio. Sus visiones estaban cubiertas. La reunión no podía ser
vista. No había señales de que sus palabras pudiesen ser capaces de penetrar la niebla. Los Lores Demonio de rangos superiores se quedaron sentados silenciosamente por más de 6 horas.

— Suficiente –la líder de la Facción Montañosa, Lord Demonio Paimon, abrió su boca–. Deténganse, por favor. Señores, ¿no se sienten mareados? Ésta dama se siente inestable. Ya que nadie presta atención a lo que los demás dicen, las conversaciones son incapaces de ser compartidas, y ya que eso no se ha logrado, estas no se unirán, y como no se unen, no fluyen, y por eso, todo termina bloqueado. ¿Dónde queda este lugar? Es sofocante.

La sala de conferencias quedó inmóvil.

Los Lores Demonio, quienes hasta ahora estaba intercambiando maldiciones, cerraron sus bocas ante Paimon, la 9º. En lugar de no tener palabras que decir, parecía que solo temían responder.

Anteriormente, Paimon había tratado de acusarme de un crimen en este mismo lugar, pero se encontró con una derrota desastrosa. Aunque la reputación de Paimon pudo haber caído debido a ese incidente, ella seguía al mando de la mayor cantidad de Lores Demonio. La gente se refería a Paimon y a los suyos como la Facción Montañosa.

Los Lores Demonio que pertenecían a la Facción Montañosa habían construido sus castillos en las zonas más profundas de las montañas para así evitar que los humanos se les acercaran con facilidad. De ahí el origen de su nombre, ‘Facción Montañosa’. Una ubicación a la que era difícil acercarse mediante la fuerza humana, y además era un área que era difícil de dejar por los ejércitos demoniacos. Era pacífica. Naturalmente, ya que era problemático el entrar y salir, había unos cuantos forcejeos. Los Lores Demonio de la Facción Montañosa se rehusaban a ir a la guerra contra los ejércitos humanos. Para ellos, la cobardía era su deliberación, por eso, una guerra en masa era directamente un vicio. De acuerdo a Paimon y a su gente, ellos protegían la paz de la raza demoniaca.

Sin embargo, en consonancia con la hipótesis de Sócrates, el nombre Facción Montañosa se originó por algo completamente distinto. Fue llamada Facción Montañosa debido a que los pechos de Paimon eran tan elevados como montañas. Paimon, junto con sus enormes montañas, protegía a los Lores Demonio, y estos se rendían ante su instinto maternal. Sócrates se refería a Paimon y a los suyos como la Facción Pechos Grandes.

Bonjour

Habló Paimon.

— ¿Qué pruebas hay de que el ejército humano va a invadir nuestra tierra?

—………

— Ya veo. No hay nada. Si no hay prueba de que su lado va a atacar el nuestro, entonces ¿por qué razón tenemos que asaltarlos nosotros primero?

—……………

— Señores. Nuestra gente está fatigada por la plaga. En lugar de buscar justificaciones que no existen, deberíamos abastecernos de los beneficios que carecemos y solidificar nuestros asuntos domésticos.

— Wow… oye, oye, ¿consideras lo que la puta desconsiderada está diciendo? – la líder de la Facción de las Llanuras, Barbatos, habló.

Barbatos y su grupo de seguidores residía en los Castillos de Lores Demonio construidos en las extensas llanuras. Los humanos y demonios luchaban incansablemente por la tierra fértil. Antes de que la gente pudiese cansarse de la interminable batalla, una nueva generación nacía y heredaba la batalla nuevamente. La guerra se repetía. A diferencia de las personas que eran capaces de pasar la batalla a sus descendientes, una nueva generación por la tierra a entregar en la intensa batalla no existía. La tierra permanecía en su lugar y continuaba recibiendo constantes rastros de batalla. Por cientos de años, el suelo repetía el proceso de recibir cicatrices y sanarse a sí misma. Luego de 300
años, la tierra ya no tenía fertilidad ni siquiera para soportar un simple grano de trigo o una espiga de cebada. El suelo se había encontrado con su destino, y aun así, la guerra continuaba. Barbatos y su pandilla, la cual persistía en esta batalla completamente inútil, era conocida como la Facción de las Llanuras. Los Lores Demonio en la Facción de las Llanuras trataban de encontrar algo en una tierra a la que ya no le quedaba nada. Al igual que los mendigos cubrirían la pobreza como honestidad y los sacerdotes aclamarían que la debilidad era amabilidad, los Lores Demonio cambiaban “no tener razón para luchar”, por “no necesitar una razón para luchar”. Para ellos, la guerra en sí era sagrada. Ya que
no tenemos nada, necesitamos tener algo, esa era su lógica. ¿No eran un montón de personas con tornillos sueltos en sus cabezas?

Sin embargo, de acuerdo a la teoría de Karl Marx, el nombre Facción de las Llanura emergía de algo completamente fuera de relación. Se llamaba Facción de las Llanuras debido a que el pecho de barbatos era espacioso como los grandes llanos. Al igual que un campo abierto, Barbatos aceptó a los Lores Demonio, y éstos fueron conmovidos por lo espaciosa que era ella. Karl Marx se refería a Barbatos y a su pandilla como la Facción Pecho Plano.

C’est si bon

— Oh, mira a todos eso tipos de aldea. ¿Planean observar calmadamente mientras esta puta dice mierdas como esta? Ya que su fea cara es molesta, significa que no hay pensamiento en sus palabras, y ya que no hay ideas en sus palabras, significa que en su cabeza no hay cerebro, y como no tiene cerebro en su cabeza, hace que toda su mierda simple ascienda a mierda de verdad y enloquezca. Si no paran a esa puta ahora, entonces llegará a ser el tipo de puta que llegue a jactarse sobre el cielo y la tierra y termine como una completa demente en todos lados.

—……………

Paimon dejó escapar un profundo suspiro.

Ella tenía una expresión en su rostro que decía que esperaba eso. 

Bajando su miraba, la cual miraba el techo, Paimon habló:

— Que lamentable. Si el rostro de esta dama es molesto entonces que representaría la falta de inteligencia en tu cabeza, y si las palabras de esta dama son dichas sin pensarlo, entonces ¿eso no representaría cómo tu vida no tiene respuestas? Ya que vivir una vida sin respuestas es patético, ¿por qué no te suicidas de una vez por todas? Oh, querida… esta dama se disculpa. Si cometes suicidio, significaría que realmente has comprendido que tu vida ciertamente no tiene respuestas, pero no hay tal inteligencia en tu cabecita, ¿verdad, Barbatos? Esta dama lo olvidó por un momento.

Quise levantarme y darles una ronda de aplausos. Ciertamente, ellas eran Paimon y Barbatos.

Fue valioso haber soportado mi aburrimiento por unas buenas seis horas y jugar porno una y otra vez dentro de mi cabeza. 

Hasta ahora he vivido solamente para presenciar cómo discuten estas dos.

Ellas sabían cómo jurar espléndidamente. De acuerdo al pecho plano de Barbatos, su lenguaje vulgar se esparcía vagamente, y en concordancia a los abundantes pechos de Paimon, sus maldiciones tomaban unas curvas de forma indirecta. Ninguna de las dos tenía pechos normales. Así era. Esos no eran pechos normales…

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿No fue correcto?

¿Era su habilidad la que era anormal y no sus pechos?

¿O hizo algo que no importaba?

Todo ante mí se sentía como si estuviese girando ligeramente. Era extraño. Siexcluías lo de temprano, donde me divertí fumando junto a la Srta. Farnesio, no hice más nada en todo el día. Y eso también era algo que disfruté por un breve instante antes de venir al salón de conferencias.

Bueno, ocasionalmente había días así.

Adieu…

Mademoiselle

— La guerra no es negociable –dijo Paimon–. No es una guerra civil donde discutimos y nos mordemos unos a otros, sino una gran guerra contra toda la raza humana. Miles de personas perderán sus vidas y cientos de miles resultarán heridos. Por favor, consideren la cantidad de esos números. Esas no son vidas que puedan manejarse sin una justificación apropiada.

— Ehh. ¿Entonces estás diciendo que ‘si tenemos un pretexto’, la guerra sería posible?

— Esto es algo que se ha de decidir cuando sea el momento. Ésta dama solo está diciendo que se presente la prueba primero. Si esto no es tomado cuidadosamente de antemano, entonces discutir el estallido de la guerra sería prematuro.

Barbatos sonrió.

— Los humanos han estado preparándose para la guerra desde comienzos del otoño.

— ¿Y la evidencia?

— Independientemente de la frontera, los humanos han estado vagando cercade las Montañas Negras. Si ellos pasan la cordillera, entonces estarían en nuestro territorio. Los humanos están planeando limpiar el camino antes de ir a una invasión a escala mayor.

