Novelas ligeras en español

viernes, 3 de marzo de 2017

(Um sorry) capitulo 22

El niño estaba en una familia monoparental.

Su madre trabajaba horas extras todos los días. Las dificultades de criar a un niño solo y hacer su trabajo estaba resultando ser más difícil de lo que ella pensó hacer y eso hizo que su espíritu se desgaste todos los días.

La madre del niño era hermosa.

Pero ………

Ese día, la madre del niño volvió a casa tarde después de su tiempo extra.

"Bienvenida a casa."

El muchacho que cumplió 8 años de edad honestamente esperó a su madre a volver a casa cada noche.

Sólo para dar a su madre comida caliente después de trabajar duro todos los días por su bien.

"….. Estoy en casa."

La cena preparada por el chico era espléndida. Tan bueno que podía abrir un restaurante.

El niño, desde joven, había estado haciendo todo lo posible con las tareas domésticas.

Con el fin de disminuir la carga de su madre.

Para conseguir una sonrisa de ella.

Para ser elogiada por ella.

Para obtener la aprobación de ella.

Pero no importaba lo mucho que hiciera, su madre nunca le sonreía. Nunca lo alaba. Incluso lo trató como si ni siquiera estuviera allí.

Hoy era lo mismo. Su madre no sonrió, no dijo que la comida era deliciosa y simplemente fue a la cama con una cara oscura.

Aun así, el niño nunca culpó a su madre.

Porque el muchacho sabía cuántas dificultades su madre había enfrentado.

El chico tuvo un pensamiento.

Cualquiera podía hacer tareas domésticas. Fue el propio muchacho quien no había hecho lo mejor que pudo.

Y así el chico se esforzó más.

Sus estudios. Deportes.

Se esforzó como en el pasado. Consiguió marcas completas cada vez. Antes de darse cuenta, ya había estudiado todo el camino hasta el nivel universitario.

Sin afanarse en las tareas domésticas.

Él doblaría la ropa ordenadamente, limpiaría cada rincón y esquina, cocinaría deliciosa cena cada noche, obtendría marcas completas en cada prueba.

Y todo lo que consiguió fue un "bien."

Fue una contestación fastidiosa y corta.

Una respuesta que no reconoció el esfuerzo que el muchacho puso en eso.

Y aun así, el chico nunca una vez culpo a su madre.

Sucedió en un cierto día.

La madre del niño se desmayó.

Fue admitida en el hospital, pero no se pudo encontrar ninguna causa. Ya estaba flaca y, sin embargo, se volvía cada vez más delgada día a día.

El niño se dedicó a cuidar de ella.

Y ni siquiera una vez su madre lo miró.

El último día llegó.

Era un día raro en el que su madre sonreía de manera auto despreciativa, lo que hizo que el niño involuntariamente preguntara.

"Mamá, ¿por qué me odias?"

El chico lo sabía en su corazón.

Por qué su madre nunca lo miró una sola vez por mucho que lo intentara.

La madre del muchacho sonrió con una suave sonrisa de autocensura.

"Odio esa cara tuya."

La madre del niño sabía en su corazón que el niño no estaba equivocado.

De hecho, estaba incluso agradecida con él. Si alguna vez logró ser franco con él.

Al final, el enojo se apoderó de ella.

Cada vez que miraba su rostro, recordaría a su marido divorciado.

Y ahora estaba mirando a los ojos de esa persona.

"Lo siento."

El murmullo ronco de la madre del muchacho no lo alcanzó. Porque había dejado la habitación del hospital.

Al día siguiente, era la primera vez que el chico no estaba en la habitación del hospital.

Entonces, como si fuera a su propia elección, la madre del niño dio la última respiración.

Con una sonrisa graciosa que ni siquiera el chico había visto en su rostro.

"Así que fue por esta cara."

El chico apretó el puño.

"Esta cara….."

Y decidió.

Vivir fuertemente.

Que incluso con su cara no habría un problema.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"….. Es un sueño."

