Novelas ligeras en español

sábado, 11 de febrero de 2017

Kujibiki Tokushou Musou Hāremu ken capitulo 16

[¡¡Alteza!!]

Gritó Fortis con una voz desesperada.

Helen miró hacia arriba.

Su sonrisa desapareció y su cara se puso blanca.

Yo también miré hacia arriba.

Las flechas caían como si fueran una lluvia. Podıá ver a las tropas enemigas con los
arcos preparados.

Estaba claro que se habían concentrado en un solo objetivo. Probablemente porque pudieron ver a la princesa Helen, dispararon.

[¡¡¡Fu!!!]

Movı́la espada demoníaca, bloqueando todas las lechas que iban a dar a Helen.

Caían sin parar, pero yo las bloqueé todas y cada una de ellas. Ignoré las que obviamente no estaban bien direccionadas.

Se clavaron en el suelo. Alrededor de mí y de Helen se formó un misterioso círculo de ‘seguridad’.

[Increíble……]

[Qué habilidad con la espada.]

Helen y Fortis estaban atónitos.

Más flechas volaron, esta vez, la princesa Helena se dio la vuelta‐‐‐‐ dio la espalda a las lechas, pero yo bloqueé todo lo que caía.

[Ahora que estoy aquí, no habrá ningún problema.]

[Sí……]

Helen volvió a sonreír.

Um, eso está mejor.

Pero esta vez, sus colores cambiaron al mirarme a mí.

[¿Esa espada… es Eleanor?]

[¡¡¿Qué?!!]

Al decir eso, Fortis abrió los ojos de par en par, casi se le salían de las órbitas. Los dos se quedaron mirando la espada demoníaca que sostenıá.

[Eleanor… ¿Te refieres a esto?]

[Espada Demoníaca Eleanor. Posee la mente y debilita el alma, la legendaria Espada Demoníaca.]

[Esa forma y aura ominosa. Sin lugar a dudas es Eleanor. ¡¡Por favor aléjese su alteza!!]

Fortis se puso entre Helen y yo.

……Um, correcto. El conocimiento es corrector, y el movimiento de Fortis como caballero defendiendo a su princesa también lo es.

Es un poco triste pero no puedo evitarlo ya que ni yo se porque estoy bien a pesar de sostenerla, pero ser tratado ası́ me hace sentir un poco triste.

Pero cuando iba a explicar el malentendido

[¡¡Fortis‐sama!!]

Esta vez la voz de un soldado llegó. Era la de un soldado que estaba en lo alto de la torre vigía.

[¡¡¿Qué ha pasado?!!]

[Por el frente, los refuerzos enemigos han llegado.]

[Hay más viniendo eh… ¿Cuántos son?]

[¡Son unos mil!]

[¡¡Mil!! Maldito Kiril traidor, ha dirigido a casi todas las tropas aquı́ eh. Tanto quieres la vida de la princesa eh.]

Dijo Fortis maldiciendo.

Yo recomendé.

[Salgamos de aquı́ cuanto antes.]

[Sı́ tienes razón. Yo me quedaré en la retaguardia, tu debes coger a la princesa Helen
y cor...]

[Antes de eso, ¿Cuántos soldados nos quedan?]

Interrumpı́las palabras de Fortis.

[Cincuenta como mucho……]

Cincuenta hombres eh, si sólo hay esos puede que funcione. Si no, dividiéndoles podrıá funcionar.

[¿Puedes traer a todos aquí? ]

[Qué vas a hacer.]

[No te preocupes date prisa.]

Le dije que se diera prisa, pero Fortis no se movió.

¿Está titubeando de nuevo? Qué está haciendo, no hay tiempo para eso.

[Fo...]

[Fortis. Haz lo que dice Kakeru‐sama.]

[¡……Ha!]

Dijo la princesa Helen. Entonces Fortis a regañadientes siguió la orden, ordenó que los soldados se reunieran.

Vaciando las puertas del fuerte, el último soldado llegó y todos estaban preparados. Saqué la Pluma de Teletransporte.

[De acuerdo, vámonos.]

[Qué est...]

Preguntó Fortis, pero le ignoré.

Me acordé de un lugar en el camino antes de llegar aquí. El pueblo más cercano sin enemigos, ‘Volvemos juntos hasta Euboia’.

