Novelas ligeras en español

sábado, 4 de febrero de 2017

Takarakuji de 40-Oku Atattandakedo Isekai ni Ijuu Suru capitulo 21

– Woah. Así que esta es una moneda de plata de 100 Ar. Es la primera vez que veo una. (Myura)

Acosado por Myura, quien quería ver la moneda de plata de 100 Ar, Kazura le dio una moneda de plata de las 25 monedas de plata que recibió de la anciana.

Las monedas de plata de 100 Ar son redondas y más grande si se compara con una moneda de cobre de 1 Ar y 10 Ar. El material es de plata y estaba bien detallada.

Cuando Myura recibió la moneda de plata, jugó con ella mientras la golpeaba o mordía para ver que tan dura era.

Kazura miró a Myura con una mirada lateral y entonces comenzó a hablar con la anciana, esta veía la luz refractada del crital rojo que había recibido hace un momento con una expresión seria.

– Entonces, señora. Tengo una propuesta para ti. (Kazura)

– Ah. No diré de quien compré esto a nadie, y además tampoco preguntaré donde lo obtuviste. Si hay una proxima vez y el precio es apropiado, compraré cualquier mercancía que traigas. (Anciana)

– …Cambias rápido, ya veo… (Kazura)

La anciana, que todavía seguía mirando el cristal rojo, hablaba con un tono indiferente, como si comprendiera lo que Kazura quería hablar.

Kazura se sorprendió un poco por su comentario ya que aún no le había dicho su propuesta, pero el contenido de su propuesta era lo que la anciana había dicho. Él apreció que la conversación terminara rápido.

– Cuando sacaste la pieda de la bolsa, tomaste tiempo para elegir, ¿cierto? ¿Trajiste algo más? Al igual que las ocarinas de antes, llevas mercacías muy caras con la apariencia de un aldeano común, no creo que las hayas obtenido por métodos apropiados, ¿cierto? (Anciana)

– No, no los conseguí ilegalmente… (Kazura)

Al escuchar a la anciana hablar como si fuera un ladrón y que había estado robando en algún lugar, Kazura se preocupó.

– Ah… Particularmente no me importa dónde está tu fuente. Mientras yo obtenga un beneficio, no se lo diré a los otros. (Anciana)

Así que la vieja dijo, mientras cambiaba su mirada del cristal rojo a Kazura y sonreía ampliamente.

Kazura se ofendió por ser juzgado como un villano. El otro lado ni siquiera quería oírlo en absoluto y así no pudo corregir el malentendido.

Sobre los cristales rojos y las ocarinas que trajo, que podrían venderse en un gran precio, será muy visible si los vende en cualquier lugar, así que originalmente si era posible, quería venderlo todo en un solo lugar.

Esta anciana le engañó con el precio de venta (las ocarinas), aunque ahora tiene una percepción de riesgo, pero es bueno que lo hayan traicionado y ahora pueda reflexionar sobre su pensamiento optimista que tenía hasta ahora.

“Es así”

Kazura dio una respuesta adecuada, la anciana puso el cristal rojo en el estante que estaba cerca y volvió hacia él.

– Entonces, la mercancía que trajo en esa bola, ¿también quieres venderlas? No te engañaré más, así que puedes relajarte. (Anciana)

Ella dijo eso mientras frotraba sus manos y volvía a sonreir. Kazura soltó un suspiro.

– Es lamentable, ya que le traje todo esto hoy. Incluso si traje las mercancías, si se acaban, ¿no significaría que soy un idiota? (Kazura)

– Oh ho, me alegro que lo entiendas. Es bueno si no eres un completo idiota. (Anciana)

Al escuchar la respuesta de Kazura, la anciana respondió sonriendo, sin embargo, ella continuó hablando.

– Estás muy indefenso en todo. No sé si era suerte o no, pero es bueno que la primera tienda en la que entraste fuera la mia. Si sacaras esa joya costosa vistiendo como un aldeano común en otra tienda, se sospecharía que es algo robado, y llamarían a los guardias. Eso no será divertido. Si lo sacaras en una tienda que es administrada por un miembro de la familia del funcionario del gobierno, entonces estarás acabado. En esta ciudad hay un montón de funcionarios del gobierno molestos. (Anciana)

– …Gracias por el consejo. (Kazura)

Aunque es molesto ser acosejado por la persona que te engañó, es algo bueno para Kazura.

