Novelas ligeras en español

viernes, 25 de agosto de 2017

Lazy Dungeon Master capitulo 150

Invierno. La estación helada donde solía acumularse nieve.

Para ahorrar en costos de calefacción, abrí las aguas termales a los aldeanos de forma gratuita.

Planeo recolectar dinero a través de impuestos uno de estos días por supuesto, pero por ahora voy a perdonarlos con su DP.

Estamos en pleno invierno ahora mismo, pero el aislamiento térmico de mi habitación es excelente. Ya que estamos en ello, el piso es de tatami.

Decidí que el tatami en el que estaba acostado fuera obtenido de la dungeon.

Cada uno costó 300 DP. Fu, fu, fu, eran pequeños lujos.

¡Y hay una trampa en mi tatami! ¡Los zapatos están prohibidos! Tienes que quitarse los zapatos para entrar en su dominio… kukuku, en otras palabras, ¡puedo mirar los pies descalzos tanto como quiera!

Aunque, bueno, las únicas que vienen en mi habitación son Rokuko y Meat.

Mis ojos persiguen sus piernas a pesar de que no soy un lolicón… qué historia tan desafortunada.

Muy bien, pensemos en otra cosa. Cuando construya la sala de empleados, le pondré piso de tatami. De esa forma, debería ser fácil que los empleados se introduzcan a esa cosa.

El demonio de invierno, Kotatsu-sama.

—¿Tú lo hiciste, maestro?

—¿Debería limpiar este lugar?

—Yo también ayudé a hacerlo~….como esa perilla que se puede usar para ajustar el calor cambiando el grosor de las líneas de la formación mágica… otra gran idea que revolucionará todo~… aaah tibiecito~.

El Kotatsu-sama es una mesa cuadrada en el que se pueden acomodar cuatro personas. Nerune entró en el lado opuesto en el que yo estoy.

Dado que lo hice junto con Nerune, tuvimos que probar la magia de Kotatsu-sama antes que los otros empleados e ir primero. Sus calcetines sencillos marrones son bastante buenos.

—…Tomaré este lugar. Discúlpeme, maestro.

—Yo también entraré. No es la hora de la comida después de todo.

Rei y Kinue-san se quitaron los zapatos y subieron al tatami. Rei lleva medias negras. Kinue-san se movió para sentarse junto a mi mientras llevaba calcetines verdes, haciendo juego con su color verde general. No era un color que la mayoría de la gente llevaría, pero ya que el color era unificado ella elevaba mucho su puntuación. Aunque todos los calcetines terminaron cubiertos por Kotatsu-sama.

… ¡Demonios! ¿¡Aún así no seré capaz de apreciarlos!?

¿Fue el kotatsu un fracaso…? Aunque lo que necesitaba era hacer una habitación de estilo japonés. ‘Kotatsu-sama’, tch.

—Ooh, esta tibio…

—Es una temperatura cómoda, ¿no?

—Fufufu, fue difícil conseguir que la temperatura fuera adecuada.

—Aah, sí… haaah, bien, está bueno.

No hay nada que pueda hacer para verlos, así que suspiré resignado. Sea lo que sea, incluso si es sólo un kotatsu, los resultados están bien.

Justo entonces, algo me tocó el pie.

¿Qué…?

—¿¡Hyan-!

…Era el pie de Rei. Parece que ella extendió sus piernas y terminó tocando mi pie.

—L-lo siento maestro. Pateé tu pie.

—¡No te preocupes, eso es parte del encanto de un kotatsu…!

—¿Se supone que debes estirarte bajo un kotatsu? Entonces lo haré también… ah. Lo siento.

—No, no, no te contengas, Kinue-san. El área bajo Kotatsu-sama es como las aguas internacionales.

E-esto… podría ser algo increíble. Como se esperaba de Kotatsu-sama. ¡Un brillante giro de 180 grados!

—¡Ah, Kehma! ¡Ya me dijeron! ¿¡Otra vez hiciste algo nuevo!?

—¿Nn? Ah, Rokuko. Únetenos- ah, ya ocupamos los cuatro espacios…

—Ah… bueno, entonces me sentaré contigo.

Diciendo eso, Rokuko forzadamente se metió junto a mí.

—Hey. Está apretado.

—Está bien, tú y yo podemos compartir ¿verdad?

—Sí, compañeros en cuerpo y mente… ¿Tal vez debería haberlo hecho un poco más grande?

Lo hice cuadrado esta vez, pero, ¿tal vez sea mejor hacer uno rectangular? ¿O quizá podría hacer uno enorme en el que puedas meterte debajo y solo saques la cabeza?

Bueno, así, Rokuko entró al Kotatsu-sama y lo dejo sobreocupado.

—Ooh, qué tibio… pero todos sus pies se están interponiendo, salgan de aquí.

—Eeh~, no quiero~. No quiero dejar esta calidez~

—Así es, no puedo ceder esta calidez…

—Además, ¿no está bien así, Rokuko-sama? Si nos fuéramos, ¿no habría un poco demasiado espacio?

—… Oh. De esta forma es mejor después de todo.

Los monstruos y el dungeon core tienen una buena relación.

… ¿La magia de Kotatsu-sama acaba invalidando la orden del dungeon core? Aunque igual no recuerdo haber hecho una herramienta mágica tan aterradora.

Estuvieron renuentes a dejar el kotatsu para cubrir sus turnos después de eso, así que tuve que darle a los empleados órdenes estrictas para seguir siendo puntual con sus horas de trabajo.

Con esas varias cosas y mientras que tenía a una Rokuko ligeramente sudada pegada a mí, disfruté totalmente de Kotatsu-sama.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                         Capitulo siguiente

1 comentario:

Busqueda por fecha

Registrate