Novelas ligeras en español

sábado, 10 de marzo de 2018

Makikomarete isekai capitulo 93

"¿Rag… narok?"

Vélez estaba pensando, pero no importaba cuanto lo pensara, nunca había escuchado la palabra “Ragnarok”, así que negó con la cabeza en silencio.

"Bueno, me lo esperaba. Entonces, ¿Qué me dices tú? elfo."

Izanami miró la dirección de Berg y le hizo la misma pregunta que a Vélez.

"Yo tampoco escuche hablar de eso. Al menos en los últimos 300 años."

"Hm, pensé que tratándose de ti sabrías algo… pero eres un inútil."

"¡Que cruel!"

Ignorando a Berg, Izanami le pregunta a Vélez nuevamente.

"Vélez, ¿Conoces la existencia del Dios demonio?"

"S-Sí. Reunió a todo tipo de demonios y luchó contra el Rey de los espíritus y los dioses, pero fue derrotado y sellado…"

"Generalmente es conocido así."

"¿Generalmente…? ¿La verdad es diferente?"

Izanami dio un pequeño suspiro y abrió la boca con una sonrisa.

"No, no es diferente. Si tuviera que decir lo diferente, sería lo “equivalente”"

"Eso significa…"

La sonrisa de Izanami desaparecido y Vélez sintió mucha tensión.

"El poder del Dios demonio fue muy “abrumador”. Trató al Rey de los espíritus como un insecto y los dioses casi no pudieron hacer nada."

"¡P-Pero! Al final fue sellado ¿no?"

"Así es. Parece que la razón fue que era demasiado fuerte como para matarlo, así que lo sellaron."

"…Oye, Dios."

Berg que hasta ahora había estado en silencio abrió la boca.

"Hace un momento dijiste “parece”… ¿No estuviste ahí?"

"…Así es."

"¿Por qué? Viéndote, tienes una habilidad considerable, si es así..."

"Fui yo quien le dio el poder."

"¿…Ha?"

Izanami dice la verdad con fuerza una vez más.

"Le di poder al Dios demonio. Para así terminar con uno de su infierno."

"¿Le diste poder? ¿Terminar con su infierno? ¿Qué quieres decir?"

"Pensé en dejar a una chica jugar con una escoria de Dios. Bueno, dejemos a un lado esa historia. Quiero hablar sobre el final de ese Dios demonio y sobre el futuro."

""…""

Los dos mostraron un poco de confusión, pero finalmente asintieron.

"El Dios demonio tenía un poder abrumador lo suficiente como para matar a los dioses. Pero, pasó la primera vez. Un cierto Dios apareció… y fue sellada cuando estaba confundido por la apariencia de ese Dios."

"Es inesperadamente sorprendente."

Berg mantuvo su boca abierta, pero Izanami siguió hablando sin preocuparse por eso.

"Con eso, la guerra contra el Dios demonio debió haber terminado… pero no fue así. Los dioses almacenaron poder hasta que el sello fuera liberado y cuando, en ese momento ellos vendrán aquí."

"¿Los dioses vendrán…? ¡Podría ser…!"

Izanami asintió con la cabeza a la reacción de Vélez, y contó el hecho.

"Los dioses están tratando de hacer esa gran guerra una vez más. Para destruir al Dios demonio… para matar a una sola chica… el “Ragnarok”"

""…""

Los dos estuvieron en silencio por un tiempo. Izanami todavía estaba esperando en silencio.

"Este… ¿Puedo preguntar algo?"

"¿Qué?"

Vélez levantó suavemente la mano y le preguntó a Izanami.

"¿Por qué? ¿Por qué nos dijiste todo eso? ¿Kyosai-san dijo eso?"

"Es lo contrario."

"¿Eh?"

"Kyosai está tratando de iniciar el Ragnarok. Por eso, quiero que lo detengan."

"¿Qué? ¿¡Él está tratando de empezar una guerra!?"

Izanami asintió lentamente y respondió la pregunta de Berg.

"Su fuerza es demasiado abrumadora. Tal vez, si todos los dioses trataran de atacarlo, todos serian borrados en un instante."

"¿…Ha?"

"Pero, todavía le falta la comprensión de decisiones. Mientras no lo tenga… él es débil."

"Espera un momento, espera un momento por favor."

"¿…..Qué?"

Berg se agarró la cabeza y tomó una respiración profunda.

"Ahora, dijiste “Que si todos los dioses lo atacaran serian borrados en un instante” ¿no?"

"Así es."