Kazura se sintió desanimado y dejó caer sus hombros. La anciana, quien miraba su condición, suspiró un momento antes de llamar al interior de la tienda.

– Jou-chan, si no usas mi llave no puedes abrir esa estantería. Incluso si no la comparas con la moneda de plata de 100 Ar en esa estantería, las monedas de plata que le di a él son genuinas, así que no tienes que preocuparte. (Anciana)

Al escuchar las palabras de la anciana, Kazura se sorprendió y miró el interior de la tienda. Sin que nadie fuera conscientes de ello, Myura se trasladó al interior de la tienda y estaba tratando de tirar del mango de la estantería de donde la anciana sacó el dinero.

Myura, quien se sorprendió por la llamada de las ancianas, sacudió momentáneamente sus hombros, pero aún como si tuviera dudas sobre si la moneda de 100 Ar era real, miró a la anciana con una mirada dudoda.

Su expresión juguetona, que había demostrado cuando miraba el interior de la tienda, experimentó un cambio completo en una mirada de hostilidad hacia la anciana. Incluso Kazura estaba un poco sorprendido de Myura.

La anciana sacudió la cabeza insatisfecha, y luego sacó una llave del bolsillo de su pecho. Era la llave del estante que Myura estaba tratando de abrir.

– Comprueba hasta que estés satisfecha. Juro por Greisiore-sama que no es dinero falso. (Anciana)

Tan pronto como la anciana dijo eso, Myura inmediatamente comenzó a comparar la moneda de plata de 100 Ar en su mano con las monedas dentro de la estantería.

La anciana prestó suma atención a Myura quien comparaba las monedas de plata.

– Caramba, esta Jou-chan es realmente buena. ¡Necesitas ser más como ella! (Anciana)

Ella comentó mientras le daba una cachetada a Kazura.

– Lo grabaré en mi corazón… (Kazura)

Kazura respondió un poco atontado.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

– Odio a esa obaa-san. ¡No puedo creer que se atreviera a engañar a Kazura-sama! (Myura)

Después de dejar la tienda de la anciana, con una expresión descontenta en su rostro, Myura soltó esas palabras.

Mientras Myura comprobaba las monedas de plata hasta que estvo satisfecha, Kazura compró los clavos en esa tienda. Tal vez porque Myura la miraba con desagrado, la anciana se sentía incomoda, así que le vendió 200 clavos por 40 Ar mientrás decía “Espero una buena cooperación a partir de ahora.”

Ella también fue al interior de la tienda y trajo una pequeña bolsa de tela con dulces horneados de legumbres, aunque ella lo presentó con la intención de calmar el temperamento de Myura, al final no fue muy eficaz.

Aunque Myra estaba disgustada, recibió con firmeza los dulces horneados.

– Sí, no es bueno engañar a la gente. También tengo la culpa porque no hice nada al respecto. (Kazura)

– No es culpa de Kazura-sama. ¡La culpable es la obaa-san que engañó Kazura-sama! (Myura)

Myura realmente no podía perdonarla por engañar a Kazura, ella miró a Kazura con ojos llorosos.

Cuando Kazura calmó a la frustada Myura, en su campo de visión vio la figura de Lodurr y Tana que se acercaban hacia él.

En lugar de leña o piel, él llevaba una bolsa de tela. Parece que habían terminado sus negocios.

– Ow, Myra-chan, tu padre y tu madre están allí. Parece que han terminado sus tareas. (Kazura)

Después de que Kazura dijo eso, la tristeza en la cara de Myura hizo un cambio completo a una expresión alegre.

– Ah, ¡es cierto! ¡Pa~dre, Ma~dre! (Myura)

Ella corrió mientras llamaba a sus padres con fuerte voz.

Kazura estaba agradecido por su repentina aparición. Caminó para seguir a Myura, pero de pronto alguien apareció a su lado y estrelló la cabeza contra la nariz de Kazura. Él cayó de espalda debido al impacto.

