Novelas ligeras en español

miércoles, 1 de febrero de 2017

parallel world pharmacy capitulo 11

El cuidado de la emperatriz Elizabeth se movía favorablemente.

Falma asistió a la conferencia de Ellen en la mañana, luego fue al palacio junto con su padre después del almuerzo para asegurarse de que la emperatriz este tomando la medicina. Se había convertido en un hábito.

No habían pasado mucho tiempo, pero habían visto signos de mejora en el estado de la emperatriz.

Falma había sido cauteloso con cualquier efecto secundario como daño hepático. Falma estaba monitoreando diligentemente tomando datos de prueba, ya que no podía digitalizar una simple prueba bioquímica. Con la constitución débil de la emperatriz, su uso de las Artes Divinas fue afectado, pero no se observaron efectos secundarios. Ella también progresaba bien a medida que la sangre en su flema se había calmado. Al tercer mes, los resultados de la tuberculosis en su cuerpo eran casi inexistentes.

Falma aconsejó a todos los cortesanos que trabajaban en la Corte Real tomar la medicina como una medida preventiva.

Esto se debió a que varios médicos de la corte, chambelanes y el príncipe mismo estaban infectados, por lo que Falma hizo un horario para comenzar a tratarlos. En cuanto a todos ellos, probablemente ya que eran nobles en lugar de plebeyos, no se observaron efectos secundarios graves.

Por supuesto, no descuidó a su padre que era su paciente más cercano.

La historia clínica de Falma acumuló una enorme cantidad de registros.

Llegó al punto en el que Falma tuvo que añadir nuevos registros utilizando el lenguaje de este mundo en lugar del japonés, por lo que su padre podía leerlo. Todas las noches después de la cena, su padre se encerraba en su habitación y se quedaba despierto hasta tarde para leer los registros clínicos que adquirió de Falma. Cada mañana después, su padre hacía muchas preguntas sobre muchos detalles que Falma empezó a preguntarse qué estaba haciendo su padre en ese lugar.

También su padre capturó cada una de las condiciones de vida y la historia médica de los cortesanos.

Esto se convirtió en la fuente secundaria de información de Falma a medida que llegaban a realizar intercambios de información.

Falma era un niño ocupado de 10 años que estaba viviendo su vida al máximo.

Aunque él no se obligó al exceso de trabajo, ya que Falma estaba tratando de ser saludable por encima de todo.

Fue la lección que aprendió de su vida anterior. Esto fue para trabajar en su mejor forma, sin estresarse a sí mismo.

La presencia de Falma y su conocimiento de la farmacología le ganaron el favor de la emperatriz y comenzaron a ser aceptados por la corte real. Los médicos de la corte se lamentaron sobre los límites de sus tratamientos médicos existentes, ya que Falma, el actual y prometedor Boticario de la Corte
Real, les enseñó cómo hacer microscopios simples para observar y afrontar las enfermedades causados gérmenes y patógenos. Ellos ansiosamente querían aprender el conocimiento desconocido que ellos creían que Falma estaba monopolizando para sí mismo.

La información sobre la invención del microscopio fue inmediatamente conocida por todas las universidades médicas del imperio.

Un día, se había enviado un certificado de encomio y una placa conmemorativa a Falma desde la lejana Universidad Medica Nova Root.

El médico jefe de la corte, Claude, pensó que era por lo que hizo que llevan a este giro de los acontecimientos. Fue porque Claude compró el microscopio personalmente hecho por Falma por una enorme suma de dinero. Él entonces envió una carta personal, detallando a Falma como el inventor, junto con el microscopio real a la universidad médica.

La ciencia médica del imperio de San Fleuve se consideraba por debajo de un nivel comparado con la Universidad Médica Nova Root, líder mundial. Parecía que los médicos de la corte real estaban restaurando su honor con esta nueva invención, pero Bruno ya sabía la situación detrás de ella.

Falma quedó impresionada o sorprendida por la gran torre blanca de este mundo.

Una delegación del vicepresidente de la Universidad Médica Nova Root había acudido a la Escuela Imperial de Farmacología de San Fleuve.

Solicitaron a Bruno, que era el presidente, que revelara la receta de la medicina especial que Falma, que se decía que era un excelente Boticario de la Corte Real, había hecho y usado para curar a la Emperatriz.

Claude había omitido en el informe que Falma era sólo un aprendiz de boticario de 10 años.