"El… ¿Es así de fuerte?"

"…Realmente eres un inútil."

Izanami dio un gran suspiro y continuó hablando.

"Kyosai no es alguien que entraría en la categoría de ser fuerte. Por ejemplo… para ustedes, pueden ver unos pedazos de papel por ahí ¿no? Aunque haya diferencia de tamaño, el papel es papel. Nosotros no romperíamos con solo una rasgada…"

"¿En serio? Siempre pensé que era fuerte… pero hasta ese punto…"

Berg piensa con una expresión seria y encontró cierta duda.

"A pesar de ser tan fuerte, ¿Qué quieres decir con que es débil? En primer lugar, ¿Por qué intenta provocar una guerra como “Ragnarok”?"

"…Haa."

"¿Qué pasa?"

"No es nada. Veamos… primero, la razón por la cual está tratando de iniciar una guerra. Bueno, si lo digo seria genéticamente."

"¿Genético?"

"Así es, la sangre que fluye en el desea el “Ragnarok”"

Fue Vélez quien reaccionó allí.

"¡E-Espera un momento! ¡Kyosai-san es alguien que llamé de otro mundo! No tiene nada que ver con este mun..."

"Tu amante es igual. Vélez."

"¿¡Huh!? ¿¡Yuushi-san!?"

"Esos dos… no, tres personas incluida esa chica llamada “Mio”. Ellos tres están al menos relacionados con este mundo."

"¿¡Mio-san también!?"

Izanami afirmó firmemente.

"Y también está relacionado con lo que dije que Kyosai es débil."

""…""

Los dos estaban nerviosos esperando las palabras de Izanami.

El motivo por el cual es débil aun a pesar de abrumar a los dioses.

Eso es...

"Porque él es un humano. Mientras Kyosai sea un humano, es imposible iniciar el “Ragnarok”"

Izanami esperó unos segundos y abrió la boca.

"Dentro de él, hay algo durmiendo que no es humano. Mientras no despierte… no terminará."

No dijo que había. Sin embargo, los dos vieron la atmósfera. Si las cosas seguían así, todo será muy terrible.

"La razón por la cual Kyosai los envió aquí es muy grande… pero hay algo más."

Izanami le prestó atención a Vélez.

"Vélez, tu amante al menos tiene algo que ver con esto."

"¿Yuushi-san?"

"Sí, ¿Sabes que él tiene una hermana mayor?"

"Eh, Bueno… he escuchado sobre eso, pero no se los detalles."

"El perdió a su hermana cuando era pequeño."

"¿Ehh…?"

"Y esa hermana..."

¡¡BOOMM!!

"¡¡¡Gahaa!!!"

Pensando que se escuchó un sonido de explosión, en ese momento algo voló y golpeó la parte posterior de Izanami directamente.

"¿¡Dios!?"

Vélez se precipitó y agarró la mano de Izanami.

"Estoy bien… más impórtate."

Izanami ve a la persona que la ha golpeado.

"Oye, ahora estoy hablando de algo muy importante. Si quieres jugar ve con Izanagi."

Fue su hija quien la golpeó. La niña japonesa levantó su rostro y...

"Molestas… anciana… muévete."

"¿¿¡¡Huh!!?? ¿Qué pasa? ¿¡Que está sucediendo!?"

Izanami lo notó. Izanagi no aparecía sin importar cuánto tiempo pase. Habría pensado que esto era una travesura de su hija.

Pero...

"Fufufu~… una persona fuerte… maravilloso.”

Una sonrisa cercana a la locura y cicatrices que se podían ver por todos lados.

Izanami lo había visto antes. Fue cuando enfrentó a Kyosai... Pensando en eso, escuchó una voz de algún lado.

"¿Esa niña es tu hija? ¿Qué pasa con esa ridícula fuerza?"

La hija de Izanami se levantó lentamente y miraba en una dirección todo el tiempo.

Las tres personas que estaban atrapadas vieron en esa dirección y notaron que había alguien parado.

Por la voz era una mujer. Izanami abrió los ojos tan pronto como lo confirmó.

"Uwaa. Eres idéntica a mí… ¿Quién eres?"

"¿Por qué estas tu… aquí?"

La que estaba ahí era la que tenía la misma apariencia que Izanami, “Zero Vanitas”

Tan pronto como Izanami vio a Zero… gritó unas palabras impactantes.

"¿¡Por qué estás aquí!? ¡¡Suzuki Yuuka!!"

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                         Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busqueda por fecha

Registrate