Novelas ligeras en español

martes, 17 de abril de 2018

Maou-sama no capitulo 110

Mientras Procell había ido a la [Planicie] para dominar [Despertar], Kuina, el Zorro Celestial, Rorono, el Enano Anciano y Aura, el Elfo Antiguo se reunieron en la base secreta de Kuina.

Era una habitación subterránea que ni siquiera Procell conocía.

Por naturaleza, los zorros tenían la costumbre de cavar un hoyo en el suelo y Kuina no era la excepción.

Con la ayuda de Rorono, que poseía las mejores habilidades de herrería del mundo, la guarida secreta de Kuina fue construida para ser extremadamente agradable a pesar de estar bajo tierra.

Las tres chicas se reunirían allí cada vez que quisieran hablar pero que Procell no las escuchara.
Después de todo, a pesar de que eran sus [Monstruos del Pacto], todavía había cosas que las adolescentes no querían que supiera su padre.

"¡Comienza la tercera reunión de [Monstruos del Pacto]!"

Presidiendo la reunión de hoy estaba Kuina.

Al golpear la pizarra en la habitación iluminada con antorchas, ella indicó el comienzo de su reunión.
Sus orejas de zorro características eran rectas y su estado de ánimo motivado.

Por el contrario, Rorono y Aura simplemente comieron las galletas que compraron en Avalon mientras estaban cómodamente sentadas en un sofá.

"Rorono-chan, Aura-chan, ¿por qué no están más concentradas? ¡Este es un asunto serio!"

Kuina gritó inusualmente y luego infló sus mejillas. En respuesta, Rorono emitió un pequeño suspiro y luego habló:

"Kuina, ¿por qué tienes que convertirlo en una reunión de [Monstruos del Pacto]? Todo lo que quería era consultarlo sobre qué pedir para mi recompensa."

No se celebraba una reunión de [Monstruos del Pacto] a menos que hubiera algo muy importante que sus miembros debieran debatir.

En cuanto a cómo esta reunión en particular llegó a ser, Rorono había visitado a Kuina para pedirle consejo a esta última cuando Kuina de repente sugirió celebrar una reunión y luego arrastró a Aura a la fuerza.

Rorono pensó que su recompensa no era razón suficiente para justificar una reunión. Ya estaban lo suficientemente ocupados como estaban; si usaran algo de su tiempo, tiene que ser para algo productivo.

"No te preocupes, tu recompensa no es el tema principal de hoy, ¡pero está relacionado con eso!"

Kuina orgullosamente lo dijo.

Mientras tanto, Aura levantó una mano.

"Aura-chan, tienes la palabra."

"Presidente Kuina, infórmenos el propósito de esta reunión. Dependiendo de eso, puedo elegir regresar. Como no pude ayer, hoy quiero divertirme con los Altos Elfos."

"Mhm. Quiero volver también; quiero reparar los golems."

Para hoy y ayer, todos los monstruos de Procell recibieron vacaciones.

Sin embargo, debido a la ausencia de Aura -que se debió a la guerra-, los manzanos necesitaban cuidados minuciosos y, por lo tanto, tuvo que renunciar a su día libre de ayer.

Afortunadamente, ayer fue suficiente para terminar todas esas tareas. Entonces, después de hacer sólo las tareas absolutamente necesarias en la mañana, se planeó que desde el mediodía de hoy, ella y sus subordinados, los Altos Elfos, fueran a disfrutar de sus vacaciones juntos.

En cuanto a Rorono, ella había terminado todos los trabajos de herrería reunidos ayer y hoy, su plan era reparar los gólems usando las piezas de golems recuperadas de la mazmorra del Señor Demonio [Bestia].

En resumen, tanto Aura como Rorono estaban extremadamente ocupadas.

"Escucha cuidadosamente. El tema principal de hoy es."

Kuina dijo eso mientras escribía vigorosamente las palabras para el tema principal en la pizarra, haciendo que cada personaje fuera lo más grande posible.

"¿Cómo nos aseguramos de que Oto-san no sea tomado?"

Kuina preguntó con entusiasmo, pero una vez más, Rorono y Aura parecían desinteresados.

"Kuina-chan, voy a regresar ahora, ¿de acuerdo?"

"Adiós, Kuina. Si piensas en una buena recompensa, házmelo saber."

Las dos se levantaron y comenzaron su camino de regreso.

"Esperen. Escuchen lo que Kuina tiene que decir primero."

Kuina entonces agarró el dobladillo de su ropa y se mantuvo firme.

"Ya sabes, Kuina-chan, no hay necesidad de preocuparse de que se lleven al maestro."

"Estoy de acuerdo. Maestro nos ama a todos."

Aura y Rorono le dijeron amablemente a Kuina para persuadirla.