También basado en la intuición de Bruno, no permitió que Falma se reuniera con la delegación. Era obvio que Falma sería utilizada como una herramienta en la lucha por el poder político en la universidad.

Así que la delegación del vicepresidente se rindió y regresó sin reunirse con el rumoreado Boticario de la Corte Real. Ellen habló con Falma, que miraba un grupo de carruajes desde lejos.

Parece que todo el mundo quería la medicina del maestro Falma.

“La medicina especial es para la fatal enfermedad blanca, ¿verdad? “

Para Ellen, era una medicina milagrosa que podía curar una enfermedad incurable.

“Sólo puedo producir cuatro medicamentos para la fatal enfermedad blanca por ahora”.

“Es como sospechaba. Aún es difícil para ti usar esa habilidad divina.”

Ellen se dio cuenta de que probablemente era el Dios de la Medicina que habitaba en Falma lo que hizo posible el uso de esa habilidad divina.

Esa es la razón por la que Falma aún no había mostrado su proceso de composición y síntesis a nadie.

Ellen quería pedirle que le enseñara, pero tal vez no sería posible hacerlo.

Así, Ellen pensó que no podía evitarse.

Si había vidas para ser salvadas por la habilidad divina de Falma, tenía que seguir adelante, ya que él era el único que podía hacerlo. . . Eso es lo que creía Ellen.

Entonces Falma dijo,

“Algún día, creo que seré capaz de decirle a todos cómo sintetizarlo.”

El lanzamiento de una instalación de investigación a gran escala significaría que sería posible sintetizar compuestos orgánicos y apoyar a Falma.

“¿No es demasiado valioso para difundir el conocimiento?”

Hay muchos boticarios que mantienen sus nuevas recetas de medicina lejos de miradas indiscretas.

Luego venden licencias por grandes cantidades de dinero.

“Es la sabiduría de nuestros antepasados”.

Falma respondió naturalmente con una expresión fría. Él era un farmacólogo, aunque él había llegado a ser famoso en su vida anterior por hacer tan muchas nuevas medicinas, él insistía siempre que él no estaría demandando los derechos por la invención puesto iba en contra de sus creencias.

Debe ser la sabiduría que se reune durante la larga historia de la humanidad.

Ellen pensó que no era una coincidencia que el Dios de la Medicina morara dentro de este desinteresado muchacho.

Mientras apareció en la Corte Real con su padre todos los días, Falma fue entretenido por Louis (6 años), el Príncipe Imperial. Todos los días, el príncipe seguía a Falma y admiraba a la persona que se convirtió en el salvador de la vida de su madre. Además, Falma  jugaba al billar con el príncipe. Sólo era apropiado que Falma permitiera a Louis ganar y estar encantado.

-Es tu victoria, Alteza. Eres muy hábil, Alteza.

Louis fue puesto de buen humor con los elogios.

“Sí, tendremos otro juego mañana, Falma. Por lo tanto, me voy a despedir por hoy.”

Falma envió al príncipe a su práctica ecuestre. Falma agitaba las manos felizmente.

“Eso no es bueno Falma, ¿por qué no les pides que tomen mi trabajo en su lugar?”

De la misma manera que con Louis, Falma se hizo amigo de Noah, de 14 años, quien era paje de la emperatriz. Su trabajo incluyó guiar y transportar al príncipe, él también era el compañero de juegos del príncipe. Puesto que el príncipe seguía a Falma después de su trabajo como boticario, había una mayor oportunidad para que Noah le hablara.

-Tu trabajo, ¿eh?

“Su Alteza había estado diciendo que estaba cansado de que yo fuera su compañera de juegos, y también disfrutaría de un buen descanso.”

Noah dijo sin vergüenza.

(Supongo que sí, ¡jugando billar es divertido!)

Cuando Falma salió al patio de recreo,

“¡Oh! ¡Oh! Tengo buenas noticias. Esto es sólo entre tú y yo, su Majestad está pensando en darte una recompensa, incluso. Prometió algún tipo de posición como el Boticario de la Real Corte de su Majestad. Maldita sea, estoy celoso. También quiero tener éxito en la vida como tú.”

Noah era un noble joven de un marqués famoso, sirviendo a la emperatriz desde su niñez por la orden de su padre. Dijo que personalmente estaba cuidando a la emperatriz y al príncipe. Este muchacho mantuvo un comportamiento de lealtad plena en la parte delantera de la Emperatriz y aunque estaba haciendo un trabajo muy agradable en él, él era una boca chiflada y obstinado cuando la emperatriz no estaba alrededor.