– Ouch… (Kazura)

– ¡Lo siento mucho! No estaba mirando hacia adelante… Me duele…- (Sirvienta Misteriosa)

– ¡Espera un momento Ayla, ¿qué has hecho?! (Chica rica misteriosa)

Kazura estaba sosteniendo su nariz lastimada mientras miraba de donde vino la voz de una mujer joven en traje de sirvienta que estaba frotando su cabeza y gimiendo de dolor. A su lado había una chica hermosa, que llevaba un vestido blanco de alta calidad, con una expresión nerviosa mientras corría a la ubicación de Kazura.

– ¡Por favor perdone lo que mi compañera le ha hecho! Ella estaba mirando a un niño que estaba corriendo, así que chocó contigo señor… ¿Estás bien? (Chica rica misteriosa)

– ¿Eh? Ah, no, estoy bien así que no tienes que preocuparte por eso. (Kazura)

Sin preocuparse de que el dobladillo de su vestido se ensuciara, la chica se agachó en ese lugar con una expresión de profunda preocupación en su rostro y puso su mano en su hombro. Kazura se quedó perplejo con ella.

Con un juicio rápido, en comparación con las otras personas en el área, su atuendo era de mayor calidad, incluso estaba acompañada por una asistente.

Ella debe tener un alto estatus, por lo que cuidar de una persona humilde como él fue algo sorprendente. Además la chica era una extraordinaria belleza, por supuesto Kazura se avergonzó.

– El contenido de tu equipaje se salió. Ayla, ayuda a recogerlo. (Chica rica misteriosa)

– S-Sí, lo siento mucho. (Ayla)

Al escuchar lo que la chica dijo, Kazura miró el suelo y se puso pálido. Cuando cayó de espaldas, la bolsa se abrió y varios de su contenido se cayeron al suelo.

Sin embargo, lo que salió de la bolsa eran mercancías que almacenó deliberadamente en la parte superior de la bolsa, por si acaso alguien la inspeccionaba.

Así que era mercancía ordinaria como el pote de bronce o la taza de cobre. Las cosas que había traido de Japón como comida enlatada o la linterna, las colocó en el fondo de la bolsa, así que ninguna se cayó.

Kazura agarró el contenido que cayó de la bolsa con prisa y puso las cosas que las chicas recogieron rápidamente en su bolsa.

– Ara, hay algo debajo de mis zapatos… (Chica rica misteriosa)

Cuando Kazura respiró aliviado después de poner a toda prisa el contenido en la bolsa, la chica se agachó y recogió algo cerca de su pie.

…Era un encendedor.

– ¡L-Lo siento! Eso también es mío.

– Ah, ¿es así? Entonces te lo devolveré… Ara, ¿qué es esto…? (Chica rica misteriosa)

Cuando la chica se lo iba a entregar a Kazura, corrió la extraña abolladura (el interruptor del encendedor). Se encendió espléndidamente.

Es un encendedor de un botón, la salida termal era fuerte puesto que se maximiza para encender la leña, así que el fuego que vino de ella tenía un tamaño bastante grande.

La chica se sorprendió por el fuego que salió, ella sacó su mano con sorpresa y dejó caer el encendedor.

La chica con el uniforme de sirvienta – Ayla – también se sorprendió por el fuego que salió del encendedor.

– ¡Lieze-sama! (Ayla)

Había varias personas que curiosamente veían al grupo de Kazura a la distancia, y en el medio, dos jovenes de aspecto común llegaron rápidamente a donde estaba Lieze quien aún estaba sorprendida. Aunque estaban dentro de la ciudad, llevaban una espada en la cintura.

– Lieze-sama, ¿estás bien? (Hombre A)

– ¡¿Eh?! El fuego de ahora… (Lieze)

– ¡Tú bastado, qué hiciste! ¡No te muevas! (Hombre B)

Kazura trató de recoger el encendedor que la chica, Lieze, había tirado al suelo por la sorpresa, pero uno de los hombres de inmediato torció su brazo y lo frenó.

Quizás, estos hombres eran los guardias de Lieze que la siguieron en secreto.