— ¿A qué te refieres con “limpiar el camino”…?

— Hay aldeas de orcos y goblins en la cordillera. Los caballeros humanos están incendiando todas y cada una de esas aldeas. ¿Cuál crees que es la razón? Probablemente están deshaciéndose de todos los obstáculos engorrosos que están en las montañas por las que planean avanzar.

Barbatos habló con confianza.

Eso era una mentira.

Los culpables de que se les prendiera fuego a la cordillera éramos Barbatos y yo.

Las tropas humanas solo nos rastrearon mientras pasaban por las nubes de humo que levantamos. 

Ellos simplemente estaban limpiando el hábitat de monstruos mientras nos perseguían. Entre el otoño y el invierno, las aldeas rurales eran eliminadas y los hábitats de monstruos aplastados. Mientras nos abríamos paso entre el humo, jugamos a las escondidas con las tropas humanas.

Los demás Lores Demonio eran incapaces de ver los vapores elevándose en la frontera de la cordillera. Con una mentira tan hábil, Barbatos estaba arrastrando la nube de humo, la cual los Lores Demonio eran incapaces de ver, en la sala de conferencias.

- Oh, después de todo, las Montañas Negras son un punto estratégico entre los diversos puntos estratégicos.

- Es bastante problemático que los humanos ocupen la entrada de la senda de nuestra tierra, en su lado de las montañas.

- Que tipos más extraños. ¿Qué podrían ganar esas criaturas por iniciar una guerra con nosotros?

- Que los humanos sean bufones no es algo nuevo. La gente que fue estúpida ayer, mañana lo seguirá siendo. 

- Pero, ¿sin embargo no eres tonto la mayoría de las veces, y de vez en cuando es que eres astuto? No logro decidirme en si realmente eres estúpido o no. y honestamente, contemplar esto me hace sentir que eres más que un idiota.

- Esa es la prueba de que soy inteligente. Tal como un punto negro en una hoja de papel blanco sigue siendo un punto negro, si alguien es mayormente irónico y algunas veces práctico, entonces eso solo significa que es inteligente. Por eso, soy sabio.

- ¿De qué están hablando ustedes?

- Eso no te importa.

Los Lores Demonio dudaron como un montón de ciegos.

—………

Paimon miró a Barbatos con una mirada examinadora. Sus ojos eran agudos. Tenían la fuerza de no ser desorientados por las voces como humo y miraban directamente a la otra parte. En lugar de recibir era fuerte mirada, Barbatos la dejó pasar por un lado.

— No solo las aldeas que hay en la montaña fueron asaltadas. Dantalian fue atacado por los soldados imperiales de Habsburgo y perdió su Castillo de Lord Demonio.

— ¿Dantalian qué…?

Paimon enarcó sus cejas.

Parecía como si ella hubiese escuchado un nombre inesperado en un pasaje inesperado.

Paimon volvió su mirada hacia mí. Incluso los Lores Demonio, quienes clamaban como ciegos hasta hace un segundo, se volvieron al mismo tiempo para mírame. Pude sentir muchas miradas atravesar la oscura sala de conferencias para situarse sobre mí. Eran ojos de bestias. Si llegase a fallar mi respuesta aquí, entonces esos ojos se transformarían en bocas y me destrozarían.

— Dantalian, ¿es cierto lo que dice Barbatos?

— Si. Es una verdad innegable. El ejército del Margrave von Rosenberg destrozó mi Castillo de Lord Demonio. 

— ¿Cuándo sucedió?

— Fue desde el 16º al 17º día del noveno mes de este año. Del curso de tres batallas, perdí dos veces y apenas logré ganar una vez. El ejército del margrave usó pólvora para enterrar mi castillo. Sinceramente, ya que mi Castillo de Lord Demonio fue destruido, no se podría considerar una victoria incluso si al final eso fue lo que obtuve…

Sonreí amargamente.

— ¿Cuántos eran en números?

— Al menos 2.000. 3.000 como mucho. No eran soldados conscriptos. Eran gente de élite. Luego de interrogar a uno de los prisioneros, estos confesaron que fueron contratados.

— ¿…no hay errores?

— Yo usé soldados contratados aquí en Niflheim para defenderme del margrave. Había muchos soldados en las cercanías que lucharon conmigo ese día, por lo que pueden preguntarles personalmente. Las palabras que les he dicho y las que ellos dirán no serán diferentes.

La sala de conferencias quedó perturbada. El ejército humano ya había sido desplegado una vez. Los Lores Demonio estaban desconcertados por ese hecho.

— Les pregunté a los prisioneros la razón de la invasión a mi castillo, y ellos confesaron todo. Que de acuerdo al margrave, los demonios habían esparcido la Muerte Negra, y que la cura a la enfermedad estaba almacenada en grandes cantidades en cada Castillo del Lord Demonio. Es por eso que, si los humanos como ellos desean sobrevivir, no tienen más opción que atacar a los Lores Demonio…

—…………

— Todo esto es la verdad. Al principio, creí que yo fui el único que había sido invadido. Sin embargo, para mi sorpresa, ¿no están los ejércitos humanos vagando constantemente por las cercanías de las montañas? Nervioso y tenso, mantuve un ojo encima de los ejércitos humanos desde principios del otoño. Las Fuerzas Imperiales de Habsburgo, las tropas del Reino de Teutón, soldados del Reino de Polonia-Lituana… las fuerzas humanas ignoraron la frontera y les prendieron fuego a las montañas. Ellos pudieron haber llegado a un acuerdo de cualquier tipo en secreto. Yendo más lejos, ellos podría incluso haber establecido una alianza…

La sala de conferencias quedó helada. La brisa de invierno fuera del palacio se filtró hasta aquí. Alguien, incapaz de soportar el silencio, comenzó a patear el piso. Infectados por eso, un par de Lores Demonio se aclararon sus gargantas.

Estas estaban llenas de flema.

- ¿Acaso los humanos tratan de iniciar otra guerra?

- La última guerra masiva fue hace ya 150 años, por lo que es momento de hacer otra.

- Si ese es el humo levantándose en las Montañas Negras, entonces con frecuencia lo vi.

- ¿Qué? ¿Por qué estás diciéndonos esto ahora?

- Los incendios forestales suceden con frecuencia durante el otoño, por lo que no pienso mucho en ello.

- Trata de vivir mientras piensa.

- Puedo vivir sin pensarlo mucho, pero tú vives sin tu madre. Ya que es lo mismo que tanto tú como yo vivamos nuestras vidas sin algo en específico, solo mira esto.

- ¡¿El culo de la cabra?!

Esos chicos murieron ante los humanos porque merecían morir, ¿eh? En la historia original, todos los Lores Demonio serian subyugados dentro de los próximos 30 años. Yo no era capaz de decirlo en la posición de los humanos mientras jugaba el juego, pero tras ver a estos Lores Demonio en persona, lo
entiendo. Estas personas no lo harán.

Al otro lado de las montañas, los humanos estaban avanzando su sociedad a través del feudalismo y la monarquía absoluta, pero esos tipos llamados Lores Demonio seguían haciendo trucos similares a los de las tribus. Aunque el 14º y la 9º estaban apostando como si estuviesen en un gran caballo, si mirabas eso con sinceridad, este era un conjunto de asuntos que consistía en 72 tribus, las cuales eran lideradas por el 1º hasta 72º Lord Demonio respectivamente. Los Lores Demonio solo eran reyes y reinas por nombre, pero en realidad solo llegaban a ser líderes tribales. 

30 años.

Un límite de 30 años.

La cuenta regresiva ha comenzado. Antes de que ese tiempo se redujese más, era necesario destruir las influencias humanas. El rayo ya ha golpeado. Era solo que la gente aún no había escuchado el trueno.

— Señores. Claro, yo solo soy el 71º, el más joven. A pesar de eso, incluso yo soy capaz de ver con estos ojos que nuestra situación es terrible… debemos prepararnos para la guerra. Si no lo hacemos, entonces, al menos deberíamos estar alertas. ¿No es esa la decisión correcta? Ahora bien, acepten obedientemente mi petición. Si quedan solos, entonces todos morirán. Si llegan a sucumbir, entonces la  influencia demoniaca se debilitará y yo quedaría en peligro también. Somos un grupo que comparte un destino común. Incluso es probable que a ustedes les disguste encontrarse con un final definitivo debido a la espada del héroe. Prepararé el campo de batalla acorde para la gente con estatus de Lord Demonio. No se preocupen, y no se rehúsen…

— La gente que está preparada triunfará, y la gente que está alerta no será derrotada. Perdí mi castillo porque no estuve preparado ni atento. Por favor, les pido que no cometan el mismo error que yo cometí…

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Amante del Rey, Mestiza, Lapis Lazuli.
Calendario Imperial: Año 1505, Mes 12, Día 6.
Palacio de los Gobernadores, Niflheim.