"Ustedes dos son ingenuas. Ayer se suponía que era el turno de Kuina en el día de Oto-san, pero… pero… ¡Fel se lo robó!"

En una voz llorosa, Kuina se quejó así.

Cada día, a través de la rotación, la que tiene la oportunidad de dormir junto con Procell cambiaría. Oficialmente, sin embargo, la rotación era para decidir cuál de ellas protegería a Procell ese día. En cualquier caso, era un día muy agradable para ellas en el que pudieron actuar como malcriadas. Y así, ese día fue referido como el día del Padre, o el día de Oto-san para Kuina.

"Era el día para que Oto-san le diera a Fel-chan su recompensa así que incluso si era el turno de Kuina, Kuina no durmió junto con Oto-san. Kuina no pudo disfrutar el día de Oto-san."

Definitivamente era un gran problema para Kuina, como lo demuestran sus orejas de zorro caídas y su cola de zorro inmóvil.

"Kuina, estas cosas pasan; no tienes que sentirte tan deprimida. Además, hablaré con el maestro y le pediré que ajuste el horario."

"¡Rorono-chan, te amo!"

Kuina lo declaró y abrazó a Rorono.

Mientras tanto, Rorono devolvió el abrazo, y luego le dio unas palmaditas a Kuina en la cabeza mientras decía calma, calma para consolarla.

Sin embargo, mirándose todavía preocupada, Kuina continuó hablando.

"…pero aún así, esta es la primera vez que esto sucede. Incluso cuando Wight renació o cuando apareció Ruru-chan, esto no sucedió. Y Kuina no cree que sea la última."

"Tienes un punto."

"Ya es un problema con Fel-chan, pero ahora, la Señor Demonio [Bestia] Marchosias está aquí y esa persona es especial para Oto-san."

Al escuchar esas palabras, la gravedad de la situación finalmente se les presentó a Rorono y Aura.

"Esto requiere consideración."

"Sí, podría ser un poco malo para nosotras."

Las dos lo dijeron y se sentaron en el sofá.

Mientras tanto, Kuina regresó al frente de la pizarra.

"El peor de los escenarios es que, de ahora en adelante, Marchosias-sama será la única en disfrutar el día de Oto-san. Si lo hechiza, Oto-san tal vez ya no nos vea..."

La cara de los tres Monstruos del Pacto se puso pálida.

Un escenario en el que el Señor Demonio [Creación] que aman y respetan ya no les haga más caso, no era más que una pesadilla para ellas.

"¡Es en este momento que debemos ser como una!"

Kuina una vez más alzó la voz.

Esta vez, al ser consciente de la situación, Rorono y Aura asintieron.

"Kuina-chan, primero deberíamos pensar en cómo conseguiremos que el maestro nos ame y siga amándonos. Creo que si nos hacemos absolutamente indispensables, el maestro continuará cuidándonos."

"Exactamente. Oto-san a menudo dice que recompensa el trabajo duro."

Mientras mantenía sus ojos en Aura, Kuina continuó hablando.

"Primero, Aura-chan, eres increíble. Es por ti que los humanos pueden cultivar con facilidad. Además, ¡tus manzanas son increíbles! Entonces, Aura-chan, ¡sin duda eres absolutamente esencial para Avalon!"

"Si dices cosas así me harás sonrojar."

Para alimentarse de las emociones humanas, los humanos primero deben reunirse. En este sentido, Aura era muy útil.

Si se cultivaran cultivos en los campos de Avalon, crecerían grandes, nutritivos y deliciosos. Además, se garantizaron abundantes cosechas junto con las promesas de que no habrá enfermedades ni calamidades en los cultivos. Esta información se hizo muy conocida entre los humanos, lo que provocó la inmigración sucesiva de granjeros a Avalon. Todos estos fueron debido a las bendiciones de Aura y los Altos Elfos.

Además, también estaban las manzanas que personalmente se criaron. Estos productos, incluso cuando se comen como estaban, eran más potentes que las pociones de bajo grado. Y luego, entre ellas, estaban las manzanas doradas, mucho más potentes, del muy especial [Primer Árbol].

Verdaderamente, Aura era indispensable para Avalon.

"¡Rorono-chan, eres increíble también! ¡Haces muchas armas increíbles y atraes a muchos humanos a Avalon! ¡Y es gracias a ti que los humanos podemos vivir cómodamente aquí!"

"Tus alabanzas me alegran, pero solo estoy cumpliendo con mi deber."

Cualquiera que sea la mirada que Rorono tenía, no era de insatisfacción.

Como Kuina había dicho, sin Rorono, la fuerza de combate de Avalon se reduciría a 1/3 de lo que era actualmente. No era para menos que Avalon dependiera de las armas y los gólems que Rorono había hecho.