– ¡Ouch! N-No estoy haciendo nada. ¡Es verdad! (Kazura)

Justo como lo había esperado, ella era una noble de alto estatus. Kazura trató de dar una explicación mientras maldecía su suerte. Si hubiera recogido el encendedor, no hubiera terminado así.

Deseaba no ser tratado como un criminal, si lo hiciera entonces ciertamente inspeccionaría su pertenencia y luego sería llevado a custodia y seria seriamente interrogado.

‘Adiós a mi vida relajada en la aldea de otro mundo’. Kazura se estaba ahogando en su pesimismo, cuando Lodurr y los otros llegaron detrás de Lieze.

– Ummm, ¿mi compañero ha hecho algo? (Lodurr)

Lodurr gritó al hombre que torcía la mano de Kazura, entonces el hombre lo fulminó con su mirada.

– ¿Qué? Así que son sus amigos, ¿huh? Este chico trató de hacerle daño a la hija de Nelson-sama, Lieze-sama. ¡Todos ustedes tienen que ser investigados, así que tienen que venir a la sala de guardia! (Hombre B)

– ¡Espera un momento! ¡Esta persona no me hizo nada! (Lieze)

– E-Es cierto, originalmente fue mi culpa haberme golpeado con él, ¡esta persona no hizo nada! (Ayla)

Aunque Lodurr se sorprendió por un momento cuando escuchó la palabra “hija de Nelson-sama”, inmediatamente inclinó la cabeza y se disculpó.

Kazura también inclinó la cabeza y se disculpó, a pesar de que era difícil de hacer ya que su mano estaba restringida.

Aun así, sus dos disculpas fueron pasadas por alto. El hombre incluso sacó una cuerda de su cintura e intentó retener a Lodurr y al grupo que todavía trataba de persuadirlos sin éxito. Al ver esto, Lieze y Ayla se abrieron paso en pánico.

Hasta ahora, Lieze de alguna manera u otra conocía al soldado de su padre que la estaba observando, pero ésta era la primera vez que se habían mostrado personalmente.

– Sin embargo… (Hombre B)

– ¡Suelta a ese hombre! ¡No me hagas decirlo dos veces! (Lieze)

– …¡Comprendo! (Hombre B)

Lieze le ordenó de una manera imponente, el hombre renuente liberó la mano restringida de Kazura.

Lodurr viendo que Kazura había sido liberado, se inclinó profundamente. Kazura y los otros siguieron la acción de Lodurr y se inclinaron ante Lieze.

– Lieze-sama, muchas gracias. Con esto, nos despedimos, por favor disculpe. (Lodurr)

– ¡Ah! Por favor espera. La cosa que lanza fuego de ahora… A-are? (Lieze)

Lieze quería preguntar por el encendedor que dejó caer el grupo de Kazura y por eso buscó en sus pies, pero el encendedor no se encontró en ninguna parte.

Para la confusa Lieze, Lodurr una vez más la llamó para pedir disculpas, y luego empujó la espalda de Kazura y caminó hacia la salida de la plaza.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

– Kazura-sama. (Myura)

Cuando se separó del grupo de Lieze hasta cierto punto, Myura le mostró algo a Kazura. En su palma estaba el encendedor.

Cuando estaban discutiendo con el grupo de Lieze, Myura tomó cautelosamente el encendedor que cayó al suelo.

Kazura lo confirmó con una mirada de lado, y luego recibió el encendedor de Myura antes de volver a ponerlo dentro de la bolsa.

– Gracias. Realmente me ayudaste. (Kazura)

Dijo Kazura mientras acariciaba la cabeza de Myura.

Myura quien recibía unas palmaditas en la cabeza, respondió encantadoramente;

– ¡Sí! (Myura)

Entonces una vez más volvió a sostener la mano de Kazura con satisfacción.

– Eso realmente fue peligroso, si no fuera por la bondad de Lieze-sama, ¿qué habría sido de nosotros? (Lodurr)

– Lieze-sama… hace poco tiempo, el hombre que torció mi brazo dijo que ella es la hija de Nelson-sama, ¿verdad? (Kazura)

Kazura le preguntó a Lodurr quien se sentía aliviado, él respondió asintiendo.

