Novelas ligeras en español

martes, 6 de marzo de 2018

Makikomarete isekai capitulo 79

"Haa... Este es mi laberinto. Será un problema que lo remodeles como quieras."

La presencia que estaba en frente de Kyosai… era el Ryūjin.

"Sobre eso, le doy mis más sinceras disculpas. Pero si no hacia esto usted no respondería"

"¿…Responder?"

Incluso si de llama Ryūjin, sus rasgos físicos y faciales no son diferentes de los humanos.

La única diferencia serían sus alas y su cola. El Ryūjin frente de Kyosai tenía las alas y una cola roja.

"Sí, el creador de este laberinto… Kyosai Takanashi."

"…"

Kyosai estaba haciendo muecas con pensamientos internos.

(Tch… El significado de ocultar tu nombre ya no tiene sentido.)

Fue debido a que con la conversación con Kotone se nombró a sí mismo como el “Creador.”

"Entonces, ¿Si así fuera qué?"

"Veo que no tienes la intención de afirmarlo."

Kyosai asintió firmemente y el Ryūjin sonrió.

"Bueno, está bien. Te lo diré creyendo que eres “ese” Kyosai Takanashi."

"…"

"Más que decirte algo, es más bien un requi..."

"Solo habla de una vez."

El Ryūjin estaba un poco sorprendido y habló con una sonrisa.

"Tomando este laberinto como base, ocuparemos el mundo humano."

"¿…Ha?"

Incluso para Kyosai le tomó tiempo asimilar esas palabras.

"¿Qué quieres decir?"

"Es tal y como suena. Ah, ¿Sobre lo de ocupar el mundo humano?"

Kyosai asintió.

"Nosotros los Ryūjin estamos en conflicto con los espíritus. Un día estamos planeando comenzar una guerra con el mundo espiritual."

"Así que para eso quieren ocupar el mundo humano…"

"Me alegra que lo entiendas rápido."

Entonces, Kyosai comenzó a reír. El Ryūjin estaba confundió por lo que estaba ocurriendo.

"Ciertamente, este es un laberinto subespacial. Se puede utilizar completamente como una base dependiendo de su uso. Además, el hecho de que incluya dragones y monstruos que puedan ser usados."

"Si, eso es correcto."

"En ese caso te lo diré. Yo soy el creador de este laberinto. Takanashi Kyosai."

"Es inusual decir nombres al revés, pero ¿Está bien reconocerte que eres la misma persona Kyosai Takanashi?"

"Sí, así es."

"Entonces, el hecho de que revelaras tu nombre…"

"No tengo la más minina intención de entregártelo."

"¿Incluso si una compensación y la seguridad estén garantizadas?"

Kyosai suspiró profundamente y miró fijamente al Ryūjin.

"No me hagas decir lo mismo dos veces."

"…Ya veo."

Luego, el Ryūjin suspiró y miró a Kyosai… rio de nariz.

"¡Entonces, no tengo más opción que tomarlo por la fuerza!"

Entonces, imprudentemente lo desafío.

"¡Nosotros los Ryūjin básicamente no podemos usar magia! ¡Sin embargo, podemos utilizar una mayoría de monstruos y tenemos una capacidad física que supera a los demonios!"

"…"

Antes de darse cuenta, un grupo de dragones habían rodeado a Kyosai.

"Fufu~, ¿El miedo no te permite hablar…? ¡Así es, a diferencia del dragón que te atacó antes, estos son una colección muy diferentes!"

"…"

"Te daré permiso para que puedas decir unas últimas palabras. Dependiendo de tu respuesta, puede que seas perdonado"

"Bien, entonces..."

『Arrodíllate』

Una “Voz” que casi no se podía escuchar. No sería extraño pensar que esa “voz” podría ser solo su imaginación.

Sin embargo, para el cerebro, cuerpo y el instinto del Ryūjin. Esa “Orden” llegó a todas partes.

"¿¿¡¡!!??"

Independientemente de la intención… No, como una intención de lavado de cerebro, el Ryūjin se puso de rodillas.

Los dragones que rodeaba a Kyosai también lo hicieron.

"¿Ustedes los Ryūjin son idiotas?"

Esta vez estaba hablando en voz alta. Sin embargo, no estaba permitido para el Ryūjin hablar.

"¿Quién crees que hizo este laberinto? ¿Quién crees que es el responsable de los monstruos y los espíritus?"

Kyosai siguió hablando mientras veía el estado en el que estaba el Ryūjin.

"Tú, viniste después de haberlo pensado con cuidado ¿no? Viniste a decir que tomarías el control de aquí después de idear medidas ¿no?"

"¡…Huh!"

Kyosai lo agarró del pecho y lo levantó a la fuerza.

"Tú, viniste aquí por voluntad propia y no porque alguien te lo ordeno ¿no? ¿Pensaste que sería tan fácil solo ofreciendo una recompensa?"

"…"

"Tch, muy bien.『Habla』"

Después de tirarlo al suelo, dijo otra “Orden”.

"Kuh… Haa… Haa… ¿Qué fue… eso... de antes…?"

"Eso no importa. Ahora empieza a hablar. Si lo haces te perdonaré la vida."

A este punto, el Ryūjin no tenía otra elección.

"Los espíritus que no conocían al creador de este laberinto, hicieron una advertencia instintiva a este laberinto. Habría sido un problema que avisaran al Rey de los espíritus."

"¿Entonces?"

"Para asegurar a un rehén, se instalaron varias trampas de transferencias. Las ubicaciones de las trampas cambian cada cierto tiempo, por lo que no se en donde están."

"¿Eso es todo?"

"Sí, solo eso."

El Ryūjin estaba muy debilitado y no estaba en un estado que pueda mentir, por lo que Kyosai decidió liberarlo de su “Orden”.

"Fufu~, espero verte de nuevo algún día."

"¿Ha? Acaso crees que te dejaré espa..."

"¡Adiós!"

El Ryūjin desapareció usando una piedra de transición.

"…Zero, estas allí ¿no?"

"Como se esperaba de Shujin."

Cuando el Ryūjin se había ido, los dragones se desmayaron. Y en la sombra de un dragón, Zero emergió.

"Así que tenía una piedra de transición, me sorprendió mucho."

"…Sí."

"A parte de eso, una guerra con el mundo espiritual… no es nada gracioso."

"Parece que tú también piensas en eso."

En ese momento, un sudor apareció en la cara de Kyosai.  Su cara se tornó azul y se apresuró en ir a la salida del laberinto.

"¿¡Espera, Shujin!? ¿¡Qué pasa!?"

Estaba pretendiendo estar en calma, pero no pudo ocultarlo en absoluto.

Era la primera vez que Zero veía esa impaciencia.

"Luna ha sufrió un gran daño. Su HP ha disminuido mucho."

"¿¡Luna!?"

"Sí, Puede que haya alguien como ellos que tienen un Status mayor que el de Luna."

"En ese caso iré yo."

"¡Pero…!"

"Soy mejor en la magia de recuperación que Shujin. Además, definitivamente no perderé."

"…"

"Shujin, solo concéntrese en quitar las trampas."

Después de pensar con calma, Kyosai tomó esta decisión.

"…Esta bien. Te encargo a Luna."

"¡Fufu~, déjemelo a mí!"

Diciendo eso, Zero desapareció en un instante.

"…"

A pesar de aun tener algo de inseguridad en su corazón, Kyosai decidió confiar en sus compañeras y se apresuró en eliminar las trampas.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                         Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busqueda por fecha

Registrate