Algunas de las armas que ella hizo también fueron vendidas a los humanos y la fama de tales armas se había extendido no sólo por todo el país sino también en el extranjero. Todos los días, muchos humanos venían a Avalon solo para comprar sus armas.

Además, Rorono fue la encargada de construir todas las infraestructuras en Avalon, como sus cursos de agua, por ejemplo. Gracias a todo eso, Avalon era probablemente la ciudad más sanitaria del mundo.

Un Avalon sin Rorono era impensable.

"Y luego, Kuina… ¿Qué hay de Kuina? Kuina no es la mejor en nada. ¿Kuina no es esencial para Oto-san?"

La voz de Kuina se volvió más y más baja mientras lo decía.

Y luego, mientras se abrazaba y temblaba, Kuina pensó frenéticamente en las cosas en las que era mejor. Desafortunadamente no se le ocurrió nada. Fue en ese momento que ella pensó lo peor: que tal vez, incluso sin ella, Avalon no tendría problemas para continuar.

"Kuina-chan, eres irremplazable. ¡Eres el monstruo más fuerte de Avalon, después de todo!"

Aura dio palabras de aliento pero Kuina solo se deprimió más.

"¿Kuina es la más fuerte? Una vez quizás. Si miras a Marchosias-sama, sabrás que Kuina no puede vencerla. Kuina no tiene ninguna posibilidad. Es difícil ganar contra Wight también. Kuina podría ser igual a Fel-chan, pero Kuina definitivamente no es la más fuerte."

Hasta hace poco, Kuina tenía el honor de ser el monstruo más fuerte del Señor Demonio [Creación] Procell.

Dependiendo de la estrategia, aún podría forzar una victoria contra Wight; podría tener poder explosivo, pero tal poder era inestable y difícil de controlar.

Cuando apareció Fel, alguien que podía rivalizar con Kuina, el corazón de Kuina entró en un alboroto. Pero la diferencia en su experiencia de combate demostró que Kuina era ligeramente mejor combatiente.

Sin embargo, luego vino la Señor Demonio [Bestia] Marchosias. Ella era especial; no importaba cuánto intentara Kuina, no había ninguna esperanza de ganar contra ella. No solo era mejor que Kuina en las estadísticas sino también en la experiencia de combate.

"Kuina, eres la líder de todos los monstruos en Avalon. Eres la más querido. No hay necesidad de precipitarse a tales conclusiones."

"Kuina no es eso también, Rorono-chan. Wight es mejor guiando y es más querido por todos. Kuina nunca puede dirigir a todos tan hábilmente como lo hace Wight."

Kuina estaba en su límite.

Era consciente de que los otros monstruos confiaban y se fiaban en ella, pero, por grandioso que fuera, eso era todo; sabía que era imposible liderar a los otros monstruos tan bien como lo hacía Wight.

Ante eso, Kuina rápidamente se aterrorizó, temerosa de pensar que, como no era la mejor en nada, le arrebataría el turno de tener el día de Oto-san.

Tales espantosos pensamientos de ser poco importante rápidamente se inundaron su mente.

"…ahora que dices eso, entonces quizás ya no seas el monstruo número uno."

Rorono lo dijo con total naturalidad. En respuesta, las lágrimas brotaron en los ojos de Kuina.

"Rorono-chan, por favor elige tus palabras cuidadosamente."

"Mentir no ayudará de todos modos. Sin embargo, maestro… padre no es el tipo de Señor Demonio que detestará a un monstruo solo porque no son los mejores en nada. Espero que lo sepas también, Kuina."

"Kuina lo sabe, pero si hay un monstruo que es más fuerte que Kuina, no será extraño que ese monstruo sea más importante que Kuina…"

Kuina no estaba segura de si Procell se preocupaba por ella tanto como lo hacía porque era la más fuerte o simplemente porque era ella misma. De lo que estaba segura era de que en el momento en que ya no era la más fuerte, perdió su turno para tener el día de Oto-san. Eso era lo que le importaba a ella.

"Entiendo. Si tu ansiedad se debe a que ya no eres la más fuerte, tendré que convertirte en la más fuerte."

"Eso es imposible. Esa persona es muy fuerte."

"Cerraré esa brecha en fuerza. Por mi orgullo como la mejor herrero del mundo, te convertiré en el monstruo más fuerte de la historia. Haré un arma extremadamente fuerte que hará uso completo del poder de tu forma adulta. Al hacerlo, ¡puedes incluso superar a esa persona!"

"¿Por qué hacer tanto por mí, Rorono-chan?"

"Porque eres mi hermana mayor. Puedes ser molesta de vez en cuando, pero siempre te preocupas y cuidas de mí… esta es mi forma de decir gracias por eso. Además, para mí, eres la mejor hermana mayor del mundo, así que no puedo abandonarte, ¿verdad?"