– Aunque Lieze-sama todavía es joven, había oído rumores sobre ella que es realmente amable y benevolente con plebeyos como nosotros. Pero después de verla directamente, realmente es como se describe en los rumores. Como se esperaba de la hija de Nelson-sama. (Lodurr)

– Aunque he oído que muchos hombres influyentes de su entorno trataron de cortejarla, como la hija de la casa de Istelle no es sólo popular sino también una belleza, ella nunca se quejó acerca de eso. Así que es posible que muchas personas la cortejeen. Además, aunque todavía es joven, parece que su habilidad con espada o lanzas es admirable. (Tana)

Lodurr y Tana estaban admirando a Lieze mientras caminaban. Kazura asintió como diciendo: “Ya veo”.

– Fumufumu, aunque hay un dicho que el cielo no da dos regalos, una persona maravillosa como ella existe. (Kazura)

– ¿El cielo no da dos regalos? (Lodurr y Tana)

Al escuchar el proverbio de Kazura, Lodurr y Tana se confundieron.

– Se dice que el cielo no le da a un hombre demasiados talentos o méritos. Es un proverbio de mi país. (Kazura)

Mientras estaba hablando con el grupo de Lodurr, encontraron a Valletta de pie en la entrada de la plaza.

Valletta también notó al grupo de Kazura, al tiempo que hacía una pequeña ola de mano, los encontró a medio camino.

– Así que estás junto al grupo de Lodurr-san. ¿Has comprado los clavos con éxito? (Valletta)

– Sí, compré 200 clavos. Con esto podremos construir la noria. (Kazura)

Al escuchar las palabras de Kazura, Valletta sonrió aliviada.

– Kazura-sama vendió la joya que trajo por 2.500 Ar. (Myura)

– ¡¿Eh?! (Valletta)

– Esp-, ¡no lo digas en voz alta!

Kazura en un pánico, cerró la boca de Myura con su mano, y al grupo de la Valletta que lo miraba con asombro, comenzó a dar una explicación acerca los acontecimientos dentro de la tienda.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La noche de ese día.

En una magnífica sala iluminada por la luz de las velas, Lieze y sus dos padres estaban cenando.

Esa habitación, que tenía un tamaño de unos 12 tatami, fue arreglada por Nelson como una habitación donde los miembros de la familia cenan.

Una alfombra de piel estaba esparcida en el suelo; En la pared había una chimenea que actualmente no estaba encendida.

La única ventana de esa habitación estaba abierta y desde allí se podía ver el patio que estaba iluminado por una lámpara de vela.

Aunque era verano, la brisa fresca de la ventana era cómoda y la música que los insectos creaba un indescriptible ambiente agradable.

La mesa donde las tres personas estaban comiendo no era demasiado grande; Todavía hay espacio para poner una vajilla que era suficiente para otras 2 personas.

Por cierto, el menú para esta noche era pescado de río asado que fue salpicado con sal, verduras, sopa de frijoles, y pan, también el postre eran frutas cortadas.

Aparte de eso, una carne y vegetales salteados fue servido en un gran plato en el medio de la gran mesa.

– Lieze, de la multitud de hombres que te cortejan cada mes, ¿has encontrado un hombre de tu gusto? (Nelson)

Al escuchar a su padre preguntarle mientras él llevaba el pescado en su tenedor a su boca, aunque Lieze dejó escapar un suspiro dentro de su corazón, en la superficie puso una pequeña sonrisa de preocupación y respondió.

– No tengo… La gente que vino a conocerme, todo el mundo es tan maravilloso, sin embargo aún no tengo ninguna consideración para un matrimonio… (Lieze)

Al oír la respuesta de Lieze, Nelson sonrió y asintió con la cabeza mientras decía “Es así”.

– Bueno, un buen hombre que te complazca aparecerá en poco tiempo. Si hay un hombre que te guste, aunque no sea un noble sino un plebeyo, no me importaría. Sin embargo, personalmente estaré presionando todo sobre la casa de Istelle a él.

‘¿No estabas presionando a Isaac para el matrimonio?’ se quejó Lieze dentro de su corazón, pero Lieze hizo una sonrisa como diciendo ‘Muchas gracias’.

Para Lieze, no había problemas si fuera un plebeyo, era como si se casara con otro noble.