La gente que está preparada triunfará, y la gente que está alerta no será derrotada, por eso les pido que no cometan el mismo error que yo cometí… 

La petición de Su Alteza fue bien preparada.

Aunque el razonamiento fue establecido por esas palabras, él no usó esa lógica para atacar a los demás. Él mencionó su experiencia pasada de fallo pero no se quedó allí. Sus palabras fueron feroces, y sin embargo, su tono era gentil. Por eso, era hermoso.

Los demás Lores Demonio asintieron con sus cabezas. La Facción de las Llanuras aprobó la idea de prepararse para la guerra, mientras que la Facción Montañosa estuvo de acuerdo ante la noción de estar alertas.

Ella probablemente había tenido un sentido de crisis una vez que la atmosfera comenzó a fluir más en dirección al tema de la guerra. La creyente de paz, Paimon, dio un paso al frente.

— Dantalian. Ésta dama está completamente apenada por el hecho de que tu Castillo de Lord Demonio haya sido asaltado.

Los Lores Demonio volvieron sus oídos hacia la conversación entre esos dos.

Su Alteza Dantalian y Paimon ya habían chocado una vez en el pasado. En ese tiempo, Paimon se encontró con una devastadora derrota. ¿Cómo iba a terminar todo ésta vez? Ese era el tipo de expectativa que fluía por toda la habitación.

— Sin embargo, es difícil determinarnos a ir a una guerra a gran escala al convertir a toda la raza humana en nuestra enemiga solo por el hecho de que tu solo fuiste atacado. Ésta dama ayudará en la reconstrucción de tu castillo, por eso…

Su Alteza sonrió:

— Muchísimas gracias, Lady Paimon. Pero he de rehusarme. No siento ninguna pena en particular por la pérdida de mi Castillo de Lord Demonio. Si en algún momento llego a sentir pena por ese incidente, la ocasión en la que yo le pida ayuda, Lady Paimon, no sucederá.

— ¿Eso que se supone que significa?

— La razón por la que el Margrave Rosenberg me atacó es muy simple. Él había escuchado el rumor 
–quien sabe dónde– de que una cantidad interminable de hierbas negras estaban apiladas en mi Castillo de Lord Demonio. Parece que el margrave creía firmemente que yo era el culpable detrás de la propagación de la Muerte Negra… ¿no es intrigante?

Los Lores Demonio se perturbaron.

El pretexto de que Su Alteza acababa de revelar se alineó junto a la acusación que Paimon hizo hacia Su Alteza en la Noche de Walpurgis anterior. Lord Demonio Paimon y el Margrave Rosenberg compartían la misma conciencia… esto era probablemente peculiar, y no en pequeñas cantidades como para ser considerado una mera coincidencia.

¿Quizá Paimon, intencionalmente, había propagado ese rumor salvaje? Ese tipo de sospechas era completamente creíble.

— Siento curiosidad. ¿De dónde pudo el margrave obtener una información así? Ah, claro, no es que dude de usted, Lady Paimon. Después de todo, aquí todos somos ‘parientes’. Algo como un traidor que pudiese vender a su propio pariente, no debería existir en esta sala de conferencias. ¿No es así?

—…………

— El Margrave probablemente tiene una red de información independiente esparcida por todo el mundo demoniaco. El Margrave entró en contacto con este rumor sin base, por casualidad, eso es lo que supongo. No se preocupe. Lady Paimon, usted no tiene una responsabilidad directa. Si, responsabilidad directa… 

El rostro de Paimon se tensó.

Era un cambio de tema muy discreto.

Incluso si Paimon no propagó el rumor en el mundo humano, aún era una verdad innegable que ella lo había circulado por todo el mundo demoniaco. Si el Margrave obtuvo ese rumor salvaje a través de los demonios, entonces toda la culpa iría directamente a Paimon –quien creó el falso rumor en primer lugar. Entonces, podría verse como que Paimon contribuyó a la destrucción del castillo de Su
Alteza.

Explícitamente hablando - ¿por qué recibiría ayuda del culpable quien derribó mi castillo?, esa era la impresión cínica de la que Su Alteza hablaba. Paimon quedó sin habla. Hacia esa Paimon, Su Alteza estaba mirándola con ojos de serpiente ingenua.

— Está bien. Ese incidente no fue más que algo que surgió simplemente debido a la terrible codicia humana… preocuparse con lo correcto y lo incorrecto entre lo otro no sería algo sensible para ser hecho aquí. No, puede ser distinto a una ocasión normal, pero nuestra situación actual es urgente. No podemos comenzar un conflicto interno durante este estado de emergencia donde las fuerzas
humanas podían invadirnos de un momento a otro.

—………

Ciertamente, ese era un juego de palabras muy hábil.

Luego que Su Alteza hubiese definido nuestra situación actual como una emergencia, él sugirió que si esto era, quizá, una ocasión normal, entonces él le habría reprochado a Paimon. Con el fin de evitar la culpa aquí, Paimon solo pudo estar de acuerdo.

Así era. Como nuestra situación actual era terrible, no había necesidad de comenzar un conflicto interno. Ella probablemente estaba pensando en esas líneas… era un jaque mate.

Si ella quería desaprobar la guerra, entonces ella tenía que probar que nuestra situación actual era algo normal. Sin embargo, si ella quería evitar la culpa, entonces ella tenía que aceptar el estado de emergencia. Paimon estaba ubicada en un callejón sin salida.

Paimon se mordió los labios.

—…afuera está nevando.

— ¿Perdón?

— Este palacio está abandonado. ¿Acaso sus huesos no sienten frio? 

¿Qué era esa pregunta tan repentina? No podía comprender el significado o la intención. Su Alteza Dantalian inclinó también su cabeza y preguntó:

— ¿Deberíamos ordenarle a las criadas que alimenten más el fuego?

— Ya es casi medianoche. ¿Acaso las criadas seguirán en sus turnos ahora?

— Que preocupación tan innecesaria. ¿Acaso los asistente dormirán cuando los lores siguen despiertos?

— Ya veo. Asi es, ¿no?

Paimon miró a Su Alteza.

— Somos afortunados de ser reyes. Incluso si nos quedamos despiertos toda la noche, habrá montones de sirvientes para avivar nuestro fuego. Si nuestros ejércitos son desplegados ahora, entonces tendrán que pasar a través de las montañas y corrientes de invierno con sus cuerpos desnudos. Aunque tenemos criadas devotas al cuidado de nuestras existencias, ¿quién encenderás las
fogatas cuando nuestros soldados tengan frío?

—…………

— Ésta dama estimó el viento de camino a este palacio. El invierno es especialmente árido. La tierra está congelada todo el camino hasta su capa más interna debido a este clima gélido y es difícil penetrarlo con palas. Probablemente tome medio día el solo hecho de clavar estacas en el suelo y
levantar un campamento. Mientras avanzamos por los campos de invierno, nuestros soldados se fatigaran y colapsaran. Esta dama está totalmente preocupada de que la visión de todos sea bloqueada por los muros del palacio y sean incapaces de alcanzar las frías llanuras de invierno.

—…Lady Paimon.

Seguramente. Esa era una refutación valida.

No oponerse a la guerra en sí, sino al tiempo de guerra. También mostraba la preocupación de los subordinados de uno como Lord Demonio, por lo que parecía agraciado también.

— Si levantamos un ejército, entonces nuestras fuerzas cruzaran las montañas y viajarán por el bosque. Los árboles para usarlos como leña serían abundantes. Por eso, nuestras tropas colapsarán debido a la incapacidad de establecer un campamento, es una preocupación innecesaria. 

— Dantalian. La tarea de cruzar las montañas y dividir la leña es hecha completamente por nuestros soldados. ¿Nuestras tropas no serán miserables?

— Entonces ¿debería yo dividir la leña yo mismo y presentársela a los soldados? –Su Alteza dio una risa descarada–. Tiene muchas preocupaciones, Lady Paimon. Aunque no ignoro su virtud innata de cuidar a sus súbditos, Su Alteza, cuando se trata de asuntos militares, uno no necesita benevolencia sino austeridad. La angustia de un soberano será transmitida al general, y la aflicción del general se transmitirá al soldado. Todo el país, entonces, avanzará con preocupación y retrocederá con preocupación, por eso, si uno llega a obtener una vez la victoria, no sería apropiado, y si uno llega a conocer la derrota una sola vez, entonces ellos no serán capaces de recuperarse. ¿Desde cuándo nosotros, los Lores Demonio, nos preocupamos por un campamento cuando vamos a la guerra?

Los gritos de “¡Es cierto!”, brotaron por todos lados.