“Viene con algún territorio, ¿eh? Yo-yo soy el segundo hijo, está bien mientras tenga algo que ver con la farmacología”.

A pesar de que se llamó un territorio, Falma realmente no se entusiasmó con él. Su cara estaba tan estúpidamente en blanco que hizo su expresión aguda durante el tiempo que estaba trabajando como un boticario parezca una mentira.

“¡Idiota! ¿Hay un noble que no está interesado en conseguir un territorio? Por lo general es el segundo hijo que es más codicioso que nadie. ¿Por qué no te interesa nada?”

Noé era un noble, todo lo que pensaba era conseguir un territorio propio. Falma, por otra parte, estaba pensando directamente en la farmacología. Sin embargo, estaría muy interesado si se tratara de investigar nuevos medicamentos.

No había nada realmente especial.

“Este idiota, renunciando a algo que estaba recibiendo.”

Sin embargo, Noah insistentemente preguntó si Falma tenía algo que deseaba o si tenía algún objetivo en el futuro.

-No le digas a nadie lo que voy a decirte. Esto es sólo entre tú y yo.

Noah se acercó a Falma mientras hacía gestos para callarse. Noah se comportaba como un buen chico.

“Quiero abrir una farmacia. Para los plebeyos.”

-¿Para los plebeyos? A pesar de ser un Boticario de la Corte Real, eres un loco idiota. Un noble no se ocupa de ese tipo de negocios despreciables. Es un trabajo para los plebeyos.”

Poner idiota cada vez que hablaba parecía la frase favorita de Noah. Él que tenía una lengua afilada aguda era probablemente un resultado de su vida como un paje de la emperatriz y el príncipe.

Como era un noble, frunció el ceño cuando se expuso el tema de la administración de una farmacia. Le aconsejó a Falma que se convirtiera en un maestro en la universidad y en un erudito como su padre.

-Aun así, ¿no es sólo una pérdida de tiempo para sanar a los plebeyos?

“¿Por qué?”

“Eres un idiota, los plebeyos siempre se enferman. Puesto que no son bendecidos por el poder divino sus cuerpos eran débiles. Sería interminable incluso si tuvieras que usar una medicina cara.”

Falma refutó esto en su mente, ya que él sabía que esto era más una consecuencia de las malas condiciones de vida y la mala higiene.

“Estaré haciendo medicina segura con precios más bajos.”

“Hahaha, ESTÚPIDO, IDIOTA! ¿Cómo va a abastecerse de materias primas caras? Vas a ir a la quiebra, incluso si eres hijo de un archiduque muy rico, el poder financiero de tu padre no es infinito.”

A pesar de que Falma tenía las habilidades y conocimientos sobre la farmacología, resultó que todavía era ignorante a los caminos de este mundo, por lo que Noah se burló de él. Falma fingía estar pensando muy duro y luego respondió.

-Bueno, tal vez necesite un poco de territorio para cultivar hierbas medicinales.

Con la capacidad de creación de sustancias de Falma, no tendría que preocuparse por cosas como el precio de las materias primas, pero había un límite en la creación de compuestos complejos. Por lo tanto, él estaba considerando desarrollar medicamentos usando plantas medicinales y remedios naturales.

“Por cierto, ¿qué tipo de territorio vas a conseguir? ¿Playa? Ladera de la montaña O una llanura, esa es buena.”

“Sería playa.”

Falma respondió sin pensar en nada en particular.

“¡Eso es bueno! ¡Lo he oído ahora!

Los ojos de Noah brillaban fuertemente.

Después de continuar el tratamiento durante seis meses, la Emperatriz se había recuperado casi por completo. Falma y su padre fueron invitados oficialmente al palacio como huéspedes honrados más que como boticarios.

Había un aviso de antemano que decía que estén completamente vestidos. Falma, junto con su padre, se dirigieron hacia el palacio con un espléndido carruaje que la emperatriz había enviado. Esta vez Falma no olvidó y trajo su varita. Era algo así como una fiesta de bien, al menos eso era lo que el padre de Falma le dijo.

Cuando llegaron al palacio, el aura del palacio parecía ser diferente de lo habitual. El palacio fue decorado con coloridas flores raras, y fueron recibidos por los chambelanes. Al pasar por el vestíbulo del trono, en el cuarto piso del atrio abovedado ampliamente espaciado, se colocó un trono de oro en la escalera de mármol.