El paisaje cambió, y ahı́ estaba Euboia.

Miré a mi alrededor.

La princesa Helen estaba aquí, también Fortis y los soldados que tenían heridas por todos sus cuerpos también.

Los traje a todos, ha sido un éxito.

[¡Qué! Esto es… ¡¡¿Euboia dices?!!]

[¿Qué ha pasado…?]

[Lo explicaré más tarde. Antes de nada, hemos venido hasta aquı́ pero, ¿Estaremos a salvo?]

Para asegurarme le pregunté a Fortis.

[S‐sí. No creo que pase nada aquí.]

[En ese caso, te dejaré al cargo aquí.]

[¿Al cargo? A dónde vas.]

[Princesa Helen, me iré un momento.]

[Por favor ten buena suerte.]

Respondió la princesa inmediatamente.

Parece ser, que ella sabía lo que iba a hacer.

Usé la Pluma de Teletransporte y volvı́al fuerte.

[No hay nadie aquí, ¡¡Qué está pasando!!]

[¡¡Sólo hay cadáveres aquí!!]

[Cómo puede ser, deberían de haber estado aquí hace un momento.]

Para asegurarme, me transporté a un escondrijo que habıá preparado.

Desde ahı́ puedo escuchar a hombres gritar.

Todo iba hasta que entraron juntos en el endeble fuerte, pero al parecer se sorprendieron al ver que no habıá ningún ser humano vivo dentro, ni uno solo.

[Bueno, hagámoslo.]

{¿Hacer qué}

[La princesa Helen ya está a salvo, ası́ que pensé atacarles desde aquí.]

{Tú, solo eh}

[Sí, Fortis parecıá cansado y además sus subordinados estaban llenos de heridas por todas partes. Ası́que es mejor si lo hago solo ¿Cierto?]

Esa era mi excusa, pero mi verdadero motivo es...

{Mira que decir esas cosas, ¿Tú sólo quieres hacer que la princesa Helen vea que eres un tipo duro no?}

La espada demoníaca lo adivinó perfectamente.

[……Puedes leer mentes.]

{Por cómo te comportas, cualquiera se hubiera dado cuenta.}

……Bueno eso es verdad.

{Eso es, tipo duro.}

Se burló de mı.́

Un poco molesto, salı́ de la sombra con la espada demoníaca al hombro.

[¡¡!! ¡¡Hay uno aquı!́! ]

Fui encontrado por un soldado que estaba buscando, y gritó a pleno pulmón.

Los enemigos cercanos se acercaron.

Si lo recuerdo correctamente, debe de haber unos mil por lo que estaban diciendo.

Es la primera vez que voy a luchar contra tantos. Hasta ahora como mucho había luchado contra el ejército no muerto invocado por la espada demoníaca, esos fueron unos cientos, ahora son diez veces más eh.

Haré lo que pueda, si no doy a vasto, saldré de aquı́ teletransportándome.

[Ahh, no.]

Cambié de parecer.

Saqué la pluma de teletransporte.

Me teletransporté detrás del enemigo.

Lo corté por la espalda desde sus hombros.

Sin mostrar resistencia cayó al suelo.

Hay otro a mi lado. Parecıá sorprendido de lo que habıá ocurrido, me transporté a su espalda y le corté.

Teletransporte y Corte.

{Vaya forma más espantosa de luchar.}

Dijo la espada demonıá ca en mi cabeza, pero contraria a sus palabras, parecıá como si se lo estuviera pasando bien.

Me reı́ con una sonrisa, y fui a por los enemigos otra vez.

Los corté de frente.

Parando sus golpes contraataqué con un corte.

Me transporté y les corté la espalda.

Moviendo la espada demoníaca, corté todo lo que había en mi camino.

Corté, corté, corté y corté

[¡¡Ooooooooooooo!!]

Un soldado me saltó por detrás. Como eso pasó tan repentinamente, fui tirado al suelo por el impulso.

[Con est... ¡¡Ghoa!!]

Tirado en el suelo intenté levantarme pero el siguiente soldado saltó.

Un soldado saltó sobre otro soldado, que saltó sobre otro soldado que habıá saltado sobre otro soldado.