Aunque personalmente consideraba lógico el razonamiento de Paimon… la gran mayoría de los Lores Demonio no lo hacían. Ellos no prestaban atención a los más mínimos detalles. No solo eran los Lores Demonio, sino que la mayoría de los demonios creían también en este ideal.

Su Alteza Dantalian era diferente. Su Alteza utilizó este idealismo. Su Alteza utilizó todo. Él manipulaba las cosas que la gente disfrutaba, y se aprovechaba de las cosas que la gente odiaba. Su Alteza clamaba que esta actitud de hacer uso de todas las cosas se denominaba ser pragmático. Un día le pregunté: “Si es así, ¿entonces donde es útil el pragmatismo?”. Su Alteza me dio una respuesta
inmediata.

La autoridad.

Tener la autoridad misma era bueno, y el simple hecho de no tenerla era malo, por lo que no cuestioné más las bases. Logré convencerme por esa observación irracional.

— Durante los últimos 500 años, levantamos un gran ejercito 7 veces y los retiramos 8 veces. Cada vez nuestras fuerzas eran empujadas hacia atrás, también retiramos nuestro territorio. Y ahora, hemos sido echados detrás de las montañas. Si esta vez vamos a ser derrotados, entonces les cederíamos
también la porción interna de la cordillera. Ésta dama está angustiada por el futuro de nuestros parientes.

— Eso es correcto. La preocupación que Lady Paimon tiene, la tengo yo también. Eso me preocupa. A pesar de eso, ¿no deberíamos apuntar a esta situación donde la vitalidad de los humanos está en declive debido al sufrimiento por la plaga?

— La enfermedad está afectando indiscriminadamente a humanos y demonios, por eso…

— Aun estoy en posesión de una gran cantidad de hierbas que pueden ganarle a la enfermedad. Me gustaría ofrecerlas a una décima parte del precio del mercado, como suministros militares, claro está.

—…………

— Por favor, distribuya esa información entre la gente. Que los oficiales masculinos que solicitaron servicio militar, sean de clase baja o alta, proveerán la cura. Ofreceré 10.000 hierbas negras dentro de los militares. Así que, por favor, tomen las hierbas y distribúyanlas libremente.

En realidad, la conferencia culminó con esa única declaración.

Su Alteza, Dantalian, el 71º, había ofrecido una enorme cantidad de suministros militares. Los Lores Demonio que eran superiores a él en rango no tuvieron más elección que mantenerse cabizbajos para ocultar su cara. 

Una ligera diversión pasó a través de las comisuras de los labios de Su Alteza.

Probablemente estaba seguro de su victoria… eso era un poco injusto.

Cada vez que presenciaba ese lado de Su Alteza Dantalian, ese pensamiento se cruzaba por mi cabeza. Recordé la conexión que Su Alteza y yo compartimos antes de la conferencia que se realizó hoy.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Justo antes de la conferencia, Su Alteza estaba fumando gaya.

Gaya es un objeto de preferencia personal que es muy parecido a los cigarrillos.

Ya que es muy fácil ser intoxicados y no tiene propiedades adictivas comparadas a los cigarrillos, estos son increíblemente caros. El precio base es caro. Su Alteza amaba este objeto elegante y lujoso.

Su Alteza no disfrutó esto solo, sino que arrastró a la Srta. Laura De Farnesio también y juntos arruinaron sus vidas. Hoy también, una vez que entré en la habitación, presencié como ambos se comportaban como un par de gusanos retorciéndose por todo el piso.

Fue un gran espectáculo.

Se sentía como que un grupo de matones drogadictos mostraría más moderación que estos dos.

Me acerqué a Su Alteza y le abofeteé la mejilla.

— Lord Dantalian. Por favor, recupere los sentidos. 

Su Alteza levantó la vista para mirarme con ojos sombríos.

— Mademoiselle… ¿Madem…?

— La reunión se iniciará dentro de 2 horas. Cuarenta Lores Demonio asistirán. Esta es la Noche de Walpurgis. ¿Acaso también piensa pasar pena en una ocasión tan fina?

— ¿Bonjour…?

Esto era malo.

Dejé a Su Alteza solo, y me acerqué a la Srta. De Farnesio. Una vez que lo hice, Lady Farnesio se levantó con brusquedad. Y luego ¿lo que hizo fue estirar ambos brazos en forma horizontal? Quedé atónita momentáneamente debido a esa conducta tan extraña.

—…Srta. ¿Qué está haciendo?

— Esta damisela es un árbol.

— ¿Un árbol?

— Si. Y como soy un árbol, no puedo responderte. Los arboles no hablan.

—………

Esto era un poco descabellado. 

Me preguntaba si iba a tener que manejar, con este cuerpo de campesina, el honor de ser la primera persona en toda la historia en hablarle a una planta. Sin embargo, parecía más fácil conversar con esta señorita que con Su Alteza. Tener que elegir entre un hombre que ha vuelto a ser un niño pequeño, y una chica que se ha convertido en una planta humana. Era la más extrema de las opciones.

— ¿Exactamente cuándo te intoxicaste?

— Esta damisela no está intoxicada, ¿aun?

Seguro.

— Bueno, cambiaré la pregunta. ¿Cuándo comenzaste a fumar?

— Hm. Esta sí que es una pregunta religiosa.

Lady Farnesio asintió con la cabeza y un rostro inexpresivo.

— Esta damisela tiene una pregunta también. ¿La contestarás?

— Si, siempre y cuando la pregunta no tenga nada que ver con la vegetación de los árboles.

— ¿Por qué desde las ventanas de repente se ve que afuera está brillando? Hace un segundito estaba oscuro. Eso es muy raro. Parece que el sol se ha vuelto loco.

La que se ha vuelto loca eres tú, no el sol…me duele la cabeza.

Parece que Su Alteza y la señorita han estado fumando gaya toda la noche.

Cuando solo era Su Alteza, yo era capaz de intensificar las regulaciones domesticas de Su Alteza, pero luego que Lady De Farnesio se escurrió, todo se volvió un completo desastre. Su Alteza seguía enseñándole a la señorita hábitos perjudiciales, y ella aceptaba todo con los brazos abiertos. Era como un ave bebe que empujaba su pico hacia la boca del ave madre para recibir comida. Desde hábitos de beber, hábitos de dormir, hasta hábitos de fumar, la señorita se había convertido en la copia exacta de Su Alteza.

Es divertido, pues es como criar una hermana pequeña, eso era lo que declaraba Su Alteza. Lo consideré sinceramente afortunado ya que Su Alteza no tenía familiares. Si por casualidad, Su Alteza llegaba a tener un hijo, ciertamente ese día seria el fin del mundo. Y no, no era broma.

— Srta. De Farnesio. Si Su Alteza decide hacer algo descuidado, entonces usted no debe seguirle la corriente. El estallido de una guerra caerá pronto sobre nosotros, y usted tiene que mantener la disciplina y el poder militar del ejército de Su Alteza. ¿Qué soldados confiarían y seguirían a un general que se droga desde muy joven?

— Eres extraña. Esta dama es un árbol, ¿cómo es que ella podría dirigir soldados?

—…………

— Mii-n, mi- minmin…

Ella no era un árbol, sino una cigarra.

Dejándome a un lado, Su Alteza y la señorita tuvieron una conversación.

— Bonjour… bonshouuur…

— Min-min-mii-n… miin, miin-im.

— Mam… ¿Mamá…?

— Minmin…

— ¿Shaba daba do?

— Miiii-m, miiiiim…

Al final, los dos llegaron a construir su propio lenguaje. La imagen de un nuevo idioma naciendo se encontraba ante mí. Maravilloso. Es tan fenomenal que mi boca no podía pronunciar ninguna palabra. Especialmente desde que la señorita comenzó a montarse en mi pierna y a babearla, era ese tipo de vista.

El rostro de Lady Farnesio se veía perfectamente bien, pero la ecología dentro
de su cabeza era un completo misterio.

Su rostro carecía de emoción y no había tono en su voz. Era difícil identificar su humor. Aunque yo era igual que ella en lo referente al ser inexpresiva, en mi caso, yo me había deshecho de mi psique, mientras ella no tenia uno. Deshacerse de la mentalidad de uno era algo que se hacía por voluntad propia, por lo que aún quedaba un ligero corazón allí. Sin embargo, discutir un psique que, en primer
lugar, no existía era imposible.

Miré a la señorita a los ojos, los cuales eran tan verdes como los matorrales al principio del verano, durante un largo tiempo.

En sus ojos no había absolutamente nada. Con el fin de comprender a la otra persona, uno debe usar las emociones ligeramente movidas brillando dentro de sus ojos para cruzar de este lado y pasar al suyo. Dentro de los ojos de la señorita no había un solo fragmento de emoción, el cual pudiera usar para entrar. 