Numerosos nobles del imperio y los cortesanos estaban sentados alrededor del pasillo.

Falma se sentó junto a su padre y se enderezó mientras esperaban una audiencia con la Emperatriz.

“Su Majestad, la Emperatriz, ha entrado en el salón.”

Los cortesanos y los señores se levantaron mientras tocaba un himno solemne. La Emperatriz, que llevaba una larga túnica carmesí, entró en el salón seguido por su séquito.

“La Emperatriz del Imperio San Fleuve, Elizabeth II.”

(Wow qué hermosa. . .!)

Falma se sorprendió. Casi no la reconoció.

Recibiendo la corona imperial, se sentó en el trono con la Varita del Emperador y miró a los cortesanos. Ella no era la paciente obedientemente siguió las palabras de Falma, recuperó la presencia de un gobernante. Estaba rebosante de dignidad como la Emperatriz. Mejillas y ojos rosados con el pelo plateado brillante. Estaba mostrando una radiante belleza.

Ella saludó a todos sus vasallos informándoles que se había recuperado, y los nobles expresaron sus felicitaciones.

Finalmente, la Emperatriz recibió un guion imperial del jefe de cámara y lo leyó en voz alta.

“Archiduque y jefe Boticario de la Corte Real, Bruno de Médicis”.

“Si su Majestad.”

Bruno se levantó, subió a la plataforma con gracia y precisión, y se inclinó frente a la emperatriz.
Sólo después de que su padre fuera llamado, Falma noto que la ceremonia para la concesión de honores había comenzado.

“Tú, por trabajar vigorosamente en mi tratamiento médico, como recompensa, te encomiendo que gobiernes el territorio de Marsella. En particular, se utilizará para cultivar y cosechar las plantas medicinales para el joven noble”.

La Emperatriz apuntó la punta de la Varita del Emperador hacia Bruno, y con él agarrando la punta, señaló que se concedía el dominio del territorio. Fue una ceremonia en la que se confirió un feudo. Se dijo que el territorio de Marsella era una ciudad portuaria con comercio próspero. Ricas tierras de cultivo se extienden a lo largo de la suave pendiente de la costa, fue un importante productor de plantas medicinales.

“Yo, como alguien que es un vasallo del monarca, servirá fielmente en el nombre de Dios, te dedico, mi lealtad”.

En realidad, aunque estaba bajo el nombre de su padre, era bueno decir que el feudo fue dado específicamente a Falma. Por supuesto, Falma miraba la alegría de su padre como si fuera la suya.

“Aprendiz de Boticario de la Corte Real, Falma de Médicis”.

(¿Huh?)

Falma se sorprendió tanto que se quedó sin habla.

Los cortesanos se hicieron ruidosos y se agitaban. No sólo se le había dado un feudo al padre, sino que parecía que el hijo también tenía una recompensa, y así la mirada de envidia le dirigió de repente.

Sin embargo, no habia nadie que no estaba de acuerdo con sus logros.

“Tu servicio conspicuo fue notable, tú me has mostrado un conocimiento sobresaliente y magníficas habilidades médicas. Fue precisamente gracias a ti que todavía tengo mi vida.”

Aunque Falma se levantó y apareció ante la emperatriz, estaba de pie y congelado. Advertido por un cortesano, Falma inclinó la cabeza mientras estaba confundido.

-He permitido que seas promovido de aprendiz al Boticario de la Corte Real. Además, permito que abras una farmacia en la capital imperial.”

“¿Huh?”

Falma se congeló ahora. Pensó que el fin del aprendizaje estaba decidido por su padre y Ellen pero…

“¿Por qué te sorprendes? El permiso para tu graduación vino de tu maestro. “

La emperatriz lanzó una sonrisa radiante. El padre de Falma había concluido el período de aprendizaje de Falma para ser un Boticario de la Corte Real, y Falma debería informar directamente a la Emperatriz. Ahora se le permitía ser un boticario de pleno derecho. Eso es lo que significaba.

Falma de repente hizo contacto visual con Noah, quien estaba respetuosamente atendiendo al lado de la Emperatriz. Noah parecía estar sonriendo y riendo entre dientes. Noah silenciosamente movió su boca con la palabra, idiota.

(¡Le dije que guardara esto entre nosotros! Pero… debería estar agradecido.)

Falma estaba convencida de que la razón por la que Noah le preguntaba persistentemente era porque la emperatriz sugirió investigar la recompensa que se le daría.