Si ella fuera hija de otro noble, no tendría otra opción que estar en un matrimonio forzado con la persona que sus padres eligieran arbitrariamente. Lieze estaba agradecida de que no estuviera en esa situación, pero si era posible, ella quería casarse con una persona rica u otro noble.

Eso no significaba que Lieze viviera una vida de pobreza hasta ahora, pero en comparación con los otros nobles o la familia real, su vida carecía de color. De todos modos era un sentimiento complejo.

La ropa que llevaba en privado, la habitación de huéspedes para visitantes de otro feudo, eran comparativamente preciosas, sin embargo ella vivió una vida que necesitaba para suprimir los gastos a lo mejor de su capacidad.

Y así, la casa de Istelle, desde la guerra con Balveil hace unos diez años, su situación financiera se deterioró y por eso hubo una necesidad de ser ahorrador sin excepción. Así que vivir una vida refinada era un sueño dentro de un sueño.

Hace unos 4 años, cuando fue llevada por su padre que fue a la Capital Real para asistir a la Conferencia de los Señores Feudales, por primera vez presenció el elegante estilo de vida de la familia real y otros nobles. Ella recibió un gran shock.

En la capital, aunque sólo tenía 10 años, la belleza de Lieze ya había sido notada, muchos nobles la llamaron y la saludaron.

Además, la convicción de la gente de que Lieze se convertiría en una hermosa niña dejó una gran impresión en ella. Ella recibió muchos regalos maravillosos como hermosas ropas o joyas.

Posteriormente, por alguna razón Nelson dejó de llevar a Lieze a la Capital Real, sin embargo esa fuerte impresión aún se mantuvo dentro del corazón Lieze. Entonces se convirtió en insatisfacción cuando se dio cuenta de que no podía vivir con el mismo estilo de vida elegante que los otros nobles.

– Sin embargo, debes seleccionar cuidadosamente a tu pareja de matrimonio. Aunque el alto estatus social o la influencia de la familia no es importante, creo que será absolutamente maravilloso si encuentras una persona confiable y amable. Después sólo necesita educar con éxito a tu marido para complementar las partes que faltan. (Zirconia)

A su madre quien le dio un consejo mientras sonreía, Lieze respondió “Sí” con una sonrisa, pero dentro de su mente ella tenía una emoción compleja.

El nombre de su madre es Zirconia.

Ella todavía tiene 26 años, justo antes de que la guerra con Balveil comenzara, o hace unos 10 años, su padre llevó a cabo su segundo matrimonio con ella. Su padre era un soldado y ella era una chica plebeya.

El cabello plateado de Zirconia se extendía hasta llegar a sus hombros, su cuerpo no tenía ningún exceso de grasa, sus ojos caídos eran impresionantes. Aunque en medida no era una belleza como Lieze, era una mujer que llevaba una atmósfera amistosa.

La madre biológica de Lieze, falleció de una enfermedad cuando tenía sólo 3 años de edad. Así que hasta que tuvo 5 años de edad, no tuvo madre.

Por esa razón, cuando Zirconia llegó por primera vez, la tímida Lieze no abrió su corazón a su nueva madre. Zirconia tomó un enfoque proactivo para llevarse bien con Lieze. Las dos se hicieron amigas la una de la otra.

Sin embargo, un año después de que Lieze fuera a la Capital Real, por primera vez Lieze se sintió molesta por una acción que Zirconia tomó.

Lieze escuchó de su sirvienta Ayla, que Zirconia examinó personalmente a la gente que deseaba encontrarse con Lieze.

Aunque hay muchos nobles o comerciantes ricos que querían reunirse con Lieze después de escuchar los rumores de su belleza, sólo el que había tenido el permiso de Zirconia podría reunirse con Lieze.

Incluso hubo un momento en que Zirconia no dio su permiso a un gran noble de la capital, además de eso era su vecino el gran noble Dias Gregorn.

Por supuesto, Zirconia no los rechazó personalmente, con mentiras le dijo esto y aquello a Nelson para que los rechazara. Por esa razón, Lieze quería gritar: ¡no es asunto tuyo!