No podía ver el otro lado. Se sentía distante como cuando se mira de cerca una gran hoja de papel en blanco. ¿Qué había descubierto Su Alteza Dantalian en ese fondo desolado? ¿Con qué planeaba llenarlo? ¿Cómo planeaba darle color? Sus intenciones eran algo que, incluso como su amante, no podía medir.

—………

Un poco.

¿Debería probarlo un poco?

Examiné los movimientos de Su Alteza. Su respiración era calmada. 

Probablemente no iba a despertar pronto. Volviendo mi vista lejos de Su Alteza, hablé.

— Señorita. Tengo una pregunta. ¿Le importaría responderla?

— Una cigarra no pregunta y solo responde continuamente durante el verano.Una cigarra responde cuando el sol de verano cae sobre ella a manera de pregunta, pero ésta damisela no está segura si estamos en invierno. Mii-n, miiim…

— ¿Qué tipo de persona fue tu madre?

— Mi madre fue una esclava. -Laura De Farnesio respondió de inmediato–. Ella vivió como esclava y dio a luz a esta damisela luego de ser violada. El día en que esta damisela nació, mi madre fue asesinada. Fue un asesinato secreto. No hubo registros ni recuerdos, por lo que esta damisela no sabe más de esto. 

La señorita inclinó su cabeza.

— ¿Mi respuesta respondió tu pregunta, hermana Lapis?

— Si.

Esa era una mentira. La reacción que quería era algo un poco más intenso. 

Con el fin de sacar aunque fuese un poco de agua subterránea de ese pozo árido que hay en su mente, volví a preguntar.

— ¿Por casualidad fuiste abusada debido al bajo estatus de tu madre?

— Si. Abusaron mucho de mí.

— Debió haber habido muchos acosos menores.

— Hm.

— Siento curiosidad por saber cómo te acosaron. ¿Estaria bien que te lo pregunte?

— Ah. Fue trivial. Me daban comida que había sido escupida, me daban agua con piojos o moscas en ella… a pesar de eso, hubo muy pocos días en los que pasé hambre y sed, por lo que fui muy afortunada.

— ¿Cuál es el maltrato que más recuerdas?

—…………

La chica contuvo la respiración momentáneamente.

En ese instante en el que ella dejó de respirar, descubrí la brecha por la que podía colarme.

Sin embargo, no me apresuré. Sin importar lo que fuera, yo no tenía el hábito de ser impaciente. Si uno iba a tomar una flor de una carretera, entonces debías acercarte mientras caminabas lentamente.

— ¿A dónde escapabas cuando deseabas evitar el abuso?

— La biblioteca que estaba en un edificio anexado a la mansión…

— La biblioteca, ¿dices? Escuché que eres amante de los libros de historia. La esencia de los libros de papel ciertamente es placentera. Yo también mantengo cerca de mí el aroma de los libros que no han sido destruidos por las manos de otros.

— Esta damisela, también aprecia el olor de un libro de tapa dura abierto sinceramente.

— Ya que la librería está en un edificio separado, la gente allí debió haber sido poca. Huir a un área donde la gente raramente se acercaba es una decisión apropiada.

— Hmm.

— Pero ellos igual iban tras de ti, ¿no?

—………

— Debió haber muchas veces en las que ellos simplemente te dejaban si escapabas, pero también debió haber días en los que no lo hacían. Si ellos te liberaban entonces estaría bien, pero te perseguían hasta el final. Al principio hasta el pasillo, y luego de camino a tu habitación… lentamente, un paso, un paso a la vez, ellos invadían tu territorio poco a poco.

Sus hombros comenzaron a temblar ligeramente.

La atrapé.

— Y finalmente a la biblioteca. Ellos debieron haber prometido no molestar ese lugar. Cuan terrible seria para ellos. ¿Entonces la biblioteca fue invadida también?

—…………

Ella asintió.

Fundamentalmente, la mentalidad de una persona era como una fortaleza. La gente construía un hogar modelo tras ellos mismos y luego levantaban un muro. 

Calmada y ordenadamente.

Era igual a la forma en la que uno sitiaría una fortaleza en un campo de batalla.

Cortar su camino de retirada, rodear sus murallas, intensificar la guardia alrededor de las puertas de su castillo, y finalmente, luego de capturar las aldeas marginales alrededor del castillo, es cuando atacaría en castillo más importante.

— ¿Qué edad tenías cuando te invadieron por primera vez?

— Fue en verano… yo tenía 10 años…

— Ya veo. Verano, ¿eh? ¿El clima era caliente?

— No lo recuerdo.

— ¿Qué podías oír?

— El sonido de las cigarras…

— El ruido de las cigarras chillando resonaba por la ventana, ya veo.

— Si, así es. A través de la ventana…

— Entonces te la pasaste mirando por la ventana. Si uno se fuese a recluir en una biblioteca y leer libros, entonces sus ojos se oscurecerían con frecuencia. Debiste haber mirado frecuentemente por la ventana con el fin de liberar el aire de las líneas que reverberaban en tu mente. ¿Qué podías ver por la ventana?

— Un árbol…

— ¿Qué tipo de árbol?

— No lo sé.

— Trata de recordar, por favor. Puede que no sepas que tipo de árbol era, pero seguías mirándolo. Hiciste lo posible para no desviar tu mirada de allí. Con el fin de soportar el abuso, miraste el árbol. Con el fin de olvidarlo, te encerraste en el sonido de las cigarras. Te gustaba ese chillido estridente de las cigarras…

Todo estaba listo.

Ya casito todo había caído.

Finalmente, el punto de apoyo más vital.

El territorio que te más te disgustaba te fue arrebatado, y esa era el área que yo buscaba desde un principio.

Te romperé.

— ¿Quién te invadió?

—……………

El temblor en sus hombros se propagó por todo su cuerpo.

La señorita bajó su cabeza. La sacudió como si tratara de deshacerse de su encogimiento. Esa era la resistencia final. Honestamente, eso me daba risa.

— Está bien, señorita. Es un incidente que ha soportado por mucho tiempo y ya ha superado. ¿Quién fue la persona que la persiguió hasta la biblioteca?

— Fue, mi padre.

—……………

— Cerré la puerta… la cerré con mucha fuerza, pero como cometí el error de no cerrarla con llave…

Ya veo.

Pensé en el calor sofocante de ese día de verano.

La vista de ese calor abrazador haciendo presión en el silencio.

— ¿Por qué no trancó la puerta?

— Todos se hubiesen vuelto locos si la trancaba. Solo que…

— ¿Le dolió mucho?

— Las cigarras chillaban fuerte.

Dejé de hablar.

— Ellas realmente chillaban fuerte. Un largo tiempo… continuamente… 

Lady Farnesio repitió las mismas palabras. No había tono en su voz, por lo que el eco se sintió distante.

Quizá esta era la oportunidad.

Lord Dantalian mostró afecto por esta chica ante mí. Aunque no había deseo carnal evidente en su amor, desde hace mucho tiempo estuve vigilando mucho ese amor sin apetito sexual.

El deseo sexual es explícito. Entra en el agujero en el que debe entra, y cuando da la bienvenida al camino al que debe recibir, alcanza la satisfacción. Es un deseo con una dirección fija. Distintos tipos de amor se asomaban por aquí y por allá de forma caótica y sin dirección alguna, y una vez se cansa de asomarse, acosa a la otra parte a enseñarles el camino. Al final, ellos no aprenden como calmar sus
deseos, sino que aprenden como retirar sus ansias y soportarlas, por eso, el resultado en ellos es la descomposición desde el interior.

Más aún, si Su Alteza abrazó a esta chica frente a mí.

Ese pensamiento llegó de repente.

La señorita probablemente se ahorcaría por el amor de Su Alteza. Pero ¿qué sucedería si no hubiese deseo carnal allí? Ella no tendría método de responder al afecto de Su Alteza. Incapaz de sacarse a Su Alteza de la mente, seguirá apilándose y… lentamente ocuparía más su mente.

En cierto punto, su mente estará llena única y exclusivamente de Su Alteza.

La incapacidad de responderle a la otra parte, ella probablemente tratara de reponerlo con ella misma. Ofrecerle su todo a Su Alteza. Estoy increíblemente preocupada. Si Su Alteza se desvía una ligera distancia de esta señorita, entonces ¿ella no lo arrastraría al fondo de su corazón y trataría de ahogarse junto con él?

Es por eso que ahora era mi oportunidad para romperla.

Antes de que Su Alteza esté considerablemente aferrado al corazón de la señorita.

Antes de que ella sea sofocada por el afecto de Su Alteza.

Destrozaré completamente su mente.