Abrir la primera farmacia imperial sancionada. (2. DERECHO Dar autorización legal a un acto o una costumbre.)

Era una recompensa que la Falma había esperado, nada más y nada menos.

Además,

(Ah, quizás, ¿también él es el culpable de por qué ahora padre tiene el territorio de Marsella?)

Falma intuitivamente llegó a una conclusión. Esto probablemente no fue una coincidencia, esto ocurrió después de que él casualmente respondiendo a la pregunta de Noah diciendo que él estaba bien con un territorio costero.

La emperatriz extendió la varita del emperador hacia Falma, que se sorprendió.

(¿Qué digo en un momento como este?)

La cabeza de Falma parece que estaba a punto de estallar por tanto pensar. Probablemente es porque estaba demasiado confundido que hizo un saludo como en alguna obra histórica.

“Yo- yo-, estoy muy agradecido y agradecido. Su Majestad.”

Como con su padre, Falma agarra la punta de la Varita del Emperador. Ésa era la concesión ceremonial.

La Varita del Emperador emitía un tinte de luz roja. Sin embargo, tan pronto como Falma tocó la varita, la joya que estaba adherida a la Varita del Emperador inmediatamente emitió un resplandor blanco.

(¡Ah, maldita sea que me descuidé! ¡No debería haberlo tocado!)

La varita del emperador parece también tener una función como medidor de poder divino.

“¿Hmm?”

Aunque la expresión de la emperatriz se congeló por un momento, Falma inmediatamente soltó la varita y rápidamente se volteo y se sentó junto a Bruno.

La Varita del Emperador brillo sólo un segundo, así que Falma estaba convencido de que no se vio claramente. Incluso después de la concesión de honores, la emperatriz llamó Falma cerca pero ella actuaba normal como nada sucedió. No sabía si la emperatriz leía el ambiente, o si apenas lo pasaba por alto, o si no había visto nada.

Muchos nobles se habían reunido alrededor de Isabel, miró el bienestar de la Emperatriz. El ornamentado diseño de la Corte Real se había desarrollado.

“A este ritmo, la familia real todavía tiene mucho que hacer para lograr la paz”.

Bruno, que sólo bebía agua, estaba bebiendo un vino de clase alta hoy, era muy raro, y comía con deleite, la cocina preparada para la Corte Real. Parecía como si una enorme carga se aliviaba de él.

“Querido padre, tu último trabajo parece haber llegado a su fin.”

Cuando Falma agradeció a su padre por el trabajo que hizo, su padre revisó la nueva insignia de oro de Boticario de la Corte Real que Falma llevaba en el cuello. Fue lo que la emperatriz le dio a Falma.

“Te queda muy bien.”

“¿Está realmente bien?”

Falma preguntó si estaba bien a su padre, que era su mentor, le permitiera ser un verdadero boticario. Eso era lo que pensaba, pero esas preocupaciones eran infundadas.

-No hay más que pueda enseñarte en farmacología. Esto es lo mejor.

Ahora que Falma era un boticario de pleno derecho, su padre lo esperaba. Su padre cogió una copa de vino y dijo.

“Brindis.”

Falma, que tenía un vaso de jugo para los niños, dio un brindis a su padre.

-A Su Majestad.

-Y el nacimiento de un nuevo boticario.

Con la recuperación de la emperatriz, la situación política en San Fleuve se estabilizo.

Falma junto con su padre se sintieron aliviados.

Pero ese mismo día, Falma recibió una carta personal dirigida a él.

“¿Que es? Una carta sellada de clase alta… ”

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Tú que tenías una enorme cantidad de poder divino, alguien sin igual desde los albores de la historia.

Una vez que hayas alcanzado la mayoría de edad y haya dominado tus Divinas Artes, será bueno que solicites un duelo y busques el trono. No será una pelea justa si aún no eres un adulto.

Emperatriz del Imperio de San Fleuve, Elizabeth II

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fue quizás porque su salud se ha recuperado por completo, el lado emperatriz cerebro-de-musculo se sintió motivada.

“Me doy por vencido…”

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El trono está a salvo.

Esto es cierto, pero tengo que disculparme.

Sólo me interesa la farmacología y tú también me has dado permiso para abrir una farmacia, así que sigue siendo la Emperatriz.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ésa fue la esencia de su respuesta, Falma respondió indirectamente a ella escribiendo una carta con el más alto grado de lenguaje honorífico.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                           Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Busqueda por fecha