Mucha gente sin parar se fueron tirando sobre mı́ formando una pequeña montaña.

[¡¡Ahora es nuestra oportunidad!!]

[Qué alguien se encargue de este tipo.]

Fui retenido contra el suelo completamente, incluso con mi fuerza no podıá moverme ni tampoco ponerme de pie.

Un soldado diferente se acercó y lanzó su lanza hacia mi cabeza.

Estoy en un aprieto.

O lo hubiera estado hasta ayer.

Usé la Pluma de Teletransporte.

Dejando la montaña de soldados detrás, me transporté un metro hacia un lado.

Me levanté lentamente. Como si nada hubiera pasado.

Volvı́a empuñar la espada demoníaca y la movı́ hacia abajo sobre la montaña de humanos.

La montaña fue cortada por la mitad.

[Q‐qué es él…]

[M‐monstruo.]

[Cómo puedo luchar contra algo ası.́]

Al ver eso, muchos soldados perdieron sus ganas de luchar y salieron corriendo. Corté aquellos que se me acercaron, y dejé atrás a los que no tenían voluntad de seguir luchando.

[Maldita sea, ¡¡Moveos!!]

Un poco más tarde, un hombre empujó a los soldados que estaban en medio y apareció delante de mí.

Su apariencia era diferente a la de los otros soldados, su armadura era espléndida ¿Es el comandante?

[Quien eres.]

[Mi nombre es Kiril Slavic. ¡Quién demonios eres tú! A dónde ha ido Helen.]

El hombre se llamó a sı́mismo Kiril. Recuerdo ese nombre.

[Tu eres Kiril uh, el que traicionó a la princesa Helen.]

[Y qué.]

[No, no importa realmente.]

No importa pero

*¡¡Zashun!!*

Movı́la espada demonıá ca horizontalmente, y la cabeza de Kiril voló.

[Que hay una razón más para no dejarte con vida.]

Cuando Kiril murió los soldados entraron en pánico y salieron corriendo de allí.

Después de que acabara de salir toda la sangre y formara un charco delante del fuerte, usando el teletransporte traje de vuelta la cabeza de Kiril y se la di a Fortis. Fortis estaba muy sorprendido y me preguntó cómo lo hice.

Corté, corté y corté mucho, eso fue literalmente lo que pasó, ası́que eso le contesté. Fortis estaba súper sorprendido.

Eso no importaba.

Lo que quiero decir, es que sentía como si mi estómago estuviera revuelto desde hace un rato. Qué es esto.

[Creo]

[¿Eh?]

Con un repentino tono serio, miré a Fortis.

[Mis subordinados, los que han vuelto del campo de batalla por primera vez, a veces decían: ‘Si tu corazón no puede soportarlo, ve y abraza a una mujer’.]

[…]

Al ver que no contestaba, Fortis se fue sin decir nada. Entendı́ lo que querıá decir y también entendı́que era lo que me hacıá sentir mareado.

Hay palabras que se escuchan a menudo.

Apacigua tu sed. Dicen.

Lo que significa que esta sensación es algo parecido, entendı́ qué era lo que necesitaba apaciguar.

Es una molestia que me hubiera callado pero estaba agradecido de que me lo haya hecho saber.

Vamos a *MofuMofu*.

Voy a *MofuMofu* con Miu, voy a hacerle *MofuMofu* intensamente hasta el amanecer.

Deberıá de desaparecer con eso.

Cogı́la Pluma de Teletransporte y traté de saltar a la mansión.

[Kakeru‐sama]

Escuché la voz de Helen. Miré hacia donde ella venía.

[Qué bien que estés a salvo.]

[Um]

[Oh, una herida en tu cara.]

[¿Eh?]

Toqué mi cara, el lugar donde me toqué me dolió un poco.

No deberıá de hacer recibido ningún ataque… a lo mejor fue cuando me aplastaron contra el suelo.

La princesa Helen sacó un pañuelo y limpió mi cara.

Podıá sentir su calidez a través del pañuelo. Su olor deleitó mi nariz.

La sensación extraña... mi sed.

Después de que me limpiara se quedó mirando mi cara.

Me miró fijamente... entonces cerró sus ojos lentamente. Puse mis manos sobre sus delicados hombros y...

Besé a Helen.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                           Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Busqueda por fecha