Sin importar cuanto se parezca el psique de la señorita a una hoja blanca de papel, no puedes escribir amor o cualquier tipo de línea en pedazos de papel que fueron rasgados hasta ser cientos de miles de trozos. Estaba bien. El método de destruirla era simple. Las palabras podrían cortar el corazón de una persona con más facilidad de lo que lo haría una espada.

De esa forma, todo lo que yo tenía que hacer era susurrarle palabritas al oído de Lady Farnesio y su corazón seria tragado por la espada en sí y le despedazaría la mente.

Eres una puta repugnante y asquerosa que fue violada por su padre –con esas palabras. ¿Lady Farnesio se cansó luego de repetir las mismas palabras una y otra vez? Ella ha caído sobre mi pierna y quedó débil. Sin embargo, aún no se quedaba dormida.

Con el fin de que la maldición se filtre distintivamente, acerqué mi boca lo más que pude al oído de la señorita. Recibiré tu resentimiento, Laura De Farnesio. Si la habilidad de culpar a otros todavía existe dentro de tu mente, entonces bien.

— Lapis. Déjalo hasta allí.

—………

— No sé lo que planeas decir, pero déjalo hasta allí.

La voz de Su Alteza me haló desde atrás.

Me volví hacia esa voz irrefutable. Lord Dantalian estaba sonriendo amargamente.

—…Su Alteza.

— Ella aun es una niña.

— Si, y algún día se convertirá en una adulta.

— Estás pasando tu límite.

Dentro de esa ligera conversación, fuimos capaces de leer las intenciones de los demás. Estábamos en una relación donde no le ocultábamos nada al otro y no planeábamos ocultar nada en el futuro. No cubrí mi hostilidad.

— En todo caso, esto es mucho menor que pasar un límite. ¿Estuvo escuchando todo este tiempo, Su Alteza? Ésta creyó que usted se había quedado dormido.

— Me dispuse a escuchar ya que tu habilidad de encargarte de las personas es bastante adepta. No saques o rompas a la fuerza el corazón de esa niña. Deseo observarla.

— Su Alteza. La mente de las personas naturalmente se revelan por su cuenta, y lo que la gente expone por si sola también es, claro está, su mente. Si nada llega a ser revelado y nada es expuesto, entonces no hay más elección que hacerlo salir a la fuerza.

— ¿Y entonces? Ahora que lo has hecho, ¿qué tal te sienta? ¿Estás satisfecha?

— Es peligroso –declaré–. Por arruinarse ella misma, ella posee la fisionomía de arruinarlo a usted también. Debido a su corazón sin fondo, se siente como si cualquier persona que se le acerqué colapsará. Ésta no desea que usted caiga, Su Alteza.

Yo estaba firmemente confiada de mi habilidad para discernir a los demás. Hasta ahora, la única persona a la que yo había juzgado mal era a Su Alteza Dantalian.

Ya que Lord Dantalian se había quedado con mi primer error y mi primer amor, él era una entera excepción entre las excepciones.

—…Lady Farnesio es incapaz de dormir incluso cuando llega la noche.

— ¿Perdón?

—Esta es una suposición, pero ella probablemente era abusada todas las noches. Es por eso que ella se la pasa leyendo toda la noche. Ella soporta la noche a través de los libros. Hasta que se cansa –al nivel de que ya no pueda siquiera voltear la página–, es cuando ella lo deja y finalmente duerme. Durante la noche en la que la conocí, Lady Farnesio estaba leyendo dentro de su celda. 

Su Alteza sacó una pipa y la mordió un poco. La esencia de la hoja de tabaco ardiendo se esparció por la habitación. Su Alteza miró la nube de humo que él había hecho con su propia boca.

— ¿Qué te parece, Lapis? ¿No es adorable lo desesperada que está esta chica?

— Huh.

Un suspiro fluyó de mis labios.

Su Alteza Dantalian tenía el hábito de tratar los temas serios como si fuesen una broma.

Era una característica considerablemente repugnante.

— No es demasiado tarde para echarla.

— No. ella es una chica que tiene mucha utilidad.

— Entonces ¿puede echarla una vez que ya no le sirva?

Su Alteza no respondió. En lugar de eso, fumó de su pipa. Parecía como si esperase que el humo de su pipa expresara las palabras que él quería decir. Tras una considerable cantidad de tiempo, Su Alteza habló.

— Ya que es una niña que traje aquí con la intención de adoptar, debería hacerlo.

—………………

Las palabras de Su Alteza fueron distante porque su superioridad.

Aunque esta meta de arrastrar el futuro –la cual la gente no podía manejar–, hacia nosotros y cortar el destino en pedacitos para controlar una porción al tiempo que encajaba con Su Alteza, me preocupaba que él pudiese haber enterrado el hecho de que no había fin en sus palabras.

…Su Alteza. Las palabras son como el ahogado, ellas tienen la habilidad de hundir a la gente hasta lo más profundo. La palabra conocida como amor es la más fuerte de todas, por lo que lo arrastrará más al fondo. Es por eso que tenemos que establecer una red de seguridad al decirnos el uno al otro que
amábamos más a la autoridad cuando usted y yo confesamos nuestro amor mutuo.

Preocupada por este descenso, esta caída y este colapso… mantuve este monologo aferrado en mi garganta.

Como Su Alteza ya lo sabía independientemente de si se lo dijese o no, yo fui cautelosa hacia la ligera pronunciación de la palabra conocida amor, desconsideradamente.

Así fue entonces.

—…ésta se unirá también.

Me pregunté si mis palabras llegaron como una sorpresa, pues los ojos de Su Alteza se abrieron de par en par.

— ¿Qué? ¿Unirte a qué?

— Ésta escuchó que la madre de la señorita murió prematuramente, por lo que la señorita no sentiría nada extraño si ésta fuese a llenar ese espacio vacío.

— Espera. ¿Mediante ese método…?

— Por favor, consuele la mente de la señorita apropiadamente, Su Alteza. Ésta enderezará el cuerpo de la señorita. Como no bajar la cabeza, como evitar tartamudear al hablar, como evitar dañar las expresiones faciales propias, como enderezar la espalda, y como no arruinar la postura propia. Ésta la educará en esas artes. Ya que ella es una niña de una clase refinada, si ella domina esas técnicas llegará a ser alguien maravilloso.

— Pero yo planeaba enseñarle todo eso…

— Ya que usted nació con un cuerpo completamente controlado, sus gestos no se igualan a la gente por debajo de usted. Ésta es una campesina, mitad dama y mitad campesina también. La señorita es humana, y ésta también es medio humana. Las características de ésta probablemente encajaran más en Lady Farnesio más que los movimientos de su cuerpo, Su Alteza. Por favor, haga que la señorita aprenda la disciplina como vasalla en lugar de los métodos de un rey.

— Lapis, ¿eso no será agotador?

Su Alteza preguntó con preocupación. Una suave consideración se esparciópor su rostro. Su forma de hablar también se había tornado incompleta, volviendo a ser un tono normal. Era la expresión y el tono que Su Alteza me susurraría ocasionalmente luego de compartir intimidad.

Era un poco astuto.

Si yo fuese escuchar una voz así, entonces yo habría tenido problemas en rehusarme. Por esa razón, yo también decidí ser astuta.

— Si. Increíblemente agotador.

— ¡Ugh…!

— Honestamente hablando, es absurdo. Ésta está ocupada preparando un estratagema para la guerra, pero tiene que preocuparse de cuidado infantil también, ¿eh? Ridículo. Esta es una pregunta de si usted vive con alguna idea de ella, Su Alteza.

— Ugh, ehhh…

— Es por eso que, ¿podría garantizarle un favor a ésta? Lord Dantalian mostró un rostro lloroso. Eso era lo que significaba sufrir notablemente.

— S-si es un deseo del que pueda ser capaz…

— No alivie solo el corazón de la señorita, sino que entréguele su cuerpo también. Acaríciele la cabeza con frecuencia y cuídela de vez en cuando. Si la mente y el cuerpo son incapaces de mantenerse mutuamente, entonces ésta teme que la situación mental de la señorita se consuma en su cuerpo, y su cuerpo sea echado dentro de su mente.

Su Alteza graznó.

— ¿Acaso estás diciendo que si Lady Farnesio me pide el cuerpo, debo dárselo?

— Si.

— Lapis, solo tú eres suficiente para mí.

— No seré excesiva ni siquiera con muchas personas.

— Las niñas poco desarrolladas como la señorita no son de mi tipo, además, es muy plana.

— Ésta se disculpa, pero si la persona que está atontada con Su Alteza Barbatos dice eso, entonces la credibilidad…

— ¡No estoy siendo atontado! ¡Esa es Barbatos que me ha comido! ¡La relación de poder está completamente de ese lado!