Desde el principio, la casa de Istelle fue un gran noble, por sus muchos logros en la guerra con Balveil, se hizo influyente y poderosa. Los nobles que habían sido rechazados para reunirse con Lieze no podían hacer nada con su poder, así que al final renunciaron.

Aunque Lieze no sabía en qué criterios se basaba Zirconia para seleccionar a las personas que querían reunirse con ella, Lieze no aceptó la acción que Zirconia había decidido por si misma.

Sin embargo, Lieze no pudo oponerse, incluso Nelson cooperó con Zirconia, por lo que no tuvo más remedio que soportarla.

Aunque sus padres normalmente trabajaban hasta el cansancio sin tomar ningún descanso, todavía se aseguran de que tienen tiempo para su hija. ¿Cómo puede oponerse a ellos?

Por lo tanto, por el momento, necesitaba comportarse obedientemente hacia sus padres. Un día habrá una oportunidad donde pueda ir a la Capital Real y obtener bienes superiores en su mano. Para eso, naturalmente debe aumentar su fama. No sólo a la gente que Zirconia aprobó para encontrarse con ella, sino también con los ciudadano en la ciudad, ella llevó a cabo dar una buena impresión con su máxima capacidad.

– Por cierto, hoy por mi orden Isaac irá a inspeccionar la construcción de la fortaleza en la frontera, sin embargo… (Nelson)

Como si Lieze ya tuviera una corazonada por eso, Nelson comenzó a hablar de Isaac quien había recomendado personalmente.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

– ¡Aa Mou! ¡Qué debería haceeeer! (Lieze)

Después de la cena con sus padres, Lieze volvió a su habitación, se derrumbó en la suave cama, presionó su rostro contra la almohada, y luego gritó.

Recientemente, cada vez que comía con su padre, salía el tema de Isaac, pero para ser sincera, a Lieze no le importaba.

Conocía los sentimientos de sus padres y su intención de recomendar a Isaac, pero quería ser libre para escoger a su pareja de matrimonio, así que no quería que presionaran a una persona específica para ella.

– ¡No me importa Isaac! ¡Sólo déjame tranquila! (Lieze)

Lieze siguió gritando, con palabras que harían que Isaac se ahorcara, se retorcía sobre la cama mientras gritaba a la almohada. Entonces, alguien llamó a la puerta.

Lieze levantó inmediatamente su cuerpo, peinándose el cabello con el peine en la mesa al lado de la cama y arreglando su ropa desordenada.

– Sí, ¿quién es? (Lieze)

Ella respondió el golpe con una voz tranquila.

– ¡Es Ayla! ¡Por favor disculpame! (Ayla)

Ayla respondió y aunque Lieze no le había dado permiso para entrar en la habitación, irrumpió en la habitación mientras estaba nerviosa.

– ¡L-Lieze-sama! ¡¿Q-Q-Qué deberíamos hacer?! (Ayla)

– Qu-, ¡por favor calmate! ¿En primer lugar qué pasó? (Lieze)

Lieze vertió agua de la jarra sobre la mesa circular de la habitación a una taza y se la entregó a Ayla que estaba en pánico.

– ¡L-Lo siento mucho! (Ayla)

Se disculpó y recibió la taza, entonces bebió el agua de un trago.

– Cuando me quité el delantal en mi habitación lo noté, pero en el bolsillo del delantal, e-e-estaba esta cosa… (Ayla)

Ayla sacó un colgante en forma de corazón con una joya blanca y azulada incrustada en ella de su bolsillo.

La joya incrustada en el colgante tenía un brillo hermoso bajo la luz de la vela.

– ¡¿…*gasp*?! (Lieze)

Mirando el colgante, en ese mismo momento, Lieze dejó de pensar.

Hasta ahora había visto muchas joyas o adornos, pero nunca había visto una cosa tan hermosa como esa antes.

– ¿Q-Qué deberíamos hacer? Tal vez, creo que fue en el momento en que me golpee con… ¿Lieze-sama? (Ayla)

Aunque Ayla repetidamente llamó a Lieze, ella había sido petrificada y cautivada por el colgante. Sólo después de que Ayla agarró el hombro de Lieze, ella recuperó sus pensamientos.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                                 

1 comentario:

Busqueda por fecha