Despertó con su respiración áspera.

Mirando fuera de la ventana, el cielo todavía estaba un poco oscuro, parecía que es un poco antes del amanecer.

Pero había pasado algún tiempo desde que tuvo ese sueño.

….. Pensó que había logrado olvidarlo.

Riendo burlonamente, se levantó.

Teniendo cuidado de no despertar a sus padres que estaban durmiendo a cada lado de él, salió de la cama y caminó por el pasillo.

"Fuwaaaa"

Soltó un enorme bostezo mientras se dirigía hacia su propia habitación.

Debe haber sido por la conversación de ayer que tuvo ese sueño.

En un raro momento de baja energía, Will giró la perilla de la puerta.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"¿No vas a preguntar?"

Con una cara feliz mientras se reía, John-­sensei preguntó. Con sólo esa frase, inmediatamente entendí lo que estaba tratando de preguntar.

Cuando dije por primera vez que quería aprender más acerca de Sensei, él había mostrado una expresión preocupada que ahora entendía.

A decir verdad, estaba interesado.

Mientras pensaba en ello, John­-sensei pensó que estaba aturdido por la pregunta y comenzó a hablar.

"… Will, usted sabrá mi situación familiar. Usted debe estar interesado en saber más."

John­-sensei, que siempre había dado un aura divertida, comenzó a exudarse de una profunda presión. Con su mirada fija y su expresión seria, me miró directamente.

Mi instinto me dijo que no me apartara de esto.

"No hay necesidad de preguntar, ¿verdad? John­-sensei es John­-sensei."

Suprimiendo mi voz temblorosa, miré hacia atrás.

Y John-­sensei intercambió su mirada penetrante por una sonrisa de auto­desaprobación.

"Puedo enseñar, pero sólo lo que puedo hacer."

Con eso, entendí.

No, podría haber predicho de alguna manera esto.

No importaba lo cerca que estuviera nuestra edad, o la cierta proximidad que sentía, con una persona que acababa de conocer …

John­-sensei continuó.

"Yo soy el segundo hijo, por lo que no puedo suceder a mi Padre como el Duque. Y Will debe saber esto también, mi padre es un hombre tonto."

Con eso, por un momento, los ojos giratorios de John-­sensei mostraron una familiar expresión dolorosa.

"Cuando era joven, traté de atraer la atención de mis indiferentes padres. Caligrafía, matemáticas, magia, espada."

Se rió, levantó los hombros.

"Pero, por mucho que lo intentara, Padre nunca mostraba su afecto. Al final, en su lugar..."

Dando una señal profunda, Sensei, por alguna razón, sonrió.

"… Y así, como aprendí, llegué a entender. ¡Qué estúpida y estúpida familia tengo! Para seguir aferrándome a tal cosa, yo, yo mismo me convertiría en un idiota."

Sensei sonrió, dolor evidente se mostro en su rostro.

"Pero, aunque quisiera cambiar las cosas, no podía. Soy demasiado impotente. Ahora, todo lo que puedo hacer, es ganar más poder."

Poder ―― Estado.

Así que por eso salió de su casa y sirvió a la Corte Real.

"Me di cuenta de que, para dejar la extravagancia antiestética, para proteger a los ciudadanos, se necesita el mismo estatus."

Y el auto­despreciativo John­-sensei, estaba sonriendo brillantemente ahora.

"Es por eso que, Will, vamos a estudiar estrictamente a partir de ahora."

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Con eso, me pasó un grueso libro.

Parecía ser un libro sobre las conexiones de los Nobles en este país. El apellido, el territorio, y quiénes eran, fueron escritos en detalle.

……. ¿Debía memorizar todo lo que contenía?……..

¡¡¡¡Definitivamente fue un super 'S'!!!!

Mientras gritaba, seguí avanzando al leerlo. Tener esta persona como mi Sensei, podría ser mi buena fortuna. Le di una pequeña sonrisa.

Madre, podría ser lo mejor que me reencarnara

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                            Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busqueda por fecha

Registrate