— Eso pudo haber sido al principio, pero ya no es verdad cuando se procede el hecho, ¿cierto? Por favor, reúna mis palabras, Su Alteza. Es embarazoso escucharlo dar excusas constantemente.

— Espera. Barbatos es una herramienta vitalmente crucial en la ejecución de nuestro plan, ¿o no? Si es así, ya que ella tiene un uso extensamente instrumental, preocuparse por convertirme en alguien agradable para ella hasta que lo desee es…

— Si. Ya que usted trajo a la señorita porque ‘ella tiene sus usos extensos también’, entonces puede poner el mismo cuidado en ella también. 

Lord Dantalian puso su mano en su frente. Penosamente, Su Alteza raramente lograba ganarme en argumentos. Eso era porque yo solo luchaba cuando sabía que podía ganar.

No era necesario decir que, yo amaba como si estuviese luchando una guerra. 

Fuese una relación o una guerra, era una regla luchar solo después que uno hubiese asegurado la victoria. Usted fue descuidado, Su Alteza.

—…si. si soy el padre y Lapis es la madre, entonces ¿eso significaría Lady Farnesio es nuestra hija? No hay ley contra la conexión de un padre y un hijo, ¿cierto?

— De todas formas ella no es su verdadera hija, ¿por qué habría de importar eso?

— Cierto. Es cierto, ¿no es…?

Su Alteza se encogió. Su resistencia final fue pisoteada con facilidad y una bandera blanca se elevó desde el interior de la fortaleza. Luego de ver mi rostro, el cual se había refrescado por haber obtenido el sonido de victoria, por alguna razón, las comisuras de los labios de Su Alteza se torcieron.

— Lapis. Una hija ha sido formada abruptamente entre nosotros, ¿no es así?

—…así es.

Yo fui aprensiva.

Cada vez que Su Alteza colocaba ese tipo de expresión, un evento absurdo siempre se presentaba.

— Ya que una hija no puede hacerse sin contacto, parece que tenemos que tener sexo en este preciso instante.

—…ésta se disculpa, pero justo ahora, ¿esa orden no fue revertida un poco?

— No escucharé objeciones.

Su Alteza me levantó abruptamente y me sentó en una silla.

Mientras gritaba infantilmente ‘¡yah!’ como un niño travieso, Su Alteza me abrazó el cuerpo. 

Él realmente era una persona irrazonable.

— Su Alteza, la conferencia se llevará a cabo en una hora.

— Si estás decepcionada, entonces también está el sabor de terminar con esa falta de sensación.

— ¿La señorita no está dormida? Ésta siente preocupación de que se vaya a despertar por el ruido.

— Hacer lo posible por no ser descubierto también es un encanto. Ah, no te quites los calcetines. Extrañamente prefiero más cuando lo hago mientras los tienes puestos.

Esto estaba mal.

— Ésta debe decirlo de nuevo, pero la orden está mal. Una hija se hace luego del apareamiento, entonces ¿por qué uno tiene que aparearse luego que la hija ya está hecha?

— Jojo, orden, ¿no es así? Lapis, ¿todavía no lo sabes? Este en un país de humo donde todo está de cabeza. La gente habla en reversa, las palabras son pronunciadas al revés, y por eso, las relaciones humanas también están de cabeza. 

Su Alteza colocó su cabeza contra su pecho y sonrió.

— Repite después de mí: om-a, e-t, oy.

— ¿om-a, e-t, oy?

Era un galimatías.

— ¿Qué significa?

— Ahora dilo al revés. Así lo sabrás.

— om-a…

Traté de voltear cada palabra y pronunciarla en mi boca. Quería decir que si ordenabas ‘om-a, e-t, oy’, al revés decía: yo, t-e, a-mo.

Por eso… te amo…

Quedé estupefacta.

Y pensar que él haría una broma tan infantil.

Una niña, vendiendo flores por primera vez en las calles, probablemente resoplaría ante ese juego.

Mientras recibía toda mi mirada fría, Su Alteza me susurró al oído.

— A partir de ahora vamos a crear una guerra. Una guerra donde todo quedará de cabeza. La causa y el efecto serán invertidos, las voces se enredarán, y la gente quedará torcida. Los nobles serán campesinos, y los campesinos se convertirán en nobles. En ese mundo, Lapis, tú y yo nos elevaremos juntos hacia la cima.

—………

— Sin embargo, nuestro amor no cambiará. Incluso si el orden de nuestro amor llegase a ser revertido, seguiría siendo amor. ¿Podría creer en eso?

Todo esto era una excusa que Su Alteza estaba dando para dormir conmigo una vez más.

Sorprendente, Su Alteza. Maravilloso.

Un gran individuo que voltearía todo el mundo con el fin de tener sexo con una simple súcubo mestiza y de mente superficial, sin importar cuan antigua fuese la historia continental, probablemente solo Lord Dantalian existía como un individuo así.

Claro, lejos de eso, yo no me sentía muy impresionada que digamos.

— ¿…acaso no tiene pena por decir esas palabras con tanta imprudencia?

— ¿Pena? Hace tiempo que eché ese tipo de emoción a la basura.

— Por favor, vaya a ese bote de la basura y busque su personalidad que usted lanzó en él.

— Shh. Aunque en el interior te gusta, Lapis. Solo tratas de oponerte.

Querido Lord.

Yo estaba sin habla.

Si una persona descarada fuese inteligente, entonces con solo ver a Lord Dantalian yo podía comprender lo terriblemente narcisista llegaría a ser esa persona.

Con el fin de que Su Alteza recuperara los sentidos, él tenía que encontrarse con un individuo tan ridículo como él mismo.

He ahí donde estaba el problema. El mundo ya estaba manejando a Lord

Dantalian. Con solo eso, el mundo ya estaba quedándose sin espacio adicional. Elque dos personas iguales a Lord Dantalian existiesen, era una hipótesis totalmente suficiente para violar las leyes de la naturaleza.

— Huh…

Mientras abandonaba mi resistencia y calculaba lo que tenía que hacer con el fin de exprimir a Lord Dantalian, cubrí los ojos de Su Alteza con mi mano. Si no pensábamos llegar tarde a la reunión, entonces era necesario que nos apuráramos.

Pero estaba bien. A pesar de mi apariencia, la mitad de mi sangre pertenecía a un súcubo.

Yo soy una experta.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La conferencia había llegado a su fase final.

Aunque Paimon continuó promoviendo la prohibición de la guerra, había una clara falta de fuerza en su voz. Paimon probablemente también comprendía cómo la conclusión de la reunión iba a llegar a su fin. Su Alteza no salió de sus cabales para prevenir la voz de Paimon. Él simplemente la observó con ojos vacíos que parecían como si estuviesen maravillados de una pieza de arte.

…la mente de las personas naturalmente son reveladas por si solas, y lo que la gente expone por su cuenta es, claro está, su mente. Sin embargo, la mente que parecía de Su Alteza y la mente que él revelaba eran peculiares, por lo que ocasionalmente se me hacía difícil comprender su significado.

Su Alteza era dormir como un vago y drogarse durante toda la noche. También, Su Alteza era embellecer astutamente la guerra. La astucia se filtraba secretamente en la vagancia, y la vagancia residía indiscretamente dentro de la astucia. Cada vez que veía a Su Alteza, una única araña recuerdo a una araña venenosa con su cuerpo tendido sobre su telaraña y durmiendo vagamente. Para Su Alteza, todo el mundo era como una red, por eso, que él descansara pacíficamente significaba que él estaba cazando.

— ¿………?

Su Alteza de repente se volvió para mirarme. Ya que era percibida como una campesina, yo era incapaz de acercarme al centro de la sala de conferencias. Solo podía ver la reunión desde la distancia. En eso, Su Alteza movió sus labios.

No hubo sonido.

¿Qué tipo de juego podrá ser?

Era un comportamiento ofensivo hacia la sagrada Noche de Walpurgis. Era inexcusable. En eso me dio un ligero dolor de cabeza.

A través de la lectura labial, leí cada palabra que fueron creadas por los labios de Lord Dantalian pero no pronunciada: “¿z-ev, ar-to, im, rop, et-si-ac? ¿…osorb-mo-sa, y-os, on?”.

No establecía una frase.

No era el Lenguaje de Habsburgo ni Franconio. ¿De qué lenguaje venia…? Eso no lo sabía… no, un momento. Su Alteza era el tipo de persona que usaría la misma broma todos los días. Si yo la leyese al revés como lo hice antes, entonces tendría sentido: “¿z-ev, ar-to, im, rop, et-si-ac? ¿…os-orb-mo-sa, y-os, on?”. Si la leyese

al contrario, entonces…

“¿No soy asombroso…? ¿Caíste por mi otra vez?”.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mientras experimentaba mi mirada tornarse delgada como un pez putrefacto en tiempo real, moví mis labios.