"¡Rororno-chan!"

Con lágrimas en los ojos, Kuina abrazó a Rorono. En lugar de ser lágrimas de dolor, sus lágrimas eran ahora de alegría.

"Yo también ayudaré. Estoy desarrollando un nuevo tipo de poción hecha de manzanas doradas que ayudará a los monstruos a extraer sus potenciales latentes. Si lo tomas todos los días, deberías crecer más fuerte. Estará terminado pronto y una vez que esté completo, te enviaré algunos de inmediato… ¡También amo a mi hermana mayor, así que no quiero que pierdas!"

"¡Aura-chan, yo también te amo!"

Kuina abrazó a Aura también.

No importaba lo que se dijera, los otros monstruos amaban a Kuina como resultado de que ella era amable y se preocupaba por ellos.

Mientras todavía limpiaba las lágrimas, Kuina se sentó. Juzgando que Kuina no podría continuar con sus deberes como presidente de la reunión, Rorono decidió hacerse cargo.

"La conclusión de la reunión de esta vez es hacer que Kuina sea más fuerte y que reclame su lugar para ser la número uno. Para lograr eso, todos nosotras [Monstruos del Pacto] debemos hacer todos nuestros esfuerzos. Kuina, Aura y yo haremos nuestro mejor esfuerzo para apoyarte, pero para que te fortalezcas, tu esfuerzo es más importante."

"Entiendo."

"Además de eso, probablemente también necesites hablar personalmente con el maestro."

"Tengo la misma opinión. Creo que si vas a hablar con el maestro, estarás convencido de que él se preocupa por ti, no sólo porque eres la mejor en nada."

Kuina y Rorono asintieron. Aun así, la inquietud en sus corazones no desapareció.

"Rorono-chan, pensé en algo bueno. Para tu recompensa, ¿qué te parece pedirle al maestro la oportunidad de conversar mucho? ¿Eso no te haría realmente feliz?"

Aura comenzó a contarle su idea y cuando Kuina y Rorono lo escucharon, ambas estaban emocionados.

"¡Aura-chan, esa es una buena idea!"

"Mhm, yo creo que también."

Las dos procedieron a alabar a Aura por su maravillosa idea. Después de un rato, Rorono aclaró su garganta.

"Bueno, entonces, esta reunión de [Monstruos del Pacto] se suspende. A partir de ahora también, como [Monstruos del Pacto], debemos apoyar al maestro de cualquier manera que podamos… Las tres de nosotras."

Los aplausos resonaron por toda la sala cuando terminó la reunión. Gracias a esta reunión, el vínculo de las tres se había fortalecido aún más.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Volviendo al punto de vista de Procell

Terminé de practicar con [Despertar] y finalmente regresé a mi residencia.

En el camino, porque Marcho todavía se aferraba a mi brazo derecho, recibimos muchas burlas de los ciudadanos de Avalon. Aunque no me importó.

Cuando llegamos, encontré a Rorono en frente de la casa.

"Padre."

Cuando Rorono me vio, se abalanzó, su cabello plateado ondeando al viento.

"Rorono, ¿has decidido una recompensa?"

"Mhm, lo tengo. Lo que deseo es parte del tiempo del Padre. Por favor, acompáñenme solamente a mí sólo por un día. Solo tú y yo, padre."

Rorono puso su mano sobre mi pecho y suplicó. A cambio, sonreí con ironía.

"Por supuesto, lo haré. En ese sentido, si nos quedamos aquí en Avalon, todos los demás se interpondrán en tu solicitud, así que salgamos de la ciudad."

Al escuchar eso, los ojos de Rorono brillaron. Ella era tan adorable y, por lo tanto, decidí acariciar su cabeza.

"¡Gracias Padre! ¡Estoy deseando que llegue!"

Después de decir eso, Rorono se alejó. Ella es tan adorable. Si esto la hace muy feliz, estaré encantado de cooperar.

"Woah, Procell, esa sonrisa. Como pensé, realmente eres un lolicon, ¿eh?"

"No, no lo soy. Es sólo que mi hija es tan adorable."

Marcho se burló de mí así.

Ignoré sus bromas y comencé a hacer planes para mi viaje y el de Rorono.

Sin embargo, la concesión de su pedido de un día completo sin nada más de qué preocuparse tendría que esperar hasta la próxima fiesta; puede que esté demasiado ocupado como para permitirme ausentarme por tanto tiempo.

Ahora que lo pienso, podría haber estado demasiado ocupado últimamente para cuidar de Kuina y las demás. Como padre, creo que tengo que pasar tiempo con mi familia de vez en cuando.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo anterior                                                                           Capitulo siguiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Busqueda por fecha

Registrate