Mátese de una vez, por favor.

Las bromas continuaron hasta el amanecer. A las cuatro de la mañana fue cuando los Lores Demonio finalmente votaron en si irían a la guerra o no. Este fue el resultado exacto.

Total de participantes en la reunión: 63 personas.

Cantidad de ‘Si’ a la guerra: 38 votos.

Cantidad de ‘No’ a la guerra: 21 votos.

Abstenciones: 4 personas.

Ya que los votos aprobatorios eran más de la mitad de la cantidad total de participantes, la guerra estaba determinada. Todo estaba fluyendo en dirección en la que Lord Dantalian lo deseaba. El 1º Lord Demonio, Baal; el 2º Lord Demonio, Agares; y el 3º Lord Demonio Vassago no participaron en esta reunión, por lo que la decisión de guerra pudo considerarse que tenía que ser manejada con más
rapidez que cautela, pero… ¿cuál era el problema?

No hubo fallo de acuerdo a la ley.

Ahora podríamos llevar la guerra a cabo de forma legítima. Si me tocase especular que la función de la guerra era matar a los humanos, entonces, justo ahora, a través de la conferencia de hace unos segundos, se nos presentaban los derechos de asesinar a los humanos legítimamente. El límite legal e ilegal trazado en la muerte, el cual fue hecho debido a que las personas quedaban insatisfechas luego de preocuparse con las leyes legales e ilegales en la vida, era hilarante. Era la broma más divertida que había oído en todo el año. Seguramente Su Alteza Dantalian estaba riéndose a carcajadas por dentro.

- ¿Cando deberíamos enseñarles la lección a los humanos?

- Debería ser suficiente comenzar a moverse cuando el frio disminuya un poco para el tercer mes.

- Una vez que les tomemos una cantidad justa, los humanos quedaran en shock y bajaran sus cuerpos por su propia cuenta. Convocaré una reunión de razas y le informaré a los más jóvenes.

- Ha pasado bastante tiempo desde que me calenté.

Las complexiones de los Lores Demonio eran ligeras.

Estaba claro. Aquí nadie estaba interpretando esta resolución de guerra a gran escala. Ellos estaban mirándolo como una simple guerra para saquear. Y esto se refería solo a la Facción de las Llanuras. La Facción Montañosa había tomado esto como una pequeña lucha dentro de los asuntos diplomáticos. Estaban discutiendo seriamente el tema de enviar un mensajero al imperio y al reino para amonestar a los humanos por su perversidad. Era una comedia.

Que fácil escupían sus palabras.

Qué fatal era para un individuo decidir en una guerra, donde la gente asesinaba y era asesinada por los demás, solo con palabras.

Esas personas no tendrían que soportar esa responsabilidad por su cuenta.

Entre los Lores Demonio, solo Paimon tuvo una complexión oscura hasta el final.

Tras ver los resultados de la votación, Paimon se lamentó por un largo periodo de tiempo. Ella aclaró su garganta. La advertencia que ella dejó permaneció en el techo e hizo eco por todo el lugar.

- Cuándo comenzará la guerra y de dónde vendrá, es algo que no sabemos. Ya que no sabemos cuándo se iniciará, no sabremos cuándo terminará. Ya que no sabemos de dónde vendrá la guerra, no sabremos a dónde irá con el fin de terminar. Señores, ¿no se sienten confundidos? Esta dama se siente incómoda. No debería ser posible cubrir el peso de las vidas con la ligereza de las palabras, y aun así, esta dama se preocupa por una cosa. Que nuestros soldados tengan que soportar ese peso debido a nuestra frivolidad…

Luego de decidir reunirse en las Planicies de Yotvingios5 en el 15º día del

segundo mes para avanzar juntos, la reunión terminó.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Lord Demonio más Débil, Dantalian. 71º Rango.
Calendario Imperial: Año 1505, Mes 12, Día 7.
Palacio de los Gobernadores, Niflheim

La conferencia se dispersó.

Esperé que todos salieran.

Mientras miraba el oscuro tejado, residí en las palabras que Paimon dijo. Los lamentos de Paimon sobre el desconocimiento del origen y destino de la guerra, era honestamente magnifico. Mientras los demás Lores Demonio trataban de abrirse paso entre la nube de humo que Barbatos y yo esparcimos, Paimon estaba preocupada por el origen de ese humo. Fue solo ella. La única persona que trató
de mirar por encima del humo.

La sala de conferencias estaba vacía. Los sirvientes apagaron las velas. Se sentía como si yo estaba por mi cuenta en el ‘detrás de escena’ de un salón de presentaciones donde los actores han dejado a la audiencia y se han ido.

- Lo siento… lo siento…

Ahora que lo pienso.

Incluso durante el tiempo en el que ella colapsó tras recibir mi represalia en este salón, Paimon se disculpó con exagerada sinceridad. La 9º mujer se disculpó ante el 71º hombre, es decir, yo. Temí repentina y lucidamente que ella pudiese disculparse con sinceridad y lamentarlo con honestidad. Paimon probablemente no cometería el mismo error dos veces.

Cruzando la vacía sala de conferencias, Lapis se me acercó a un lado, y me preguntó:

— ¿Qué está haciendo, Su Alteza?

— Me preocupa si tendré que asesinar a un individuo.

— No será algo fácil.

Lapis respondió con calma. No había señales de estar sorprendida por lo que decía. Ella ni siquiera preguntó por la persona que yo estaba considerando asesinar. Sabía que Lapis estaba contemplando en su mente lo mismo que yo.

— Sitri siempre está de parte de esa persona.

— ¿Sitri?

— La 12º Lord Demonio. Si uno fuese a posicionarlos por fuerza personal, entonces, el más poderoso seria Agares, seguido estaría la 8º, Barbatos, y en tercer lugar estaría Sitri. Ya que ella siempre sigue a esa persona como si fuese una hermana mayor y no la deja sola ni un momento, sería difícil lograr el
asesinato.

— Ahh.

Recordé el evento del pasado. El momento en el que Paimon había caído tras recibir mi contrataque, estaba una chica Lord Demonio quien la apoyó y se fue.

No pude ver su rostro, pero ella debía haber sido Sitri.

Y luego recordé a Torukel. El viejo goblin comerciante Torukel. Regresando a ello, ¿ese mercante no cometió suicidio también para proteger a Paimon? En eso dejé escapar un extenso graznido.

— ¿Ah, sí? Paimon está bendecida con la gente, ya veo. Sus leales súbditos la protegen formando una muralla, por lo que sería difícil atravesarla desde fuera. Ya que ella es una individua que se preocupa, incluso, por las fogatas encendidas por los soldados, sería un grupo.

— ¿Lo dejará ser?

— Aun no puedo ver los medios. La lealtad no se forma por si sola. Hay leales a Paimon porque es capaz de llenar algo que ellos son incapaces de llenar solos. Debo descubrir qué es lo que Paimon les provee…

Lapis se apoyó sobre una rodilla. Ella gentilmente inclinó su cabeza contra mi pierna. En el centro de esa vacía sala de conferencias, sentimos silenciosamente el silencio del otro.

De repente, habiendo unas ganas de tener contacto, presioné mis labios contra los de Lapis. No importa como lo vieses, una hora no era suficiente. Ahora que la conferencia había terminado, quería llenar esa sensación faltante que había quedado antes de que se iniciara la conferencia. Lapis exhaló.

— Su Alteza. Este es un lugar sagrado…

— ¿Eso no lo hace mejor?

Era una ubicación sagrada a la que solo los Lores Demonio podían asistir y Lapis era una campesina.
Debido a mi cruel broma de sugerir ensuciar el área más divina con la ofensa de una campesina, Lapis cerró su boca. Éramos cómplices.

Amantes que fueron heridos por el mundo, llevando esas cicatrices y compartiéndolas mutuamente, pero no había necesidad de eso para los amantes que trataban de dañar el mundo. Dentro de las brechas de nuestras carnes entrelazadas, el sonido de la respiración se enterró profundamente.

-………………

-………………

Frotamos nuestras pieles tanto como pudimos y superpusimos la piel del otro lo más amplio posible. Incluso reprimimos nuestros sonidos tanto como nos fue posible. Cuando los gritos de ambos se escapaban de vez en cuando, el sonido llegaba tan alto como en el techo. A través de la noche una ventisca rugió fuera de la ventana. Se sentía como la nieve estaba cubriendo los campos agrietados que eran especialmente áridos. Las heridas de la tierra serian enterradas bajo la nieve.

Al amanecer, el sonido de la nieve había cesado en el mundo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                               Capitulo siguiente

2 comentarios:

Busqueda por fecha